En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Arte y neocolonialismo. Un repaso a los museos históricos de la República del Congo, por Joan López Alterachs
...leer más...
Italianos en Túnez, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
COVID-19 en África: entre la realidad y la esperanza, por Inés Zamanillo y Manuel Galán
...leer más...
El sospechoso alarmismo terrorista de Exteriores y la credibilidad del Gobierno español, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tensión entre Sudán y Etiopía a causa de un enfrentamiento en la frontera
...leer más...

Declaración del presidente de la Comisión de la Unión Africana tras el asesinato de George Floyd en los EE.UU.
...leer más...

Un veterano de Ghana de 95 años camina 23 km. para recaudar fondos
...leer más...

El presidente de Nigeria presenta al Parlamento el nuevo presupuesto de 2020
...leer más...

La CPI permite que Laurent Gbagbo salga de Bélgica
...leer más...

La COVID-19 para los enfermos de riesgo en Sudán
...leer más...

El Ministerio de Justicia de Libia documenta 60 ataques contra Trípoli en tres meses
...leer más...

Tanzania permite finalmente la exportación de concentrados minerales
...leer más...

Se reanudarán los servicios religiosos en Sudáfrica
...leer más...

Túnez pretende acelerar la reforma del sistema nacional de salud
...leer más...

La iglesia católica de Burundi denuncia irregularidades en las elecciones
...leer más...

La ONG Oxfam se retirará de nueve países africanos
...leer más...

Al Bashir es evacuado al hospital con síntomas de COVID-19
...leer más...

El gobierno argelino intensifica la búsqueda de opositores en las redes sociales
...leer más...

El oncólogo ruandés Fidel Rubagumya gana el premio ASCO LIFe Grant
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Gaetan Kabasha

Gaétan Kabasha es ruandés de nacimiento y vive en España. Es testigo directo del drama de los Grandes Lagos. Está comprometido con el desarrollo de África y un mundo más humano. Así mismo es fundador de la Asociación AUDE.

- Licenciado en ciencias eclesiásticas y doctor en Filosofía. (Tesis doctoral sobre el deseo mimético y la violencia colectiva)

Lenguas: Francés, inglés, español, kinyarwanda, lingala y sango.

Ahora podemos seguir en Fundación Sur su blog África desde dentro.

gaetankaba@gmail.com

Ver más artículos del autor


La ciudad de Lagos

18 de julio de 2017.

De momento no puedo hablar de Lagos en su conjunto. Es una ciudad tan enorme que sería muy atrevido decir que, en una semana, uno tiene idea de cómo es. Además, desde la periferia dónde vivo, todavía no puedo decir nada del centro porque no lo he visto. Lagos es una ciudad de más de 15 millones de habitantes. Algunos hablan de 18. La verdad es que es una ciudad de grandes dimensiones en todos los sentidos pero también una ciudad de grandes contrastes.

Cuando preparaba el viaje para Nigeria, todo el mundo me pedía tener mucho cuidado pensando directamente en Boko Haram. Este grupo extremista musulmán lleva años matando a todos los que no comulgan con su idea del islam radical en el norte de Nigeria pero también en Niger, Camerún y Chad. Matan a niños, mujeres, ancianos y hacen tantas barbaridades que su reputación está más que conocida en el mundo. Tanto es así que hoy en día cuando hablas de Nigeria, la gente piensa en Boko Haram. Pues, tengo que decir que aquí, el Lagos, lo único de lo que no se habla es Boko Haram. Si no tocas el tema expresamente, no sale en la conversación. Este país es tan grande y tan complejo que lo que pasa en el norte tiene poca repercusión en el sur. Tampoco se ven indicios de tensión entre los cristianos y los musulmanes en esta mega ciudad dónde las iglesias de todo tipo alternan con las mezquitas en cada rincón y la gente con cruz está en los mismos atascos que los que llevan djelaba.

La otra impresión que uno tiene es justamente el número de personas que andan por las calles de la ciudad. Hay verdaderos atascos de personas que van y vienen en los mismos carriles que los coches, las motos. Todo se mueve. Hay vida. No se puede hablar de exceso de velocidad porque los coches van en cadena uno tras otros y las personas van pasando a veces cruzando las calles corriendo dónde no hay paso de cebra. Todavía no he vista un solo semáforo en la pequeña parte que he visitado. Los coches y las personas se cruzan aplicando la lógica del más rápido. Conducir aquí es una verdadera hazaña. La pregunta que uno se hace al ver este espectáculo es: ¿por qué no hay accidentes cada día? No podría asegurar que no los haya pero diría que si los hay, son pocos con respecto a lo que uno podría esperar.

En todos los barrios, se ven los tendidos eléctricos. Todo hace creer que la corriente llega a todas partes en esta zona de la periferia. Sin embargo, también se oyen ruidos de los grupos electrógenos por todas partes. La explicación es sencilla: la luz pública está cortada casi siempre y nunca nadie sabe cuando llega y cuando se va. Los que tienen aparatos que necesitan electricidad en casa se ven obligados a comprar grupos electrógenos y a instalar moduladores de corriente para evitar las sobrecargas cuando viene la corriente pública. Al lado de mi habitación, hay un grupo que me entretiene con su ruido ensordecedor desde la mañana hasta tarde la noche. Si hubiera aparatos de medir la contaminación, Lagos podría ocupar un buen puesto en el ranking mundial. Sin embargo, nadie parece preocuparse por este problema. La gente tiene otras preocupaciones.

A ambos lados de cada calle, existen canales para evacuar agua. Se nota que en algún momento de la historia, ha habido grandes obras para mejorar la vida de los barrios. El problema es que ahora, por algún problema, los canales están llenos de agua verdosa estancada. En otros muchos lugares, están repletos de botellitas de plástico vacíos mezclados con las bolsas de plástico negras. Evidentemente, el ambiente es propicio para la proliferación de los mosquitos y un caldo de cultivo de diversas enfermedades. Se ve que los beneficios del petróleo extraído en este país en grandes cantidades (primer productor africano), no están llegando todavía a todos.

A pesar de todo esto, el pueblo nigeriano es extremadamente respetuoso hacia los sacerdotes y amables con visitantes extranjeros. Estoy sorprendido por los gestos de cariño recibido a lo largo del día y todos los días. No sé si lo hacen por mí por ser sacerdote o es una actitud general hacía cualquier extranjero que llega. Me costaría pensar que no sea así.

¡Este país me está encantando!

Origiinal en: Afroanálisis



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios