En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Campaña para reducir la mortalidad materna en África lanzada en la capital de Cabo Verde , Praia
...leer más...

El Presidente de Madagascar lanza un mensaje tranquilizador de cara a las elecciones presidenciales de 2018
...leer más...

El parlamento de Zimbabue se reune hoy para iniciar el proceso para adoptar una moción de censura contra Mugabe
...leer más...

La Comisión Nacional de Derechos Humanos nigeriana insta al Gobierno a cumplir su compromiso en lo relativo a las personas desaparecidas
...leer más...

La ONU extiende su misión en la República Democrática del Congo y autoriza el envío de más Cascos Azules
...leer más...

Israel deportará a 40,000 refugiados africanos sin su consentimiento.
...leer más...

El Consejo de Seguridad Nacional de Etiopía insta a los Gobiernos regionales a controlar las protestas
...leer más...

Partido gobernante de Guinea Ecuatorial gana las elecciones
...leer más...

Odinga acusa a la policia de haber asesinado a personas que fueron a acompañarle a su regreso a Kenia
...leer más...

La Amisom comienza la retirada de Somalia
...leer más...

Mugabe desafía a los zimbabuenses
...leer más...

El ZANU PF cesa a Mugabe como presidente del partido y le da de plazo para dimitir como presidente de Zimbabue hasta mediodía de hoy 20 de noviembre
...leer más...

Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


El flautista libio y las ratas rebeldes, por Rafael Muñoz Abad

2 de marzo de 2011.

La entrega por capítulos a la que estamos asistiendo en el mundo árabe se ha convertido en un dramático serial, que mantiene a la comunidad internacional expectante con objeto de ver cuál es el siguiente episodio en escenificarse. Asistimos a un cruel videojuego, cuyas fases se van complicando, y donde el héroe, que no es otro que el pueblo llano va superando pantallas: Túnez, Egipto, ahora Libia,… Escenarios que cada vez serán más complicados y ofrecerán mayor resistencia a desprenderse del establishment. ¿Se han fijado en la bandera de Libia?. Se trata de un rectángulo verde. Más allá que el verde es el color del Islam, no es menos cierto que Muammar al Gaddafi es el autor, y padre intelectual de esa excentricidad que el mismo bautizó como la Revolución Verde. Un movimiento, que por medio de las ganancias de su exquisito petróleo pretendía convertir a Libia en un vergel para la huerta mediterránea. Los valores teóricos indican que las bondades de los hidrocarburos han elevado la renta percapita nacional por encima de los 11.000 euros. ¿Si la bonanza económica es cierta, a que obedece tal alzamiento popular contra ese estado de bienestar del que sólo presume Gaddafi?. Libia no es un gran productor de hidrocarburos, pero los campos petrolíferos de su desierto esconden un crudo muy valorado del que se extraen combustibles de gran calidad, gasolinas de aviación, y naftas. Una producción sobre la mundial del 2, ó el 3% del global, no debería ser un factor tan determinante que supusiera un incremento de la alcista y volátil curva del precio de los combustibles; pero lo cierto es que a la menor inestabilidad interna que sufren cualquiera de los socios de la OPEP, esta rápidamente se refleja sobre el precio del barril de crudo. Si algo podían temer las economías industrializadas, habituales cómplices y posicionadas de perfil ante los gobiernos hereditarios de las sociedades árabes, es precisamente lo que está ocurriendo en el mundo islámico; un despertar social que pudiese comprometer el vital flujo de crudo hacia las economías occidentales. Como todo dictador que se precie, Gaddafi tiene un libro de cabecera. Esta vez no es rojo; irremediablemente debía, tenía que ser verde. Con su flauta manchada de sangre, el vil flautista interpreta la amenazadora melodía que lee en los espinosos y cortantes pentagramas de su libreto verde. Ese que miles [antes súbditos], ahora aspirantes a ciudadanos libios, ratas para Gaddafi, queman y pisotean en las calles. Gaddafi está detrás de muchos de los actos del terrorismo internacional; el Señor de las Jaimas ha sido uno de los mecenas del terrorismo organizado; ese que ahora y de forma manipuladora amenaza al mundo con que su retirada supondrá la llegada del caos y el integrismo; si finalmente él y sus mandamientos son derrocados por los que denomina borrachos y drogadictos. Gaddafi está muy lejos de ser un producto de la destilación colonial. A diferencia de los trajeados Alí, o Mubarak, este señor presume de su estirpe beduina; de no ser un títere de los lobbies occidentales; de alojarse en una jaima; de vestir modelitos étnicos al más puro estilo african casual; de aferrarse al poder por las armas; o de su guardia pretoriana compuesta por 200 vírgenes expertas en defensa personal. Si hay que identificar bajo un estereotipo esa cita que define a los dictadores árabes como personajes autocráticos, paternalistas, y con rango de semidiós, el candidato ideal es Gaddafi. ¿Qué habitará en su cabeza llena de arena para ordenar a la aviación libia a bombardear a la población civil, o a contratar mercenarios de Centroáfrica y el Chad para asesinar a aquellos que claman por un cambio?. El curriculum de Gaddafi no acaba aquí; en la década de los 70 [al igual que Amín en Uganda] expulsó a los más de 20.000 italianos que aún residían en la ex colonia italiana; bajo su teoría del socialismo árabe, se hizo realidad esa cita de que “el papel lo aguanta todo”, y comenzó una loca carrera de nacionalizaciones; seguidor convencido de Nasser, quiso con su Libro Verde erguirse en el guía salvador del tercer mundo hacia una ideología alejada del capitalismo y el comunismo, pero vertebrada en las enseñanzas éticas y morales del Corán aplicadas a la economía y la sociedad; desafió a Francia intentando ocupar El Chad, con la excusa de apoderarse de la franja de Aouzou rica en uranio; osó apropiarse del Golfo de Sirte hasta que la U.S Navy lo puso en su sitio; indirectamente mató a más de 250 personas en el atentado de la Pan-Am en Lockerbie; e incluso sobrevivió a varios bombardeos norteamericanos. Este sujeto, que obsequia a los farsantes mandatarios europeos con caros caballos, que hace de extraño compañero de alcoba con el señor Hugo Chávez, y que según él es el padre de todos los libios, en el mejor de los casos sólo irá casa por casa azotándolos por ser desobedientes. La crisis Libia con el país al borde de la guerra civil, puede tener segundas derivadas muy peligrosas para la economía. Una de ellas ya es realidad; el incremento del precio de los combustibles. ¿La otra?, ojalá fuera verle sentado muy pronto en la Corte Internacional de La Haya.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



- - - - - - - - -
Mi opinión. comentó de El flautista libio y las ratas rebeldes, por Rafael Muñoz Abad...

Pero que dice usted?, Africa del Sur es parte de Africa, y su población blanca y las nuevas clases sociales negras incorporadas a la franja de la clase media, superan en mucho la renta percapita libia. Libia es un pais irreal, con una renta, y unos estandares que no corresponden a lo que su renta per capita debería indicar como un valor teorico. Respecto al artículo, hace referencia a la loca idea de Gadafi de encajar las enseñanzas del Islam, con la herencia fracasada del panafricanismo de Nasser, y en ergirse como lider del mundo no alineado. Un coctel tan disparatado como carente de futuro alguno. De echo que es su libro verde, si no delirios de grandeza y adoctrinamiento?. Saludos.




- - - - - - - - -
HanzodeAcero comentó de El flautista libio y las ratas rebeldes, por Rafael Muñoz Abad...

Estoy totalmente en contra de lo que eh leido aqui, tuve oportunidad de ir a Libia y el pais era realmente bello, bonitas construcciones y buena vialidad, ademas creo que durante todo mi viaje en 2008 nunca vi a un indigente. otra cosa que me gustaria pegar aca: Actualmente al país se le adjudica la esperanza de vida más alta de África continental. También cuenta con el PIB (nominal) per cápita más alto del continente africano, y el segundo puesto atendiendo al PIB per cápita en paridad de poder adquisitivo. Además, Libia ocupa el primer puesto en índice de desarrollo humano de África.
Aca se explica un poco mejor:
La política libia –que no se puede medir con parámetros occidentales- es el resultado de un delicado equilibrio entre tribus y clanes, a través del Congreso Popular General, con un sistema de representación directa, la Jamahiriya, basada en asambleas y comités populares, a nivel local, regional y nacional. El objetivo de Gadafi era lograr un sistema político intermedio entre el capitalismo y el comunismo, que les ha funcionado, hasta el punto de que Libia tiene la mayor renta per cápita de África . Y el mayor índice de desarrollo humano de ese continente, según el Programa PNUD, de la ONU (pueden comprobarlo por Google). Es decir los mayores logros en sanidad, en educación, en renta familiar, en longevidad, etc. de toda África. Los niños están todos escolarizados y para los estudiantes que lo deseen el Gobierno libio concede becas en el extranjero (estudios, master, especialidades, doctorados…) Guste o no Gadafi, esto es incuestionable.

Su sistema sanitario cuenta con las tecnologías más avanzadas y los especialistas mejor pagados del mundo. Y las rentas del petróleo benefician a toda la población, hasta el punto de que “uno de los problemas de Libia –me comentaba un amigo que conoce bien el tema- es que mucha gente ha pasado del camello al mercedes, y esto cuesta asumirlo”. De ahí se explica que este país, con 4.000.000 de habitantes tenga otros 2.000.000 de extranjeros, que son los que se dedican, entre otras cosas, a los trabajos que no quieren los libios (labores agrícolas, invernaderos, recogida de basuras, etc.) Aparte, por supuesto, de las numerosas empresas –muchas españolas- que tienen sustanciosos contratos en Libia y desplazaron ahí su personal. Libia da muchos puestos de trabajo.

Acerca de las supuestas miles de muertes quisiera por favor que subieras fotos o videos de los mismos con esto me despido, saludos a todos, y espero q no sea sensurado mi mensaje.




Agregar un comentario