En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La política partidista obstaculiza la gestión ética de recursos para el Bien Común, y el sistema económico capitalista es contrario al Desarrollo Sostenible y Ecológico
...leer más...
Mujeres africanas , Mirada al futuro, por Fundación CODESPA
...leer más...
Los mandatos de la Sociedad de Naciones en África: continuación del colonialismo, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
INFORME ÁFRICA 2019 - Dinámicas transfronterizas en un contexto globalizado , por Fundación Alternativas
...leer más...
Argelia y Sudán: ¿hacia un resurgir democrático en los países árabes?, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Padres ugandeses construyen escuelas para sus hijos en Jiro
...leer más...

Abre en Musanze un curso de formación para misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas
...leer más...

El primer ministro de Burkina Faso declara que la cooperacion antiterrorista con Francia es eficaz
...leer más...

Un miembro del escuadrón personal de Jammeh confiesa que recibió dinero del expresidente tras matar al periodista Deyda Hydra
...leer más...

Ceas-Sahara “denuncia” el silencio de España ante la grave situación en el Sahara Occidental
...leer más...

Los países de África Oriental miran a Oriente Medio para que emplee a sus jóvenes
...leer más...

La escasez de medicamentos condiciona el día a día en varias zonas de Angola
...leer más...

El expresidente de Gambia, Jammeh, acusado de matar a docenas de migrantes
...leer más...

Ruanda fomenta el consumo del café local
...leer más...

Campaña de vacunación para erradicar el sarampión en Jartum
...leer más...

EE.UU. veta la entrada al país a los manipuladores electorales de Nigeria e impone restricciones de visados
...leer más...

Nigeria será la sede de la Copa Mundial Femenina de fútbol Sub-20 de 2020
...leer más...

Drástico descenso del número de aprobados en Guinea en el examen de ingreso al 7º grado
...leer más...

Los ingenieros de Ghana piden una Junta a Akufo-Addo
...leer más...

Posible adelanto de las presidenciales en Túnez tras la muerte de su presidente
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
"Con el debido respeto... así no, monseñor Aguirre", por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Emiliano Zapata, sus raíces afros y su figura como fuente de inspiración en la lucha agraria africana, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
Para no aburrirse… muchas letras africanas , por Wiriko
...leer más...
Una universidad para el nkrumahismo, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Calmar los ánimos cuando la sed de venganza arrasa un barrio de Bangui, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Soldados somalíes desertan porque no cobran
05/05/2010 -

Cientos de soldados somalíes, entrenados con dólares de los contribuyentes americanos y europeos, han desertado porque no están cobrando el salario de 100 dólares al mes. Algunos incluso se han unido a los militantes relacionados con Al Qaeda a los que se supone que deben combatir.

Las deserciones han hecho surgir los temores de que un nuevo esfuerzo respaldado por Estados Unidos, un proyecto para este mes de mayo, de construir un ejército somalí, no haga más que aumentar las filas de la insurgencia.

El asediado gobierno de Somalia, respaldado por la ONU, controla solamente unos cuantos bloques de la capital, Mogadiscio, mientras que los insurgentes islamistas controlan el resto de la ciudad y la mayor parte del país. Esta crisis, y la proximidad de este país sin ley del este de África con Yemen, donde Al Qaeda tiene sus bases, hacen temer que Somalia pueda ser utilizada para lanzar ataques a Occidente.

En un esfuerzo por reconstruir el destrozado ejército somalí, los Estados Unidos ayudaron con un programa de entrenamiento y formación de unos 1.000 soldados en el vecino Yibuti, el año pasado, según diplomáticos occidentales. Los soldados, que habían sido entrenados por franceses en Yibuti, deberían cobrar 100 dólares al mes cada uno, pero la mitad de ellos han desertado porque no se les paga, según ha declarado el coronel del ejército, Ahmed Aden Dhayow.

“Algunos han dejado el ejército y han vuelto a su vida de antes y otros se han unido a los rebeldes”, añadió.

El ministro del estado de Somalia para la Defensa, Yusuf Mohamed Siyad, confirmó que algunos de los soldados entrenados se han unido a los militantes de Al Shabaab, pero no quiso especificar el número de deserciones.

Estos acontecimientos ponen de relieve un problema crucial al que se enfrentan los esfuerzos de reconstrucción del ejército de Somalia que está en la bancarrota: hay que garantizar el pago de los salarios de los soldados, no sólo su entrenamiento y formación.

Sin cobrar durante meses

El fracaso a la hora de resolver el asunto del pago puede amenazar el éxito del programa de formación que han implantado Estados Unidos y la Unión Europea, en mayo en Uganda y que ha sido presentado como el mayor esfuerzo realizado para reconstruir el ejército en 20 años.

La financiación del ejército somalí es un asunto complejo en el que intervienen las contribuciones de las naciones donantes, la ONU y el gobierno de Somalia. Algunos países de forma individual, a veces prometen hacerse cargo de los salarios de un número limitado de soldados durante algunos meses y cuando se acaba el dinero, los soldados no vuelven a cobrar.

Estados Unidos han proporcionado 2 millones de dólares para pagar a los soldados somalíes y adquirir equipos y otro tipo de abastecimientos en Mogadiscio, desde 2007, según el departamento de Estado. Otros 12 millones de dólares fueron destinados al transporte, uniformes y equipos, pero Estados Unidos se ha negado a decir qué parte de esos pagos van a parar al entrenamiento.

Durante una visita reciente de la Associated Pess [agencia de noticias de EEUU] soldados con cara abatida estaban sentados bajo árboles espinosos cubiertos de polvo en la principal base militar del gobierno, el cuartel Jazira, que carece de aseos, de clínica, incluso de una cerca que lo rodee. Contaron que no habían cobrado, algunos de ellos durante meses, añadiendo que sus salarios son interceptados por altos oficiales.

Cuando se les preguntó para que dieran más detalles, oficiales de rango medio miran de reojo a sus colegas, cargados con bolsas de plástico de espaguetis, la ración de comida del día, antes de decir que no podían discutir el problema.

“No hay dinero suficiente para pagar a todos”, declaró el coronel Ali Hassan mientras que un grupo de oficiales escuchaba, pero rápido añadió “aunque estamos contentos, hay algo de dinero”.

A principios de este año, se confiscaron las armas a soldados entrenados y se les dieron palos en su lugar, después de que hubiera estallado una crisis violenta entre los que habían sido pagados y los que no. La Unión Africana, que tiene soldados de la misión de paz, AMISOM, en ese campamento militar, suspendió temporalmente los pagos por miedo a que los hombres a los que se había pagado fueran asesinados por los que no habían cobrado, según contó un oficial relacionado con el entrenamiento y la formación.

Los soldados también tuvieron problemas con algunos comandantes de batallón que robaban su ración de comida, según ha contado un oficial europeo. Estados Unidos ha enviado un cargamento de alimentos en abril para intentar ayudar a los malnutridos soldados a recobrar su fuerza, según el oficial.

Estos oficiales han hablado en condiciones de anonimato, porque no tienen autorización para hablar con los medios.

Siyad, el ministro de Defensa, dice que Estados Unidos está financiando en la actualidad los salarios de cerca de 1.800 soldados somalíes, y otros 3.300 soldados estaban siendo pagados por otros donantes. Sin embargo, eso es sólo la mitad de los 10.000 soldados autorizados por el acuerdo de paz por el que se formó el gobierno de coalición.

Otros países han contribuido a programas de formación para las fuerzas de seguridad, principalmente Francia y Alemania. Un curso de entrenamientos financiado por Alemania, para 900 policías somalíes acaba de terminar en Etiopía, según un oficial occidental en Nairobi, pero se teme que los soldados con formación/entrenamiento deserten, ya que no se ha previsto el pago de sus salarios.

Algunos pagos internacionales se canalizan a través de un fondo administrado por PricewaterhouseCoopers, un acuerdo diseñado para evitar el robo masivo de salarios y combatir la deserción de hasta el 90 %, que sufrió un anterior esfuerzo de la ONU para reformar la fuerza policial.

Sin embargo, los diplomáticos se quejan de que la lista de soldados que ha facilitado el gobierno es diferente a la que ellos tienen de los que están autorizados a pagar. Oficiales como el general Ahamad Buraale, al mando del campamento militar de Jazira, también dicen que PricewaterhouseCoopers ha sido demasiado lento a la hora de emitir lar tarjetas de identidad que permitirán a los soldados recibir su salario. La firma no ha querido hacer comentarios sobre el asunto, alegando un acuerdo de confidencialidad con su cliente.

Siyad afirma que es vital que los 2.000 soldados somalíes que van a recibir seis meses de entrenamiento en Uganda reciban sus salarios. La Unión Europea encabezará la formación, mientras que Estados Unidos ha prometido pagar los salarios de los graduados hasta enero, asegura Patrick Geyson, un consejero político del programa de la Unión Europea.

“Tanto la policía como los soldados necesitan alimentar a sus familias”, afirma Geyson. “Hay que pagarles todos los meses, si no, se verán obligados a encontrar otras soluciones”.

Programas de entrenamiento multimillonarios

Puede que sea difícil garantizar el pago de los salarios a los soldados a largo plazo. Muchos donantes son reticentes a contribuir con dinero para un ejército que es famoso por cometer crímenes como violaciones, secuestros y asesinatos.

El nuevo comandante del ejército es considerado por los oficiales internacionales como una gran mejora con respecto al anterior, un señor de la guerra que utilizaba el ejército como una milicia de clan para extorsionar a los civiles. Pero los donantes siguen siendo cautelosos.

Mientras tanto, el gobierno somalí se ve obligado a depender de los países donantes que a menudo pagan con retraso, socavando la confianza de los soldados en la regularidad de los cheques de pago y alimentado las deserciones y la corrupción. Hay muy pocas señales que indiquen que el gobierno somalí va a ser capaz algún día de prestar servicios sociales, elaborar una estrategia militar y pagar a su ejército él mismo.

Siyad asegura que el éxito de los multimillonarios programas de formación militar financiados por los contribuyentes americanos y europeos depende completamente de la capacidad de pagar a los que se gradúen. “Si no se hace esto, entonces es mejor que ni empecemos. Porque de esta manera los soldados se unirán a la oposición”, explica.

Mohamed Olad Hassan (Associated Press)

News 24, Suráfrica


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios