En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...
La política partidista obstaculiza la gestión ética de recursos para el Bien Común, y el sistema económico capitalista es contrario al Desarrollo Sostenible y Ecológico
...leer más...
La Segunda Guerra del Congo: evolución y consecuencias de un conflicto que sigue sin resolverse, por Álvaro García López
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La presidenta de la Asamblea Nacional de Togo se reune con una representante de las Naciones Unidas para hablar de los derechos de la mujer y de las niñas
...leer más...

La nueva estrategia económica etíope y la posible inyección del Banco Mundial
...leer más...

Swanu pide la vuelta de los soldados a sus cuarteles antes de las elecciones en Namibia
...leer más...

El congresista de Maryland, Elijah Cummings, muere a los 68 años
...leer más...

La Comisión Europea ha aprobado un apoyo presupuestario de 15 millones de euros en favor del Tesoro de Níger
...leer más...

Guillaume Soro se presenta a las presidenciales de 2020 de Costa de Marfil
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2019-10-1/2019-10-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El ébola amenaza el comercio transfronterizo ugandés
...leer más...

Nigeria mantendrá cerradas las fronteras terrestres para frenar el contrabando
...leer más...

"Guardián de la tierra": una nueva plataforma internacional para educar a los jóvenes en la República Democrática del Congo
...leer más...

El "turismo sanitario" de los presidentes africanos
...leer más...

La caza furtiva de rinocerontes, un caso alarmante
...leer más...

Los prisioneros bailarines de Burkina Faso
...leer más...

Mezouar renuncia a la presidencia de la Confederación de empresarios de Marruecos
...leer más...

Vacunación gratuita en Kenia contra el cáncer de cuello uterino
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Sankara, la Revolución y la juventud, por Omer Freixa
...leer más...
Patxi Otaegi Garmendia: herramientas de labranza para el Sahara, por Roge Blasco
...leer más...
El grano de Quetzalcóatl que se apoderó de las tierras de Ghana y Costa de Marfil.. por Carlos Luján Aldana
...leer más...
Un cardenal de dialogo para tener puentes, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Nyerere, estadista, filósofo y panafricanista, por Omer Freixa
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Negro, rojo y verde: la historia tras la bandera keniata
26/07/2019 -


Hace 56 años, el 26 de julio de 1963, se descubrió la bandera nacional del que pronto sería el nuevo estado independiente de Kenia. La norma era típica del país que la había creado, improvisada por una élite, pero impregnada de pretensiones de unidad y de forjar una causa común con la gente común.

En esos días embriagadores, cuando Kenia se preparaba para la fiesta, uno podría ser perdonado por ignorar las tensiones que burbujean por debajo. El país estaba en transición y los dos años anteriores se habían caracterizado por la crisis política, el voluntarismo e incluso las amenazas de guerra y secesión. Como lo describieron en 1964 el periodista Clyde Sanger y el exfuncionario de la administración colonial keniata John Nottingham:

“Durante este período Kenia experimentó por primera vez seis semanas en las que ninguno de los dos principales partidos políticos, [la Unión Nacional Africana de Kenia (KANU) ni la Unión Democrática Africana de Kenia (KADU)], formarían gobierno y el gobernador Patrick Renison informó que estaba preparado para gobernar por decreto; 10 meses en los que la KADU, con el apoyo del New Kenya Party de Michael Blundell y el Congreso Indio de Kenia de Arvind Jamidar, llevó a cabo un gobierno minoritario sostenido por más de una docena de miembros nominados; y un año en el que KANU y KADU se unieron incómodamente en una coalición que estaba tan llena de frustraciones como de intrigas. La política de construcción de la nación no pudo ni siquiera comenzar hasta que la KANU luchase y ganase unas elecciones democráticas directas”.

Hoy en día, la desordenada historia de la lucha de Kenia por la independencia ha sido barrida en gran medida bajo el simbolismo de la bandera, sin embargo, las contradicciones y disputas que dieron lugar a la misma continúan persiguiendo a la nación, ya que nunca se resolvieron por completo. La historia de la bandera en sí misma es una manifestación de estos problemas.

Históricamente, las banderas han estado vinculadas al conflicto. “El trapo primordial sumergido en la sangre de un enemigo conquistado y levantado en lo alto de un palo (ese grito sin palabras de victoria y dominio) es un motivo repetido millones de veces en la existencia humana”, escribió Whitney Smith en su libro Flags Through the Ages and Across the World (Banderas a través de las edades y en todo el mundo). Las banderas modernas evolucionaron a partir de las normas de batalla llevadas a la guerra por los antiguos ejércitos y “fueron casi con toda seguridad inventadas por los antiguos pueblos del subcontinente indio o de lo que hoy es China”, según la Enciclopedia Británica.

En la batalla, las banderas eran a la vez simbólicas y prácticas. Proporcionaban puntos de reunión móviles para los soldados que participaban en el combate, podían ser utilizados para significar la victoria o incluso, en forma de blanco, una tregua o rendición. En los tiempos previos a las comunicaciones por radio, también eran formas de comunicación a través de grandes distancias, especialmente por parte de los marineros. En la era moderna, todavía tienen un poderoso significado simbólico. Marcus Garvey declaró en 1921 lo siguiente: “muéstrame la raza o la nación sin bandera y te mostraré una raza de gente sin ningún orgullo”.

En el continente africano, casi todas las banderas nacionales actuales se crearon en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial y en el período previo a la desaparición del colonialismo. Muchos de ellos todavía llevan el sello de ese pasado colonial. Según la Enciclopedia Británica, las insignias de los países que tenían un pasado colonial común “tienen fuertes semejanzas familiares entre sí”. Distingue dos categorías principales: las antiguas colonias francesas que “tienden a tener tricolores verticales y son generalmente de color verde-amarillo-rojo” y las de los anglófonos que “tienen tricolores horizontales y a menudo incluyen verde, azul, negro y blanco”.

Los estándares de Kenia también siguen esta historia. Se puede remontar directamente a la historia de la Unión Africana de Kenia (UAK), fundada en 1942 bajo el nombre de Kenya African Study Union, con Harry Thuku como presidente. La bandera de la UAK (la palabra “Study” se abandonó en 1946) adoptó los colores panafricanos que fueron pioneros de la Asociación Universal para el Mejoramiento del Negro de Garvey y de la Liga de las Comunidades Africanas 25 años antes: rojo, negro y verde, que representaban, respectivamente, la sangre que une a todos los pueblos de ascendencia africana negra y que fue derramada para la liberación; la raza de los pueblos negros como nación y la riqueza natural de África. (Hay que señalar, sin embargo, que algunos han sugerido que cuando Garvey propuso los colores, se refería a los dos últimos para reflejar la simpatía por los “rojos del mundo”, así como por la lucha irlandesa por la libertad).

No obstante, cuando se introdujo originalmente el 3 de septiembre de 1951, según la Enciclopedia Británica, la bandera de la UAK sólo era negra y roja con un escudo y una flecha en el centro. Al año siguiente, el fondo se modificó a tres franjas horizontales iguales en negro, rojo y verde con un emblema central blanco que consistía en un escudo y una lanza y flecha cruzadas, junto con las iniciales “UAK”. En aquella época, los negros representaban a la población indígena, los rojos a la sangre común de toda la humanidad y los verdes simbolizaban la tierra fértil de la nación, mientras que el escudo y las armas eran un recordatorio de que la lucha organizada era la base del futuro autogobierno.

Jomo Kenyatta asumió la presidencia de la UAK, tomándole el relevo a James Gichuru en 1947. Cinco años más tarde, según informó Karari wa Njama, veterano de Mau Mau y antiguo alumno de Alliance High School, en el libro Mau Mau from Within, la explicación de Kenyatta sobre el significado de la bandera de la UAK había cambiado: “lo que dijo debe significar que nuestras tierras fértiles (verdes) sólo podrían ser recuperadas por la sangre (roja) de los africanos (negros). ¡Eso fue todo! El negro fue separado del verde por el rojo: El africano sólo podía llegar a su tierra a través de la sangre”.

Kenyatta estaba hablando en Nyeri a la vez que el levantamiento del Mau Mau cobraba fuerza. Aunque se trataba de una reunión de la UAK, Karari afirma que “la mayoría de los organizadores de la reunión eran líderes del Mau Mau y la mayoría de los miembros de la multitud, también eran del Mau Mau”.

Sin embargo, el propio Kenyatta tenía poco que ver con el Mau Mau. Por el contrario, negó sistemáticamente toda relación con ellos y, de hecho, se dice que ese mismo día distinguió a la UAK del movimiento guerrillero y renegó del uso de la violencia:
“Quien nos llama el Mau Mau no es sincero. No conocemos a los tales Mau Mau… KAU no es un sindicato de lucha que utiliza los puños y las armas. Si alguno de ustedes piensa que la fuerza es buena, no estoy de acuerdo con ustedes: recuerden el viejo dicho de que el que es golpeado con un rungu regresa, pero el que es mordido con justicia nunca regresa. No quiero que nos acusen falsamente de que robamos y de que somos del Mau Mau”.

Sin embargo, el recuerdo de Karari es importante dado que el rojo de la bandera keniata reflejaría “la sangre derramada en la lucha por la independencia”.

En 1956, la revuelta del Mau Mau había sido brutalmente sofocada y gradualmente las restricciones a la organización política fueron disminuyendo. En 1960, tras ocho años, se levantó el estado de emergencia y se relajó la prohibición de los partidos políticos africanos en toda la colonia. El KANU fue fundado el 14 de mayo de ese año y, como Charles Hornsby escribe en su libro Kenia: Una historia desde la independencia, “su nombre, su bandera y símbolos negros, rojos y verdes fueron elegidos como sucesores directos de los de la UAK”. En algún momento, el gallo y el hacha de batalla fueron presentados como símbolos del partido. Un mes después, el 25 de junio, se formó KADU. John Kamau, Editor Asociado del Daily Nation, ha escrito que las banderas “KANU y KADU tenían un diseño similar. Ambas tenían tres bandas horizontales y dos colores similares, negro y verde. La diferencia estaba en el tercer color, rojo para KANU y blanco para KADU”.

El KANU estaba dominado por las grandes comunidades agrícolas (los kikuyu y los luo), mientras que el KADU representaba a comunidades más pequeñas, en su mayoría de pastoreo, que temían ser dominadas. El KANU ganó las elecciones de 1961, pero se negó a formar un gobierno antes de que Kenyatta, que había sido detenido en 1952, fuera puesto en libertad. El KADU, después de obtener algunas concesiones de los británicos, que incluían la construcción de una casa en Gatundu para Kenyatta y su traslado allí, formó un gobierno minoritario con su jefe, Ronald Ngala, como líder de los asuntos de gobierno y más tarde como primer ministro.

No fue hasta septiembre, después de cinco meses en el poder, cuando el KADU comenzó a promover una cuestión que definiría el conflicto entre las dos partes. KADU adoptó el Majimbo o regionalismo, en oposición a la preferencia del KANU por un Estado postindependentista altamente centralizado. El establishment colonial blanco instó al KADU a adoptar esta postura.

Como explicaron Sanger y Nottingham:

“Los orígenes de Majimbo se remontan más atrás, al Partido de la Independencia Federal (PIF) formado en 1954 por granjeros blancos, quienes vieron que el control político algún día pasaría a manos africanas y querían sellar las ‘Tierras Altas Blancas’ ante la posibilidad un gobierno central africano y salvar la gran riqueza de las Tierras Altas para aquellos que se consideraban los únicos responsables de su desarrollo.

De hecho, el regionalismo realmente va mucho más atrás que esto. Elspeth Huxley recuerda que el PIF sólo proponía ‘desarrollar la idea de la “isla blanca”… para crear un pequeño territorio, aproximadamente del tamaño de Gales, que abarcara las actuales áreas de las Tierras Altas’. En esta área ejercerían el autogobierno; también lo harían los africanos en otras áreas y Kenia se convertiría en una federación de tres o cuatro estados pequeños, y en sólo uno los colonos tendrían el control político. Aquí se atrincherarían”.

Es interesante que la desconcentración, que tiene sus raíces en los debates de Majimbo, se haya convertido en un pilar de la Constitución de 2010. Muchos kenianos no se dan cuenta de lo mucho que los debates políticos actuales son un reflejo de propuestas mucho más antiguas y no siempre inocentes.

El KANU, en oposición, se enfrentó a Majimbo, que consideraba un tribalismo arraigado. Y para la segunda Conferencia Constitucional de Lancaster House, que duró desde febrero hasta abril de 1962, ambas partes parecían, al menos retóricamente, firmemente arraigadas en sus posiciones.

Pero fue sobre todo para el espectáculo. Como escribió Robert Manners en su momento: “los partidos en disputa están menos divididos por temas, programas e incluso conceptos de estructura política que por ambiciones personales que compiten entre sí”. Añadió que había hablado con varios de los miembros del campamento del KADU, entre ellos dos de los que estaban al frente, quienes le dijeron que no temían realmente la dominación del KANU, sino que más bien estaban exagerando cínicamente sus temores para su beneficio personal. “En resumen, es bastante seguro que el liderazgo del KADU no comparta los temores ‘tribales’ que han ayudado a despertar en sus seguidores. Han empleado algunas inquietudes antiguas y han provocado un número de nuevas inquietudes con la aparentemente calculada intención de prolongar en alguna medida y durante algún tiempo la extraña posición de poder con la que fueron dotados cuando el KANU se negó, en abril de 1961, a formar un gobierno”. ¿Suena familiar?

Sin embargo, el resultado de la conferencia fue un gobierno de coalición encabezado tanto por Ngala, el Ministro de Estado para Asuntos Constitucionales con responsabilidad especial en la administración, como por Kenyatta, que desde entonces había sido puesto en libertad y que pasó a ser ministro de Estado para Asuntos Constitucionales con responsabilidad especial en la planificación y el desarrollo económicos. Cada uno declaró la victoria.

Este gobierno de “nusu mkate” fue un escandaloso asunto del que el número dos de Kenyatta en el KANU había sido excluido por insistencia de la Oficina de la Colonia. En su libro Not Yet Uhuru, Oginga Odinga especuló que “el Gobernador Renison persuadió a la oficina colonial de que mis visitas a los países socialistas me hacían incapaz de asumir el cargo de Gabinete”. También era consciente de las “discusiones entre bastidores en Londres en las que algunos hombres del KANU insinuaban que yo sería inaceptable no sólo para el KADU sino incluso para algunos grupos del KANU”.

Sin embargo, la coalición se mantuvo hasta las elecciones de 1963, las cuales el KANU volvió a ganar fácilmente y esta vez llegaron a formar gobierno, con Kenyatta como Primer Ministro. En junio, Kenia alcanzó el autogobierno y los acuerdos para la independencia comenzaron en serio. Entre las cuestiones que debían resolverse figuraba la cuestión de una unión política con las vecinas Uganda y Tanzania. Ya en julio, la idea de una federación de África Oriental se seguía tomando en serio.

Un mes antes, el 5 de julio, Kenyatta y sus homólogos de Uganda y Tanganica, Milton Obote y Julius Nyerere, habían emitido la Declaración de la Federación, en la que se comprometieron a establecer una federación política para finales de año. Esta fue otra idea con una larga historia, iniciada por el establecimiento de colonos blancos que, ya en la década de 1920, estaban dispuestos a establecer una capital federal en Nairobi con el fin de reducir la influencia de Londres en la región.

La región ya estaba unida por una red de más de 40 instituciones diferentes de África Oriental que abarcaban áreas como la investigación, los servicios sociales, la educación, la formación y la defensa. Como Nyerere había observado en marzo, “una federación de al menos Kenia, Uganda y Tanganica debería ser relativamente fácil de lograr. Ya tenemos un mercado común y gestionamos muchos servicios a través de la Organización de Servicios Comunes… Este es el núcleo del que una federación es el crecimiento natural”.

Cuando el tema se debatió en la Cámara de los Lores del Reino Unido el 15 de julio, Francis Twining advirtió de las dificultades de la federación, ya que implicaba la pérdida de soberanía que “estos nuevos países valoran por encima de todo… Aprecian celosamente sus símbolos de estatus, como las banderas nacionales y los himnos nacionales”.

Y, como el propio Nyerere admitiría 34 años más tarde, las banderas y otros símbolos nacionales, más que herramientas para unir la unidad, se habían convertido en herramientas de engrandecimiento personal y en realidad se interponían en el camino de dicha unidad: “una vez que se multiplican los himnos nacionales, las banderas nacionales y los pasaportes nacionales, los asientos en las Naciones Unidas y las personas con derecho a 21 armas de fuego, por no hablar de una multitud de ministros, primeros ministros y enviados, hay todo un ejército de personas poderosas con intereses creados en mantener a África balcanizada”. En todo el continente, los intentos de federación política se saldaron con muertes rápidas.

A medida que Kenia avanzaba hacia la independencia, algunos dentro del círculo de Kenyatta querían usar la bandera del KANU como bandera nacional. Esto no carecía de precedentes. Como señaló Tom Mboya, el brillante y joven ministro de Justicia y Asuntos Constitucionales, “no carece de importancia que nuestros vecinos, Tanganica y Uganda, consideraran apropiado utilizar la bandera del partido gobernante simplemente como base para la bandera nacional”.

No obstante, Mboya advirtió contra la simple adopción de la bandera del KANU, advirtiendo que polarizaría aún más al país. Logró convencer a Kenyatta, que formó un pequeño comité presidido por Dawson Mwanyumba, ministro de Obras, Comunicación y Poder, de que presentara los colores nacionales. No fue difícil porque no buscaba realmente los colores nacionales, sino un compromiso político con el que todo el mundo pudiera vivir. Así que hizo lo obvio y combinó los colores de la bandera del KANU y del KADU introduciendo la fimbriación blanca. La bandera retuvo y actualizó los elementos de la bandera de la UAK, como el escudo y las lanzas. El gallo y el hacha del KANU se omitieron de la bandera, pero se incorporaron al escudo de armas.

Cuando la bandera fue mostrada al gabinete, el significado del color rojo coincidía con lo que Karari había entendido que decía Kenyatta más de una década antes. En lugar de incluir simplemente a KADU, se dijo que la fimbriación blanca simbolizaba una sociedad multirracial, pero el gabinete la cambió por la “paz”, tal vez una señal de que si bien las minorías raciales serían toleradas en la nueva Kenia, su integración no estaba necesariamente en la agenda.

Sin embargo, hay otras cuestiones relacionadas con las minorías que deben resolverse. En el noreste, la población somalí se rebeló abiertamente. Una encuesta realizada en 1962 reveló que el 85% de los somalíes preferían unirse a Somalia. Sin embargo, en marzo de 1963, Duncan Sandys, el Secretario Colonial, bajo la presión de los ministros kenianos, apoyó un futuro keniano para ellos. Esto desencadenó protestas masivas, un boicot electoral, llamamientos a la secesión armada y ataques a las instalaciones del gobierno. En noviembre, la llamada Guerra de Shifta estaba en pleno apogeo, con audaces ataques de rebeldes armados y entrenados por Somalia.

En Nairobi, Mboya impulsó una enmienda a la Ley de Banderas, Emblemas y Nombres Nacionales para prohibir la exhibición de banderas que pretendiesen representar a Kenia o parte de ella. Con ello se intentaba detener a los somalíes que enarbolaban la bandera de Somalia en el Distrito de la Frontera Norte (NFD). Pero también tenía otros objetivos.

En la tercera y última Conferencia Constitucional de Lancaster House, celebrada entre finales de septiembre y mediados de octubre de 1963, las tensiones fueron tan intensas que los dirigentes del KADU Ngala y Daniel arap Moi, que había sido elegido Presidente de la Región del Valle del Rift, amenazaron con separarse de Kenya, y Moi publicó un mapa de partición y amenazó con una declaración unilateral de independencia. (De nuevo, ¿suena familiar?) Hubo incluso sospechas de una alianza con los somalíes en el NFD, que fueron alimentadas por un telegrama de Jean Seroney, en las conversaciones de Londres, a Moi: “deshonrosa traición al acuerdo de mayimbo por parte de los británicos. Alerta a Kalenjin y a la región y al KADU para que esperen y se preparen para lo peor. La partición y la operación Somalia son la única esperanza”.

Por lo tanto, la moción de Mboya no se dirige sólo a los somalíes; las amenazas de secesión por parte de las regiones de KADU tienen que ser sofocadas y una forma de negarles el derecho a enarbolar banderas que pretenden representar una parte autónoma, o incluso independiente, de Kenia. Sin embargo, a los consejos locales, al igual que al Ayuntamiento de Nairobi, se les permitió tener sus propias banderas.

Habría más drama en torno a la bandera el día de la independencia. El simbolismo de bajar la bandera de la Union Jack a medianoche, justo antes de que se izara la bandera de Kenia, fue profundamente desconcertante para los británicos. Ellos determinaron que su bandera no sería izada para el evento después de haber sido bajada, como era costumbre, a las 6pm. Kenyatta, que ya era su confiable lacayo, estaba contento de seguirlo, pero cuando presentó el plan al Gabinete, fue desestimado, en gran parte gracias a Mboya. Así que otro plan fue ideado con Arthur Horner, el ex Secretario Permanente del Ministerio de Obras Públicas y luego el jefe de la Dirección de Celebraciones de la Independencia (el organismo encargado de organizar el evento), quien ordenó secretamente apagar las luces cuando bajase la bandera británica y volver a encenderlas cuando se izase la bandera de Kenia. Era una estratagema que los británicos habían llevado a cabo antes, tanto en Uganda como en Tanganica.

El 30 de julio, pocos días después de la introducción de la bandera nacional, Kenyatta había hecho una declaración ministerial sobre las celebraciones del Día de la Independencia en la que lamentaba la inclinación del pueblo a enarbolar banderas del partido donde y cuando lo deseara, declarándolo ilegal. La bandera nacional, declaró, sólo sería ondeada por “ministros del gabinete y otras personas autorizadas” y su reproducción, junto con la del propio retrato de Kenyatta, estaría estrictamente controlada. De esta manera, bajo el pretexto de honrarla, la bandera fue protegida de las masas y reservada para la glorificación de la élite gobernante. La bandera, y el estado que representaba, se convirtió en propiedad de unos pocos, no de todos los kenianos.

Después de la independencia, esta “protección” de la bandera contra el pueblo, que se consideraba demasiado sucia para manejarla, continuó con frecuentes debates en el Parlamento sobre quién podía y quién no podía enarbolarla. Bajo los sucesores de Jomo Kenyatta, la ley y la política no han sido cuestionadas en gran medida.

Pero en las últimas dos décadas se ha iniciado un movimiento popular para reclamar la bandera de Kenia. Se ha hecho cada vez más presente en la vida de los kenianos, desde activistas como Njonjo Mue, que en 2004 escaló los muros del Parlamento y arrancó la bandera del coche de un ministro del gabinete como forma de demostrar la pérdida de autoridad moral del gobierno para gobernar, y que más recientemente ha sido acusado de enarbolar la bandera en su propio coche, a los muchos kenianos que la blandían durante mítines públicos y eventos deportivos (incluso hizo su famosa aparición en la Copa del Mundo) parece que, como Kenyatta temía hace 55 años, “cada Tom, Dick y Harry” la está ondeando. Debe estar revolviéndose en su mausoleo. Bien.

A pesar de ello, además de reclamar el uso de la bandera, los keniatas también deben considerar lo que significa hoy en día. Si no ha de ser un instrumento de engrandecimiento personal o de veneración irreflexiva y forzada del Estado, ¿para qué debería utilizarse? ¿A quién o qué representa?

En los años transcurridos desde la independencia, ha sido un símbolo, no de los kenianos y sus luchas contra la opresión, sino de Kenia y del poder que se sigue ejerciendo contra ellos. Los rituales asociados a la bandera y otros símbolos como el himno nacional, refuerzan y, paradójicamente, disfrazan este hecho. Está claro en la declaración común que “Kenia es más grande que cualquiera de nosotros”, distinguiendo a Kenia de los kenianos a la vez que proclama el mito de que el Estado es algo más que un acuerdo político, en gran medida egoísta, entre élites que compiten por el poder y el prestigio. Kenia, se nos dice, es un sistema divinamente ordenado y eternamente establecido de keniatas a los que todos debemos lealtad y sumisión. Recuerda una época de mi infancia en la que me informaron de que el suicidio era ilegal porque privaba al estado de impuestos, como si los kenianos estuvieran hechos para Kenia y no al revés.

En la semana en que celebramos el aniversario de la declaración de “Tom, Dick y Harry” de Kenyatta ante la Cámara de Representantes, tal vez todos podríamos tomarnos un tiempo para recordar toda la historia (buena y mala) que representa la bandera, así como para reflexionar sobre qué más podría significar.

Podemos elegir, y muchos están eligiendo, reinterpretar su diseño y colores para adaptarlos, no a las ambiciones y egos de los políticos, sino a las realidades y aspiraciones de los keniatas de a pie. Como lo hizo para Karari wa Njama todos esos años atrás, hoy debería servir como un recordatorio de la necesidad de continuar la lucha para liberarnos del orden colonial existente - que a pesar de 55 años de independencia, lo negro todavía está separado de lo verde.

Patrick Gathara

Fuente: Africa Blogging

[Traducción y edición, A. Martínez Pradas]

[Fundación Sur]

Artículos relacionados:

- Los Campos de Concentración Mau Mau

- La memoria de una nueva Kenia, por Wiriko

- El final del camino para el tren que definió la historia de Kenia

- Una mirada a la Kenia de Kibaki

- Los archivos que nadie quiere ver publicados - los documentos secretos de la época colonial británica en Kenia

- Los Mau Mau de Kenia presentan en Londres la demanda contra el gobierno británico

- Los Mau Mau llevan a Gran Bretaña a juicio por las atrocidades cometidas en la época colonial


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios