En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Noticias
El partido marroquí PAM no dejara entrar a la prensa a su Consejo nacional extraordinario
...leer más...

La IGAD quiere nombrar a una mujer como vicepresidenta en Sudán del Sur
...leer más...

“Nos negamos a morir”, comunicado de los obispos de Bukavu
...leer más...

Protestas por la construcción de una planta de carbón en la ciudad keniana de Lamu
...leer más...

Ministros de la Unión Africana abordan el mercado del transporte aéreo
...leer más...

El presidente de Cabo Verde, Jorge Carlos Fonseca, alerta para los importantes desafios de África
...leer más...

El líder de la protesta en el Rif en huelga de hambre en la prisión de Oukacha
...leer más...

La oposición en Zimbabue protesta por las declaraciones de los ministros sobre que el ejército no toleraría una victoria del MDC
...leer más...

Burkina Faso anuncia la ruptura de las relaciones diplomáticas con Taiwán
...leer más...

Estados Unidos y Reino Unido anuncian su apoyo en la lucha contra la epidemia de ébola
...leer más...

La Presidencia de Sudán dirige la realización del Dossier de Retorno Voluntario de Darfur
...leer más...

Escuelas del noreste de Namibia permanecen cerradas por las inundaciones
...leer más...

Un bloguero de Argelia se enfrenta a un cargo de pena de muerte por incitación contra el Estado
...leer más...

El alto costo del cibercrimen en África causa preocupación
...leer más...

Macron apoya a la ministra de esteriores de Ruanda Louise Mushikiwabo como Secretaria General de la Organización Internacional de la Francofonía
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Letras de África en las venas, por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...
Sudáfrica y su historia más nefasta, por Omer Freixa
...leer más...
Mujeres y niños cuidan a gorilas y chimpancés, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Otro Foro Social Mundial es necesario… ¡y posible!
...leer más...
Frank Westerman “El valle asesino” y el origen de los mitos, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > Blog académico >

Sudán y la crisis de Darfur

22 de septiembre de 2007.

La Casa Árabe-IEAM organizó una conferencia-debate sobre “SUDÁN Y LA CRISIS DE DARFUR”, pronunciada y dirigida por Haydar Ibrahim Ali. El acto tuvo lugar en Madrid el 20 de septiembre de 2007 en en la Sala María Zambrano del Círculo de Bellas Artes (Madrid).

Haydar Ibrahim Ali, sudanés de 64 años y conocido opositor al actual gobierno es doctor en Filosofía de las Ciencias Sociales por la Universidad de Frankfurt, investigador en diversas instituciones académicas, director del Centro de Estudios Sudaneses (Markaz al-Dirasat al-Sudaniyya) con sede en Jartum (www.ssc-sudan.org) y editor de la revista Kitabat. Sudaniyya. Entre sus análisis destacan “La crisis del islam político”, “Las corrientes islamistas y las cuestiones de la democracia” y “La sociedad civil y la transformación democrática en Sudán”.

Un problema viejo

Hablando en árabe, Haydar comenzó afirmando que el interés internacional actual por Darfur está basado en el deseo de los paises industrializados en implantar una estabilidad que permita crear un nuevo mercado sin problemas ni tensiones.

El problema de Darfur, dijo Haydar, no es nuevo sino más bien reflejo del fracaso del estado-nación creado artificialmente en la independencia en 1956. Éste fue, en efecto, incapaz de desarrollar, de forma justa y equilibrada, un programa socio-político y económico que garantizara a todos, hombres y mujeres, el ejercicio de sus derechos y permitiese una justa redistribución del poder y de la riqueza del pais.

Darfur, con sus 500.000 km2 y actualmente unos 7 millones de habitantes, desde el siglo XVII ha gozado de independencia. En 1916, los británicos la anexionaron al Sudan con el fin de evitar que Darfur ayudara al bando adverso durante la primera guerra mundial. Aunque compuesto de tribus árabes y no-árabes, Darfur ha sido mayoritariamente musulmán, lo que indica que los conflictos no son de tipo religioso, sino económicos, a saver: la lucha atávica de la humanidad entre pastores y agricultores. Los pastores del norte son camelleros y los del sur son vaqueros, todos en tensión con los agricultores del país. En ello radica la causa principal de los conflictos étnicos al invadir el ganado las plantaciones agrícolas. Antiguamente, cuando surgían tensiones entre estos grupos, los jefes, los ancianos y “los sabios” se reunían y, tras un dialogo social, se llegaba a un entendimiento entre las partes adversas para el bien de todos. De este modo se solventaban los conflictos Se llegó al acuerdo por el que los nómadas con ganado pasaban por los campos de cultivo una vez recogida la cosecha, con el fin de no dañar los intereses de los agricultores, al contrario, beneficiándolos, al abonar la tierra con el estiércol que el ganado dejaba atrás. Darfur ha sido siempre un lugar de convivencia, de tensiones y de reconciliaciones permanentes entre pastores nómadas y agricultores.

Este equilibrio social se rompió cuando la administración gubernamental sustituyó a los jefes tribales por gente joven con títulos universitarios. Se ha demostrado que los títulos universitarios no dan la sabiduría ancestral necesaria para resolver conflictos. En la actualidad, tras el fracaso de la administración central para solucionar las tensiones y los conflictos sociales, se intenta volver hacia formas más tradicionales de control social.

Efectos negativos de la política interior sudanesa

Haydar indicó el 1956 como el año en el que se comenzó a hacer uso sistemático de la violencia para resolver estos problemas. Según su opinión, las causas, se deben, en parte a la política interior y en parte a la intervención extranjera.

Referente a la política interior, señaló los puntos siguientes:
La centralización del poder y la riqueza en la capital, Jartum, olvidando el resto del país. Darfur se sintió marginalizado de cara al poder y la riqueza.

Lo peor, según Haydar, ha sido la etnización del problema. Los problemas políticos, económicos y sociales se leyeron en clave étnica, lo que condujo a convertir en lucha étnica una lucha política y social. Esta fue, desde la independencia, la causa principal del fracaso de la creación de un estado-nación. Con sus 597 tribus, sus más de 115 lenguas (según las estimaciones) y sus tres religiones principales, Islam, cristianismo y religiones tradicionales, Sudan es un pais rico en diversidad cultural, pero su riqueza, se ha convertido en fuente de problemas permanentes.

El tercer punto es el desarrollo desequilibrado del país, dado que las etnias árabes y musulmanas gozan de un tratamiento de favor por parte del gobierno central.

y finalmente, la desertificación de la zona, que repercute en una escasez de recursos naturales y desemboca en la lucha por los mismos.

Según Haydar, 1981 es un año crucial en la escalada del conflicto. En los comicios que tuvieron lugar ese año para la elección del gobernador de la región, ganó un candidato de Darfur; un Fur de origen no árabe. Las tribus árabes se sintieron desplazadas y sin lugar en la nueva administración. Esta etnización de un problema político marcó el fin de la convivencia pacífica. Cuando otro Fur fue elegido a su vez en la siguiente votación, las tribus árabes interpretaron lo ocurrido como un movimiento de la población para dominar a los árabes. La violencia estalló en al zona. El gobierno central no supo imponer la ley y el orden, y muchos pensaron que el gobierno estaba apoyando a los árabes y armándolos. Fuese lo que fuese, lo cierto es que el gobierno no impuso su poder en la zona.

Internacionalización del conflicto

La violencia desatada en la zona saltó a los medios de comunicación social internacionales en términos de limpieza étnica y con un elevadísimo número de muertos: se ha dicho 200,000, aunque el gobierno sudanés rebaja la cifra a 10,000. Haydar no quiso entrar en el espinoso tema de precisar estas cifras. Para él un solo muerto es ya uno de más. Haydar señala la violencia creada como un signo inconfundible del fracaso del gobierno en la zona.

A partir del 2003, el mismo gobierno vio cómo la situación se le escapaba de las manos y pidió ayuda al mundo árabe, que respondió con el silencio. Ni siquiera proporcionó una mínima ayuda humanitaria.

Los mismos acuerdos obtenidos en Abuja, son, a los ojos del conferenciante, muy problemáticos para el gobierno porque piden 4 cosas que no estan preparados a aceptar:

El estatuto de región autónoma para Darfur.
La vicepresidencia de la república.
El poder juzgar a los responsables de los crímenes.
La creación de un tribunal internacional para juzgar las matanzas de Darfur.

Por el momento hay un intento de apaciguar la violencia enviando una fuerza internacional de 26,000 militares. Es el objetivo declarado por la ONU, pero en Sudan se sobreentiende otro objetivo no declarado: el desmantelamiento del régimen de Sudán.

Hacia una solución del problema

El problema es complicado y amenaza la unidad del Sudán, aunque la gente del país no sea conciente de ello o no lo entienda de ese modo. Haydar piensa en la necesidad de una ayuda extranjera para la solución del problema porque el gobierno de Sudán está implicado y no tiene a mano una solución. Si la tuviera, la habría aplicado en el 2004. Haydar cree que el envío de las fuerzas internacionales, aunque no sea la solución definitiva, si es por el momento necesario para acabar con la violencia.

Para resolver el problema hay que solucionar también la cuestión de la participación en los recursos, cada vez más escasos, de forma sostenible. Haydar cree necesario un diálogo entre sudaneses para tomar conciencia del peligro en el que se encuentra el país y llegar de ese modo a un consenso antes de que sea demasiado tarde. Aunque dar una respuesta inmediata a la tragedia humana que actualmente se vive en Darfur sea necesario, la solución del problema es más compleja. No se trata sólo de dar seguridad a la gente, sino de procurar un acceso equitativo al poder y a la riqueza a todos los implicados en la situación.

Haydar terminó su magistral conferencia con la sabia y enigmática propuesta: “La solución no está en su final sino en su principio”.

En las preguntas que siguieron la conferencia, se hablo sobre la cuestión de China. Según Haydar, China solo sigue sus intereses económicos que están por encima de ideologías políticas.

También se habló de Libia, pero, sorprendentemente, la cuestión del petróleo y el papel que juega el Chad en todo esto quedó en el armario. El problema sería un buen tema para una próxima conferencia sobre Darfur.

José Julio Martín-Sacristán Núñez
Director General de la Fundación Sur



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios