En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Refugio por causas medioambientales:África en el olvido - Estudio de casos
...leer más...
imforme INFANCIA MIGRANTE " Derechos Humanos en la Frontera Sur 2019:, Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía-APDHA
...leer más...
Transiciones posconflicto y justicia transicional en Uganda, por Lázaro Bustince
...leer más...
Visión de UNITA del estado de Angola
...leer más...
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El ex primer ministro Abdelmadjid Tebboune elegido Presidente de Argelia
...leer más...

Haftar advierte que la "Hora cero" ha llegado a Trípoli
...leer más...

Argelia espera los resultados de las elecciones presidenciales
...leer más...

La sudafricana Zozibini Tunzi elegida Miss Universo
...leer más...

Dos muertos por inhalación de substancias tóxicas en Angola
...leer más...

Atacado un hotel en Mogadiscio
...leer más...

El sistema sanitario ruandés se digitaliza
...leer más...

Un barco togolés naufraga en las costas de Túnez
...leer más...

Un accidente ferroviario en Botsuana acaba con la vida de dos personas
...leer más...

Ofensiva aérea en Nigeria acaba con 30 militantes de Boko Haram
...leer más...

Al menos 71 soldados muertos en un mortal ataque a un campamento militar en Níger
...leer más...

Las elecciones presidenciales en Argelia concentrarán a más de 24 millones de votantes
...leer más...

Sensibilización sobre Derechos Humanos: 600 jóvenes capacitados en Brazzaville
...leer más...

Caddy Adzuba: La maldad del ser humano en la búsqueda de la riqueza está patente en la República Democrática del Congo
...leer más...

Ghana envía al Reino Unido el tercer mayor número de estudiantes de África
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Economía azul: la alternativa para el desarrollo económico de los Estados insulares africanos, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
Dictaduras digitales en África Subsahariana , por Fernando Díaz
...leer más...
Sonia Fernández Quinconces literáfricas., por Roge Blasco
...leer más...
La odisea del cayuco, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Fútbol para fortalecer el español en Abiyán, por Chema Caballero
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura >

Una dura lección, un microrrelato de Valentine Amobi
28/06/2019 -

La puesta de sol me hizo pensar en mi padre. Ahí estaba su típico rincón, en una de las esquinas del pequeño y rectangular balcón de nuestro piso. Normalmente se colocaba en un sillón, dando la espalda a la pared que revestía nuestra humilde sala de estar, ante las indiscretas miradas de los elementos externos. Una puerta atravesaba la pared hacia el salón. Mientras presenciaba cómo el sol se iba a descansar, siempre se sentaba con su caja de tabaco en polvo, colocada en un taburete al lado de su silla. Era ahí donde solía pararse a pensar. También era ahí donde me azotaron un anochecer particular.

Esa tarde mis compañeros habían roto una ventana de la sala de estar mientras jugábamos a “polis y cacos”, nuestra propia versión del escondite. Los chicos eran los ladrones y las chicas la policía, aunque también lo hacíamos al revés. Una chica policía intentó golpear a un ladrón con su porra. Justo después, el ruido del cristal cayendo al suelo interrumpió el juego y provocó que el resto de participantes acusase inmediatamente al responsable. Mientras le cantaban y aplaudían, Ebele no dejaba de llorar. Sabía que estaba condenada. Momentos después yo también me di cuenta de que automáticamente me había convertido en víctima. Nuestros padres nos iban a matar por haber roto un cristal en la casa de otra personae y por haber traído a una persona a mi casa a romper un cristal, respectivamente. Mi padre me había avisado acerca de las reglas de la casa, “si queréis jugar, id afuera”. No le gustaban los niños, hacían demasiado ruido.

Esa noche vi el infierno. Me encontré de frente con el diablo, y me perforó las nalgas con un un tenedor enorme. El insoportable dolor de los golpes de los cables negruzcos de nuestra radio rota, fijos en mi culo durante semanas. Mi padre me hizo tumbarme boca abajo en el suelo, asegurándose de que el aterrizaje de la pata derecha de su silla coincidía con mis glúteos. Esa imagen todavía existe en mi cabeza. Juré que jamás volvería a reunir a mis amigos. Tenía 8 años. Al principio no lloré ni grité, no quería que Chinelo me escuchase, ya que mi rol como su legítimo pretendiente se vería perjudicado. Ella vivía un piso por encima de nosotros. Había soportado 4 impactos como un hombre, pero el quinto, que golpeó a pocos centímetro de mi cuello, echó a perder mis intentos por mantener la compostura. Solté un grito y sacudí rápidamente los pies, frotando con vehemencia el punto dañado. Se estaba hinchando rápidamente, lo sentía. El golpe me había causado un dolor intenso en la columna y me hizo llorar y pedir perdón de forma involuntaria. Mi frase, “Daddy bikozienu” retumbó en la tensa atmósfera ininterrumpidamente. Mi madre estaba en una esquina, rogando también por el perdón en mi favor. Parecía arrepentida, quizá por haber traicionado mi confianza. Mi padre no paró, no escuchó mis ruegos. Continuó hasta llegar a 12, dejando claro que, tal y como decía mi abuela, estaba bien preparado para la vida militar.

Mi madre hizo natillas con mucha leche y plátano para mí esa noche, en un intento por tranquilizarme. Lo hubiese conseguido de no ser por las oleadas de dolor que llegaban de mi cuerpo. En cualquier caso, me las comí ante la mirada envidiosa de mis hermanos. Sabían que me lo merecía tras haber soportado tanto dolor, por lo que debían de pensar que no tenían derecho a ni siquiera acercarse a mi banqueta. Los hinchazones en mi culo contaban la historia a cualquiera que prestase atención; evité sentarme durante semanas. Al día siguiente caí enfermo y mi padre me llevó a la farmacia, a tiro de piedra de nuestra casa. “Creo que es malaria”, dijo el farmacéutico. Mi padre sabía que me había hecho enfermar. Parecía estar arrepentido mientras esperaba a que me tomase la medicina. “Por lo menos le habré enseñado una lección”, debió de pensar.

Había aprendido realmente una lección: siempre seguir las instrucciones. Este es, al fin y al cabo, el sueño de los padres africanos tradicionales.

Valentine Amobi


* Amobi es un escritor nigeriano. Actualmente está cursando estudios de grado en la Universidad Nnamdi Azikiwe, Awka. Por lo general, está cautivado por las obras de arte bien hechas, especialmente la literatura. Se ha dado cuenta de que una pieza literaria no compartida es tan insignificante como las palabras no dichas.

Fuente: African Writer

[Traducción y edición: Álvaro García López]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- "Soy Ramata Diarra", un poema en honor a una niña albina asesinada en Malí

- Mahi Binebine y Abdellah Taia, dos marroquíes con opciones al premio Renaudot 2019

- La Biblioteca Islámica (AECID) premio Ibn Arabi-Hikma 2019

- Huda Barakat gana el Premio Internacional de Novela de Ficción Árabe

- La camerunesa Aissa Doumara Ngatansou premio Simone Veil

- La nigeriana Obiageli Ezekwesili, Premio Social Forbes Mujer de África

- El escritor mozambiqueño Mia Couto reivindica la literatura africana en la fiesta de Sant Jordi

- Día Mundial del Libro, un buen pretexto para incentivar la lectura en Mozambique

- I JORNADAS Literatura de las diásporas africanas - 20 Febrero - 14 Mayo 2019 - Logroño

- Cultura, literatura y cine africano: Acercamientos desde la traducción y la interpretación

- La lengua y lo afro: de la literatura oral a la oralitura

- Estimado Presidente Zuma: Una carta del escritor mozambiqueño Mia Couto

- ÁFRICA, de Sebastiao Salgado

- Letras de África en las venas

- Los 8 libros africanos de un lector tan anónimo como especial

- 9 escritores africanos nos descubren su voz infantil

- Las literaturas africanas en clave continental


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios