En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Burundi
...leer más...
Panorámica histórica y etnográfica del Sahel, Documento de seguridad y defensa nº. 78
...leer más...
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La Unión Africana analiza oportunidades y retos relacionados con nuevas tecnologías
...leer más...

El Consejo Constitucional de Camerún desestima las impugnaciones a las elecciones
...leer más...

Ethiopian Airlines reanudará los vuelos a Mogadiscio después de 41 años de interrupción
...leer más...

La OMS urge a tomar medidas sobre los trastornos mentales que afectan a los jóvenes africanos
...leer más...

La falta de fondos retrasa las conferencias de diálogo regional
...leer más...

Crisis en la educación en Guinea, el diálogo de sordos continúa entre el Estado y el sindicato de docentes
...leer más...

Violentos enfrentamientos entre el ejército y manifestantes en Comoras
...leer más...

Las diecisiete apelaciones presentadas a las presidenciales de Camerún se estudiarán hoy 16 de octubre
...leer más...

Angola justifica la expulsión de inmigrantes por minería e inmigración ilegal
...leer más...

Sierra Leona descarta un aeropuerto de construcción china
...leer más...

Una madre de trillizos en Sudán del Sur pide ayuda
...leer más...

Zahra Iyane Thiam firma un acuerdo de atención para las mujeres en Senegal
...leer más...

200.000 congoleños expulsados de Angola
...leer más...

Burundi culpa a Bélgica del asesinato de un héroe nacional
...leer más...

La Unión Africana analiza mecanismos para desarrollar el sector agrícola africano
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Charles Taylor, Top models, y otros esperpentos, por Rafael Muñoz

17 de septiembre de 2010.

Recientemente ha salpicado la actualidad, y nunca mejor dicho, la noticia que la top model británica Naomi Campbell, se sentaba en el banquillo de la Corte internacional de La Haya, para declarar por la posesión de diamantes, no precisamente de Tiffany, si no de sangre. Presuntamente obsequiados por el ex dictador de Liberia Charles Ghankay Taylor, juzgado en la Corte de la Haya.

El señor Taylor fue, por decirlo de alguna forma, presidente de la República de Liberia entre 1997 y 2003. Aunque la realidad es diametralmente opuesta. Taylor se convirtió en un tirano; en el señor de Liberia; puso los recursos del país a los pies de sus caprichos, y paradójicamente la segunda nación libre más joven de Africa (1847), tierra de reacojida de los esclavos liberados por la abolición de la esclavitud, con una independencia vertebrada en el apoyo económico de grupos religuiosos y filántropos estadounidenses, se hundió en el abismo.

En resumidas cuentas, una nación nacida ni más ni menos que del constitucionalismo norteamericano, enarbolando el estandarte que clamaba contra la erradicación de la trata se vio sumida en el caos. El origen de Liberia es romántico e idealista, lástima que se tornase en una pesadilla presidida por Taylor, quedando de su libertario nombre sólo eso. Es surrealista que Naomi Campbell, uno de los iconos del glamour, del culto a la imagen, de la sociedad de consumo, y de la más atroz frivolidad; pues conocido es su genio; sus caprichos sin fin; sus "saliditas de tono"; y si no que se lo pregunten al director de algún hotel de Gran Canaria, donde su soberbia alcanzó límites insospechables; calificando de poco digno para su merced el establecimiento donde se hospedaba, se vea envuelta en tal escándalo; mostrándose como ingenua víctima y desconocedora de la realidad, y es que cuando no se vive en ella suelen pasar estas cosas.

Es grotesco que el señor Taylor con semejante currículum, acusado de varios crímenes de guerra y contra la humanidad, de tráfico de armas financiado con diamantes, de ser el padre intelectual de la segunda guerra civil liberiana, del reclutamiento de niños soldado, de abusos sexuales, y otras muchas aberraciones, se sentase a cenar con la modelo en un acto benéfico en la residencia ni más ni menos que de Nelson Mandela; y que la top model sin más, como al parecer ha declarado, aceptase unos diamantes mancillados con la sangre de los pueblos de Liberia y Sierra Leona, sin tener la menor sospecha de su dudoso origen. En su generosa defensa, tal vez podríamos argumentar que el estratosférico nivel de vida de la prestigiosa modelo, tan legítimo como totalmente alejado de la realidad mundana del ciudadano corriente, encumbrado en la cresta del derroche y la opulencia, la hiciesen desconocedora del conflicto liberiano, del denominado tráfico de diamantes de sangre a cambio de fusiles kalashnikovs, de quien era realmente Taylor, e incluso quien sabe si a ciencia cierta sabía donde estaba Liberia, o si pensaba que Sierra Leona era una nueva fragancia.

Pero lo realmente grave e incomprensible es que Mandela, uno de los iconos de la historia mundial, ante cuya presencia todos nos empequeñecemos, que tanto luchó por la libertad, y que pasó un tercio de su vida encarcelado por defender sus ideales de un hombre un voto, se haya prestado a compartir mesa y mantel con Taylor. Con tal panorama, y antes que se me haga añicos la jerarquía de valores, no me queda más remedio que hacer peripecias reflexivas. O yendo más allá, terminar por reconocer que el evento gastronómico, incluyendo el postre a base de mousse de diamantes servido fuera de carta, es difícilmente defendible desde el punto de vista ético.

Afortunadamente siempre nos queda la opción del considerablemente más amable Desayuno con diamantes; donde los simpáticos Audrey Hepburn y George Pepperd son bastante más digestivos que el señor Taylor. Y vuelvo a preguntarme, ¿sabrá la señora Campbell que muy posiblemente sus antepasados tal vez son originarios de Africa?.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios