En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Libia no renunciará al acuerdo político firmado en Marruecos
...leer más...

El gobierno de Zimbabue rechaza acciones de la alianza opositora en EE.UU
...leer más...

El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel
...leer más...

La UA advierte que 6.000 jihadistas del Estado Islámico podrían regresar a África
...leer más...

Taxis acuáticos en la ciudad de Lagos contra el infierno de los atascos
...leer más...

Los gaboneses en Francia se manifiestan contra la participación del Presidente Ali Bongo a la One Planet Summit de París
...leer más...

Un vuelo con 92 deportados somalíes de Estados Unidos regresa tras una escala en Dakar
...leer más...

Tanzania ordena el arresto de las alumnas embarazadas como elemento de disuasión
...leer más...

Suiza devolverá 320 millones de dólares robados por el exdictador nigeriano Sani Abacha
...leer más...

Devolver los 321 millones de dólares de Sani Abacha es un buen comienzo, pero ¿dónde está el resto?
...leer más...

El líder opositor ugandés Norbert Mao, y otros seis parlamentarios, han sido arrestados.
...leer más...

La reina Letizia de España invitada de honor de las mujeres de Casamance
...leer más...

LG en Argelia
...leer más...

El tren de alta velocidad marroquí estará listo para abril de 2018 tras dos años más de espera
...leer más...

Gambia ya tiene su primera estación de televisión privada
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Obiang et alii o cuando los negros aman el sado, por Juan Tomás Ávila Laurel.
...leer más...
El tango, sobre blanco y negro , por Omer Freixa
...leer más...
Senegal ya presume de nuevo aeropuerto , por José Naranjo
...leer más...
Guintche llega a Madrid después de deslumbrar Barcelona, por Wiriko
...leer más...
En el corazón de las tinieblas…, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Kenia: La difícil búsqueda de justicia de una mujer
27/04/2009 -

Ha sido un camino muy largo el que ha tenido que recorrer Veronica Wangeci Maruhi para que le hagan justicia.

Durante los últimos tres años, esta mujer de 69 años no ha tenido motivos para sonreír ya que el terreno al que ella llamaba casa pasó a ser su peor pesadilla.

Los apuros de Maruhi empezaron cuando en 1974 su marido les repudió a ella y al hijo de ambos, de ocho años de edad, forzándola a abandonar la casa conyugal.

Buscó refugió en la Iglesia Gospel Furthering Fellowship (Hermandad de Promoción del Evangelio) cerca de la Maternidad Pumwani en Pangani, Nairobi.

Un año más tarde perdió su trabajo cuando una empresa surafricana para la que trabajaba cogió sus cosas y se fue del país.

Más tarde Maruhi empezó a buscar trabajo para sobrevivir y en 1982 el gobierno, a través del antiguo PC de Nairobi, Fred Waiganjo y después el jefe de ubicaciones de Stahere le asignó una parcela de tierra en la calle Muratina, cerca de Pumwani, frente a Central Kitchen.

Según Maruhi, que visitó nuestras oficinas, construyó once edificaciones temporales en la parcela.

Transformó tres de ellas en un taller y un almacén de carpintería, un quiosco y un lavado de coches. El resto lo compartió con sus hijos como vivienda.

“En noviembre de 1982, me dieron esta parcela que supuestamente iba a terminar con mi larga agonía e incluso iba a ayudarme a criar a mi familia de una manera sostenible. Pero ahora todo parece un sueño que se ha esfumado”, dice Maruhi, cuya arrugas en el rostro delatan el estrés.

Los problemas empezaron en diciembre de 2006 cuando, a medianoche, más de una treintena de jóvenes que, según ella, habían sido contratados por personas a las que sólo podía identificar como Hassan y Abdullahi de Eastleleigh, fueron y destruyeron todo lo que había construido.

“Hiyo usiku walikuja mawaria, zaidi ya thelathini na wakanibomolea, wakisema kuwa hapo haikuwa ploti yetu” (“Esa noche, más de treinta jóvenes de origen somalí fueron y destruyeron lo que habíamos construido, diciendo que estábamos ocupando ilegalmente la parcela”), recuerda Maruhi mientras llora desconsoladamente.

Una notificación adecuada

Desde aquel entonces, la anciana dice que ha tenido una serie de experiencias muy desagradables a la hora de ir a pedir justicia.

Dijo que informó del asunto a la OCS de Pangani que según ella, no hizo nada.

En julio de 2007, Maruhi, a través de Njiru, Boniface y cía. Abogados, escribió a la OCS para informar del desalojo brutal y cruel perpetrado por “Hassan” e “Ibrahim”.
En la carta, los abogados expusieron “Les pedimos que intervengan y salven a nuestra clienta de un desalojo violento de una parcela en la que el gobierno le autorizó vivir. Por consiguiente, nadie podría legalmente obstaculizarla en su uso hasta que el gobierno ponga fin a su estadía. En cualquier caso, tiene derecho a una notificación adecuada incluso si fuera a ser desalojada”.

“Hata baada ya barua hii OCS hakuchukua hatua yeyote” (“Incluso después de esta carta no hicieron nada”), dice Maruhi.

Comenta que la situación empeoró cuando uno de sus vecinos, Samuel Mwangi Ng’ang’a, según ella cómplice de “Ibrahim” y “Hassan”, empezó a hostigarla lanzando piedras a las construcciones demolidas, reivindicando que era su marido, con la intención de frustrarla para que dejara la disputa y se trasladase.

“Este hombre reivindicaba ser mi marido y decía que sabía que yo estaba loca, lo que no es verdad. Mi marido era Samuel Mwangi Gathong’wa, con el cual me casé en la oficinas del PC en Mburu y más tarde rompí”, dijo.

Edificaciones permanentes

Dice que informó de ambos casos de acoso y difamación a la Comisión de los Derechos Humanos de Kenia y al Departamento de Investigaciones Criminales, pero nadie fue a ayudarla.

Para colmo, Maruhi dice que este año sus desahuciadores han subdividido su parcela y están construyendo edificaciones permanentes.

“Incluso mis esfuerzos para continuar el caso con el Comisario de las Tierras han sido inútiles ya que los oficiales con los que hablo siempre desoyen mi caso”, dice Maruhi.

Comenta que sus esfuerzos para solicitar un mandato judicial e impedir que sus torturadores la desalojen de sus tierras han sido en vano.

Maruhi espera que algún día la justicia le sonría.

Por Ramadhan Rejab

(The Standard, Kenia, 21 de abril de 2009)

Traducido por Raquel Barrajón, alumna de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid Traducción /Interpretación, colaboradora en la traducción de algunos artículos.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios