En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Reflexión sobre la situación de la enseñanza del español en África subsahariana y los factores que impulsan su expansión, por Leyre Alejaldre Biel
...leer más...
Ruanda, creación africana del tratado de Versalles (1919), por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Adónde migran los africanos, por Pablo Moral
...leer más...
Resistencia política y creación literaria en Guinea Ecuatorial, por Joseph Desiré Otabela
...leer más...
El sincretismo religioso en la población afroamericana ¿un medio de liberación?. por Khady Diouf
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Banco Central de Sudán recibe un depósito saudí de 250 millones de dólares
...leer más...

El Consejo de Seguridad de la ONU extiende otros seis meses el mandato de la MINURSO
...leer más...

El crecimiento económico de Túnez alcanza el 1,1% en el primer trimestre de 2019
...leer más...

El FMI llega a un principio de acuerdo con Egipto para un prestamo de 2.000 millones de dólares
...leer más...

Una religiosa española asesinada en la República Centroafricana
...leer más...

La agroforestería crece en varias regiones africanas
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo aprueba una estrategia de integración económica para África Central
...leer más...

Médicos sudaneses en huelga en el Nilo Azul
...leer más...

La sociedad civil se implica en la crisis de las regiones anglófonas de Camerún
...leer más...

Los secuestradores de los médicos cubanos en Kenia exigen un rescate de casi 1,5 millones de dólares
...leer más...

Moïse Katumbi regresó a la República Democrática del Congo tras tres años de exilio
...leer más...

Sylvestre Ilunga Ilukamba nombrado nuevo primer ministro de la República Democrática del Congo
...leer más...

Escándalo con el Blackface en Egipto
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2019-05-01 / 2019-05-15]
...leer más...

El proyecto DuoDay en Reunión, un trampolín hacia el empleo para las personas discapacitadas
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Sin tambores para despedir a Binyavanga, por Chema Caballero
...leer más...
CAN 2019: Apodos del Grupo A, por Pancho Jaúregui
...leer más...
La UE se afianza en Somaliland por Pablo Arconada Ledesma
...leer más...
La Madre esculpe silenciosamente el tejido social, por Mesa de Mujeres Afro
...leer más...
Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 9 de Mayo de 2019. Evolución de los casos y estado de la vacunación, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Kenia: La difícil búsqueda de justicia de una mujer
27/04/2009 -

Ha sido un camino muy largo el que ha tenido que recorrer Veronica Wangeci Maruhi para que le hagan justicia.

Durante los últimos tres años, esta mujer de 69 años no ha tenido motivos para sonreír ya que el terreno al que ella llamaba casa pasó a ser su peor pesadilla.

Los apuros de Maruhi empezaron cuando en 1974 su marido les repudió a ella y al hijo de ambos, de ocho años de edad, forzándola a abandonar la casa conyugal.

Buscó refugió en la Iglesia Gospel Furthering Fellowship (Hermandad de Promoción del Evangelio) cerca de la Maternidad Pumwani en Pangani, Nairobi.

Un año más tarde perdió su trabajo cuando una empresa surafricana para la que trabajaba cogió sus cosas y se fue del país.

Más tarde Maruhi empezó a buscar trabajo para sobrevivir y en 1982 el gobierno, a través del antiguo PC de Nairobi, Fred Waiganjo y después el jefe de ubicaciones de Stahere le asignó una parcela de tierra en la calle Muratina, cerca de Pumwani, frente a Central Kitchen.

Según Maruhi, que visitó nuestras oficinas, construyó once edificaciones temporales en la parcela.

Transformó tres de ellas en un taller y un almacén de carpintería, un quiosco y un lavado de coches. El resto lo compartió con sus hijos como vivienda.

“En noviembre de 1982, me dieron esta parcela que supuestamente iba a terminar con mi larga agonía e incluso iba a ayudarme a criar a mi familia de una manera sostenible. Pero ahora todo parece un sueño que se ha esfumado”, dice Maruhi, cuya arrugas en el rostro delatan el estrés.

Los problemas empezaron en diciembre de 2006 cuando, a medianoche, más de una treintena de jóvenes que, según ella, habían sido contratados por personas a las que sólo podía identificar como Hassan y Abdullahi de Eastleleigh, fueron y destruyeron todo lo que había construido.

“Hiyo usiku walikuja mawaria, zaidi ya thelathini na wakanibomolea, wakisema kuwa hapo haikuwa ploti yetu” (“Esa noche, más de treinta jóvenes de origen somalí fueron y destruyeron lo que habíamos construido, diciendo que estábamos ocupando ilegalmente la parcela”), recuerda Maruhi mientras llora desconsoladamente.

Una notificación adecuada

Desde aquel entonces, la anciana dice que ha tenido una serie de experiencias muy desagradables a la hora de ir a pedir justicia.

Dijo que informó del asunto a la OCS de Pangani que según ella, no hizo nada.

En julio de 2007, Maruhi, a través de Njiru, Boniface y cía. Abogados, escribió a la OCS para informar del desalojo brutal y cruel perpetrado por “Hassan” e “Ibrahim”.
En la carta, los abogados expusieron “Les pedimos que intervengan y salven a nuestra clienta de un desalojo violento de una parcela en la que el gobierno le autorizó vivir. Por consiguiente, nadie podría legalmente obstaculizarla en su uso hasta que el gobierno ponga fin a su estadía. En cualquier caso, tiene derecho a una notificación adecuada incluso si fuera a ser desalojada”.

“Hata baada ya barua hii OCS hakuchukua hatua yeyote” (“Incluso después de esta carta no hicieron nada”), dice Maruhi.

Comenta que la situación empeoró cuando uno de sus vecinos, Samuel Mwangi Ng’ang’a, según ella cómplice de “Ibrahim” y “Hassan”, empezó a hostigarla lanzando piedras a las construcciones demolidas, reivindicando que era su marido, con la intención de frustrarla para que dejara la disputa y se trasladase.

“Este hombre reivindicaba ser mi marido y decía que sabía que yo estaba loca, lo que no es verdad. Mi marido era Samuel Mwangi Gathong’wa, con el cual me casé en la oficinas del PC en Mburu y más tarde rompí”, dijo.

Edificaciones permanentes

Dice que informó de ambos casos de acoso y difamación a la Comisión de los Derechos Humanos de Kenia y al Departamento de Investigaciones Criminales, pero nadie fue a ayudarla.

Para colmo, Maruhi dice que este año sus desahuciadores han subdividido su parcela y están construyendo edificaciones permanentes.

“Incluso mis esfuerzos para continuar el caso con el Comisario de las Tierras han sido inútiles ya que los oficiales con los que hablo siempre desoyen mi caso”, dice Maruhi.

Comenta que sus esfuerzos para solicitar un mandato judicial e impedir que sus torturadores la desalojen de sus tierras han sido en vano.

Maruhi espera que algún día la justicia le sonría.

Por Ramadhan Rejab

(The Standard, Kenia, 21 de abril de 2009)

Traducido por Raquel Barrajón, alumna de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid Traducción /Interpretación, colaboradora en la traducción de algunos artículos.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios