En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Arte y neocolonialismo. Un repaso a los museos históricos de la República del Congo, por Joan López Alterachs
...leer más...
Italianos en Túnez, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
COVID-19 en África: entre la realidad y la esperanza, por Inés Zamanillo y Manuel Galán
...leer más...
El sospechoso alarmismo terrorista de Exteriores y la credibilidad del Gobierno español, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Se reanudarán los servicios religiosos en Sudáfrica
...leer más...

Túnez pretende acelerar la reforma del sistema nacional de salud
...leer más...

La iglesia católica de Burundi denuncia irregularidades en las elecciones
...leer más...

La ONG Oxfam se retirará de nueve países africanos
...leer más...

Al Bashir es evacuado al hospital con síntomas de COVID-19
...leer más...

El gobierno argelino intensifica la búsqueda de opositores en las redes sociales
...leer más...

El oncólogo ruandés Fidel Rubagumya gana el premio ASCO LIFe Grant
...leer más...

Los casos confirmados de COVID-19 en África superan los 115.000
...leer más...

La Organización Mundial de la Salud preocupada por una "epidemia de coronavirus silenciosa" en África
...leer más...

La unión médica de Egipto advierte del "colapso" del sistema de salud
...leer más...

Sudáfrica levantará la prohibición de venta de alcohol a partir de junio
...leer más...

Sudáfrica iniciará en junio ensayos para una prueba de respiración rápida de la COVID-19
...leer más...

La guerra provoca el desplazamiento de 660.000 personas en medio de la pandemia
...leer más...

La batalla por la supervivencia de las Iglesias en Namibia
...leer más...

La Unión Africana busca recaudar 1 millón de dólares para el fondo de respuesta a la COVID-19
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Ávila laurel , Juan Tomás

Juan Tomás Ávila Laurel, escritor ecuatoguineano nacido en 1966 en Malabo, de origen annobonés actualmente reside en Barcelona . Su obra se caracteriza por un compromiso crítico con la realidad social y politíca de su país y con las desigualdades económicas. Estas preocupaciones se traducen en una profunda conciencia histórica, sobre Guinea Ecuatorial en particular y sobre África en general. Tiene más de una docena de libros publicados y otros de inminente publicación, entre ellos las novelas y libros de relatos cortos La carga, El desmayo de Judas, Nadie tiene buena fama en este país y Cuentos crudos. Cuenta tambien con obras de tipo ensayístico, libros de poemas y obras de teatro.

En Bitácora Africana incorporamos el Blog "Malabo" que el escritor ecuatoguineano Juan Tomás Ávila Laurel escribe para la revista digital FronteraD .

Desde la Fundación Sur agradecemos a la dirección de FronteraD y al escritor Juan Tomás Ávila Laurel la oportunidad de poder contar en nuestra página web con esta colaboración.

Ver más artículos del autor


Guinea Ecuatorial: impasible, imposible, hacia el ismo, por Juan Tomás Ávila Laurel

24 de mayo de 2019.

En el país en el que campea por sus fueros el general-presidente Obiang nos hemos dormido tanto, nos hemos aflojado tanto que nos hemos quedado sin palabras. Y es que no hay nada sobre nuestro país del que no hemos hecho un intento de sacar punta. Pero estamos peor: nada cambió, salvo los millones que pasaron por las manos de los que mandan, dinero en metálico que regalaron por doquier. Creemos que todos los guineanos de cierta edad debimos espabilarnos a mediados de los 90, cuando se empezó a hablar de multipartidismo. Con las reacciones de Obiang, inmortalizadas con el famoso y gráfico ¡Ojo con las ideas importadas!, debimos insistir y conseguir que el polígamo señor volviera a sus cuarteles y que le pagáramos por los servicios prestados, si es que había cuentas con él que saldar. Pero teníamos las mejillas todavía calientes, y fue lo de menos, porque obviaremos las espaldas abiertas, y las vimos, de reos acusados de haber mentado al único milagro que fue de Guinea Ecuatorial, y sin comillas. Este recuerdo del mal trago que supuso la tiranía de Macías, escoltado por Obiang, hay que recordarlo, hizo que no pudiéramos hacer nada cuando este empezó a abrir sus ojos para meternos susto.

Y lo peor para Guinea fue que Obiang era todavía muy joven cuando asaltó el poder. Un verdadero golpe en nuestra de flotación. Sorteó las débiles embestidas de algunas potencias, dejó caer millones a los que más incordiaban, mató a alguno y hoy le tenemos entre algodones. Es ley de vida. Pero hemos hablado del ismo porque pese a sus manifiestas limitaciones, hay recambio en remojo y aunque muchos de aquellos adultos impasibles creían que Teodorín Nguema no podría subir, el hecho recurrente de delfines idiotas aupados el poder está tan normalizado que si ocurriera sería un verdadero desafío para los que decían que aquello no podía ocurrir. ¿Qué harán para evitar que en serio se empiece a hablar en Guinea de Nguemismo, y porque hemos pasado a la siguiente generación sin que nadie levante la mano? Es probable que ocurra, como fue normal en Togo, siendo normal en Gabón, bendecido por esta inmundicia que se practica en todos los países del orbe comunista, Cuba, Korea, Rusia, y otra vez Cuba.

Bien. ¿Cómo creemos que se podía tomar la senda de la legalidad y de la justicia en Guinea? Quitándose los trajes y las fórmulas vanas de cortesía política y poniéndose el mono de trabajo. Hay más de una decena de guineanos interesados en subirse al poder cuando Constancia deje de ser capaz de sostener al marido y al hijo. Hay decenas de vagos trajeados que reclaman una mejor posición en la lucha por la…, y no hemos hecho nada todavía. Con esta creencia en el cuerpo, y en la hueca cabeza, va a ser imposible decir a todos que depongan su actitud y que lo primero de lo primero es convertir lo imposible en posible. Es imposible que la dictadura se disuelva por sí misma. Es posible, mediante desafío persistente, conseguir que haya un espacio común donde hablar de la transición. Pero con el mono de trabajo puesto. Y cierto, imposible hablar de desafío sin mencionar los peligros a los que nos enfrentaríamos. Lo que está pasando ahora es que cualquier mindundi de cualquier extracto puede proclamarse líder y esperar que sus seguidores, o su familia, alaben su posición hasta auparlo, por la gracia de Dieu, a la silla. ¿Sería repetitivo decir que esto es imposible? Porque está escrito que para salvarse, o ir al cielo, no basta decir Señor, Señor. Pero los guineanos, con meninges endurecidas por la esclavitud y el colonialismo, o por las ganas de vivir del cuento, o sea, del poder, no captan nada. Y con tanto “líder”, es imposible que la población, que sufre en carne las consecuencias de 40 años de ignorancia de oro puro, vaya a hacer lo que los trajeados no hacen.

Ya lo hemos dicho todo. Ahora tenemos que recordar algunas formas de ser de los guineanos para que se sepa de quiénes estamos hablando:

- Sobreviven de la caza y de la agricultura de recolección. Cultivan poco y pescan poco. Saben lo que es la ganadería, pero no tienen técnicas ni voluntad.

- Se creen muy, muy elegantes y en un jueves, y de día, puedes ver por la calle a gente con pajarita.

- Son amantes de los coches llamativos, pero entienden que no tener agua potable es una minucia.

- No saben de qué se enferma o se muere un ser humano y no tienen hospitales públicos, apenas.

- En su país de juguete no tienen un sistema de salud y es como un gran sálvese quien pueda. De hecho, pueden morir de cualquier cosa teniendo millones de euros en casa, en su casa. Sin hacer cálculos, y a juzgar por la cantidad de gente que vemos morir, podemos decir que su esperanza de vida es de cincuenta años.

- Creen en Dios, en Jehová, en los sacerdotes y en los pastores, a los que dan dinero.

- No dan mucha importancia a la educación, así que está demostrado que durante su larga estancia en el poder, Obiang ha construido más cuarteles que escuelas.

- Son patriotas, siendo del poder o aspirantes a saltar a la silla cuando lo que no quieren hacer se produzca de milagro. Entonces creen que Guinea es grande y no hay que dividirla ni ofenderla. Se quedan pasmados, o sea, sin caminar, cuando suben la bandera del juguete de su país. Quien no se queda quieto puede recibir bofetadas y pagar multas. Eso ahora. En tiempo de Macías acabarías en Blay Beach. Todos los que tenemos cierta edad lo hemos vivido.

- Si no fuera por los supermercados de los europeos, o libaneses, tendrían poca comida y todo se compraría en mercados llenos de suciedad. Eso no les parece importar.

- Dicen que están contra la colonización.

Este es el terreno en que se abonará el ismo que crecerá como hongo si seguimos esperando que alguna potencia, o alguna potencia colonial antigua, nos dé unos euros por hacer la oposición al que está en el poder, a su mujer, a su hijo y sus otros hijos y hermanos.

(Hay cierto señor que se extrañó que como norma, usáramos el plural de modestia para hablar en un tono que quizá perciba muy personal. Por ser quien es, tiene que leer más para conocer el abc de las redacciones.)

Lamentamos no tener buenas noticias que dar de Guinea Ecuatorial.

Original en : FronteraD



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios