En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...
La política partidista obstaculiza la gestión ética de recursos para el Bien Común, y el sistema económico capitalista es contrario al Desarrollo Sostenible y Ecológico
...leer más...
La Segunda Guerra del Congo: evolución y consecuencias de un conflicto que sigue sin resolverse, por Álvaro García López
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Cinco muertos tras dos atentados en Burkina Faso
...leer más...

El precio del pan aumenta un 60% en cuestión de horas en Zimbabue
...leer más...

Ciudad nigeriana celebra ser "capital mundial de los gemelos"
...leer más...

Acusan a la Comisión de Comunicación de Uganda de controlar los medios de comunicación
...leer más...

La Primera Dama de Nigeria niega los rumores sobre una nueva esposa para su marido
...leer más...

Ardua batalla contra las mordeduras de serpientes en las zonas rurales de Kenia
...leer más...

Un estudio de la ONU acota las razones por las que los africanos emigran a Europa
...leer más...

Un académico de Tanzania con tres doctorados, tres maestrías, dos diplomas superiores y el título básico anhela todavía más
...leer más...

La oposición promete un gobierno más firme en Namibia
...leer más...

Cyril Ramaphosa asistirá a la primera Cumbre Rusia-África
...leer más...

31 muertos en un accidente de autobús en la República Democrática del Congo
...leer más...

El presidente de Botsuana consuela a las familias en Kalamare y Rakops
...leer más...

ONU Mujeres visita Senegal para fortalecer a la mujer
...leer más...

UNICEF envía un suministro de vacunas a Eritrea
...leer más...

Cooperación entre Etiopía y Turquía
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Freixa , Omer Nahum

Historiador y escritor argentino. Profesor y licenciado por la Universidad de Buenos Aires.

Africanista, su línea de investigación son las temáticas afro en el Río de la Plata e historia de África central. Interesado en los conflictos mundiales contemporáneos. Magíster en Diversidad Cultural con especialización en estudios afroamericanos por la Universidad Nacional Tres de Febrero (UNTREF) Su blog es OmerFreixa.com.ar y su cuenta de Twitter @OmerFreixa.

Ver más artículos del autor


Radiografía de la Sudáfrica insurgente , por Omer Freixa

21 de marzo de 2019.

Cada 21 de Marzo, por mandato de Naciones Unidas y desde 1966, se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, en recuerdo de la masacre de Sharpeville ocurrida el 21 de Marzo de 1960. Ese día, un nutrido de grupo de manifestantes protestaba contra las leyes de pases del sistema racista y, debido de la represión policial, alrededor de sesenta personas fueron asesinadas, varias por la espalda mientras huían.

Sharpeville conmocionó no solo a la nación sino al mundo entero, y de él surgió un importante movimiento de protesta. El Congreso Nacional Africano (CNA), el partido de Nelson Mandela, fue ilegalizado en aquel momento, y gobierno procedió a arrestos masivos, entre otras medidas punitivas en Sudáfrica.

A esta gran protesta la siguió, en 1976, la represión de un movimiento estudiantil en Soweto, la cual ocupó buena parte del segundo semestre de aquel año y sacudió al país de una forma inédita. La década de 1980 fue caliente, el CNA coordinó la protesta contra el Apartheid, desgastándolo e ingresando en el campo de una negociación que en 1994 terminó por desmantelar el régimen supremacista racial, tras las elecciones de Abril de ese año y el triunfo holgado de Mandela. De este proceso se ha escrito y hablado mucho, a veces con la impresión como si, con el fin del Apartheid, Sudáfrica hubiera ingresado a algo así como un edén.

Tradición combativa y desgaste

Sin embargo, el foco aquí es cuestionar lo anterior. Los problemas no desaparecieron a pesar de los logros alcanzados por la llegada de la democracia. La tradición del espíritu combativo anti-Apartheid resurge, tras un paréntesis de optimismo signado por la transición democrática, el apoyo popular masivo al CNA y el accionar de la Comisión de Verdad y Reconciliación. En resumen, se dio un rápido consenso en torno a la salida urgente del Apartheid, pues el mensaje de la “Nación Arcoiris”, en palabras de Desmond Tutu, estaba en el aire y dio sus frutos. Pero ese ambiente positivo con el correr de los años se fue desgastando.

La época del final de la presidencia de Mandela, en 1999, vio los primeros nubarrones de ese desgaste y las luchas internas dentro del partido. Su sucesor, Thabo Mbeki, hijo de un ilustre del CNA, fue duramente criticado dentro y fuera del partido al negarse a administrar medicación para paliar la pandemia del SIDA. Asimismo, el nuevo presidente se apartó de su segundo, Jacob Zuma, enfrentando este último acusaciones de corrupción, crimen organizado y delitos sexuales.

El conflicto entre Mbeki y Zuma por el liderazgo dividió a las filas de la agrupación política y terminó marginando al primero, con la llegada de Zuma a la presidencia en 2009, y su posterior reelección en 2014. Por su parte, a inicios de este siglo, desde la sociedad civil comenzaron a surgir varias organizaciones que no vacilaron en protestar por diversos temas, sumado a la alienación generalizada de buena parte de la ciudadanía considerada excluida de la “cosa pública”, como si el Estado fuera un elemento completamente ajeno a sus vidas.

La disconformidad y la insurgencia reflotaron en los últimos años debido al cansancio de la sociedad ante varios errores del partido hegemónico y escándalos de toda laya. Las críticas al CNA comenzaron desde temprano, pues sus cómodas victorias electorales a muchos ojos parecían ser casi la constitución de un sistema de partido único, viciando de este modo la democracia. Para otras opiniones, el derrotero exitoso del partido llevaba a la complacencia de gran parte de la sociedad y, al final, a la apatía, tornándose la dirigencia una élite aislada. La protesta en Sudáfrica se convierte en una llamada de atención al gobierno respecto a un enfático pedido de igualdad social desde la ciudadanía.

Tiempos recientes

Muchos expertos denominan a Sudáfrica capital mundial de la protesta, y no se equivocan. En Agosto de 2012, la represión policial en la mina de la firma Lonmin, en Marikana -a 100 kilómetros de Johannesburgo-, durante las protestas por la subida salarial, llevó el descontento a un clímax. En Marikana, 34 mineros fueron asesinados a sangre fría en lo que el gobierno, en primera instancia, declaró fue un “evento trágico”, en palabras del entonces presidente Zuma.

La protesta social venía en ascenso en el país y los hechos de Marinaka terminaron por hacerla estallar. A lo anterior pueden sumarse los brotes xenófobos de 2008 y 2015 y el movimiento de protesta estudiantil por el alto costo de las tasas universitarias, bajo la consigna #FeesMustFall.

Como si no fueran suficientes motivos de protesta, volvió la recesión a la economía más industrializada del continente. El último año recesivo fue 2009. El desempleo, uno de los principales problemas y con un impacto mayor en la juventud, trepó del 26,7% de 2016 al 27,5% en 2017. A comienzos de 2018, asediado por su partido y con cifras económicas desalentadoras, Zuma debió renunciar ante amenazas de un juicio político, pues los escándalos y las 783 causas en las que se lo acusó enfurecieron a gran parte de la sociedad, evidenciando las dificultades de liderazgo en el seno del CNA, que debe urgentemente renovarse para superar los escollos recientes, principalmente la mancha de la corrupción. Cyril Ramaphosa se convirtió en el cuarto presidente de la Sudáfrica post-Apartheid.

A 25 años de la llegada del partido al poder, el cansancio de la sociedad hacia el modelo de política que muestra el CNA es muy fuerte. Aunque en las elecciones presidenciales del próximo 8 de Mayo, Ramaphosa es quien tiene más opciones de resultar elegido.

Una lectura del manifiesto del partido, presentado en Enero de este año, permite ver que el CNA se vanagloria de los logros alcanzados en su cuarto de siglo de gobierno, si bien el presidente admite que quedan temas en los que intervenir y mejorar: educación, política de tierras, igualdad de género y economía. Una de las promesas electorales es la creación de 275.000 puestos de trabajo al año, indicando que el desempleo afecta a 9 millones.

Prometiendo mejoras, Ramaphosa se ha comprometido a que no ocurran más casos de corrupción y que se investiguen a fondo los existentes. En el ranking del índice de percepción de corrupción 2018 de Transparencia Internacional, Sudáfrica no estuvo muy favorecida. Empeoró entre 2018 y el año anterior, descendiendo del puesto 72 al 73, sobre 180 países, donde en esa última posición el país más corrupto del mundo fue Somalia.

Original en : Africaye



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios