En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Refugio por causas medioambientales:África en el olvido - Estudio de casos
...leer más...
imforme INFANCIA MIGRANTE " Derechos Humanos en la Frontera Sur 2019:, Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía-APDHA
...leer más...
Transiciones posconflicto y justicia transicional en Uganda, por Lázaro Bustince
...leer más...
Visión de UNITA del estado de Angola
...leer más...
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Portugal se ofrece para celebrar la próxima cumbre Unión Europea - África
...leer más...

Máximas figuras políticas de Argelia sentenciadas a prisión
...leer más...

El Gobierno tanzano indulta a más de 5.500 prisioneros
...leer más...

Un alto miembro de Al-Shabaab abatido en Somalia por fuerzas de los EE.UU.
...leer más...

El político maliense Moussa Mara reivindica el papel de los soldados como auténticos héroes nacionales
...leer más...

La Unión de las Comoras moviliza a sus socios para un plan de desarrollo económico sostenible
...leer más...

Camerún impulsa la explotación del oro en Colomine
...leer más...

Un seminario en Angola aborda el crimen del narcotráfico, el económico y la trata de personas
...leer más...

Cuatro muertos y un herido tras el derrumbe de una mina en Sudáfrica
...leer más...

La próxima cumbre de la ACP será en Angola
...leer más...

Muere en Sudáfrica el antiguo activista anti apartheid Ben Turok
...leer más...

Eritrea se une a la corporación Financiera de África
...leer más...

Malaui necesita 270.000 millones de kwachas para paliar las conscuencias de las catástrofes naturales sufridas
...leer más...

Naciones Unidas envía tropas a la zona central de Sudán del Sur
...leer más...

La República Democrática del Congo impulsa el emprendimiento juvenil
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Economía azul: la alternativa para el desarrollo económico de los Estados insulares africanos, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
Dictaduras digitales en África Subsahariana , por Fernando Díaz
...leer más...
Sonia Fernández Quinconces literáfricas., por Roge Blasco
...leer más...
La odisea del cayuco, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Fútbol para fortalecer el español en Abiyán, por Chema Caballero
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Entrevistas >

Raissa, la hija de Victoire Ingabire habla de su madre a los ruandeses
03/12/2010 -

La entrevista con la hija de Victoire Ingabire, Raissa, que reproducimos aquí fue la primera grabada en francés, por Ruhumuza Mbonyumutwa, de Jambo news, el 21 de octubre de 2010. Al día siguiente fue publicada en inglés por el periódico on line, Bay View National Black.

Raïssa

Este 21 de octubre, Jambo News se reunión con Raissa, la hija mayor de Victoire Ingabire [Ingabire que está considerada por muchos como la líder de la oposición política en Ruanda, está encarcelada en Kigali, donde todas las pruebas indican que ha sido torturada – nota del editor]. Alta y esbelta, la chica de 21 años de edad sonríe y proyecta una actitud positiva, que nos ha sorprendido teniendo en cuenta su situación.

Nos dice: “Trato de dejar mis sentimientos a un lado, para ayudar a mi madre todo lo que pueda. Intento permanecer fuerte, para cuidar de mis hermanos pequeños, porque sé que esta es la mejor manera en la que puedo ayudar a mi madre.

La última vez que habló con su madre fue el día antes de su arresto. “Hablamos normalmente. Estábamos muy bien, nos reímos. Siempre hemos sido camaradas de mi madre. Hablamos de todo, y para mí es difícil imaginármela como una política. Hasta ahora, esa ha sido la última vez que pude hablar con ella”.

El pasado 26 de noviembre, la embajada de Ruanda en Holanda, sin embargo, prometió a Raissa que podría hablar con su madre en 48 horas. “Dije a la embajadora que por lo que a mí respecta, yo no debería ser considerada como un político. Si hablo con mi madre, no la preguntaré sobre la situación en Ruanda o que ha declarado algún testigo, sino simplemente; ‘Mamá ¿cómo estás?’ Todo lo que deseo en este momento es simplemente escuchar a mi madre decirme que está bien”.

victoire-ingabire

“La embajadora me escuchó con atención. Ella comprendió mi situación. Parecía que quería ayudarme, hasta el punto de que yo lo creí. Pero cuando uno cierra la puerta en la cara de alguien, eso significa que no quiere ayudar. Ella empezó a hablar de las diferentes maneras de ayudarnos, pero tan pronto como decidió que ya había llegado la hora de que nos fuéramos, se acabó todo. Su actitud cambió radicalmente, y me dejó en la oscuridad, con respecto a la situación de mi madre. La embajadora me habló y escuchó como lo hubiera hecho una madre, pero reaccionó como una embajadora.

“El pasado día 29 de noviembre, volvimos, pero se nos negó la entrada a la embajada, llamaron a la policía que nos escoltó hasta la salida.”

Desde entonces los días de Raissa han estado ocupados. Hablando con todo el mundo que quiera escucharla, de derecha a izquierda, informa, sensibiliza, porque cree en el valor de las palabras que salen de la boca. “Mucha gente no es consciente. Se quedan sorprendidos, horrorizados con la situación. Los holandeses no entienden por qué su gobierno no hace nada, pero creo que es muy importante que ellos se hagan preguntas a sí mismos”.

“Tomar acciones como esta es la única manera en la que puedo evitar sentirme impotente.”

Cuando se le pregunta qué es lo que espera de la comunidad ruandesa, ella nos dice que lo que más desea sobre todas las cosas, es que sean conscientes de la situación, que sepan que su madre tenía una familia, un trabajo, una vida confortable en Holanda antes de partir para dejarlo todo atrás, para asumir la lucha en Ruanda.

Raissa añade con emoción: “Lo que deseo es que la gente comprenda que una mujer inocente está en prisión, y que esta mujer podría ser su hermana, su madre su hija”.

Victoire Ingabire tras casi un mes en prisión

Lo que es cierto para su madre, según Raissa, también es cierto para los demás prisioneros políticos. Ella desea que más gente comprenda su lucha y luche contra la injusticia que les afecta.

“Hoy hablo por mi madre, pero sé que hay otros prisioneros políticos que merecen el apoyo que mi madre necesita”.

“Inminentemente, lo que pido a la comunidad ruandesa en Holanda y países de alrededor, es que vengan [a una manifestación] este sábado, 23 de octubre, enfrente del ministerio de Exteriores. “Queremos que el gobierno holandés que financia a Ruanda utilice su influencia, para presionar a Ruanda por un cambio”, señala.

“Holanda es un país que defiende los derechos humanos, la libertad de expresión, la democracia, y no puedo comprender su apoyo al régimen que encarcela a personas que expresan opiniones diferentes a las del gobierno.”

“Cuanto más gente venga, más poder demostraremos. Así que, por favor, vengan muchos. Este es un largo camino, cada paso cuenta. El sábado es un paso entre otros, y espero que haya muchos más y que aumenten.”

Cuando le preguntamos qué haría si pudiera retrasar el tiempo, no duda un segundo: “Aunque es difícil para mí, la volvería a dejar marchar, porque mi madre hace lo que cree que es justo. Impedirle que se implique en política y que luches por una mayor justicia en Ruanda, sería destruir una parte de mi madre. Algunos tienen madres cantantes, que les cantan. Otros tienen madre que son enfermeras, que les dan cuidados médicos”. “Personalmente tengo una madre que es política, que me inspira. Por tanto, si pudiera retrasar el tiempo, la animaría de nuevo a marcharse, porque la política es parte de ella”.

“Incluso ahora, a pesar de los últimos acontecimientos, estoy orgullosa de ella porque está luchando por aquello en lo que siempre ha creído.”
“Mi madre me enseñó a vivir mi vida como yo quisiera; no dejar que ningún obstáculo se interponga en mi camino, a no dejar que ningún obstáculo me impida hacer lo que quiero hacer. Esa es una de las mayores lecciones de vida que he aprendido de mi madre.

“Quiero que vuelva a ser libre, libre para poder venir a vernos, pero también libre para continuar su lucha política, libre para seguir luchando por aquello en lo que siempre ha creído”, concluye Raissa.

Cuando Victoire Ingabire, presidenta del FDU Inkingi, todavía se enfrenta a la injusticia de Paul Kagame desde la prisión, la gente debe seguir movilizada para sacar a esta madre del sistema judicial farsante de Ruanda. A veces uno se pregunta por qué Paul Kagame llega al punto de inventar pruebas, cuando su gobierno y ejército ya son responsables de entre 6 y 8 millones de asesinatos en la región de los Grandes Lagos. Esto es incontestablemente monstruoso. Después de su participación en tantas atrocidades, ¿Qué más se necesita para probar o por qué debería preocuparse realmente por la que la gente piense de él? Cierta credibilidad en los actuales acontecimientos, ¡en imitar un juicio justo para sus prisioneros políticos! El mundo entero se está conformando con sus insensateces.

A primeros de diciembre de 2010, se espera al presidente de Ruanda en Bélgica. Las comunidades de ruandeses y congoleños en ese país deberían salir en masa para manifestarse ante la comunidad internacional que debería estar del lado de los pueblos de Ruanda y de la República Democrática del Congo, para terminar con las injusticias que han costado millones de vidas en la región de los Grandes Lagos. Como el primer ministro español, José Luis Rodríguez Zapatero, que en julio de este año se negó a dar la mano a Paul Kagame, por los crímenes de los que está acusado, el mundo entero, debería ponerle en cuarentena hasta que se enfrente a la justicia por lo que ha hecho a toda nuestra humanidad y no deja de perseguir.

Tomado del Blog “The Rising continent”, donde fue publicado en 2 de diciembre de 2010.

Traducción al inglés: Mesha Monge-Irizarry, de Fundación Idriss Stelley.

Traducción al español: Rosa Moro, de Fundación Sur.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios