En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Arte y neocolonialismo. Un repaso a los museos históricos de la República del Congo, por Joan López Alterachs
...leer más...
Italianos en Túnez, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
COVID-19 en África: entre la realidad y la esperanza, por Inés Zamanillo y Manuel Galán
...leer más...
El sospechoso alarmismo terrorista de Exteriores y la credibilidad del Gobierno español, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Congo declara un nuevo brote de ébola
...leer más...

Ruanda cancela la reducción de las condiciones del bloqueo tras una reevaluación
...leer más...

Túnez y Reino Unido discuten la crisis de Libia
...leer más...

Sudán informa al Congreso de los Estados Unidos sobre sus reformas en curso (parte 1/2)
...leer más...

Detenido en la República Democrática del Congo el sospechoso de asesinar a dos expertos de la ONU
...leer más...

Tensión entre Sudán y Etiopía a causa de un enfrentamiento en la frontera
...leer más...

Declaración del presidente de la Comisión de la Unión Africana tras el asesinato de George Floyd en los EE.UU.
...leer más...

Un veterano de Ghana de 95 años camina 23 km. para recaudar fondos
...leer más...

El presidente de Nigeria presenta al Parlamento el nuevo presupuesto de 2020
...leer más...

La CPI permite que Laurent Gbagbo salga de Bélgica
...leer más...

La COVID-19 para los enfermos de riesgo en Sudán
...leer más...

El Ministerio de Justicia de Libia documenta 60 ataques contra Trípoli en tres meses
...leer más...

Tanzania permite finalmente la exportación de concentrados minerales
...leer más...

Se reanudarán los servicios religiosos en Sudáfrica
...leer más...

Túnez pretende acelerar la reforma del sistema nacional de salud
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Isatou Jeng, activista gambiana, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Se fue Idir, el gran músico cabila, por Celia Sadai
...leer más...
Toni Espadas con las etnias del sur de Angola, por Roge Blasco
...leer más...
África de cara al coronavirus, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Del Nzalang y piloto aéreo, por Pancho Jaúregui
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Las protestas en Gambia muestran la tensión alrededor de la inversión china en África
03/07/2019 -

La playa de Gunjur debería ser una de las joyas de la corona de Gambia, un pequeño país en la costa atlántica del continente. Largos tramos de arena blanca revestidos por palmeras en una playa que muchas generaciones de pescadores de la vecina Senegal han utilizado como puerto de amarre de sus coloridos botes de madera. Además, en los últimos 30 años múltiples bares y empresas de ecoturismo se han asentado en el área.

Acabo de volver de Gunjur, donde estaba investigando acerca de la conexión histórica de este sitio con la ciudad de Marlborough, en el Reino Unido. Durante mi visita conocí a varios miembros de la comunidad, que me guiaron a la hora de explorar el particular desarrollo y los desafíos a los que se enfrentan hoy en día. Escuché que en los últimos años la costa de Gunjur ha estado en el centro de una disputa medioambiental y social, que en cierto modo magnifica las preocupaciones que emergen respecto a la inversión china en Gambia.

Este conflicto surge a partir de una fábrica de harina de pescado, un producto que se obtiene secando y triturando pescado —o sus restos—. Normalmente se vende en polvo antes de ser mezclado con otros productos alimenticios para su utilización en granjas de aves o cerdos y piscifactorías.

En 2016, Golden Lead, una empresa de harina de pescado china, empezó a operar en la playa de Gunjur. La planta está bordeada por el mar en un lado, y por la laguna Belong Fenyo en el otro, un emplazamiento natural con muchas especies de pájaros y que constituyó la primera reserva de vida salvaje del país.

El contracto con Golden Lead fue otorgado por el gobierno del expresidente Yayha Jammeh, un autócrata a menudo asociado con la corrupción institucionalizada y el abuso de derechos humanos. Algunos habitantes de la zona estuvieron en su momento preocupados por el impacto medioambiental de la fábrica pero, aún así, no existió inicialmente una fuerte oposición al proyecto, ya que los locales creían que la llegada de la compañía china traería también una mejora de las infraestructuras, muchos puestos de trabajo y formación para las comunidades locales.

Sin embargo, las tensiones pronto emergieron alrededor del uso que la fábrica le daba al bonga, un pescado al que los gambianos han tradicionalmente recurrido como una fuente de proteína abundante y barata. La creciente presión sobre la oferta de este producto tuvo como resultado el aumento de los precios.

La población alega que desde la llegada de Golden Lead a Gunjur, a menudo se encuentran enormes cantidades de pescado muerto en las playas, además de mamíferos marinos y tortugas varados. En 2017, el lago Bolong Fenyo cambió de repente su coloración, haciendo que los peces y pájaros empezasen a perecer. El biomédico Ahmed Manjang examinó estas aguas y descubrió que eran excepcionalmente altas en fosfatos.

Los ecologistas locales rápidamente pusieron el foco en una tubería de residuos que sale desde la fábrica y desemboca en el mar —este tipo de centros acostumbran a producir una gran cantidad de aguas residuales—. No obstante, la empresa china negó en todo momento que estuviesen vertiendo aguas contaminantes.

La Agencia Nacional del Medioambiente de Gambia (NEA) ordenó a Golden Lead retirar la tubería y tratar sus aguas residuales. Tras meses de inacción, los residentes de la zona y ecologistas dieron un ultimátum a la compañía, y tras no obtener respuesta, un grupo de 150 personas quitó finalmente el conducto en marzo de 2018.

Golden Lead pronto obtuvo otra vez el permiso para reinstalar la tubería. Los medios locales señalaron entonces que se trataba de una decisión política, hasta el punto de que el gobierno central habría intervenido en favor de la empresa, motivado por los posibles efectos que no dejar actuar al grupo chino a sus anchas podría tener ante futuras inversiones extranjeras, que representan una importante válvula de escape para un ejecutivo que hace frente a una alta deuda pública y déficit contable.

Con la nueva tubería instalada en mayo de 2018, trabajadores de la fábrica izaron una bandera china en la playa de Gunjur, lo que fue percibido como una provocación por los miembros de una comunidad local cuyo pueblo había sido destruido por la apropiación de tierras durante la época colonial a finales del siglo 18.

Los activistas locales siguen alegando que esta planta es la responsable de la polución y de la sobrepesca, pero el gobierno mantiene que está satisfecho con el comportamiento de Golden Lead. Según la empresa, no se ha dado en ningún momento una situación de competencia desleal con los pescadores locales. Jojo Huang, director de la fábrica, ha reiterado que no son de ninguna manera responsables del vertido de aguas tóxicas en el área, ya que en todo momento han seguido las directrices marcadas por la NEA.

La población local ya ha presentado las demandas en los órganos judiciales competentes, y exige ciertas compensaciones por la degradación medioambiental.

Gunjur es uno de los emplazamientos de las 3 fábricas de harina de pescado que recientemente se han instalado en Gambia. Las otras dos, situadas en Kartong y Sanyang, ya han sido clausuradas durante diferentes periodos debido a las quejas y protestas contra el mecanismo de eliminación de residuos. En general, estas tres fábricas ejemplifican las tensiones entre la necesidad para el desarrollo económico y la atracción de inversión extranjera, y las cuestiones medioambientales y socioeconómicas a nivel local. En cualquier caso, este tipo de activismo social es una buena noticia y representa un renacimiento tras la caída del régimen de Jammeh.

Fuente: The Conversation

[Traducción y edición, Álvaro García López]

[Fundación Sur]

Artículos relacionados:

- China y su papel en África

- El desgaste de los billetes supone un problema para la población de Gambia

- Proyecto multimillonario de seguridad alimentaria en Gambia

- Soldados gambianos condenados a prisión por conspirar para derrocar al presidente Barrow

- El Gobierno de Gambia está profundamente comprometido con el secularismo

- El presidente de Gambia Adama Barrow cesa al vicepresidente Ousainou Darboe

- Arrestada la expresidenta de la Asamblea Nacional de Gambia

- Los jóvenes de Gambia piden que se rebaje a 25 años la edad para poder ser presidente

- Gambia celebra la Semana de la Ciencia para mejorar la tecnología

- El Ministro del Interior de Gambia invita a la UE a abordar las causas fundamentales de la migración

- Gambia llevará a juicio al expresidente Jammeh

- Dejar escapar a un dictador

- El Gobierno de Gambia exhuma cuerpos de personas desaparecidas bajo el régimen de Jammeh

- El exilio en Guinea ecuatorial de Yammeh .Otra burla de Obiang al pueblo de Guinea Ecuatorial

- El Presidente de Gambia , Barrow, condena la propuesta de celebración del aniversario del golpe de Jammeh

- Yahya Jammeh, expresidente de Gambia, acusado de exiliarse vaciando las arcas del estado-

- La esperada llegada de Barrow a Gambia

- El ministro de Exteriores de Senegal afirma que no hay inmunidad para Jammeh

- Tropas de la CEDEAO entran en Gambia para deponer a Jammeh

- Yahya Jammeh declara el estado de emergencia en Gambia

- Senegal acoge a Adama Barrow presidente electo de Gambia


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios