En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Arte y neocolonialismo. Un repaso a los museos históricos de la República del Congo, por Joan López Alterachs
...leer más...
Italianos en Túnez, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
COVID-19 en África: entre la realidad y la esperanza, por Inés Zamanillo y Manuel Galán
...leer más...
El sospechoso alarmismo terrorista de Exteriores y la credibilidad del Gobierno español, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme
...leer más...

Blog Académico

Noticias
10 mujeres negras que podrían convertirse en vicepresidenta de Estados Unidos (parte 2/2)
...leer más...

Protestas en Senegal contra las medidas del COVID-19
...leer más...

Miles de personas huyen de un campo de refugiados de Níger tras un ataque terrorista
...leer más...

16 civiles asesinados en una masacre en Ituri
...leer más...

La ex primera dama de Lesoto arrestada por asesinato
...leer más...

Las mujeres ruandesas en el mantenimiento de la paz (parte 2/2)
...leer más...

El gobierno de Guinea reconoce que 30 personas fueron asesinadas en Nzérékoré víctimas de la violencia electoral
...leer más...

Uganda celebra la fiesta de los Mártires de Uganda sin peregrinos
...leer más...

10 mujeres negras que podrían convertirse en vicepresidenta de Estados Unidos (parte 1/2)
...leer más...

El club de exportadores considera estratégico el posicionamiento de empresas españolas en el África subsahariana y recomienda intensificar las relaciones institucionales con los-países de la región
...leer más...

La corte sudafricana declara las normas de encierro "inconstitucionales"
...leer más...

Cómo ayudar a los manifestantes de George Floyd: lista de organizaciones para donar (parte 2/2)
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2020-05-15 / 2020-05-31), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

Las vacunaciones en peligro a causa de la COVID-19 (parte 2/2)
...leer más...

Las mujeres ruandesas en el mantenimiento de la paz (parte 1/2)
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Luján Aldana, Carlos

Economista mexicano. Me apasiona el estudio de los asuntos africanos, por lo que escribo para impulsar el conocimiento del continente africano y generar debate en torno a él.

Ver más artículos del autor


Las amazonas de Dahomey y el papel de la mujer en las sociedades africanas actuales.por Carlos Luján Aldana

27 de marzo de 2020.

Estamos viviendo en una época donde está adquiriendo fuerza a nivel mundial la cuestión de la igualdad de género y la reivindicación de los derechos de las mujeres. África no es la excepción, por lo cual se presentan dos historias, una del pasado y la otra del presente, con la finalidad de valorar las aportaciones de este sector al mundo, en particular en este continente, en el marco de las teorías feministas africanas.
Las mino, leyenda y orgullo de Benín.

Había una vez, en un lejano Reino africano que se llamaba Dahomey, unas mujeres esbeltas con cuerpos atléticos, quienes defendían con coraje y valor la soberanía de su pueblo. Aquel grupo no se caracterizaba por la dulzura, la belleza, la compasión y la caridad, cualidades que comúnmente se asocian al sexo femenino. Eran todo lo contrario. Se decía que todas juntas eran capaces de cazar elefantes, que eran diestras en el manejo de la espada y de las armas, que eran temidas y respetadas por los pueblos vecinos y por los mismos colonizadores franceses, que no tenían piedad y no dudaban en aniquilar a sus enemigos, y luego los decapitaban y bebían la sangre que escurría por sus cabezas, y que participaban en sacrificios humanos.

Todo esto no es un mito ni una historia de fantasía, es parte de la historia de África Occidental. En el entonces Reino de Dahomey (la parte Sur del actual territorio de Benín) existió un regimiento de mujeres con todas estas características, del siglo XVIII hasta 1900. Son conocidas fuera de África como las amazonas – en referencia a los relatos de la mitología griega de un pueblo gobernado por mujeres guerreras -, pero realmente su nombre correcto es Ahosi o Mino, que significa “esposas del rey” o “nuestras madres” en lengua fon. Era tal su reputación, que Dahomey fue conocida por los europeos como “la Esparta negra”, por sus temibles guerreros y guerreras.

La mino eran un cuerpo de élite, entrenadas para matar a los enemigos del Reino y proteger al soberano. Todas ellas conformaban un harén, pero renunciaban a la vida matrimonial y a tener descendencia. En la práctica, pertenecer a este cuerpo suponía el celibato. Por lo general, estas mujeres eran reclutadas en la adolescencia entre las más rebeldes e inquietas. Pero lejos de ser un castigo, ser parte del grupo era símbolo de prestigio dentro de la sociedad dahometana. Estas mujeres eran una mezcla de disciplina, belicosidad, prestigio, crueldad y fidelidad a su reino y su monarca.

Para entender el modo en la que las mujeres en Dahomey lograron ostentar puestos y actividades que son consideradas exclusivas de los hombres debemos marcar las características de este lugar. Durante la trata esclavista, este fue uno de los puntos de captura y reclutamiento de esclavos, particularmente en Porto Novo, del cual el Reino de Dahomey obtuvo importantes beneficios. Como resultado de ello, la población masculina disminuyó dramáticamente, lo que derivó en la creación de este cuerpo militar femenino, que con el paso del tiempo, se ganó la confianza de los reyes que gobernaron esas tierras, en quienes confiaban su seguridad y la estabilidad del Reino.

Dahomey era una sociedad fuertemente jerarquizada en esclavos, hombres libres, agricultores y la aristocracia, que alcanzó su máximo esplendor con el comercio de esclavos y de aceite de palma con los europeos. No obstante, con la abolición de la esclavitud en Inglaterra hacia 1833, Dahomey entró en un periodo de decadencia, que se agravó con las exploraciones de los europeos. Después de muchos problemas, los franceses establecieron un protectorado en Porto Novo, por lo que era inevitable el enfrentamiento. Los grandes esfuerzos de las amazonas no fueron suficientes, y a pesar de una heroica defensa y de haber hecho retroceder a los franceses en varias ocasiones, la superioridad tecnológica francesa se impuso, y el Rey Behanzin, junto con las amazonas se rindieron, dando fin a esta historia de empoderamiento femenino en el África precolonial.

Hoy, Dahomey ya no existe, pero el recuerdo de las amazonas permanece vigente en Benín como mito nacional. Al respecto, y después de haber revisado esta historia, vale la pena cuestionarnos si realmente las mujeres son “el sexo débil”. Yo no lo creo así, ya que ellas pueden ser tan brillantes como los hombres, incluso en labores pesadas, si así se los proponen.

El significado de ser mujer africana en el siglo XXI.

El relato de las amazonas de Dahomey es solamente uno de los muchos que demuestra el trascendental papel de las mujeres en los pueblos africanos antiguos, mismos que se encuentran en el olvido. Pero lo cierto es que en la historia de África encontramos más mujeres que han cambiado el rumbo de muchos pueblos. Las reinas Nzinga, de Angola, y Ranavalona I , de Madagascar, representan dos claros ejemplos de ello.

Hoy, las mujeres africanas se han convertido en el principal pilar de los hogares de África. Su situación difiere entre los distintos países y las regiones del continente, pero de manera general sus necesidades y problemas se derivan de los grandes males que acechan a toda la población, como la pobreza, la falta de oportunidades, los conflictos armados, corrupción y los efectos del cambio climático, mismos que se magnifican bajo un ambiente hostil plagado de discriminación y prejuicios.
Pese a que las mujeres musulmanas cubren todas las áreas de la sociedad, y no hay una muestra de superioridad del hombre sobre la mujer en el Islam, los países africanos en que los que domina esta religión son los que presentan los rezagos más importantes en esta materia, sobre todo en aquellos donde rige la Sharia o Ley Islámica,como en Sudán y Mauritania. Esta Ley obliga a las mujeres a someterse a la voluntad de sus esposos y al cuidado de sus hijos, y en caso de no cumplirlas, se ven sometidas a duros castigos, lo que equivale a fuertes restricciones en el goce de su libertad.

En África Subsahariana existe una mayor heterogeneidad en este sentido. Tenemos países como Ruanda y Uganda que se han convertido en grandes referentes en materia de género, pero también existen otros donde la voz de la mujer no vale nada, como es el caso de Eswatini, donde se intercambian mujeres por ganado. En medio de ello tenemos países donde las mujeres ganan cada vez mayor protagonismo (Sudáfrica, Nigeria y Ghana). También sobrevive hasta nuestros días una isla en la costa de Guinea-Bissau gobernada por mujeres,y recientemente Liberia estuvo gobernado por una mujer, Ellen Johnson-Sirleaf,Premio Nobel de la Paz 2011.

Al igual que ayer, hoy emerge una nueva generación de mujeres africanas que destacan en muchos ámbitos: comoactivistas, estudiantes, líderes sociales e incluso, como mecánicas. Pero, sin duda, las más admirables de todas son las amas de casa, quienes llevan la gran responsabilidad y pesada carga del cuidado de los niños y de su casa, literalmente sobre sus hombros y sus espaldas.

En muchas culturas africanas la mujer es respetada y admirada, pero desafortunadamente también se utilizan prácticas crueles contra ellas, como la mutilación genital femenina y el uso de las violaciones sistemáticas como arma de guerra, cometidas incluso por miembros de las distintas Misiones de Naciones Unidas en el continente para lograr la paz.

desafortunadamente también no obstante lo anterior, el principal problema al que se enfrentan las mujeres africanas no es tanto la violencia de género, sino la cuestión de la discriminación racial y el poco reconocimiento a los movimientos de género africanos por parte de las mismas mujeres de Occidente. Es por ello que las distintas corrientes de los feminismos africanos luchan contra el carácter etnocéntrico y universal de sus similares occidentales y blancos, con la misión de autodefinirse en términos locales.

Los movimientos sociales liderados por mujeres en África se dieron al mismo tiempo de las luchas anticoloniales y panafricanistas, siendo los primerosla Unión Feminista Egipciay La Liga de las Mujeres bantú. Aunque con el paso del tiempo han venido escalando en los ámbitos académico y cultural, este asunto sigue siendo muy polémico en África, por la prevalencia de muchos patriarcados y costumbres que se contraponen al rol tradicional de las mujeres. e utilizan prácticas crueles contra ellas, como la mutilación genital femenina y el uso de las violaciones sistemáticas como arma de guerra, cometidas incluso por miembros de las distintas Misiones de Naciones Unidas en el continente para lograr la paz.

No obstante lo anterior, el principal problema al que se enfrentan las mujeres africanas no es tanto la violencia de género, sino la cuestión de la discriminación racial y el poco reconocimiento a los movimientos de género africanospor parte de las mismas mujeres de Occidente. Es por ello que las distintas corrientes de los feminismos africanos luchan contra el carácter etnocéntrico y universal de sus similares occidentales y blancos, con la misión de autodefinirse en términos locales.
Los movimientos sociales liderados por mujeres en África se dieron al mismo tiempo de las luchas anticoloniales y panafricanistas, siendo los primeros la Unión Feminista Egipcia y La Liga de las Mujeres bantú. Aunque con el paso del tiempo han venido escalando en los ámbitos académico y cultural, este asunto sigue siendo muy polémico en África, por la prevalencia de muchos patriarcados y costumbres que se contraponen al rol tradicional de las mujeres.

Resulta interesante ver cómo los movimientos feministas africanos han incorporado las principales especificidades y características de sus pueblos,y en donde coexisten diversas perspectivas además de la igualdad de género, como la discriminación, la pobreza, la familia, la raza y la orientación sexual, convirtiéndose así en una corriente multidisciplinaria, rebasando el ámbito que abarcan los feminismos tradicionales, siendo así menos individualistas y más incluyentes al retomar un pensamiento más comunitario.

Las mismas africanas se resisten a usar el término “feminismo”, que surge en Occidente y con el cual no se identifican. En su lugar, prefieren usar palabras como Womanismo, mothernismo, Afroféminas o AfriFem para nombrarse a sí mismas. Otro punto de desacuerdo se encuentra en el tema de la maternidad, menospreciado por las feministas occidentales y más valorado por las africanas.

Su principal preocupación no es la confrontación directa con los hombres y las autoridades para hacer valer sus derechos, sino en hallar un punto intermedio entre la reivindicación de los derechos de las mujeres y el respeto a las tradiciones africanas mediante el diálogo. Ello nos habla de una gran capacidad para entender las condiciones de su entorno y actuar conforme a ello.

Con todo y sus fortalezas, los movimientos de las mujeres afro se encuentran invisibilizados, por lo que es importante difundir sus principios, que sin duda, serían muy útiles para lograr la igualdad de género en África y en el mundo. Los afrofeminismos nos recuerdan que es imposible alcanzar la igualdad de género sin el combate a las brechas raciales, culturales y étnicas, que esta labor no es cosa solo de mujeres, también de hombres y que debemos partir de las inevitables diferencias biológicas y corporales entre ambos sexos para construir sociedades más justas e igualitarias. Las mujeres africanas representan la esperanza del continente, que ante todas las dificultades, siempre encuentran una solución para que mañana las cosas vayan mejor.

Original en :Tlilxayac



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios