En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...
Aproximación ideológica sobre lo afrovenezolano en la historiografía venezolana : una mirada antropológica por Meyby Ugueto-Ponce
...leer más...
Ocupación del espacio y Usos de los recursos naturales en el Alto Atlás marroquí : el caso de los agro-pastores bereberes Aït Ikkis y el agdal del Yagour. por Pablo Domínguez
...leer más...
Ruanda: Las causas profundas que dificultan el relanzamiento de la agricultura, por Charles Ndereyehe
...leer más...
El Desarrollo Sostenible como única alternativa realista, para África y el mundo, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Rusia estudia suministrar aviones Sukhoi SSJ100 y MC-21 a Argelia
...leer más...

Militares y milicianos del régimen reprimieron violentamente a los manifestantes en diferentes ciudades de Togo
...leer más...

La solución a los problemas de la migración es el desarrollo de los estados
...leer más...

A la espera del dictamen sobre el recurso de anulación de Khalifa Sall
...leer más...

El ejército ugandés se despliega en Kampala ante las protestas contra Museveni
...leer más...

La ministra de Sanidad ugandesa utiliza un original método de lucha contra la corrupción
...leer más...

Nambia un nuevo país de África creado por Trump ante los líderes africanos
...leer más...

El presidente de Tanzania ordena que se construya una muralla alrededor de las minas de tanzanita
...leer más...

Embarazadas cerca de 80 niñas de escuelas de secundaria y primaria de Bunda en Tanzania
...leer más...

El Presidente de Sudán, Bashir, elogia la fuerza fronteriza conjunta con Chad
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2017-09-01 / 2017-09-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

34 refugiados burundeses asesinados por las fuerzas de seguridad de la RD Congo
...leer más...

Los sistemas de salud de África occidental deben reforzarse
...leer más...

70.000 desplazados en Etiopía tras los enfrentamientos entre oromos y somalíes
...leer más...

El Comité Interestatal de Control de la Sequía en el Sahel abordó los problemas del uso de la tierra
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Sobre la necesidad de escribir: cuando el silencio es imposible, por LitERaFRicAs
...leer más...
Un viaje en el espacio y en el tiempo, por Leo Ramos Sierra
...leer más...
1 de septiembre de 1961: comienza la Guerra de Independencia Eritrea, por Mario Lozano Alonso
...leer más...
El dibujante Ramón Esono, detenido en Guinea Ecuatorial, por José Naranjo
...leer más...
Lucia Asué Mbomio Rubio reflexiona sobre las mujeres pioneras que se casaron con negros y la identidad mestiza, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

Mi vida: mis dos estrellas, por Rosario Natividad Calero - Alumna del IES Giner de los Ríos
18/02/2011 -

Con motivo de las actividades de “África en la Escuela” que realizamos en el Instituto de Educación Secundaria Giner de los Ríos de Alcobendas (Madrid), los profesores y alumnos tuvieron la inciativa de organizar un concurso de cuentos con temática africana . Estas narraciones se publicarán en esta sección de Cuentos africanos/Sabiduría africana, pues aunque no procedan de África si son resultado de su reflexión sobre las culturas y las sociedades de África.

Hola, me llamo Níger y vivo en Ruanda, África. Soy una niña de siete años, bajita, a consecuencia de los pocos alimentos que hay en mi país y al poco dinero que tiene mi padre; tengo el pelo negro con un rizo muy pequeño, habitual en las mujeres y niñas de mi raza, y una tez morena como el chocolate.

Durante la semana, intento asistir a las clases que suelen dar algunos misioneros procedentes de muchos países, que nos enseñan a escribir, leer, pintar, los valores de la vida, la religión y sobre todo, nos cuentan historias de cómo es la vida en otros continentes y países y, sinceramente, yo pienso que es muy estresante, poco solidaria y muy monótona; en cambio, aquí es muy diferente: es todo más libre, con menos contaminación, pero, a la vez, que muy empobrecidos, riquísimos en cultura y minerales. Después de hacer una pequeña presentación, os voy a contar la pequeña historia de porqué me quedé sin mi madre llamada Semarah y mi pequeña hermana de cinco años, llamada Lejaray.

Era una mañana como todas y, aunque yo tenía un mal presentimiento, desayunamos u vaso de agua, que fuimos a buscar al pozo mi madre y yo y dos melocotones, que compartí con mi hermana pequeña. Yo salí de casa pronto, pues el colegio se encontraba bastante lejos de mi casa y no siempre podía ir, por tener que ayudar en el trabajo a mis padres. Ellos trabajaban para unos señores alemanes importantes, que utilizaban a la mayoría de ruandeses adultos para explotar los grandes yacimientos de minerales que poseía mi país, a cambio de un salario tan mínimo, que se podría decir que trabajaban como esclavos.
Cuando ellos salieron a trabajar con mi hermana pequeña, yo salí para el colegio y, al llegar, saludé a Fernando, que era el misionero español que nos daba clase ese año. Ese día tocaba aprender los colores, que eran muchos y como ese día, andaba algo distraída, sólo me pude aprender cuatro.

Al volver a casa, estaba muy triste y sola, por el hecho de que no había nadie y a esas horas, se suponía que mi familia tendría que haber regresado. Entonces, me quedé sentada en el sitio, donde se sienta mi padre que se componía de unas pequeñas ramas entretejidas para hacer como un cuadrado cubierto de tela, es decir, uno de los sitios más cómodos de mi casa. Me quedé sentada como una hora o más pensando en el hambre que tenía, pero estaba acostumbrada, ya que no siempre, mis padres ganaban el suficiente dinero como para comer todos los días, aunque lo intentaban. En esos momentos, apareció mi vecina con cara de preocupación y me cogió de la mano para llevarme a su casa a comer un trozo de carne que le había comprado su hijo mayor. Decidí no preguntar nada, aunque su cara era como un libro abierto ante el cual, yo sólo me asustaba.

Me entretuve con su hija mayor haciendo pulseras de plantas secas y trozos de madera, hasta que llegó mi padre con la cara llena de golpes y llorando como un desconsolado y lo único que me dijo era que lo sentía. Lo entendí todo y corrí a llorar a sus brazos cansados; esa noche no dormí. Al día siguiente, le pregunté cómo murieron y me contó que los vigilantes de la mina habían visto a mi hermana meterse un diamante entre la ropa y disgustados,la mataron de un disparo; enloquecida, mi madre fue a pegar a ese hombre, pues todo había sido un error, pero a ella también la mató otro disparo. Mi padre al llegar corriendo desde más lejos, no supo qué hacer, se echó a llorar y fue entonces cuando le pegaron por moverse de su puesto de trabajo, aunque no lo llegaron a matar.

Desde entonces, sólo vivimos él y yo y cada noche, cuando no hay nubes en el cielo, nos tumbamos a observar la gran belleza nocturna que nos regala la naturaleza, ya que en mi país se ve muy bien el cielo, que no está contaminado, y decimos que las dos estrellas más bonitas , perfectas y luminosas son mi querida mamá y hermana pequeña, a las que echo de menos y quiero tanto como a mi vida.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios