En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Arte y neocolonialismo. Un repaso a los museos históricos de la República del Congo, por Joan López Alterachs
...leer más...
Italianos en Túnez, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
COVID-19 en África: entre la realidad y la esperanza, por Inés Zamanillo y Manuel Galán
...leer más...
El sospechoso alarmismo terrorista de Exteriores y la credibilidad del Gobierno español, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tanzania reabrirá las universidades en medio del silencio sobre el coronavirus
...leer más...

El gobierno de Zimbabue quiere encarcelar a tres activistas antigubernamentales que fueron secuestradas y agredidas sexualmente
...leer más...

El ajedrez ruandés en tiempos de coronavirus
...leer más...

La contradicción de Sudáfrica: demasiado rico para una subvención, demasiado pobre para un plato de comida
...leer más...

Ndayishimiye es declarado ganador de las elecciones de Burundi
...leer más...

Inundaciones torrenciales azotan el oeste de Uganda
...leer más...

Francia anuncia oficialmente el fin del franco CFA en África Occidental
...leer más...

Un periodista y un trabajador de los medios de comunicación ruandeses detenidos desde el mes de abril
...leer más...

El estigma del coronavirus en el África subsahariana
...leer más...

Acoso sexual cibernético en Sudáfrica
...leer más...

La ONU confirma la muerte de Augustin Bizimana, uno de los responsables del genocidio de 1994
...leer más...

20 muertos en un accidente de tráfico en Malí
...leer más...

Camerún celebra su Día Nacional
...leer más...

La SADC da su apoyo a Mozambique ante el terrorismo en Cabo Delgado
...leer más...

Condena al asesinato de trabajadores humanitarios en Sudán del Sur
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Reche, Paquita

Nació en Chirivel (Almería). Estudió Magisterio en Almería, Licenciaturas de Pedagogía y de Filosofía, en la Complutense de Madrid.

Llegó por primera vez a Africa en 1958 (a Argelia): después estuvo en Ruanda, Guinea Ecuatorial y desde el 1975 en Burkina Faso.

En África trabajó como profesora en el Instituto Catequético Lumen Vitae de Butare, Profesora de enseñanza secundaria de español y filosofía; Universidad Popular (filosofia). También ha colaborado con Asociaciones de mujeres y con niños de la calle en Burkina Faso.

Está en España desde 2004, actualmente, en Logroño. Colabora con la revista de los misioneros de África "Africana", Los Comités de Solidaridad con África Negra y con Rioja Acoge.

Ver más artículos del autor


Más allá de la revolución, por Paquita Reche, mnsda

7 de marzo de 2011.

Estas últimas semanas hemos visto la presencia de muchas mujeres en las manifestaciones multitudinarias que reclamaban libertad y democracia en distintos países árabes. Viéndolas gritar con tanta pasión y determinación, no he podido dejar de hacerme unas preguntas. ¿Después de participar en la revolución, participarán estas mujeres en el poder? ¿Pasará lo que pasó hace medio siglo con las mujeres de Argelia?

Es bien conocido el papel que jugaron las mujeres argelinas junto a sus padres, maridos y hermanos en la guerra de la independencia hace medio siglo, y como después de haber sido protagonistas en la lucha de liberación pasaron a ser “desaparecidas”, sin visibilidad en la escena política.

A finales de 1955 los hombres se “echaron al monte y las mujeres no sólo tuvieron que asumir el papel de padre, participaron en la guerra de liberación, alimentando a los combatientes en la retaguardia.
Como las famosas tres Djamilas, heroínas de la guerra de liberación del poder colonial francés, muchas argelinas anónimas participaron en operaciones de guerrilla y en las regiones urbanas se convirtieron en agentes eficaces de enlace. Expusieron sus vidas y luchando codo a codo con los hombres.

No hace mucho recordaba Fátima Saidani, que las mujeres militaban en igualdad de condiciones que los hombres. Combatieron en las montañas y hubo mujeres en la organización civil del Frente de Liberación Nacional y en la guerrilla urbana.

¿Qué pasó al final de la guerra? Muchas mujeres se vieron frustradas en sus aspiraciones de poder compartir derechos y poder con los hombres con los que habían compartido sueños, peligros, cárcel y torturas. Quedaron fuera de la escena política. Volvieron al que se consideraba su lugar natural, el recinto del hogar bajo tutela del varón. No importa la edad que éste tuviese. Es cierto que desde el punto de vista jurídico la constitución argelina reconoce la igualdad de derechos de hombres y mujeres, pero la brecha entre textos y realidad no es pequeña.

Estos días hemos visto a numerosas mujeres alzando pancartas y banderas en calles y plazas de países árabes. Sus voces se han unido a las de los hombres, con ellos, han luchado codo a codo para que el poder acaparado por los dictadores pase al pueblo. ¿Lo conseguirán? ¿Estarán las mujeres al lado de los hombres a la hora de tomar decisiones políticas? ¿Los aires de democracia que soplan con fuerza podrán barrer el peso de costumbres que relegan a las mujeres al ámbito del hogar?

Según estudios hechos por las Naciones Unidas, a finales de 2010, la representación parlamentaria de las mujeres en los países árabes, es la más baja del mundo: Un 12,5%, frente a un 21,9% en Europa.

Nihad Abul Qomsanr, abogada y presidenta del Centro Egipcio para los Derechos de la Mujer, al constatar la presencia de una sola mujer en el grupo de 27 expertos, que tenían que discutir, el camino a seguir hacia la transición democrática después de la caída de Mubarak:, decía: “Hombres y mujeres hemos luchado codo con codo para acabar con el régimen de Mubarak, pero ya hemos empezado a ver que cuando llega el momento de la toma de decisiones políticas son ellos los que deciden por nosotras".

La historia nos confirma que ni las revoluciones ni la democracia, por muy necesarias que sean, bastan para la conquista real de derechos para las mujeres, más allá de los códigos escritos. Hacen falta cambios sociales y el cambio de mentalidades que sean una barrera eficaz a la fuerza de costumbres o a la influencia de corrientes religiosas retrógradas.

En el día internacional de la mujer 2011, deseemos una vez más que estos cambios sociales y de mentalidades sean posibles



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios