En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...
Inversión empresarial española en África subsahariana, por José María Mella [et al.]
...leer más...
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Arte y neocolonialismo. Un repaso a los museos históricos de la República del Congo, por Joan López Alterachs
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Sudán del Sur y Burundi corren el riesgo de ser expulsados del bloque de África Oriental
...leer más...

El presidente de Libia participa en la apertura del Centro de coordinación de la inmigración en Malta
...leer más...

Un nuevo informe policial genera nuevas preguntas sobre la muerte del estudiante Tegu
...leer más...

Comerciantes locales de Somalia aplican medidas para frenar la covid-19 en el mercado
...leer más...

El presidente de Mozambique contacta telefónicamente con el nuevo presidente de Malaui
...leer más...

Pequeños agricultores gambianos se beneficiarán de un apoyo económico
...leer más...

Paneles solares y nuevos negocios en Somalia
...leer más...

Enfermeras son arrestadas en Zimbabue mientras protestaban en una huelga
...leer más...

Bruselas no reconoce la marroquinidad del Sahara Occidental
...leer más...

Buhari condena el ataque de Boko Haram contra un helicóptero de la ONU
...leer más...

Tala abusiva en Guinea
...leer más...

Universitarios de Zimbabue desarrollan una aplicación de rastreo de contactos para la covid-19
...leer más...

La eliminación del articulo 52 (4) no promueve el interés del presidente Edgar Lungu
...leer más...

Nuevas reuniones para acordar el llenado de la Gran Presa del Renacimiento
...leer más...

Los partidos de la oposición de Somalia en contra de posponer las elecciones de 2020
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

WIRIKO

“Wiriko” es una palabra perteneciente a la familia de las lenguas bantúes cuyo significado hace referencia a la idea de estar despierto. En este sentido, pretendemos despertar conciencias y romper con los tópicos y estereotipos que envuelven al continente africano en lo que a manifestaciones sociales y culturales se refiere. Wiriko está en pie y con los ojos bien abiertos, atentos a todo lo que acontece en torno a las sociedades africanas contemporáneas. Muchas veces, bebiendo e inspirándonos de los frutos del pasado, y otras, escuchando los ecos en la diáspora, pero siempre, volviendo la mirada a nuestros pies, enraizados en esta tierra que tanto tiene que decir y enseñar. www.wiriko.org

Ver más artículos del autor

-

Arconada Ledesma, Pablo

Licenciado en Historia por la Universidad de Valladolid , Máster en Relaciones Internacionales y Estudios Africanos por la UAM y actualmente cursando el Grado en Antropología Social y Cultural (UNED), escribe en Wiriko y ha sido Colaborador de GuinGuinBali y de El Orden Mundial. Está realizando su Tésis Doctoral sobre las estrategias de Estados Unidos en el África Negra durante la posguerra fría, centrádose en tres países: Somalia, Sudáfrica y la República Democrática del Congo. Y como él dice " Tratando de comprender (y explicar) el lugar que África ocupa en el mundo.

Ver más artículos del autor


Nadifa Mohamed, la voz de la diáspora somalí , por Wiriko

30 de abril de 2019.

Autor: Pablo Arconada Ledesma

Durante la última década hemos visto cómo han surgido nuevas voces dentro de la literatura de la diáspora de Somalia. Las letras de este país son reconocidas a nivel internacional gracias a poetas como Mohamed Ibrahim Warsame, más conocido como Hadrawi, o a la larga lista de novelas escritas por Nuruddin Farah. A ellos se ha sumado una nueva generación de mujeres jóvenes vinculadas a su pasado familiar. Si Warsan Shirees la promesa de la poesía somalí, Nadifa Mohamed se ha convertido en el nuevo referente de la novela.

De padre marinero y de madre terrateniente, Mohamed nació en 1981 en Hargeisa, actual capital de Somaliland. No residió mucho tiempo en su país debido a que en 1986 la familia optó por mudarse a Londres de forma temporal. Sin embargo, el recrudecimiento del conflicto contra el dictador Mohamed Siad Barre y el estallido de la guerra civil les obligó a permanecer en Reino Unido. Licenciada en Historia y Ciencias Políticas por la Universidad de Oxford, Nadifa Mohamed ha reflejado en sus novelas ese eterno vínculo con las raíces propias de las personas que crecieron en la diáspora. De hecho volvió para visitar Hargeisa en 2008 con el objetivo de conocer, por sí misma, todo aquello que había escuchado en boca de sus padres.

El resultado de todas estas experiencias se fraguó en 2009 cuando publicó su primera obra, Black Mamba Boy. Esta novela, ambientada en la etapa de la ocupación italiana y la creación del Imperio del África Oriental, nos relata las vivencias de un niño de la calle, Jama, que tras la muerte de su madre inicia un largo recorrido que le llevará a diferentes países como Yibuti, Yemen o incluso Gales. El gran logro de esta obra es, sin duda, rescatar de la historia los brutales episodios que se vivieron durante esta época en el Cuerno de África y que la perspectiva del relato la protagoniza el niño. De hecho, este libro ganó diversos premios ya en 2010 como el Betty Trask Award.

Su segunda obra, The Orchard of Lost Souls (2013), fue publicada cuatro años después y refleja la madurez de la escritora. Si en Black Mamba Boy se dejaba entrever una falta de entender y representar a su propio personaje, en esta segunda novela el desarrollo interno de cada una de las protagonistas es arrollador. The Orchard of Lost Souls nos sitúa en un tiempo diferente y en un espacio concreto: la guerra civil que asoló Somalia desde finales de la década de 1980. El éxito de esta novela reside en la capacidad de la autora para reflejar tres historias de mujeres marcadas por el conflicto: Deqo, una niña de nueve años que abandona el campo de refugiados donde nació para descubrir la ciudad; Kawsar, una viuda solitaria que ha sufrido en sus propias carnes la represión del tambaleante régimen de Siad Barre; y Filsan, una joven soldado trasladada a la zona norte del país para frenar la creciente rebelión contra la dictadura. Cada una de ellas representa la parte de un todo que nos permite comprender lo que supuso un conflicto como el que llevó a Somalia a la desintegración y cómo este episodio tiene unas secuelas terribles en la población y muy especialmente en las mujeres.

La evolución entre la primera y la segunda novela de Nadifa Mohamed es extraordinaria. No obstante, no parece que tenga tanto que ver con la experiencia de los años, como con la capacidad de la autora de identificarse con sus protagonistas. El trabajo de investigación y las entrevistas con otras mujeres es evidente y logra profundizar en la historia y en el carácter de los personajes principales. La vinculación con la tierra donde nació hace el resto y las raíces están presentes en cada vuelta de hoja. Un hecho que se le reconoció con varios premios como el Somerset Maugham en 2014 y el reconocimiento como una de las promesas de la literatura subsahariana por el Africa39 el mismo año.

Mohamed anunció que estaba prevista la publicación de su tercera novela. A pesar de que han pasado más de seis años desde su última publicación, no ha dado más detalles al respecto. Mientras esperamos, tan sólo nos queda redescubrir los mundos que la autora ha creado y tener la esperanza de que las raíces y el vínculo con los orígenes vuelvan a hacer acto de presencia. Eso es, a fin de cuentas, la clave del éxito de su trayectoria.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios