En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, creación africana del tratado de Versalles (1919), por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Adónde migran los africanos, por Pablo Moral
...leer más...
Resistencia política y creación literaria en Guinea Ecuatorial, por Joseph Desiré Otabela
...leer más...
El sincretismo religioso en la población afroamericana ¿un medio de liberación?. por Khady Diouf
...leer más...
"Ciudadanos, apátridas, exiliados y migrantes: la diáspora ecuatoguineana de la Comunidad de Madrid",
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Un nuevo puente conectará Camerún y Guinea Ecuatorial
...leer más...

El ANC quiere eliminar los nombres de la era del apartheid de los espacios público
...leer más...

Las mujeres exigen más representación en el liderazgo de transición de Sudán
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2019-04-01 / 2019-04-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

LUCHA protesta contra la mala calidad de los servicios de Airtel en Butembo
...leer más...

Human Rights Watch solicita al Gobierno sudafricano un mayor esfuerzo contra la xenofobia
...leer más...

África Occidental lidera en número de migrantes
...leer más...

Santo Tomé y Príncipe recibe fondos para desarrollar la agricultura
...leer más...

Omar al-Bashir preso en la prisión de Jartum
...leer más...

Zimbabue trata de combatir la deforestación
...leer más...

La tasa de desempleo en jóvenes continúa siendo muy alta en Namibia
...leer más...

Nuevas consideraciones LGTBI en Botsuana
...leer más...

Cinco países africanos han recurrido a la pena de muerte en 2018
...leer más...

El aeropuerto de Sudán del Sur continúa operativo
...leer más...

Colaboración internacional con Etiopía para controlar el incendio en el Parque Nacional de Simien
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Sudáfrica se mide en las urnas, por Omer Freixa
...leer más...
Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 14 de Abril de 2019., por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
El tren, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Xavier Aldekoa: África indestructible, por Roge Blasco
...leer más...
III Congreso formativo en desarrollo sostenible , por Africaye
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura >

Alejandro Durán, 100 años del primer Rey negro (parte 1/2)
07/03/2019 -

Cuando tenía 24 años, Alejandro Durán, empezó a tocar acordeón, consolidando un estilo propio, de interpretación pausada y sacándole hermosas melodías que acompañaban sus inspiraciones. De Alejo se destacan composiciones como ‘La Cachucha Bacana’, ‘Mi Pedazo de Acordeón’, ‘O39’, ‘Fidelina’, ‘Altos del Rosario’, ‘Güepajé’, ‘Este Pobre Corazón’, ‘Carmencita’, entre muchas otras canciones de su propia autoría y de otros compositores que se hicieron célebres con su interpretación como ‘Alicia Adorada’, de Juancho Polo Valencia, ‘El Mejoral’, de Rafael Escalona, a las que anexaba expresiones que lo caracterizaron como ‘Apa’, ‘Oe’, ¡’Ombe’, ‘Sabroso’.

Fueron más de cuatro décadas de trayectoria musical, tiempo en el que Alejandro Durán acumuló el reconocimiento nacional e internacional como uno de los últimos juglares del folclor vallenato, el cual aún después de su muerte se sigue vigente, lo que se evidencia este 8 y 9 de febrero que quedaron consignadas en la Ley 1860 de 2017 para rendirle homenaje por su obra y vida.

Él rompió con todos los esquemas establecidos en una sociedad feudal como la nuestra, que no les daba chance a las muestras campesinas para ser escuchadas. Es un gigante que cantó con voz sonora de negro rebelde y que de manera genial se hacia la segunda voz con su inseparable instrumento. Nació en El Paso, un enclave cimarrón que entre tambores y acordeones fue signando su vida, para lo que habría de ser: un artista con todas las de la ley.

El 9 de febrero de 1919 nació para el mundo de la música y el 15 de noviembre de 1989 se despidió en Montería del mundo de los vivos de manera silenciosa como lo hizo siempre.

Por la importancia de la entrevista, el conocimiento del artista y el testimonio que el texto brinda sobre la vida y obra del “negro” Durán, reproducimos a continuación el encuentro que tuviera hace casi 30 años el escritor, gestor cultural y periodista Félix Carrillo Hinojosa con el primer Rey Vallenato que tuvo Colombia. Disfrútenla.

Nadie sabía más de su vida que el instrumento, eso sí, cuando no aparecía la imagen de Juana Francisca Díaz Villarreal, su madre, la mujer que más amó.

Maestro Alejo Durán ¿Nos puede contar su infancia?

Bueno, la infancia mía fue como la de todos los muchachos de mi época. Nosotros crecimos en la hacienda Las Cabezas, en donde los Gutiérrez de Piñeres, prácticamente eran como unos hermanos nuestros. Allí me dediqué a las tareas del campo. Hacia los mandados que me correspondía hacer. Fui a la escuela primaria de mi pueblo, no la terminé, pero si pude aprender a garabatear mi nombre. Mis padres, Juana Francisca y Náfer Donato, trabajaban ahí y allí fue donde se me metió el sonido del acordeón en las cumbiambas que hacían.

¿Cómo eran esas fiestas?

Estaba muy niño y vi a mi hermano Luis Felipe, a mi papá y mi abuelo tocar el acordeón acompañados de tambores y muchas parejas que danzaban alrededor de los músicos. Eran noches interminables, en las que los vencía el sueño. Eso despertó en mí el anhelo de ser acordeonero, porque muchas veces, pese a estar llevando la comida a los trabajadores, mi pensamiento estaba con el instrumento.

¿Cómo hizo para aprender a tocar?

“Bueno, de oídas. A mí no me enseñó nadie. Mientras los mayores se iban a trabajar y dejaban el acordeón guindao en un estante, como fuera lo bajaba y empezaba a recorrerlo. Aprendí mayorcito, ya que no tenía tiempo para eso. Nuestro mundo era el trabajo. Cuando ya entendí fue a finales de los años 40, fue la época en la que los Gutiérrez de Piñeres me llevaron a Mompox.

¿Por qué un músico como usted nunca tomó trago?

Muy muchacho si tomé, pero me di cuenta de que eso no conducía a nada bueno. Por experiencia familiar veía que eso lo llevaba a uno a la perdición y me dije: “si quiero salir adelante con mi música, tengo que decirle no al alcohol”. Ya después que tomé la música como profesión supe de los errores de mis colegas cuando estaban borrachos y vi que no había necesidad de tomar trago para dejar un mensaje con mi música. La mayoría de los músicos, cuando se dejan coger del alcohol, terminan degenerados. Y ese es el ejemplo que nunca quise dar.

¿Cómo logró mostrar su música?

Estaban en su apogeo las grabaciones. Eran una moda. Todos queríamos grabar. Era nuestro sueño. Mi hermano Luis Enrique ya tenía unos buenos contactos y como tenía una carta para Víctor Amórtegui, decidí ir donde él. Fuimos donde ese señor, quien fue el primero que me grabó en 1950. Hizo 30 láminas de los dos temas que grabé, los mismos que toqué en el Teatro de Mompox, me los entregó y me pidió que los vendiera entre mis amigos, que de ahí sacaría los gastos y lo que quedara lo repartíamos entre los dos.

Fuente: Zoolombia

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Los Van Van: Juanito ponía el tumbao en el bajo y Pupy en el piano

- Ha muerto el músico de Zimbabue Oliver "Tuku" Mtukudzi

- El cantante Diamond Platnumz quiere que el gobierno de Tanzania convierta el día de su boda en un día festivo

- La cantante nigeriana Blessing Odiase, cautiva Europa con su belleza y su música

- Os presentamos lo último de la cantante Nuria Nchama

- Uganda: Cantante ugandes entre los diez primeros ídolos

- El cantante ugandés Bobi Wine, nominado para las elecciones parlamentarias

- La voz resistente de Susana Baca: Entrevista con la cantante peruana Susana Baca

- Japón otorga el Praemium Imperiale al cantante senegalés Youssou Ndour


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios