En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, creación africana del tratado de Versalles (1919), por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Adónde migran los africanos, por Pablo Moral
...leer más...
Resistencia política y creación literaria en Guinea Ecuatorial, por Joseph Desiré Otabela
...leer más...
El sincretismo religioso en la población afroamericana ¿un medio de liberación?. por Khady Diouf
...leer más...
"Ciudadanos, apátridas, exiliados y migrantes: la diáspora ecuatoguineana de la Comunidad de Madrid",
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Omar al-Bashir preso en la prisión de Jartum
...leer más...

Zimbabue trata de combatir la deforestación
...leer más...

La tasa de desempleo en jóvenes continúa siendo muy alta en Namibia
...leer más...

Nuevas consideraciones LGTBI en Botsuana
...leer más...

Cinco países africanos han recurrido a la pena de muerte en 2018
...leer más...

El aeropuerto de Sudán del Sur continúa operativo
...leer más...

Colaboración internacional con Etiopía para controlar el incendio en el Parque Nacional de Simien
...leer más...

Desconvocada la huelga de profesores en Marruecos
...leer más...

Solo Namibia y Sudáfrica producen preservativos en la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC)
...leer más...

El clero africano llora el incendio de Notre Dame de París
...leer más...

¿Quiénes son los médicos cubanos secuestrados en Kenia?
...leer más...

Muere un líder del Estado Islámico en un ataque aéreo en Somalia
...leer más...

La ONU alerta sobre el deterioro de la situación humanitaria en Mali
...leer más...

Continúan los saqueos en el Sáhara Occidental
...leer más...

Se profundizan las divisiones en el partido del presidente de Túnez
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Sudáfrica se mide en las urnas, por Omer Freixa
...leer más...
Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 14 de Abril de 2019., por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
El tren, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Xavier Aldekoa: África indestructible, por Roge Blasco
...leer más...
III Congreso formativo en desarrollo sostenible , por Africaye
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura >

Alejandro Durán, 100 años del primer Rey negro (parte 2/2)
14/03/2019 -

¿Cómo hizo para vender esa música?

Esa fue otra pata que le nació al cojo, ya que no tenía amigos a quien venderle esa música, pero me inventé con Luís Enrique que cada vez que él me llevaba a un toque, aprovechaba para ofrecer mi música grabada. Así logré salir de ese compromiso. Fui uno de los primeros en comercializar el vallenato. No fue nada fácil. Nuestra música no tenía aceptación en el comercio, en más de una ocasión me dejaron con el 78 en la mano. Después de vender esas primeras grabaciones y que empezó de verdad a gustar mi música, me buscaban y me pagaban para grabar.

¿Qué sintió usted cuando grabó por primera vez?

Es la misma sensación que cuando uno es papá por primera vez. Ese día sudé y lloré solito de la emoción. Me acordaba de mis padres, les daba las gracias a Dios y a mi hermano por esa carta en donde me recomendaba. Si no hubiera sido por ella, la vida mía no hubiera sido igual.

¿Qué pasó cuando usted empezó a tener éxito con su música?

Seguí siendo el mismo. No me transformé. Mi vida cambió en todo, menos en creerme más que otro. Nunca he sido engreído. Eso es para la gente loca que no tiene oficio y piensan que con lograr sus sueños ya son más. Con mi música que empezó a gustar tanto, empecé a recorrer caminos y hacer amigos, que son los que a este tiempo conservo y nunca me han abandonado”.

¿Cómo es la historia de “Alicia Adorada”?

Esa canción la conocí de su propio autor en 1950, en Fundación, en un Festival que organizaron unos turcos. Allí estuvo Juancho Polo, Abel Antonio, Luís Enrique, Pacho Rada. Ese festival, al final no se hizo por problemas de unos muertos que hubo. A mí me gustó esa canción desde que la oí, ya que esa historia la viví en carne propia. A mí, se me murió una mujer que tuve de parto, pero sentía que él no lamentaba la canción y eso fue lo que hice. Ponerle lamento.

¿Pero usted se puso de autor?

Eso ocurría siempre que se grababa una canción de otro autor. Como esa gente vivía en la montaña, eran campesinos como uno, era difícil llevarle un contrato allá y terminaba el dueño de la grabadora poniéndolo de autor a uno. Así ocurrió con la música de mi tío Octavio Mendoza, Víctor Silva Germán Serna y Samuelito Martínez. Lo bueno de eso fue que no se perdió esa música hecha hace muchos años, cuando esto valía menos de lo que usted se puede imaginar.

¿Por qué tantos amores, será que nunca se enamoró?

La vida del músico en esa época era: trago, comida y mujeres y decidí que estas dos últimas hacían más bien que la primera. Sí me enamoré. Todos mis hijos los hice con amor, lo que pasa es que la mayoría de las mujeres viven celosas de mi amor por el acordeón y mi madre. Y es verdad, tanto mi instrumento como la que me dio la vida no tienen competencia, esas van de primero y después sigue el resto.

¿Cómo anda el corazón de Gilberto Alejandro Durán?

Bien. Tengo a Goya, a mis hijos y llevo una vida reposada, sin afanes y sin pensar en lo que se haga mañana, ya que lo que vine a hacer está hecho, si lo hice bien o mal, el tiempo lo dirá.

¿Se retira de la Música?

Ya estoy retirado de la música, del todo no porque no falta el buen amigo que se acuerda de mí y me viene a buscar para una parrandita. Pero ya no es lo mismo, no siento el encanto de lo que toco. El acordeón me quiere dejar y antes que eso ocurra, lo dejo con el dolor de mi alma.

A los pocos días de esta entrevista, que nunca quise publicar y que más de dos décadas después, decido hacer, él se despidió en silencio como lo hacen los grandes, sin la alharaca de los ídolos de barro, que son más producto de lo mediático que de su obra, para un mundo raro que no deja venir al que se va.

Por ahí, en medio de una parranda o de una cita obligatoria por demás, se habla de él. De sus hazañas musicales y sus heroicas virtudes, en la defensa de una música campesina, que tiene en él a su más connotado defensor, al tiempo que su instrumento preferido, se auto recita esos versos que un día él le hiciera: “Ese pedazo de acordeón donde tengo el alma mía”.

Fuente: Zoolombia

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Alejandro Durán, 100 años del primer Rey negro (parte 1/2)

- Los Van Van: Juanito ponía el tumbao en el bajo y Pupy en el piano

- Ha muerto el músico de Zimbabue Oliver "Tuku" Mtukudzi

- El cantante Diamond Platnumz quiere que el gobierno de Tanzania convierta el día de su boda en un día festivo

- La cantante nigeriana Blessing Odiase, cautiva Europa con su belleza y su música

- Os presentamos lo último de la cantante Nuria Nchama

- Uganda: Cantante ugandes entre los diez primeros ídolos

- El cantante ugandés Bobi Wine, nominado para las elecciones parlamentarias

- La voz resistente de Susana Baca: Entrevista con la cantante peruana Susana Baca

- Japón otorga el Praemium Imperiale al cantante senegalés Youssou Ndour


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios