En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Arte y neocolonialismo. Un repaso a los museos históricos de la República del Congo, por Joan López Alterachs
...leer más...
Italianos en Túnez, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
COVID-19 en África: entre la realidad y la esperanza, por Inés Zamanillo y Manuel Galán
...leer más...
El sospechoso alarmismo terrorista de Exteriores y la credibilidad del Gobierno español, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El presidente de Kenia muestra su intención de reformar la constitución
...leer más...

Las fuerzas de Haftar atacan Gharyan y retoman la ciudad de Al-Asaba, Libia
...leer más...

Mutharika describe la cancelación de las elecciones presidenciales en Malaui como un "golpe judicial"
...leer más...

Las vacunaciones en peligro a causa de la COVID-19 (parte 1/2)
...leer más...

Sudán informa al Congreso de los Estados Unidos sobre sus reformas en curso (parte 2/2)
...leer más...

Cómo ayudar a los manifestantes de George Floyd: lista de organizaciones para donar (parte 1/2)
...leer más...

Los informes de autopsia mostrando que la muerte de George Floyd fue un homicidio subrayan la corrupción y la impunidad policial
...leer más...

El Congo declara un nuevo brote de ébola
...leer más...

Ruanda cancela la reducción de las condiciones del bloqueo tras una reevaluación
...leer más...

Túnez y Reino Unido discuten la crisis de Libia
...leer más...

Sudán informa al Congreso de los Estados Unidos sobre sus reformas en curso (parte 1/2)
...leer más...

Detenido en la República Democrática del Congo el sospechoso de asesinar a dos expertos de la ONU
...leer más...

Tensión entre Sudán y Etiopía a causa de un enfrentamiento en la frontera
...leer más...

Declaración del presidente de la Comisión de la Unión Africana tras el asesinato de George Floyd en los EE.UU.
...leer más...

Un veterano de Ghana de 95 años camina 23 km. para recaudar fondos
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Los escritores y escritoras africanas en pie contra el racismo, por Carlos Bajo Erro
...leer más...
Coronavirus en África: un enfoque desigual, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Isatou Jeng, activista gambiana, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Se fue Idir, el gran músico cabila, por Celia Sadai
...leer más...
Toni Espadas con las etnias del sur de Angola, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Cuito Cuanavale: la batalla que terminó con el apartheid
26/03/2020 -

Este año marca el aniversario 32 (NR) del comienzo de la batalla de Cuito Cuanavale, en el sureste de Angola, en que las fuerzas armadas de la Sudáfrica del Apartheid se enfrentaron con el ejército cubano y las fuerzas angolanas. El asalto sudafricano "fue frenado abrupta y definitivamente" por las fuerzas revolucionarias.

El general Magnus Malan escribe en sus memorias que la campaña fue una gran victoria para las fuerzas de defensa sudafricanas (SADF), pero Nelson Mandela no podía discrepar más: "Cuito Cuanavale —afirmó— fue el viraje para la lucha de liberación de mi continente y de mi pueblo del flagelo del apartheid".

El debate sobre lo que significa Cuito Cuanavale ha sido intenso, en parte porque los documentos sudafricanos relevantes siguen clasificados. Sin embargo, yo he podido estudiar los documentos en los archivos cerrados cubanos y también muchos documentos norteamericanos. A pesar de la brecha ideológica que separa La Habana y Washington, estos documentos relatan una historia que impacta por lo parecida que es.

Analizamos los hechos. En julio de 1987 el ejército angoleño (FAPLA) lanzó una ofensiva de mayor envergadura en el sureste de Angola contra las fuerzas de Jonás Savimbi. Pero al ver que la ofensiva estaba teniendo éxito, las SADF, que controlaban las partes más meridionales del suroeste de Angola, intervinieron en el sureste. Para principios de noviembre las SADF habían acorralado las mejores unidades angoleñas en el poblado de Cuito Cuanavale y estaban preparándose para aniquilarlas.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas exigió que las SADF se retiraran incondicionalmente de Angola, pero la administración Reagan se aseguró de que esta exigencia fuera una Resolución sin mayor trascendencia.

El secretario de estado adjunto para África de Estados Unidos, Chester Crocker, le dijo al embajador de Sudáfrica en Estados Unidos: "la resolución no reclama sanciones y no plantea ninguna asistencia para Angola. Esto no es por casualidad sino el resultado de nuestros esfuerzos para mantener la resolución dentro de determinados límites" (1). Mientras, las SADF aniquilarían a las unidades elites de las FAPLA.

Para comienzos de 1988, fuentes militares sudafricanas y diplomáticos occidentales aseguraban que la caída de Cuito era inminente. Esto significaría un golpe demoledor al gobierno angolano.

Pero el 15 de noviembre de 1987 el presidente cubano Fidel Castro había decidido enviar más tropas y armas a Angola: sus mejores aviones con sus mejores pilotos, sus armas antiaéreas más sofisticadas y sus tanques más modernos. La intención de Castro no era solo defender a Cuito, era sacar a las SADF de Angola de una vez y para siempre. Más tarde él describió su estrategia al líder del Partido Comunista Sudafricano Joe Slovo: Cuba pararía la embestida sudafricana y luego atacaría en otra dirección, "como el boxeador que con la mano izquierda lo mantiene y con la derecha lo golpea". (2)

Aviones cubanos y 1 500 soldados cubanos reforzaron a los angolanos y Cuito no cayó. El 23 de marzo de 1988 los sudafricanos lanzaron su último asalto de mayor envergadura contra Cuito. Tal como lo describe el coronel Jan Breytenbach, el asalto sudafricano "fue frenado abrupta y definitivamente" por las fuerzas conjuntas cubanas-angolanas.

La mano derecha de la Habana se preparó a golpear. Poderosas columnas cubanas estaban avanzando en el suroeste de Angola hacia la frontera de Namibia. Los documentos que nos podrían decir lo que los líderes sudafricanos pensaron de esta amenaza siguen clasificados. Pero sí sabemos lo que las SADF hicieron: cedieron terreno. Los servicios de inteligencia de Estados Unidos explicaron que los sudafricanos se retiraban porque estaban impresionados por la rapidez y la fuerza del avance cubano y porque consideraban que un combate de mayor envergadura "hubiera acarreado grandes riesgos". (3)

Cuando niño en Italia escuché a mi padre hablar de la esperanza que él y sus amigos sintieron en diciembre de 1941 al oír por radio que las tropas alemanas habían tenido que abandonar la ciudad de Rostov del Don. Era la primera vez en dos años de guerra que el "superhombre" alemán había sido obligado a retirarse. Me acordé de sus palabras —y del profundo sentimiento de esperanza que ellas conllevaban— cuando leí la prensa sudafricana y de Namibia hacia mediados de 1988. El 26 de mayo de 1988 el jefe de las SADF anunciaba que "fuerzas cubanas y de la SWAPO fuertemente armadas, integradas por primera vez, han avanzado hacia el sur a unos 60 kilómetros de la frontera con Namibia". El 26 de junio el administrador general sudafricano de Namibia reconocía que MIG-23 cubanos estaban volando sobre Namibia, un cambio dramático de aquellos tiempos en que los cielos le pertenecían a las SADF. Añadía que "la presencia de los cubanos había provocado una oleada de ansiedad en Sudáfrica". Sin embargo estos sentimientos de ansiedad no eran compartidos por los negros sudafricanos: ellos veían la retirada de las fuerzas sudafricanas como una luz de esperanza.

Mientras que las tropas de Castro avanzaban hacia Namibia, cubanos, angolanos, sudafricanos y estadounidenses se enfrentaban en la mesa de negociaciones. Dos puntos eran claves: si Sudáfrica aceptaba la implementación de la Resolución no. 435 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que exigía la independencia de Namibia y si las partes podrían ponerse de acuerdo sobre un cronograma de la retirada de las tropas cubanas de Angola.

Los sudafricanos parecían estar llenos de esperanza: el canciller Pik Botha esperaba que la Resolución no. 435 sería modificada. El ministro de Defensa Malan y el Presidente P.W. Botha afirmaban que Sudáfrica se retiraría de Angola solo "si Rusia y sus títeres hacían lo mismo". Ellos ni siquiera mencionaban retirarse de Namibia. El 16 de marzo de 1988 Business Day informaba que Pretoria estaba "ofreciendo retirarse a Namibia —no de Namibia— a cambio de la retirada de las fuerzas cubanas de Angola". Es decir Sudáfrica no tiene ninguna intención de retirarse del territorio en ningún futuro cercano.

Pero los cubanos habían revertido la situación en el terreno y cuando Pik Botha presentó las exigencias sudafricanas, Jorge Risquet, que estaba al frente de la delegación cubana le cayó encima con una tonelada de ladrillos: "la época de las aventuras militares, las agresiones impunes, de sus masacres de refugiados ha finalizado". Sudáfrica —dijo— estaba actuando como si fuera "un ejército vencedor en vez de lo que es en realidad: un ejército agresor golpeado y en discreta retirada. Sudáfrica debe comprender que no obtendrá en esta mesa de negociaciones lo que no pudo lograr en el campo de batalla". (4)

Al terminar la ronda de negociaciones en el Cairo Crocker le mandó un cable al secretario de Estado George Shultz diciendo que las conversaciones habían tenido "como telón de fondo la tensión militar creciente por el avance hacia la frontera de Namibia de tropas cubanas fuertemente armadas en el suroeste de Angola. El avance cubano en el suroeste de Angola ha creado una dinámica militar impredecible". (5)

La gran pregunta era: ¿se detendrían los cubanos en la frontera? Para obtener una respuesta a esta pregunta, Crocker fue a buscar a Risquet: "¿Cuba tiene la intención de detener su avance en la frontera entre Namibia y Angola?". Risquet contestó: "si yo le dijera que no van a detenerse yo estaría profiriendo una amenaza. Si yo le dijera que van a detenerse yo le estaría dando un meprobamato y yo ni quiero amenazar ni quiero darle un calmante, lo que he dicho es que solo los acuerdos sobre la independencia de Namibia pueden dar las garantías". (6)

Al día siguiente, 27 de junio de 1988, MIG cubanos atacaron posiciones de las SADF cerca de la presa de Calueque, 11 kilómetros al norte de la frontera de Namibia. La CIA informó que: "la manera exitosa con que Cuba ha utilizado su fuerza aérea y la aparente debilidad de las defensas antiaéreas de Pretoria" subrayaban el hecho de que la Habana había logrado la superioridad aérea en el sur de Angola y en el norte de Namibia. Unas pocas horas después del ataque exitoso de los cubanos, las SADF destruyeron un puente cercano a Calueque sobre el río Cunene. Lo destruyeron —la CIA opinó— "para dificultar a las tropas cubanas y angolanas el cruce de la frontera con Namibia y para reducir el número de posiciones que deben defender". (7)
El peligro de un avance cubano sobre Namibia nunca antes había parecido tan real.
Los últimos soldados sudafricanos salieron de Angola el 30 de agosto, cuando los negociadores ni siquiera habían empezado a discutir el cronograma de la retirada cubana de Angola.

A pesar de todos los esfuerzos de Washington para impedirlo, Cuba cambió el curso de la historia de África Austral. Hasta Crocker reconoció el papel de Cuba cuando le dijo en un cable a Shultz el 25 de agosto de 1988: "descubrir lo que piensan los cubanos es una forma de arte. Están preparados tanto para la guerra como para la paz. Hemos sido testigos de un gran refinamiento táctico y de una verdadera creatividad en la mesa de negociaciones. Esto tiene como telón de fondo las fulminaciones de Castro y el despliegue sin precedentes de sus soldados en el terreno". (8)

La proeza de los cubanos en el campo de batalla y su virtuosidad en la mesa de negociaciones fueron decisivas para obligar a Sudáfrica a aceptar la independencia de Namibia. Su exitosa defensa de Cuito fue el preludio de una campaña que obligó a la SADF a salir de Angola. Esta victoria repercutió más allá de Namibia.
Muchos autores —Malan es solo un ejemplo— han tratado de reescribir esta historia, pero documentos norteamericanos y cubanos relatan lo que verdaderamente pasó. Esta verdad fue expresada con elocuencia por Thenjiwe Mtintso, embajadora de Sudáfrica en Cuba, en diciembre del 2005: "hoy Sudáfrica tiene muchos nuevos amigos. Ayer estos amigos se referían a nuestros líderes y a nuestros combatientes como terroristas y nos acosaban desde sus países a la vez que apoyaban a la Sudáfrica del Apartheid. esos mismos amigos hoy quieren que nosotros denunciemos y aislemos a Cuba. Nuestra respuesta es muy simple, es la sangre de los mártires cubanos y no de estos amigos la que corre profundamente en la tierra africana y nutre el árbol de libertad en nuestra Patria".


Notas:

(NR) Este artículo se escribió en 2008

1) Secretario de Estado, a la embajada de EE.UU., en Pretoria, 5 de diciembre de 1987, Freedom of Information Act (en adelante FOIA).

2) Transcripción sobre la reunión del Comandante en Jefe con la delegación de políticos de África del Sur (Comp Slovo), Centro de Información de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

3) Abramowitz (Oficina de Inteligencia del Departamento de Estado) al Secretario de Estado. 13 de mayo de 1988, FOIA.

4) Transcripción no oficial. Conversaciones RPA-CUBA EE.UU.-RSA (Reunión Cuatripartita) sesión de la tarde del 24-6-88. Archivo del CC, La Habana (en adelante, ACC)

5) Crocker al Secretario de Estado 26 de junio de 1988. FOIA.

6) Entrevista de Risquet con Chester Crocker, 26-6-88, ACC.

7) CIA, South Africa-Angola-Cuba, 29 de junio de 1988. FOIA; CIA, South África-Angola-Cuba, 1 de julio de 1988, FOIA.

8) Crocker al Secretario de Estado, 25 de agosto de 1988, FOIA.

Autor: Piero Gleijeses

Fuente: Saberes Africanos (Tomado de Granma)

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Angola recuerda la histórica victoria de Cuito Cuanavale sobre la Sudáfrica del apartheid

- Los precios de las verduras suben casi un 400 por ciento en Angola

- El ministro del Interior de Angola pide dinamismo contra el crimen organizado

- Extracción ilegal de diamantes en Angola

- El ministro del Interior de Angola pide dinamismo contra el crimen organizado

- Angola podría prescindir del acuerdo con los Congos sobre el establecimiento de la libre circulación de personas y bienes

- #LuandaLeaks revela la extensa red de corrupción presente en Angola

- La mujer más rica de África usa Twitter para exculparse

- Isabel dos Santos acusa al presidente angoleño de tratar de neutralizarla políticamente

- José Eduardo dos Santos pierde la presidencia del partido gobernante en Angola

- El nuevo presidente de Angola comienza a moverse rápido

- El Código de Valores de Angola actualizará las multas

- Inmunización contra la poliomielitis en diez provincias de Angola

- Dos muertos por inhalación de substancias tóxicas en Angola

- La próxima cumbre de la ACP será en Angola

- Angola y Cuba rubrican varios acuerdos con el objetivo de aumentar la cooperación

- Angola presenta en Lisboa proyectos energéticos para inversiones

- Angola busca inversores en el Forum de Energía de África

- Angola asumió el Comité de la ONU sobre Seguridad en África Central

- El Presidente de Angola João Lourenço hace balance de sus 100 primeros días de gobierno

- João Lourenço impone su poder en Angola

- El nuevo presidente de Angola desmantela el imperio de dos Santos

- Isabel dos Santos critica "despidos masivos" tras su salida de Sonangol

- Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola

- El nuevo Presidente de Angola Joao Lourenço aboga por la concordia y el diálogo con todos los partidos

- Más de un millón de personas han solicitado en los últimos cinco años residencia en Angola

- Operación "Viuda Negra" Angola deporta inmigrantes ilegales de la RD Congo

- Lucha contra la nacionalización ilegal de inmigrantes en Angola

- Angola ha expulsado a más de 122.000 extranjeros por inmigración ilegal en tres años

- Angola justifica la expulsión de inmigrantes por minería e inmigración ilegal


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios