En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...
La política partidista obstaculiza la gestión ética de recursos para el Bien Común, y el sistema económico capitalista es contrario al Desarrollo Sostenible y Ecológico
...leer más...
La Segunda Guerra del Congo: evolución y consecuencias de un conflicto que sigue sin resolverse, por Álvaro García López
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Miles de personas huyen de la violencia étnica en la República Democrática del Congo
...leer más...

La recuperación del ciclón se convierte en tema angular en las elecciones de Mozambique
...leer más...

Brigid Kosgei bate el récord mundial en la maratón de Chicago
...leer más...

Eliud Kipchoge corre una maratón en menos de dos horas
...leer más...

El escritor Juan Tomás Ávila Laurel afirma que Obiang nunca cumplirá las exigencias de la CPLP
...leer más...

Kais Saied ganador de las presidenciales en Túnez
...leer más...

El precio de la electricidad aumenta un 320% en Zimbabue
...leer más...

Subida de precios afecta a la población angoleña de Cunene
...leer más...

Arabia Saudí apoya a Sudán en su esfuerzo por no ser designado como Estado patrocinador del terrorismo
...leer más...

El Festival Internacional de Cómics de Fibda abre el debate sobre la representación femenina en el mundo del comic
...leer más...

Estudiantes sudafricanos en crisis de hambre
...leer más...

Karoui y Saied, candidatos a la presidencia en Túnez
...leer más...

Fallece la intelectual y académica ecuatoguineana Trinidad Morgades
...leer más...

Dos trabajadores civiles mueren en una persecución con policías en Esuatini
...leer más...

El primer ministro etíope gana el Premio Nobel de la Paz 2019
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 8 de Octubre de 2019. , por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
Champions africana : Se viene la fase de grupos, por Pancho Jaúregui
...leer más...
La industria discográfica independiente africana hoy, por Afribuku
...leer más...
Manuel Aguilera entre buitres en Gambia., por Roge Blasco
...leer más...
El ISIS se instala en África, por Gaetan Kabasha
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

El crecimiento de África: meritocracia o mediocridad
28/06/2019 -

La clase política en la mayoría de estados africanos se enfrenta a la imponente cuestión de cómo reivindicar unas condiciones de vida dignas y prósperas para sus ciudadanos. La teoría del cambio político a través de la búsqueda de la dignidad se ha popularizado históricamente gracias a las teorías Fukuyama o Hegel.

Estos académicos argumentaban que los cambios en los sistemas políticos a lo largo de la historia son el resultado del deseo del pueblo de ser reconocido y dignificado. Esta lucha deriva en ocasiones en un deseo por parte de algunas comunidades de tener poder sobre otros grupos sociales, lo que ha resultado en periodos de colonización y esclavitud. Pero este intento por cambiar el status quo también ha contribuido a la formación de democracias liberales modernas en naciones históricamente autoritarias y conservadoras.

Esto se debe a que la extendida idea de que este modelo liberal, cuyos inicios se encuentran en el contexto de la Revolución Francesa, promueve la dignidad individual y garantiza derechos básicos como la libertad de pensamiento y acción en sus múltiples sentidos.

Con el final generalizado de la era colonial muchos países africanos trataron de emular el éxito de estos estados europeos y comenzaron proyectos para desarrollar democracias liberales modernas. Sin embargo, existen una serie de complejos factores que deben ser tenidos en cuenta y que marcan la diferencia a la hora de comparar los procesos del continente con la narrativa histórica occidental.

Uno de los elementos que deben ser tenidos en cuenta es la gran variedad que existe en África en términos de religión, realidades culturales y etnolingüísticas. Esto se ha traducido a menudo en la imposición por parte de algunos grupos de su deseo de control no solo sobre los recursos nacionales, sino también sobre otras comunidades.

El sufragio universal no ha sido capaz de unir a la población alrededor de ciertos aspectos que contribuirían a mejorar la situación colectiva de los ciudadanos. Al contrario, la clase política dominante ha recurrido a la idea de sufragio como una herramienta para ganar más poder a través de la explotación de las diferencias culturales y étnicas. Los políticos motivan a su electorado no con promesas de que un futuro más próspero será alcanzado, sino con la implantación del miedo hacia otros grupos.

Uno de los efectos que esta política del miedo ha producido a corto plazo es la consolidación del clientelismo como práctica política, lo que deriva en la creación de instituciones débiles que son incapaces de garantizar unas condiciones de vida aceptables para grandes sectores poblacionales. Un sistema político que se sustenta en el faccionalismo étnico desembocará en última instancia en el debilitamiento del modelo, ya que para garantizar un organigrama consolidado es necesario basarse en un sistema de méritos profesionales y académicos a la hora de seleccionar a los responsables del funcionamiento de la administración.

Mancur Olson se refiere a este mecenazgo existente en muchos países de África, basado en la promoción de miembros de grupos étnicos afines independientemente de sus competencias, como unión distributiva. Esta consiste en la presencia de grupos de interés que copan el sistema político con el objetivo último de favorecer los intereses de su comunidad por encima de las necesidades colectivas del país.

Estas coaliciones presentes en muchos partidos políticos a lo largo de África permite a los miembros tener acceso a condiciones especialmente favorables y que, desde una óptica occidental, representan procesos completamente ilegales: la adjudicación de licencias de explotación de recursos naturales a compañías afines, presentación de contratos inflados, control de instalaciones estratégicas o acceso a los fondos de ayuda al desarrollo provenientes del extranjero.

En el caso de Sierra Leona, el organigrama creado por el expresidente Ernest Bai Karoma es un perfecto ejemplo de la atribución de posiciones y cargos en base a la afiliación étnica y lealtad política por encima de las competencias reales. La red establecida en este país, que conllevó la acumulación de riqueza por parte de un reducido número de políticos y personal civil, se mantuvo gracias a la predicación y asimilación por parte de la sociedad de los peligros que supondría la llegada al poder del grupo rival.

En un contexto, pues, en el que la instauración de una democracia liberal occidental implica una serie de necesidades que la compleja realidad de muchos estados africanos puede difícilmente satisfacer, están surgiendo tesis que defienden la idea de que la adopción de un sistema que fusione el modelo occidental con el actual chino —que ha permitido un incremento tremendo en la calidad de vida de los ciudadanos en las últimas décadas— representa una opción que debe ser estudiada.

En esta meritocracia liberal la constitución garantizaría los valores occidentales. Por supuesto, esto debería ir acompañado de la creación de sistemas legislativos y judiciales independientes e imparciales que avalen la primacía de la Constitución por encima de cualquier posible poder. Esto solo podrá ser alcanzado una vez los candidatos reúnan necesariamente unas competencias mínimas, tanto personales como profesionales.

El control directo del ejecutivo sobre los órganos judiciales aparece como unos de las principales debilidades de los sistemas políticos en muchos estados africanos. La solución recae finalmente en la creación de un órgano superior y, si es necesario, externo, ante el cual el jefe de estado y su ejecutivo deberán responder. Esto puede verse como una pérdida de la soberanía, pero parece un paso ineludible en la carrera hacia la consolidación de un régimen funcional. Este órgano sería el encargado de establecer los objetivos a medio y largo plazo a los que el ejecutivo debería amoldarse a la hora de instaurar políticas.

Al fin y al cabo, la idiosincrasia de cada país implica que los sistemas de meritocracia liberales necesitarán amoldarse a cada situación específica y a las particularidades de cada comunidad. En cualquier caso, parece estar claro que las actuales estructuras políticas no son eficaces, ya que no garantizan el acceso a niveles de vida mínimamente aceptables por parte de la población general.

Fuente: The Sierra Leone Telegraph

[Traducción y edición, Álvaro García López]

[Fundación Sur]

Artículos relacionados:

- La democracia a prueba en África

- El estado de la democracia en África

- ¿Por qué se ha quedado atrás África?


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios