En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Impuesto "voluntario" en Burundi para financiar las elecciones de 2020
...leer más...

Libia no renunciará al acuerdo político firmado en Marruecos
...leer más...

El gobierno de Zimbabue rechaza acciones de la alianza opositora en EE.UU
...leer más...

El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel
...leer más...

La UA advierte que 6.000 jihadistas del Estado Islámico podrían regresar a África
...leer más...

Taxis acuáticos en la ciudad de Lagos contra el infierno de los atascos
...leer más...

Los gaboneses en Francia se manifiestan contra la participación del Presidente Ali Bongo a la One Planet Summit de París
...leer más...

Un vuelo con 92 deportados somalíes de Estados Unidos regresa tras una escala en Dakar
...leer más...

Tanzania ordena el arresto de las alumnas embarazadas como elemento de disuasión
...leer más...

Suiza devolverá 320 millones de dólares robados por el exdictador nigeriano Sani Abacha
...leer más...

Devolver los 321 millones de dólares de Sani Abacha es un buen comienzo, pero ¿dónde está el resto?
...leer más...

El líder opositor ugandés Norbert Mao, y otros seis parlamentarios, han sido arrestados.
...leer más...

La reina Letizia de España invitada de honor de las mujeres de Casamance
...leer más...

LG en Argelia
...leer más...

El tren de alta velocidad marroquí estará listo para abril de 2018 tras dos años más de espera
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Obiang et alii o cuando los negros aman el sado, por Juan Tomás Ávila Laurel.
...leer más...
El tango, sobre blanco y negro , por Omer Freixa
...leer más...
Senegal ya presume de nuevo aeropuerto , por José Naranjo
...leer más...
Guintche llega a Madrid después de deslumbrar Barcelona, por Wiriko
...leer más...
En el corazón de las tinieblas…, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

Puncel Reparaz, María

Nace en Madrid y se educa en un colegio de religiosas de la Compañía de maría. Es la mayor de siete hermanos y empieza muy pronto a inventar cuentos para sus hermanos y hermanas pequeños. Al dejar el colegio estudia francés e inglés en la Escuela Central de Idiomas en madrid. Ha trabajado en Editorial Santillana como editora en el departamento de libros infantiles y juveniles. Ha escrito más de 80 libros y traducido alrrededor de los 200.

Ha escrito guiones de TV para programas infantiles y colabora en las revistas misionales GESTO y SUPEGESTO .

Algunos de sus libros más conocidos:

"Operación pata de oso", premio lazarillo 1971

"Abuelita Opalina" . SM,1981

Un duende a rayas", SM, 1982

"Barquichuelo de papel, Bruño, 1996

Ver más artículos del autor

Hacer caso a palabras del otro, texto original: Olivier de Bouveignes ; traducción del francés: María Puncel
04/05/2010 -

Ngulungu, el antílope había salido de caza. Con el carcaj colgado junto a la cadera, el arco en el puño y una flecha entre los dedos, rebuscaba entre la alta maleza y los matorrales, dispuesto a disparar contra la presa.

Así preparado, fue a encontarse con la familia leopardo que laboraba en su campo. Nge, el leopardo, había asignado a sus pequeños la parte menos árida del terreno. Él y su mujer se afanaban en la parte más dura.

Los cuatro leoparditos, armados con sus pequeños azadones se divertían tratando de imitar los movimientos de sus padres, pero cada dos por tres, abandonaban el campo para ir a beber o para jugar a la sombra. Aprovechándose de que el leopardo estaba embebido en su trabajo y que su mujer estornudaba, Ngulunga disparó una flecha contra uno de los pequeños y le dió en pleno pecho. En un momento lo amordazó y salió corriendo con su botín.

Nge, el padre, había oído el "zsííí..." de la flecha al atravesar el aire, pero había creído que era el zumbido de un moscón. Fue Nge Muke, la madre, la que se dio cuenta de que le faltaba uno de sus cachorros y rugió angustiada.

-¿Qué pasa? -preguntó el leopardo.

-¿No has visto que Ngulungu se ha llevado a uno de nuestros pequeños?

El leopardo tiró su herramienta y se lanzó en persecución del ladrón.

-¿Por dónde se ha ido? ¿Dónde se esconde? ¡En cuanto le encuentre le voy a partir el espinazo!

Pero Ngulungu le llevaba ventaja. Tuvo tiempo de refugiarse en el bosque donde la tierra es blanda y el suelo está cubierto de ramillas y de hojas muertas. Allí se excavó un hoyo a toda velocidad y se escondió dentro, jadeando por la carrera.

El leopardo miró a la derecha, miró a la izquierda, se subió a un árbol para examinar los alrededores... Y no vió nada.

Sin embargo... después de una ojeada más atenta pudo descubrir
que de la superficie de hojarasca en la que se había enterrado el antílope, sobresalían dos pequeños cuernecillos que blanqueaban en la penumbra del bosque.

Una anciana que desenterraba raíces para hacerse una medicina, descubrió los cuernecillos y cuando el leopardo le preguntó bruscamente que si había visto a Ngulungu, la anciana señora le respondió:

-No he visto a Ngulungu entero, pero puedo mostrarte un par de cuernecillos que emergen del suelo.

-Anciana señora, este no es momento para bromas. ¿Has visto a Ngulungu sí o no?

-No, leopardo, no he visto a Ngulungu. Sin embargo, veo en la semioscuridad dos cuernecillos...

Pero el leopardo ya le había oído antes estas mismas palabras, así que no hizo caso y prosiguió la persecución del antílope sin escuchar más.

Al día siguiente, Ngulungu volvió de caza al campo del leopar-do, el carcaj a la cadera, el arco en el puño y una flecha preparada entre los dedos. Aguardó a que uno de los pequeños leopardos se alejase para beber o para ir a jugar.

-¿Estáis ahí? -preguntaba de vez en cuando la madre leopardo a sus tres pequeños.

-Sí, madre -respondían ellos.

Pero al cabo de un rato, se aburrían tanto de estar en el campo que uno de ellos, se alejó de sus hermanos y empezó a dar volteretas sobre la alta hierba.

Un flecha le alcanzó, de repente, justo en medio de una cabriola. Un grito agudo alertó al leopardo del drama sucedido. En un abrir y cerrar de ojos, se lanzó a la persecución de Ngulungu; pero pronto le perdió de vista. Sin embargo era por allí por donde había desaparecido.

Igual que la víspera, el leopardo encontró en el bosque a la anciana que buscaba raíces para prepararse un medicamento. ¿No le habrían servido de nada las raíces que recogió el día anterior?

-¿Tampoco esta vez habéis visto al antílope, le preguntó.

-No he visto al antílope, respondió imperturbable la vieja , pero veo sobresalir por entre la hojarasca y las ramillas, un par de cuernecillos que clarean a la luz del día.

-Sí, ya sé, esa es vuestra cantinela, guardaosla, me la sé de memoria...

Y lleno de rabia y de despecho, el leopardo dio media vuelta y continuó la perecución del antílope.

El tercer día que Ngulungu salió de caza mató al tercer leopardito; y el cuarto día, le llegó el turno al cuarto. Cada vez el Ngulungu tornaba con su arco y sus flechas y"zsííí...",enviaba una flecha a un imprudente pequeño, luego, corría a esconderse con su botín en su refugio de hojas muertas del pantano.

Y cada vez, la anciana que buscaba raíces respondía la misma cosa al leopardo y cada vez el muy tozudo se iba en dirección equivocada en busca del antílope. El antílope, por supuesto se escondió de la misma forma cuando mató a la hembra del leopardo, pero esta vez, por fin, después de haberle hecho a la anciana la misma pregunta de siempre, el leopardo añadió:

- Sí, ya sé, que estáis viendo un par de pequeños cuernecillos
que rebrillan a la luz del día, está bien mostradme ese par de pequeños cuernos.

- Ahí los tienes , dijo simplemente la anciana.

En cuanto los vió, el lopardo se puso a tirar de ellos con todas sus fuerzas. Tiró y tiró tanto que hizo que asomaran un par de orejas; tiró y tiró más hasta que consiguó que asomaran un par de ojos que le miraban extrañadísimos, después, cuando siguió tirando más y más, hizo asomarse un hocico negro y brillante, y siguió tirando y tirando hasta que salieron un par de hombros y siguió tirando y tirando hasta que hizo salir de la tierra un antílope completo. ¡Que tenía entre las patas el cuerpo de la hembra del leopardo!

-¡Mama nafwa! -gimió el antílope , ele eyo mama...!- lo que quiere decir en nuestra lengua: ¡piedad, misericordia, madre mía, socorro, me muero...!

- Sí , exclamó el leopardo-, voy a tener contigo la misma piedad que tú has tenido con mis hijos y mi esposa. ¿Porqué no escucharía yo a la anciana desde el primer día en vez de dejar que mi rabia nublara mi buen sentido! ¡Los míos estarían todavía vivos

mientras que ahora, ni siquiera tu muerte podrá aliviar mi pena...!

Los leopardos no son muy parlanchines. Y éste ya había hablado demasiado. Mató al antílope y lo devoró.

(Tomado del libro "Sur des lèvres congolaises", pág.153)


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios