En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Arte y neocolonialismo. Un repaso a los museos históricos de la República del Congo, por Joan López Alterachs
...leer más...
Italianos en Túnez, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
COVID-19 en África: entre la realidad y la esperanza, por Inés Zamanillo y Manuel Galán
...leer más...
El sospechoso alarmismo terrorista de Exteriores y la credibilidad del Gobierno español, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tanzania reabrirá las universidades en medio del silencio sobre el coronavirus
...leer más...

El gobierno de Zimbabue quiere encarcelar a tres activistas antigubernamentales que fueron secuestradas y agredidas sexualmente
...leer más...

El ajedrez ruandés en tiempos de coronavirus
...leer más...

La contradicción de Sudáfrica: demasiado rico para una subvención, demasiado pobre para un plato de comida
...leer más...

Ndayishimiye es declarado ganador de las elecciones de Burundi
...leer más...

Inundaciones torrenciales azotan el oeste de Uganda
...leer más...

Francia anuncia oficialmente el fin del franco CFA en África Occidental
...leer más...

Un periodista y un trabajador de los medios de comunicación ruandeses detenidos desde el mes de abril
...leer más...

El estigma del coronavirus en el África subsahariana
...leer más...

Acoso sexual cibernético en Sudáfrica
...leer más...

La ONU confirma la muerte de Augustin Bizimana, uno de los responsables del genocidio de 1994
...leer más...

20 muertos en un accidente de tráfico en Malí
...leer más...

Camerún celebra su Día Nacional
...leer más...

La SADC da su apoyo a Mozambique ante el terrorismo en Cabo Delgado
...leer más...

Condena al asesinato de trabajadores humanitarios en Sudán del Sur
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Del Nzalang y piloto aéreo, por Pancho Jaúregui
...leer más...
Ataques a autobuses en Kenia, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Tengo un sueño, por Licenia Salazar
...leer más...
El inicio del fin del dominio francès en Àfrica por Omer Freixa
...leer más...
Las cartas desde la prisión de Mandela, por Carlos Bajo Erro (Wiriko)
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Los comics que muestran otra África
23/12/2009 -

La enormemente popular serie de libros de comic de Margarite Abouet, centrados en la vida de una joven en un alegre barrio de Costa de Marfil, muestra un África lejana a los estereotipos de guerra y enfermedad.

Los personajes de “Aya of Yopougon” lidian con los problemas de cada día como el amor, la familia, el crecer, el embarazo, el matrimonio, que tienen lugar la mayoría de las veces en un suburbio de Abidjan, coloridamente ilustrado por el socio de Abouet, el francés Clement Oubrerie.

“Nosotros lo llamamos Yop City, como una película americana”, dice la joven Aya, en una de las cinco novelas de comic.

“Con Aya lo que pasa es que después de cuatro páginas ya no piensas que estás en África sino en una historia que podría ocurrir en cualquier parte del mundo”, dice Abouet, de 38 año de edad, que vive en París, pero a menudo vuelve a Costa de Marfil.

Con más de 300.000 copias vendidas, traducciones a 12 idiomas, incluido el inglés, una colección de premios y una película en marcha, las aventuras de la joven Aya y sus amigos y familia han sido un éxito.

Elegante y habladora, Abouet nació en el barrio de Yopougon de Abidjan, donde ha situado los libros que muestran personajes brillantemente vestidos, calles polvorientas y una vida en comunidad.

Cuando tenía 12 años, fue enviada a vivir a Francia, con un tío que estaba preocupado por si ella terminaba merodeando descalza por la calle, jugando al fútbol”, dice.

El clima más frío de París fue un choque para una joven de una parte de la soleada África.

“A los 12 años ya has crecido, ya sabes muchas cosas. Yo sólo necesitaba cerrar los ojos y volvía a estar en Yopougon”, recuerda.

En Europa descubrió, a través de la televisión, un África diferente a la que conocía durante su pacífica infancia, durante los años 70.

“Siempre es el mismo tema: sida, inmigración, guerra…”, dice.

“Si hay una razón por la que Aya es popular, es probablemente porque su historia es universal, lidiando con la vida diaria en el África moderna, eso es todo”.

Aunque ella no idealiza el continente. “En algunas partes de África las cosas marchan bien y en otras, no”, aclara.

La guerra llegó a Costa de Marfil con un golpe de estado en 1999, una rebelión armada dividió el país en dos en 2002, y dio lugar a una mortífera guerra civil.

Pero Abouet ha basado su historia, que empezó a escribir cuando tenía 17 años, en los tiempos anteriores a los combates.

Nacidos en estos recuerdos de adolescente, Aya y sus amigos Bintou, Adjoua y Moussa, cuentan historias de las familias marfileñas y su cultura.

Mientras que la heroína quiere convertirse en doctora, Bintou y Adjoua quieren ser peluqueras, costureras o cazadoras de marido, y el chico papá Moussa sólo quiere divertirse.

“La parte que es real es Yopougon, la alegría de vivir que hay por todas partes”, afirma la autora.

“Yo, yo soy Akissi, la hermana pequeña de Aya”.

El primer libro fue publicado en 2005, muy aclamado. El año siguiente obtuvo el premio al mejor primer libro, en el Festival Internacional del Comic, en Angouleme, en el oeste de Francia.

“Mi vida ha cambiado, dejé mi trabajo como asistente legal. Tengo la suerte de que los editores me persiguen”, cuenta Abouet.

Ella admite que en su país la mayoría de los niños no podrían permitirse comprar las novelas que la escritora ha ambientado en su medio.

Esto la llevó a crear una fundación “libros para todos” que tiene la misión de abrir bibliotecas en África y animar a la lectura. La primera se ha abierto en Adjame, un distrito pobre de Abidjan, y ella espera abrir una en su Yopougon natal.

“Una casa, un bar y una iglesia, eso es lo que hay ahora. Así que, si añadimos una biblioteca a la mezcla, hará darse cuenta a los chicos de que hay algo más en la vida que la iglesia o el bar”, explica Abouet.

Una película animada basada en las aventuras de Aya va a salir en 2011, y la escritora está trabajando en un libro titulado “Wellcome” protagonizado por una chica parisina.

“Puedo escribir también historias con personajes blancos”, sonríe.

Evelyne Aka

IOL


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios