En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
25 de Mayo Día de África algo más que un día . por Liliana A. Negrín
...leer más...
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El partido marroquí PAM no dejara entrar a la prensa a su Consejo nacional extraordinario
...leer más...

La IGAD quiere nombrar a una mujer como vicepresidenta en Sudán del Sur
...leer más...

“Nos negamos a morir”, comunicado de los obispos de Bukavu
...leer más...

Protestas por la construcción de una planta de carbón en la ciudad keniana de Lamu
...leer más...

Ministros de la Unión Africana abordan el mercado del transporte aéreo
...leer más...

El presidente de Cabo Verde, Jorge Carlos Fonseca, alerta para los importantes desafios de África
...leer más...

El líder de la protesta en el Rif en huelga de hambre en la prisión de Oukacha
...leer más...

La oposición en Zimbabue protesta por las declaraciones de los ministros sobre que el ejército no toleraría una victoria del MDC
...leer más...

Burkina Faso anuncia la ruptura de las relaciones diplomáticas con Taiwán
...leer más...

Estados Unidos y Reino Unido anuncian su apoyo en la lucha contra la epidemia de ébola
...leer más...

La Presidencia de Sudán dirige la realización del Dossier de Retorno Voluntario de Darfur
...leer más...

Escuelas del noreste de Namibia permanecen cerradas por las inundaciones
...leer más...

Un bloguero de Argelia se enfrenta a un cargo de pena de muerte por incitación contra el Estado
...leer más...

El alto costo del cibercrimen en África causa preocupación
...leer más...

Macron apoya a la ministra de esteriores de Ruanda Louise Mushikiwabo como Secretaria General de la Organización Internacional de la Francofonía
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Letras de África en las venas, por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...
Sudáfrica y su historia más nefasta, por Omer Freixa
...leer más...
Mujeres y niños cuidan a gorilas y chimpancés, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Otro Foro Social Mundial es necesario… ¡y posible!
...leer más...
Frank Westerman “El valle asesino” y el origen de los mitos, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cartas >

Un mensaje que me alegra… y que me duele
03/11/2009 -

El Mensaje final del Sínodo es un mensaje valiente y esperanzador que concluye con una llamada a la esperanza: AFRICA LEVÁNTATE Y ANDA.

42 puntos que nos hablan de los problemas y esperanzas de África. En él se reconocen los avances positivos de los últimos años, también se denuncia a dictadores y corruptos, multinacionales rapaces, guerras y conflictos que derivan de estructuras injustas.

Agradece a las Iglesias locales su compromiso y servicios prestados en el ámbito espiritual y material; a los misioneros el haber traído la fe a la mayoría de los países africanos y el haber trabajado con entrega heroica. Recuerda que “en la Iglesia en África, como familia de Dios, cada uno de sus fieles tiene el deber se ser instrumento de paz y reconciliación, según el corazón de Cristo” (nº 8).

Un mensaje que me reconforta y alegra hasta que tropiezo en el nº 30
Con un pequeño párrafo "El Sínodo denuncia en particular todos los intentos furtivos de destruir y eliminar los ricos valores africanos de la familia y de la vida humana (por ejemplo, el detestable Art. 14 del Protocolo de Maputo y otras propuestas similares” (30) Me sorprende ver rechazado sin matices y en bloque el artículo 14 del Protocolo de Maputo, más aún, verlo calificado de detestable. Llevo años, desde 2003, alegrándome con las mujeres africanas, al ver cómo muchos países se adhieren al Protocolo, esperando con ellas que los que no lo han hecho lo hagan y lo apliquen. Para mí, el PM había supuesto el mayor avance que se ha hecho para poder hacer justicia a las mujeres de África.

Como no recordaba bien el texto de ese artículo me fui inmediatamente a los archivos, haciendo un paréntesis en la lectura del Mensaje. La lectura del dichoso artículo (1), me hizo pasar de la sorpresa al desconcierto. No me sorprendía, y hasta podía comprender, que los Obispos no estuviesen de acuerdo con los puntos “c” del artículo. Estaban en la línea de lo que en más de una ocasión la jerarquía romana ha manifestado: su posición ante los anticonceptivos y rechazo del aborto hasta en casos límites, que son por otra parte los únicos casos que el artículo contempla, en los apartados “c”.

¿Cómo se pueden rechazar los otros siete apartados que ese artículo contiene y que son tan importantes y justos para la mujer?: hablan de maternidad responsable, del derecho (también es un deber) a proteger y protegerse de enfermedades sexualmente transmisibles, de tener acceso a servicios de salud. Me duele como mujer y como cristiana el daño que este juicio global y sin matices pueda hacer a la Iglesia, que como el Mensaje dice ha promovido tantas “iniciativas que tienden al desarrollo y bienestar de África”, a la Iglesia que en África alza su voz profética para denunciar corrupción, violencias e injusticias, a esta Iglesia que se compromete con los más pobres y trabaja por la justicia, la paz y la reconciliación para que el Reino de Dios sea una realidad. Me duele por una Iglesia que amo y me duele quizás más por tantas mujeres que no podrán comprender, especialmente las que luchan contra el sida.

No quiero pararme ahí. Sigo leyendo y quiero quedarme con el grito de esperanza: “África levántate y anda”. Es preciso levantarse y andar a pesar de las contradicciones, las sombras y los obstáculos que encontramos en el camino. Espero que si hay una edición definitiva, se puntualice mejor lo que no sea conforme a la doctrina cristiana de ese artículo y merecería el calificativo que ahora se aplica a la totalidad.

Paquita Reche

(1)
Article 14 / Droit à la santé et au contrôle des fonctions de reproduction
1. Les Etats assurent le respect et la promotion des droits de la femme à la santé, y compris la santé sexuelle et reproductive. Ces droits comprennent:

a) le droit d’exercer un contrôle sur leur fécondité;

b) le droit de décider de leur maternité, du nombre d’enfants et de l’espacement des naissances;

c) le libre choix des méthodes de contraception;

d) le droit de se protéger et d’être protégées contre les infections sexuellement transmissibles, y compris le VIH/SIDA;

e) le droit d’être informées de leur état de santé et de l’état de santé de leur partenaire, en particulier en cas d’infections sexuellement transmissibles, y compris le VIH/SIDA, conformément aux normes et aux pratiques internationalement reconnues;

f) le droit à l’éducation sur la planification familiale.

2. Les Etats prennent toutes les mesures appropriées pour:

a) assurer l’accès des femmes aux services de santé adéquats, à des coûts abordables et à des distances raisonnables, y compris les programmes d’information, d’éducation et de communication pour les femmes, en particulier celles vivant en milieu rural;

b) fournir aux femmes des services pré et post-natals et nutritionnels pendant la grossesse et la période d’allaitement et améliorer les services existants;

c) protéger les droits reproductifs des femmes, particulièrement en autorisant l’avortement médicalisé, en cas d’agression sexuelle, de viol, d’inceste et lorsque la grossesse met en danger la santé mentale et physique de la mère ou la vie de la mère ou du fetus.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios