En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La Presidencia de Sudán dirige la realización del Dossier de Retorno Voluntario de Darfur
...leer más...

Escuelas del noreste de Namibia permanecen cerradas por las inundaciones
...leer más...

Un bloguero de Argelia se enfrenta a un cargo de pena de muerte por incitación contra el Estado
...leer más...

El alto costo del cibercrimen en África causa preocupación
...leer más...

Macron apoya a la ministra de esteriores de Ruanda Louise Mushikiwabo como Secretaria General de la Organización Internacional de la Francofonía
...leer más...

Día de África: todas las diócesis españolas tienen misioneros en el continente de la esperanza, son 996
...leer más...

El Banco Mundial ofrece a Sudán asistencia técnica para afrontar las dificultades económicas
...leer más...

La economía de Egipto debería crecer al 7,5% anual para beneficiar a toda la población
...leer más...

Naciones Unidas ofrece equipo médico a cuatro establecimientos de salud en Kananga
...leer más...

Una profesora es arrestada en Kenia por “lesbianismo”
...leer más...

El marroquí Aissam Serhane perdió la final de La Voz
...leer más...

Una escisión de la seleka asalta la ciudad de Bambari en la República Centroafricana
...leer más...

El vicepresidente de Sudán ordena continuar la campaña de recolección de armas de fuego
...leer más...

El Banco Mundial otorgará 187 millones de euros a Benín para mejorar el acceso al agua
...leer más...

Una tormenta mata a decenas de personas en Somalilandia, Puntlandia y Yibuti
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Sudáfrica y su historia más nefasta, por Omer Freixa
...leer más...
Mujeres y niños cuidan a gorilas y chimpancés, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Otro Foro Social Mundial es necesario… ¡y posible!
...leer más...
Frank Westerman “El valle asesino” y el origen de los mitos, por Roge Blasco
...leer más...
Portugal y su periplo africano, por Omer Freixa
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

Puncel Reparaz, María

Nace en Madrid y se educa en un colegio de religiosas de la Compañía de maría. Es la mayor de siete hermanos y empieza muy pronto a inventar cuentos para sus hermanos y hermanas pequeños. Al dejar el colegio estudia francés e inglés en la Escuela Central de Idiomas en madrid. Ha trabajado en Editorial Santillana como editora en el departamento de libros infantiles y juveniles. Ha escrito más de 80 libros y traducido alrrededor de los 200.

Ha escrito guiones de TV para programas infantiles y colabora en las revistas misionales GESTO y SUPEGESTO .

Algunos de sus libros más conocidos:

"Operación pata de oso", premio lazarillo 1971

"Abuelita Opalina" . SM,1981

Un duende a rayas", SM, 1982

"Barquichuelo de papel, Bruño, 1996

Ver más artículos del autor

Los dos conejos, traducido por María Puncel
15/12/2010 -

Aquellos dos, cuando la camada se dispersó, siguieron juntos. De gazapos se convirtieron muy pronto en conejos. Se llevaban muy bien.
Un día decidieron construirse cada uno su madriguera propia.
El primero se cansó enseguida de excavar y en cuanto pudo meter el hocico en el agujero, se dió por satisfecho.

-Ya terminaré el trabajo más tarde -se dijo-, total ¿qué queda?
Bien poca cosa. En un par de horas ¡listo!

Era bastante tontorrón, el agujero era tan poco profundo que desde el cercano lindero del bosque, se veía sobresalir la cola de nuestro perezoso camarada.

Con la nariz metida en la madriguera, se creía completamente a salvo. Su hermano le dijo:

-Se te ve, hermanito, no cabes entero en tu agujero...-, pero no le hizo caso, le oyó como quien oye llover.

Él, sin embargo, que era más listo, se excavó un escondrijo seguro y profundo y, además, previendo posibles peligros...(uno no sabe nunca a qué pueden exponernos las vicisitudes de la existen-cia), había, incluso, pensado en prepararse una especie de salida trasera de emergencia, disimulada entre un montón de piedras y unos cuantos hierbajos.

Y ocurrió que estas precauciones no le fueron inútiles.

Dos hombres, que habían salido de caza, cruzaron el bosque. El azar quiso que pasaran cerca del lugar en que los dos conejos habían excavado sus madrigueras.

-¡Shhh...! -dijo, de repente, uno de ellos-.¡Silencio...! Veo desde aquí, la cola de un conejo que sobresale de un agujero.

Me va a ser fácil atraparlo.

Dicho y hecho.

Cuando menos lo esperaba, el conejo tonto recibió en mitad de la espalda un bastonazo que le dejó medió muerto y sin más perspectiva que acabar en la cazuela del cazador.

Él se lo había buscado, su pereza le había hecho mantenerse regordete.

-¡Mira qué suerte! -exclamó el hombre-. ¡Cógelo a peso! Está gordo y rollizo.

El segundo cazador, que había visto la buena suerte de su compañero, se puso a rebuscar por los alrededores y pronto descubrió la entrada de la madriguera del conejo listo y metió el brazo pensando que iba a poder apoderarse enseguida de su ocupante.

Pero no consiguió nada.

El hombre se esforzó por buscar a ciegas palpando bien todos los rincones del túnel, pero no encontró nada. La galería parecía prolongarse al infinito. Completamente decepcionado y furioso de pensar que iba a volver con el morral vacío, intentó hacer salir al conejo con la ayuda de un largo bastón.

-Te escondas donde te escondas -gruñía-, acabaré por atraparte.
Hurgó, tanteó, buscó y rebuscó, todo en balde, nada se movía dentro de la madriguera y el conejo que había creído agarrar por una pata, resultó ser la raíz de un matorral que atravesaba la galería.
Lleno de rabía, destrozó el túnel lo más profundamente que pudo.
Tirado de tripa sobre el suelo sudaba, renegaba, se mordía el b-gote...¿Para qué? ¡Tendría que haber pensado en la otra salida!

Hacía ya rato que el conejo listo, previendo que su refugio subterráneo no era absolutamente seguro, se había escapado por allí, había huído lo más lejos que pudo y se había ocultado en lo más espeso del bosque.
¡Lo que se alegraba de haber aprovechado los sabios consejos de madre coneja!

-"Nos aconsejabas siempre no dejar nunca un trabajo sin terminar"- recordaba él ahora en su escondrijo-."¡Eras una sabia madre entre las madres sabias de los conejos! ¡Pobre hermanito, si te hubiera hecho caso, como he hecho yo, no estaría ahora camino de ser tristemente guisado con salsa de aceite de palma en la cazuela de un hombre...!"
Y,sin duda, con el propósito de aleccionar a otros conejos, nuestro conejo listo gravó en el musgo de la roca este lema del que también los hombres podrían aprovcharse:

Todo lo que merece la pena de ser hecho,
merece la pena de ser bien hecho.

En la lengua de los conejos también rima y es una aleluya que suena muy bien, pero nos ha parecido bien traducirla; ¡tan poca gente conoce el idioma conejil!

(tomado del libro "Ce que content les Noirs

texto original: Olivier de Bouveignes

traducción del francés: María Puncel


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios