En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Transiciones posconflicto y justicia transicional en Uganda, por Lázaro Bustince
...leer más...
Visión de UNITA del estado de Angola
...leer más...
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Un nigeriano de 12 años premiado por hacer que las matemáticas sean más fáciles de aprender
...leer más...

Cancelada la visita de seis jefes de estado de la CEDEAO a Guinea-Bissau
...leer más...

El presidente de Cabo Verde recibido por el Papa en el Vaticano con la beatificación del esclavo Manuel en la agenda
...leer más...

El Gobierno de Sudán del Sur es presionado para establecer más escuelas de educación especial
...leer más...

Seychelles negocia un nuevo plan de cuidado renal
...leer más...

Zimbabue financia un proyecto de 10 millones de dólares para la ordenación de tierras y bosques y la resiliencia de 70.000 hogares
...leer más...

El gobierno de Burkina Faso niega los rumores de una "redada general" en Uagadugú
...leer más...

El gabinete de Etiopía aprueba un proyecto de ley para combatir las “fake news” y la incitación al odio
...leer más...

El ministerio de trabajo de Yibuti recuerda que el trabajo infantil está estrictamente prohibido en su país
...leer más...

El Ministerio de Hacienda de Kenia solicita al Parlamento que aumente el presupuesto en 767 millones de euros
...leer más...

Reunión de la Internacional Socialista en Cabo Verde
...leer más...

La empresa Saipem se adjudica un contrato de gasoducto de 100 millones de dólares en Guinea Ecuatorial
...leer más...

Incendio en el hospital de Mombasa tras la explosión de una botella de gas
...leer más...

Nueva ginebra sudafricana aromatizada con excremento de elefante
...leer más...

La sequía amenaza al ganado en la zona oeste de Zimbabue
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Las grandes potencias a por África, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Lucía Asué Mbomio Rubio. Hija del camino., por Roge Blasco
...leer más...
¿Habrá agua para todos y para todo?, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Publicado el libro «Pedro Páez y las Fuentes del Nilo Azul». por Mario Lozano Alonso
...leer más...
África tras la Guerra Fría, por Omer Freixa
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Los horrores de la prostitución infantil en Ghana
17/07/2019 -

Cada noche, Melphia deja un lugar al que los lugareños se refieren como "el infierno en la tierra" y va a algún lugar aún peor. A una habitación de hotel donde las cortinas están siempre cerradas. Melphia tiene 13 años. Ella vive en un barrio pobre en Kumasi, la segunda ciudad más grande de Ghana. Y durante los últimos tres años, ha trabajado como prostituta infantil.

Melphia tiene relaciones sexuales con hasta cinco hombres por noche: trabajadores, empresarios, policías y, cada vez más, turistas. Ella ni siquiera sabe los nombres de la mayoría de sus clientes. Lo que sí sabe es que los "obronis", los hombres blancos, pagan más que los ghaneses. "Sin los extranjeros, la prostitución infantil no sería tan lucrativa", señala Martin Opoku Sekyere, quien trabaja como voluntario para combatir la prostitución infantil en Kumasi.

Durante los últimos dos años, la economía en el país de África occidental ha vuelto a crecer más rápidamente y las cosas en Ghana han mejorado notablemente. Esto también significa que más personas están entrando al país, como inversionistas chinos y turistas europeos. Y junto con ellos vienen los interesados en contratar prostitutas. El Dr. George Oppong, jefe de la sección de Ghana para la ONG Defence for Children International (DCI), para la cual Sekyere también trabaja, dice que nadie sabe realmente cuántos niños se están prostituyendo actualmente, aunque estima que hay entre 100.000 y 200.000. Los más pequeños solo tienen 9 años.

Melphia tiene menos de 13 años. Es pequeña y delgada y tiene codos que sobresalen bruscamente. Al igual que las otras chicas en el barrio pobre, tiene un corte de pelo afro que enfatiza su cara bonita e infantil. A ella le cuesta trabajo quedarse quieta, se tocsa las rodillas y busca en sus pequeños dedos trozos de uñas que aún no ha mordido.

Y luego comienza a contar su historia, los sonidos de los barrios bajos que la rodean: gritos de borrachos, explosiones de hip-hop nigerianos de altavoces viejos y alguien gime en voz alta durante el sexo. Está cerca de los 40 grados centígrados (104 grados Fahrenheit) y el aire es tan húmedo que las paredes del interior de la cabaña están sudando.

Melphia tenía 10 años cuando se subió a un autobús en su aldea, ubicada aproximadamente a una hora de Kumasi. Debido a que era tan joven, no tuvo que pagar nada por su boleto y fue solo por casualidad que el autobús terminó en Kumasi. Habría ido a cualquier parte: su único objetivo era ganar dinero, en algún lugar, de alguna manera.

En la granja de sus padres nunca había suficiente comida para ella y sus 12 hermanos, dice ella. Asistió a la escuela primaria en su ciudad, con el novio de su hermana mayor financiando sus costos diarios. Pero cuando se fue a Europa, no hubo más dinero. Melphia apenas podía leer en ese momento, y en lugar de continuar yendo a la escuela, se dirigió a Kumasi.

Casi inmediatamente después de su llegada, conoció a un joven llamado Ali, la primera persona que le habló en Kumasi. Unas horas más tarde, se acostó con ella. Fue su primera vez. Ali le dijo que podía ganar dinero con el sexo, pero Melphia no quería. Solo dormir con él era tan doloroso que apenas podía caminar. Intentó vender dulces, pero no pudo deshacerse del colorido Mentos que había comprado con lo último de su dinero. Entonces Ali le habló de los chinos. Dijo que pagarían 25 euros para tener relaciones sexuales con una niña pequeña. Se convirtió en su chulo.

Esta es su historia tal como la cuenta y es imposible de confirmar, en parte porque Melphia ya no está en contacto con su familia. Sin embargo, esto es cierto: Melphia vive sola, sin su familia, en el barrio de tugurios de Asafo, conocido por sus habitantes simplemente como "BB". Habla Twi, en idioma ghanés y un poco de inglés. Trabaja como prostituta infantil y todo lo que posee cabe en una pequeña bolsa negra: un viejo celular Nokia con una pantalla rota, dos pares de chanclas, dos trajes, un par de calcetines grises.

Todas sus ganancias se desvanecen al instante. La mayor parte va a su proxeneta, mientras que el resto se gasta en duchas, su única comida por día y el alquiler de la pequeña choza que comparte con otras cuatro chicas. Es realmente una choza, tal vez 6 metros cuadrados Melphia es capaz de sobrevivir, pero no más. "Es un negocio ilegal del que muchas personas se benefician", declara Sekyere de DCI. Los propietarios de los hoteles, los proxenetas, los traficantes de drogas y los policías corruptos, todos se benefician del hecho de que Melphia y las otras chicas están vendiendo sus cuerpos por un par de euros.

Sekyere en realidad dirige la oficina de empleo local, pero en su tiempo libre lucha por los niños de Kumasi. Entra en el barrio todos los días, hablando con las chicas y tratando de sacarlas de la calle. Si uno de ellos se enferma, la lleva al hospital, con DCI cubriendo la factura si es posible. Sekyere anota los nombres de las niñas en un cuaderno: “Abena, 14; Mariam, 10; Lydia, 13; Josie, 11; Melphia, 13. "Melphia no tiene ni identificación ni certificado de nacimiento, por lo que el cuaderno de Sekyere es quizás el único documento donde se registra su nombre.

Como una sauna

"Mi cumpleaños es en mayo", dice Melphia, y agrega que su regalo ideal sería "un boleto de autobús para mi madre". La extraña y dice que aún puede recordar su voz. Desde que se fue de su aldea, no ha sabido nada de su familia y ya ni siquiera tiene su número de teléfono. Su familia cree que está vendiendo agua y Mentos en Kumasi.

Si supieran la verdad, la rechazarán, dice ella, y comienza a llorar. Agarra rápidamente una toalla y un trozo de jabón, se desliza a través de la cortina de plástico que funciona como la puerta delantera de la choza y se une a las otras chicas en su camino hacia la ducha. Son las 5 de la tarde y Melphia acaba de despertarse. Como siempre, se acostó cuando el sol salió y durmió todo el día. El sol ha estado golpeando el hierro corrugado y el plástico de su cabaña durante horas. Por dentro, es como una sauna.

El suelo en el barrio pobre es fangoso y está lleno de bolsas de plástico, botellas y envases de alimentos que se han aplanado con chanclas. Es difícil decir dónde termina una choza y comienza otra porque están muy apretadas. Las líneas de lavandería se dibujan a través de la zanja de alcantarillado abierta, conocida como el "Río BB". Huele a basura y fuegos para cocinar, heces humanas y productos en descomposición de los pescadores.

Una ducha cuesta 20 centavos, por lo que Melphia obtiene cinco minutos en una celda de cemento sin techo. "Las duchas, la venta de drogas, la prostitución, el alquiler de las chozas, todo está organizado por el mismo equipo", afirma Sekyere. Nadie sabe el nombre del jefe, o al menos nadie se atreve a pronunciarlo, pero sus secuaces están en todas partes: acurrucados en sillas de plástico o tumbados en el suelo, perezosos, vistiendo sus cadenas de oro y sus camisetas de baloncesto.

Los proxenetas vienen de circunstancias similares a las de las chicas. Cada uno tiene una o dos niñas que trabajan para él, sus "novias", mientras que las niñas llaman a sus proxenetas su "novio". De vez en cuando, les otorgan a las chicas un john (1) extranjero, porque los ghaneses solo pagan entre 5 y 7 euros. O acompañan a las chicas a los hoteles. De lo contrario, sin embargo, los "novios" en su mayoría solo toman el dinero de sus "novias".

Durante el día, Melphia lleva una camiseta sin mangas y usa un vestido de lunares por la noche. Ella comenzó a tener su período en el último año, pero su cuerpo todavía se parece al de un niño. Y eso es lo que es: una niña. Ella no toma ninguna de sus propias decisiones, en lugar de ser controlada por quienes la rodean. Ella reacciona en lugar de actuar. Ella no tiene suficiente experiencia, educación o imaginación para imaginar otra vida, o incluso para formularse metas.

Cuando Melphia abandona la chabola alrededor de las 9 de la noche, el cielo es negro y el aire está lleno de moscas. No hay electricidad en BB, por lo que Melphia se ilumina con su teléfono móvil. El barrio pobre termina a unos 500 metros, convirtiéndose en un laberinto de pequeños callejones bordeados por edificios de dos pisos que albergan pequeños restaurantes, hoteles baratos y bares, de los que emana luz y música. Las niñas de doce años, totalmente maquilladas, se paran en las mesas fumando cigarrillos. Una mujer cambia el pañal de su hijo bajo una farola. Huele a marihuana.

Melphia pasa por delante de todos, en su camino hacia la carretera principal donde se estacionan los grandes autobuses rojos de la compañía VIP. Durante el día, los autobuses viajan a Tamale, a Accra, al norte cálido y al mar en el sur. Pero por la noche, bloquean la vista de lo que ocurre detrás de ellos.

Detrás de los autobuses, las jóvenes se ponen de pie y esperan. Un hombre de unos 40 años habla con Melphia, su discurso es confuso. Ella mira hacia otro lado, sabiendo que muchos otros hombres vendrán. La violencia es parte de la vida cotidiana de las prostitutas infantiles de Kumasi, que es otra de las razones por las que las niñas prefieren clientes extranjeros: no solo pagan más, también tienden a golpear a las niñas con menos frecuencia. Hace unos meses, un amigo de Delphia fue conducido a las afueras de la ciudad, y John quería tener relaciones sexuales con ella en un arbusto espinoso. Cuando ella se negó, él la golpeó con un machete. Ella sobrevivió, pero ahora tiene una gran cicatriz en su mejilla.

Sekyere dice que las niñas también son asesinadas de vez en cuando, pero nadie realmente sabe qué les sucedió exactamente o quiénes fueron incluso. Como todo lo demás, la violencia en BB sigue sin documentarse, casi nadie sabe nada de nadie. Eso también es cierto para Melphia y sus amigas son más como compañeras de cuarto y compañeras de trabajo. Y, por supuesto, rivales.

Sekyere se limpia el sudor de la frente y trata de explicar qué es lo que más le molesta: "Nada cambiará si las personas siguen teniendo 15 hijos". Los padres están agradecidos cuando uno de ellos desaparece. Una boca menos que necesitan para alimentarse”.

A veces, Sekyere logra que una niña prostituta ingrese a una escuela local, pero la mayoría de ellas desaparece nuevamente. Aunque Sekyere puede recordar algunas historias de éxito, de chicas que lograron, con su ayuda, convertirse en peluqueras. Pero no hay muchas de ellas. La mayor parte de su trabajo consiste en ayudar a las niñas en su vida cotidiana: distribuir condones, insistir en que nunca deben tener relaciones sexuales sin protección y explicarles qué sucede con su dinero.

Desde dos autobuses, Melphia mira nerviosamente lo que está pasando al otro lado de la calle. Allí también hay prostitutas, mujeres adultas a las que ella teme. "La semana pasada", dice Melphia, "enviaron a un grupo de matones". Para las mujeres, la competencia de las chicas se había convertido en demasiado.

Hoy las cosas están tranquilas. Las mujeres se venden en un lado de la calle, las niñas en el otro. "Cuando sea tan vieja", dice Melphia, señalando a las de 20 y 30 años, "me gustaría ser enfermera". O peluquera. "O tener una familia". A ella realmente no le importa dónde termine. Mientras no sea el otro lado de la calle.

(1) Nombre que se da en Ghana a los hombres que utilizan los servicios de prostitutas

Fuente: Ghana Web

[Fundación Sur]

Artículos relacionados:

- Prostitución infantil en Uganda: los "servicios" de una niña no llegan a los cincuenta centavos

- Miles de mujeres nigerianas obligadas a prostituirse en Mali

- Prostitución de niñas en Sierra Leona a cambio de teléfonos móviles.

- Prostitución en Camerún, feroz rivalidad entre Chinas y Camerunesas

- El 80% de las chicas nigerianas que llegan a Italia son victimas del tráfico sexual

- Esclavitud de menores en África.

- El aumento de las trabajadoras de sexo en Bamako (Mali).

- La prostitución, el verdadero negocio de los bares-restaurantes de muchas ciudades de Malí

- A muchas refugiadas somalíes no les queda más remedio que la prostitución

  


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios