En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Transiciones posconflicto y justicia transicional en Uganda, por Lázaro Bustince
...leer más...
Visión de UNITA del estado de Angola
...leer más...
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Un nigeriano de 12 años premiado por hacer que las matemáticas sean más fáciles de aprender
...leer más...

Cancelada la visita de seis jefes de estado de la CEDEAO a Guinea-Bissau
...leer más...

El presidente de Cabo Verde recibido por el Papa en el Vaticano con la beatificación del esclavo Manuel en la agenda
...leer más...

El Gobierno de Sudán del Sur es presionado para establecer más escuelas de educación especial
...leer más...

Seychelles negocia un nuevo plan de cuidado renal
...leer más...

Zimbabue financia un proyecto de 10 millones de dólares para la ordenación de tierras y bosques y la resiliencia de 70.000 hogares
...leer más...

El gobierno de Burkina Faso niega los rumores de una "redada general" en Uagadugú
...leer más...

El gabinete de Etiopía aprueba un proyecto de ley para combatir las “fake news” y la incitación al odio
...leer más...

El ministerio de trabajo de Yibuti recuerda que el trabajo infantil está estrictamente prohibido en su país
...leer más...

El Ministerio de Hacienda de Kenia solicita al Parlamento que aumente el presupuesto en 767 millones de euros
...leer más...

Reunión de la Internacional Socialista en Cabo Verde
...leer más...

La empresa Saipem se adjudica un contrato de gasoducto de 100 millones de dólares en Guinea Ecuatorial
...leer más...

Incendio en el hospital de Mombasa tras la explosión de una botella de gas
...leer más...

Nueva ginebra sudafricana aromatizada con excremento de elefante
...leer más...

La sequía amenaza al ganado en la zona oeste de Zimbabue
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Las grandes potencias a por África, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Lucía Asué Mbomio Rubio. Hija del camino., por Roge Blasco
...leer más...
¿Habrá agua para todos y para todo?, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Publicado el libro «Pedro Páez y las Fuentes del Nilo Azul». por Mario Lozano Alonso
...leer más...
África tras la Guerra Fría, por Omer Freixa
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Los movimientos migratorios durante guerra de independencia en Angola del Norte (1961-1974)
31/07/2019 -

Una de las razones por las que 1961 representa un punto de inflexión en la historia angoleña es el alzamiento que tuvo lugar en el norte del país, que comenzó en marzo de ese año. En unas semanas, miles de personas habían sido asesinadas, tanto por insurgentes, en su mayoría operando bajo el nombre de la Unión de las Poblaciones de Angola (UPA), como por grupos paramilitares portugueses y por el ejército portugués. Conforme el conflicto iba a más, los portugueses se retiraron hacia las ciudades principales de la región o huyeron hacia la capital, Luanda. En un par de semanas, toda la provincia, a excepción de los principales centros poblacionales, había quedado libre del control colonial y pasado a ser gobernado por los locales. En este contexto, varios miles de angoleños huyeron a las zonas rurales y, si bien algunos decidieron unirse a las guerrillas de la UPA, la mayoría trató de cruzar al recién independizado Congo.

Los refuerzos del ejército portugués llegaron al área en mayo de 1961, y a finales de este año los portugueses habían ya recuperado el control sobre la mayor parte de la región. Durante los meses siguientes las fuerzas coloniales llegaron a implementar una acción militar efectiva en las áreas forestales, haciendo que las milicias independentistas tuviesen que emigrar al Congo. De la población que se mantuvo en Angola, la mayoría trató también de cruzar al país vecino, siendo una minoría la que decidía pasarse a las zonas controladas por los portugueses o continuar con las incursiones guerrilleras. Hasta 1970, la región de Angola del Norte puede ser caracterizada por tratarse de una zona militar. Tras el golpe de estado de Portugal en 1974 que provocó la caída de la dictadura salazarista, en Angola se firmó un alto el fuego, y en 1975 el país africano alcanzó la independencia.

La historia de Angola del Norte está particularmente bien documentada. El Reino del Congo se mantuvo en contacto desde muy temprano con los portugueses y, ya en el siglo XVI, existía una élite cristiana alfabetizada, especialmente en los centros urbanos de la región. Mientras la influencia portuguesa continuaba expandiéndose, el contacto directo con los europeos decayó. En el momento de la partición colonial alrededor de 1880, la influencia portuguesa en la región era mínima, por lo que el proceso para que la potencia europea pasase a tener el territorio bajo un control efectivo llevó bastante tiempo. El hecho de que la frontera internacional con el Congo Belga fuese finalmente acordado en 1935 es un ejemplo claro de lo despacio que la conquista colonial tuvo lugar en la práctica.

El contacto entre Angola del Norte y el Bajo Congo siempre había sido intenso. Antes de la época colonial, el área al completo formaba parte del Reino del Congo, e incluso con la separación formal a través de la frontera entre el Congo Belga y la Angola Portuguesa no frenó esta interacción. Las relaciones comerciales se mantuvieron muy intensas, y muchos habitantes de la zona tenían familiares al otro lado. Las migraciones hacia el Congo se explican por los intentos de los angoleños de evitar los trabajos forzosos de los portugueses, y por los salarios más altos en el país vecino. Episodios como el caso Buta en 1913-1914 o la apropiación de tierras por propietarios portugueses en los años 50 derivaron también en un aumento de la emigración de angoleños al Congo. Mientras bailundos del sur del país fueron llevados a Angola del Norte, las comunidades de esta región trabajaban en compañías dedicadas a la plantación de azúcar en el Congo (Sabakinu, 1976; Kouale, 1974: 32-33; Grenfell, 1998).

Si bien esta tradición de movilidad y contacto fue crucial durante la guerra que empezó en marzo del 61, se trata de un aspecto que a menudo se pasa por alto. Las conexiones entre la guerra y el movimiento de poblaciones demuestra la importancia que tiene este factor en el desarrollo de un conflicto armado. Los cambios de tendencias de esta naturaleza no tienen únicamente consecuencias prácticas. También afectan a las percepciones y al imaginario cultural de la sociedad afectada. La guerra altera la forma en que el panorama se interpreta. Un enfoque militar y tradicional no ofrece todas las respuestas ante un evento de este tipo. Tal y como señalaba Kurt Lewin en un artículo escrito durante la Primera Guerra Mundial (1917), un escenario de guerra, en oposición a uno de paz, se caracteriza por la división entre áreas que pertenecen tanto al bando de uno como al enemigo, y estas están en constante enfrentamiento. Estos “escenarios orientados” hacia el otro y separados por el frente representan espacios similares y a la vez desconocidos con respecto a su homólogo.

Otros factores obtienen también nuevos significados. Los pueblos, las casas, las calles y los bosques no se mantienen iguales durante la guerra, sino que se militarizan. En estos periodos, las funciones tradicionalmente asociadas como la de proveer de un espacio y lugar seguro a una familia son sustituidas por otras orientadas a una dimensión bélica. Además, mientras en una guerra convencional el frente se mantiene más o menos fijo y localizable, cuando se trata de incursiones guerrilleras el frente está en muchos espacios a la vez, y nunca se queda fijo.

Uno de los aspectos clave de la guerra en esta región es que tanto el ejército tradicional como las guerrillas dedicaron mucho tiempo a expandir sus propias redes de transporte mientras trataban de echar a perder la de sus enemigos. La capacidad de transporte es en la mayoría de guerras un factor fundamental a la hora de determinar el resultado final. Por supuesto, estos aspectos de movilidad afectaron a la vida de los civiles en múltiples formas.

La emigración en tiempos de guerra requiere no solo un análisis de la situación en los lugares de origen y destino, sino también del proceso intermedio. Para estos angoleños que se fueron al Congo, el retorno a su país de origen tras el conflicto representaba una preocupación mayor. De hecho, mucha de la propaganda emitida por la UPA presentaba a través de una metáfora que el camino de vuelta a Angola es equivalente a la carrera por conseguir la independencia.

Por supuesto, las rutas migratorias entre estos dos países no fueron inventadas en 1961, sino que la historia juega un papel fundamental en estos casos. La relación histórica entre estas comunidades facilitó los movimientos de población del siglo XX, si bien el contexto de guerra de los 60 alteró la naturaleza de los patrones tradicionales. Así, la diversidad en los medios de transporte para emigrar se convirtió en una de las características principales de estos procesos: la huída a pie a través de matorrales, el uso de vehículos motorizados o de animales tienen diferentes significados.

El problema de la emigración está estrechamente ligado a la coerción y falta de consentimiento. Durante la guerra de independencia en Angola del Norte mucha gente se vio tanto forzada a trasladarse como a mantenerse en sus localidades en condiciones muy desfavorables. En este sentido, las relaciones de poder fueron las que finalmente determinaron no solo las rutas disponibles para emigrar, sino también qué parte de la población tendría acceso a ellas. La paradoja en esta región es que lo que para un bando representaba una posibilidad y un activo importante, para la otra emergía como un obstáculo importante. Las carreteras portuguesas eran utilizadas por el ejército colonial, y representaban una traba para las guerrillas y los civiles. La construcción de estas carreteras se percibía como una victoria sobre las guerrillas, y era un signo de progreso y civilización para los grupos coloniales. Sin embargo, estas requerían una conservación para evitar volver a ser absorbidas por la maleza. En muchas áreas, pese a que los trabajos forzosos estaban prohibidos por ley, la falta de mano de obra y medios económicos para pagar a los trabajadores implicaron que esta práctica se mantuviese vigente.

En el sentido opuesto, los bosques para los portugueses implicaban peligro y dificultades, mientras que para las comunidades locales eran las zonas donde buscar refugio para los civiles y para transportar mensajes y mercancía para los miembros de la guerrilla. Los peligros para los civiles y las guerrillas eran en cierto modo similares: los intentos del gobierno colonial a la hora de mantener a la población bajo control pasaba por impedir a los civiles su huída hacia el Congo, lo que, a la par con la lucha contra las guerrillas, representaba una de las principales misiones de los equipos gubernamentales.

La presencia de la guerrilla era per se un obstáculo muy grande para el transporte de las fuerzas coloniales. Áreas muy vastas se mantuvieron fuera del control portugués durante largos periodos de tiempo, si bien a partir de 1962, cuando la UPA fue renombrada Frente Nacional de Liberación de Angola (FNLA) tras juntarse con el Partido Democrático de Angola (PDA), la extensión de las “zonas liberadas” no era particularmente grande (Marcum, 1978: 44). Pese a esta presencia limitada, la metáfora de la realidad salvaje en oposición a la civilización —que formó parte del discurso colonial desde el principio de la guerra (Wirz, 1994, 15-36)— contribuyó a la asociación continua de los bosques con la violencia y el “enemigo asesino” (Cardoso, 2000: 126).

Estas rutas, los transportes utilizados y el hecho de la emigración en sí deben ser entendidos como parte de una práctica cotidiana que se ve reflejada en el lenguaje y el imaginario cultural de la población. En el contexto de esta guerra, todos los elementos que entran en juego en un proceso de este tipo adquieren un significado nuevo, por lo que los efectos a la larga en el comportamiento sociopolítico de un determinado sector de angoleños fue marcado de forma profunda durante estos años de guerra.

Bibliografía

Brinkman, Inge, 2006, Routes and the War for Independence in Northern Angola (1961-1974), in Canadian Journal of African Studies, 40(2), pp. 205-234.

Cardoso, Silva. 2000. Angola: Anatomía de una tragedia. Lisbon: Oficina do Livro

Grenfell, Frederick James. 1998. "History of the Baptist Church in Angola, 1879-1975." BMS archives, Oxford, Th 87A

Kouale-Yaboro, Jules. 1974. "Problèmes posés au Zaïre par la guerre de libération nationale en Angola." Thèse de Mémoire, ULB, Brussels.

Lewin, Kurt. 1917. "Kriegslandschaft", Zeitschrift für angewandte Psychologie 12: 440-47.

Marcum, John A. 1969. The Angolan Revolution: The Anatomy of an Explosion (1950-1962). Cambridge and London: The MIT Press.

Sabakinu Kivilu. 1976. "Quelques aspects de l’immigration angolaise au Bas-Zaïre." Likundoli, Série C 1, no.2: 201-218.

Wirz, Albert. 1994. "Die Erfindung des Urwalds oder ein weiterer Versuch im Fährten lesen." Periplus 4, 15-36.

[Edición: Álvaro García López]

[Fundación Sur]

Artículos relacionados:

- Los restos mortales de militares portugueses en Angola serán repatriados

- A 40 años del final trágico del África portuguesa, por Omer Freixa

- Angola y Cuba rubrican varios acuerdos con el objetivo de aumentar la cooperación

- Angola presenta en Lisboa proyectos energéticos para inversiones

- Angola busca inversores en el Forum de Energía de África

- Angola asumió el Comité de la ONU sobre Seguridad en África Central

- Entrada en vigor de la Zona Continental de Libre Comercio

- Eritrea, Nigeria y Benín se quedan fuera del Área de Libre Comercio de África

- El Presidente de Angola João Lourenço hace balance de sus 100 primeros días de gobierno

- João Lourenço impone su poder en Angola

- El nuevo presidente de Angola desmantela el imperio de dos Santos

- Isabel dos Santos critica "despidos masivos" tras su salida de Sonangol

- Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola

- El nuevo Presidente de Angola Joao Lourenço aboga por la concordia y el diálogo con todos los partidos

- Artículos del Catedrático de Estructura Económica y Economía del Desarrollo de la Universidad Autónoma de Madrid D. José María Mella

- El acuerdo de Libre Comercio Continental entrará en vigor el 30 de mayo de 2019

- El gobierno de Namibia desmiente que no haya ratificado el Tratado del Área de Libre Comercio Continental de África

- El Acuerdo de libre comercio africano nace con problemas

- La Unión Africana despeja el camino al Area de Libre Comercio en África

- El gobierno nigeriano no firma por ahora el acuerdo africano de área de libre comercio

- Breve guía sobre el Acuerdo Continental de Libre Comercio

- El Presidente de Niger dirigirá la implantación del Área de Libre Comercio de la Unión Africana

- África es imprescindible en el mundo globalizado, por Bartolomé Burgos

- África y su contexto cultural-social-económico político, por Bartolomé Burgos

- Podrían proclamar a África en 2017 zona de libre comercio


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios