En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...
Inversión empresarial española en África subsahariana, por José María Mella [et al.]
...leer más...
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Arte y neocolonialismo. Un repaso a los museos históricos de la República del Congo, por Joan López Alterachs
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Sudán arresta a más líderes Islamistas
...leer más...

Se recomienda la liberación en Senegal de detenidos con COVID-19
...leer más...

Argelia repatria los restos de combatientes de la resistencia
...leer más...

Nigeria reabre colegios secundarios y aeropuertos para vuelos nacionales
...leer más...

La coalición insta a Buhari a firmar una orden contra partidarios terroristas
...leer más...

El rey de Bélgica muestra su arrepentimiento por el pasado colonial belga
...leer más...

Namibia recibe buenas críticas por su lucha contra la trata de personas
...leer más...

Los medios de comunicación ruandeses firman un acuerdo para obtener servicios legales gratuitos
...leer más...

El Banco Mundial le da a Uganda 300 millones de dólares para luchar contra la covid-19
...leer más...

El alcalde de Kansas City, otra víctima más del racismo
...leer más...

Incineran una gran cantidad de droga procedente de Marruecos incautada por el ejército saharaui
...leer más...

Liberia reabre su aeropuerto internacional
...leer más...

Inversión en un proyecto de agua en Tarime
...leer más...

Tanzania informa sobre el aumento en el nivel de agua del Lago Victoria
...leer más...

Etiopía arresta al activista oromo Jawar
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El discurso que mató a Lumumba, por Fernando Díaz
...leer más...
El arzobispo de Gabón se opone al proyecto de ley para despenalizar la homosexualidad, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
La Harar de Carlos Mariné, por Mario Lozano Alonso
...leer más...
Cuestión de familia, por Pancho Jaúregui
...leer más...
Ujamaa: socialismo a lo africano en Tanzania, por Carlos Luján Aldana
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Entrevistas >

Entrevista a Lialian Masitera, escritora de Zimbabue
05/06/2009 -

En una entrevista con “Conversations with Writers”, la escritora zimbabuense Lilian Masitera habla sobre los antecedentes y las influencias sobre su trabajo.

Lialian Masitera es una mujer con muchas dotes.

Es profesora del Departamento de Matemáticas del Belvedere Technical Teachers College de Harare, novelista, escritora de cuentos y poetisa.

En 1989, cuando daba clases en el instituto Queen Elisabeth de Harare, descubrió un modo a través del cual se podían calcular los ángulos verticales de los conos. La fórmula fue aceptada como original por la Universidad de Stanford de Estados Unidos y ahora es muy utilizada por los estudiantes de los institutos.

En 1994, formó parte de un grupo de mujeres que publicó la primera antología de poemas y cuentos escrita por mujeres zimbabuenses. La antología fue descrita por las críticas locales como “un punto de referencia en la historia de la literatura zimbabuense”. En 1997 recibió el premio al mérito por parte de la Internacional Society of Poets (Sociedad internacional de poetas) por su poema, Enter to Teetotaler, que también se encuentra en Militant Shadow (Minerva Press, 1996).

En una entrevista publicada por primera vez en Mahogany (Noviembre/ Diciembre 1999), Lilian Masitera habló sobre de su obra:

¿Qué le llevó a publicar Now I Can Play por su cuenta?

Presenté los siete cuentos que componen Now I Can Play a una editorial local hace aproximadamente un año. El editor que se ocupaba de los cuentos me informó más tarde de que la editorial no estaba en posición de publicar una colección de cuentos de una sola escritora. En cambio, querían hacer una antología de una serie de escritores diferentes. Algunos de mis cuentos se incluirían en la antología. Otros cuatro se introducirían en un libro de texto inglés para enseñanza secundaria. La editorial también escogió otro cuento, Eleven Twice y lo tradujo al shona para publicarlo en un libro de texto en shona. Aunque les dejé que se quedaran con mis cuentos y que escogieran los que quisieran, estoy cansada de las antologías. Ya he estado presente en muchas de ellas con mi poesía, por ello decidí hacerlo en solitario y publicar la colección de cuentos por mi cuenta.

¿Se planteó alguna vez enviar el manuscrito a otra editorial?

Minerva Press quería publicarlo. Aceptaron el manuscrito pero tuve un problema por el hecho de haber publicado en el extranjero. Mis lectores se encuentran aquí, en África, pero los libros no. Para que estén disponibles a nivel local, para que sean leídos aquí tengo que encargarlos yo misma y resulta muy caro.

¿Porqué Now I Can Play (Ahora puedo jugar)?

Porque la colección entera trata de mujeres que han luchado, ganado o perdido y que dicen Now I Can Play (Ahora puedo jugar). Por ejemplo, hay una estudiante que es violada por su profesor y acaba abortando. La historia se centra en los acontecimientos que llevan al aborto.

¿Hasta que punto es su obra autobiográfica?

Mucho de lo que he escrito es de algún modo autobiográfico. Hay cosas que he vivido. Creo que escribo mejor porque se trata de una experiencia personal. Por otro lado, no me resulta muy difícil entender como se sienten el resto de las personas con las que trabajo, con las que vivo, con las que compartí mi infancia. A menudo las utilizo como ingredientes. Es muy difícil para mí escribir algo totalmente ficticio.

¿Cuándo empezó a escribir?

Empecé cuando estaba en el colegio. Cuando le enseñaba a la gente lo que escribía, les gustaba. Algunas personas se quedaron muy impresionadas por lo que leyeron. Recuerdo una redacción que hice una vez, cuando cursaba la educación secundaria. Fui a un colegio de chicas. Al final de mi redacción la profesora escribió “Venga a verme”.

Cuando fui a verla, señaló algunos párrafos que calificó de indecentes. Recuerdo que me dijo: “Las niñas buenas no escriben así”.

¿Intentó impresionar deliberadamente?

No, en absoluto. En mi redacción dije algo sobre las gónadas. No me di cuenta del impacto que tendría sobre la monja blanca que nos daba clase de inglés. En esa época me creía que podía escribir sobre cualquier tema, sobre todo al escribir en inglés – las cosas no parecen tan groseras ni tan impresionantes como cuando se escriben en shona.

¿Por qué cree usted que ocurre eso?

Me imagino que está relacionado con la posición de algunas palabras dentro de la cultura. En shona no tenemos ninguna palabra que se pueda decir para referirnos al sistema reproductivo. Uno no se refiere a ciertas partes de la anatomía, ni siquiera a los pechos, sin causar vergüenza, pero en inglés las comprendí en clase de biología, cuando se dibujan esquemas y se etiquetan. Por otro lado, algunas personas que utilizan el inglés como lengua materna casualmente emplean palabrotas relacionadas con el sexo cuando están con personas que utilizan el inglés como segunda lengua. Por lo tanto las hemos aprendido como algo que no resulta vulgar.

¿Qué es lo que usted diría que le obliga a escribir?

Hay muchas razones. Quiero compartir mis experiencias con los demás. Quiero que las personas que leen mis libros sepan que hay más gente que pasa por lo mismo. Quiero que los demás experimenten la alegría que yo siento cuando leo los libros de otras personas y, efectivamente, escribir es una obsesión, una obligación.

Esta entrevista fue concedida a Conversations with Writers.

Lilian Masitera es la autora de Militant Shadow y Now I Can Play.

Publicada el 05 de febrero de 2009 en www.pambazuka.org

Traducida por María Castillo García Andrade, alumna de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid Traducción /Interpretación, colaboradora en la traducción de algunos artículos.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios