En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Impacto de la ayuda oficial para el “desarrollo” en África: ¿Habrá luz al final del túnel?, por Jesús Carabali
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : Burundi
...leer más...
Refugio por causas medioambientales:África en el olvido - Estudio de casos
...leer más...
imforme INFANCIA MIGRANTE " Derechos Humanos en la Frontera Sur 2019:, Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía-APDHA
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Homenaje del sindicato Nacional de Periodistas Tunecinos a la bloguera Lina Ben Mhenni recientemente fallecida
...leer más...

Isabel dos Santos demanda a los periodistas responsables de publicar "Luanda Leaks"
...leer más...

Angola podría prescindir del acuerdo con los Congos sobre el establecimiento de la libre circulación de personas y bienes
...leer más...

La sequía azota Zimbabue
...leer más...

Nuevo programa de asistencia humanitaria en Somalia
...leer más...

Crece la preocupación mundial por la crisis sanitaria China
...leer más...

La región de Anseba estrena nuevo programa de Adaptación al Cambio Climático
...leer más...

El partido gobernante de Burundi escoge a Evariste Ndayishimiye como candidato
...leer más...

AP recorta de una foto a la única activista negra
...leer más...

Situación confusa en Gambia tras manifestaciones anti Adama Barrow
...leer más...

Nuevos enfrentamientos mortales hacen inútil el alto el fuego establecido en Libia
...leer más...

Seis opositores ruandeses condenados de 7 a 12 años de prisión
...leer más...

El gobernador keniano Mike Sonko es finalmente indultado
...leer más...

International Crisis Group advierte de la escalada de tensión en la región de los Grandes Lagos de África
...leer más...

Los leones de Jartum se mueren de hambre
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Utrera, Daniel

Cerdanyola 1984) Licenciado en Historia en la UAB y posgraduado en Estudios Africanos en la UPF. Ha vivido en varios países como Rusia, Grecia, Noruega o Sudáfrica. Es en el continente africano donde está puesta su mirada. Interesado en los intercambios culturales desde la antigüedad y las musicas del mundo. Cree en la necesidad de deconstruir el relato sociopolítico e histórico tradicional. Ha colaborado en radios locales y alguna que otra publicación.

Ver más artículos del autor


Bandari: multiculturalidad y afrodescendencia en Irán, por Daniel Utrera

5 de junio de 2019.

Bandari significa “puerto” en persa y entre otras cosas es un género musical originario del sur de Irán y la zona del golfo pérsico. Se trata de una música mestiza africana, árabe y persa que se baila, se marca por el ritmo de la percusión y en muchas ocasiones se acompaña de palmas. Sus instrumentos principales son percusión y una especie de gaita hecha con piel de chivo llamada Ney-anbān.

No recuerdo cuando topé con esta música pero fue producto de una de esas borracheras de youtube, de enlace en enlace uno sabe dónde empieza pero no donde acaba y por ahí acabaría más o menos, en la región de Hormozgan.

Elbandaries ante todo música popular, mestiza y multicultural; originaria de los enclaves costeros de Persia, zona del mundo donde todo parece tomar un cariz ancestral, milenario. Como lo es la navegación en estas costas desde los tiempos de Ur y Acad y sus redes comerciales con la civilización del valle del indo. También personajes como Simbad el Marino, surgen de estas aguas. Originario del puerto de la actual ciudad iraquí de Basora. Seguro que bajo las velas de su barco sonaban ritmos similares. La evidencia más palpable de la tradición marinera persa o iraní son seguramente las comunidades de los shirazi, población que en algún momento de la historia llegó de la ciudad iraní de Shiraz al Este de África, donde se asentaron en la costa Suajili de Kenia y Tanzania, especialmente en la isla de Zanzíbar donde viven y mantienen sus rasgos culturales.

Como en todos sitios el intercambio cultural suele ser de ida y vuelta. Con las mercancías viajan personas y con las personas viajan tradiciones, costumbres, músicas y otras maneras de entender la vida. Sin embargo, no siempre estos intercambios son tan halagüeños y equitativos. Como en otras partes del mundo la influencia africana y por ende su música entró con grilletes y a la fuerza. El índico y Oriente Medio no fueron ajenos al tráfico de esclavos y miles de ellos fueron vendidos en la ciudad de piedra de Zanzíbar por árabes y también shirazis, todo sea dicho. Su destino fue Oriente Medio, el extinto Imperio otomano y también Irán. No es casualidad que sus descendientes, los orígenes afro iraníes, en su gran mayoría se encuentren en las regiones costeras del sur, la tierra del bandari.

De la diáspora africana y de los elementos árabes y persas surgió una tradición musical considerada como un género menor sin el prestigio y el reconocimiento de otras músicas del país mucho más vinculadas al legado Persa y a su exaltación. Ese menosprecio por parte de los eruditos del discurso monocultural no ha evitado que se popularice en los últimos años especialmente entre la diáspora iraní creando un género prácticamente nuevo, fusionando ritmos del bandari tradicional con una base pop y “dance” dando paso a una versión algo descafeinada donde se canta sobre los tópicos que los iraníes asocian al sur; mar, calor, amor, etc.

Así lo explica Saeid Shanbehzadeh virtuoso del ney-anban y uno de los máximos exponentes del bandari fuera de Irán.

En este contexto, el afroiraní, es despojado de cualquier complejidad cultural y se limita a cumplir con el cliché “tropical” y del africano, desinhibido y simplón, estas connotaciones se plasman en su música reducida a ser feliz y despreocupada. De esta manera, y debido a su supuesta futilidad se justifica su mínima representación en la sociedad, donde la voz de las numerosas minorías del país y la patente multiculturalidad se acalla bajo el discurso persa.

El histórico ninguneo a los afro descendientes y el hipócrita menosprecio a su legado cultural nos es familiar en otras latitudes. Así como también lo es la imposición de un discurso cultural por el grupo étnico predominante, protagonista en el relato nacional.

Al fin y al cabo el bandari no es más que la voz de la historia de los olvidados. La música de las historias cantadas junto al fuego por esclavos, comerciantes, pescadores y gente anónima que navega por las turbulentas aguas globales de la modernidad.

Original en :Mal Salvaje



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios