En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La Segunda Guerra del Congo: evolución y consecuencias de un conflicto que sigue sin resolverse, por Álvaro García López
...leer más...
“La aplicación de las nuevas tecnologías a los ámbitos de la cooperación al desarrollo y ayuda humanitaria; casos específicos: impresión 3D y el uso de drones", por Silvia Cimadevilla Sánchez
...leer más...
La política partidista obstaculiza la gestión ética de recursos para el Bien Común, y el sistema económico capitalista es contrario al Desarrollo Sostenible y Ecológico
...leer más...
Mujeres africanas , Mirada al futuro, por Fundación CODESPA
...leer más...
Los mandatos de la Sociedad de Naciones en África: continuación del colonialismo, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Concluye en Egipto el Foro Panafricano sobre Migración
...leer más...

El jefe de los observadores de la UE para Mozambique advierte que "las elecciones democráticas no pueden ser rehenes de ninguna agenda política y partidista"
...leer más...

Kenia adopta la primera vacuna mundial contra la malaria
...leer más...

El Reino Unido firma un acuerdo de asociación económica con la Unión Aduanera del África Austral
...leer más...

El presidente de Zambia insta a los líderes africanos a emular a Mugabe
...leer más...

El 5G en Marruecos: la batalla entre Huawei y Ericsson
...leer más...

Se celebra en Malaui el primer certamen de belleza para albinos
...leer más...

Ruanda, la UA y ACNUR firman un acuerdo para evacuar a los refugiados y solicitantes de asilo en Libia
...leer más...

Museveni pide para Uganda una justicia del ’ojo por ojo’ después del asesinato de su sobrino
...leer más...

Angola cuenta con tercera empresa de lapidación de diamantes
...leer más...

Los bancos centrales africanos trabajan juntos para la implementación del AfCFTA
...leer más...

Más de 600 nigerianos repatriados desde Sudáfrica
...leer más...

El Gobierno de Benín negocia con los sindicatos para tener un año académico pacífico
...leer más...

Se pospone el juicio de una periodista marroquí por un presunto aborto
...leer más...

Angola licita petróleo de Benguela y Namibe
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Steve Biko, una vida por la liberación, por Omer Freixa
...leer más...
Galardonados por amor al español en Senegal, por José Naranjo
...leer más...
Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a fecha 1 de Septiembre de 2019., por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
Comienzo africano rumbo a Qatar, por Pancho Jaúregui
...leer más...
Leire Diez Larrea reciclaje de plásticos en Tanzania, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Noticias >

La activista congoleño-estadounidense que escaló la Estatua de la Libertad sigue protestando contra Trump
14 de febrero de 2019

Cuando de niña vivía en el Congo-Brazzaville, a Therese Patricia Okoumou le encantaba escalar cosas, especialmente casas. Nadie más, ni siquiera sus hermanos, la acompañaban en sus aventuras; aventuras que décadas más tarde le serían útiles para escalar la respetada Estatua de la Libertad de la ciudad de Nueva York en protesta por la política de inmigración de tolerancia cero del presidente Donald Trump, el pasadado el 4 de julio de 2018. Al lograrlo, Okoumou se convirtió en la primera mujer de la historia en escalar con éxito el pedestal de la Señora Libertad, pero el haberlo conseguido podría costarle hasta 18 meses entre rejas.

El pasado diciembre, un tribunal federal de distrito de Manhattan declaró a Okoumou culpable de tres delitos menores: alteración del orden público, invasión de propiedad privada e interferencia con las funciones de los organismos gubernamentales. Cada cargo conlleva una pena de hasta seis meses de prisión. En el fallo del caso Estados Unidos de América contra Therese Okoumou, el juez afirmó que las motivaciones políticas de Okoumou no prevalecían sobre la ley.

La posibilidad de ir a la cárcel, sin embargo, no ha frenado su activismo. El mes pasado, Okoumou, de 45 años, prestó declaración en el ayuntamiento en nombre de la Campaña para una Junta Elegida de Supervisión Civil para evaluar al departamento de Policía de Nueva York. Más recientemente, lanzó una campaña de tarjetas de San Valentín que ofrece tarjetas postales para aquellas personas que quieran firmarlas y solidarizarse con las familias migrantes que se encuentran en la frontera. El 14 de febrero, ella y otros activistas viajarán a El Paso, Texas, para entregar las tarjetas. "La separación familiar es muy dura para los niños", dice Okoumou sobre la política de tolerancia cero. "La gente no se da cuenta de que los niños no tienen una noción del tiempo, sobre todo los más pequeños. Y cuando la administración Trump separa a estos niños, algunos de ellos de madres lactantes, el daño que les están infligiendo es un daño psicológico a largo plazo".

La motivación detrás de su activismo, dice, se inspira más en principios humanísticos que en su viaje hasta los Estados Unidos. "Estoy luchando no porque sea inmigrante, sino porque soy Patricia Okoumou. Es inmoral meter a los niños en celdas", dijo.

Aunque puede que su experiencia como inmigrante no sea la fuerza motriz detrás de su trabajo, sigue siendo algo con lo que muchos inmigrantes de todo Estados Unidos pueden sentirse identificados. Creciendo en el Congo-Brazzaville, Okoumou se enamoró de América. Fue la música y Hollywood, toda la "publicidad falsa", como ella la llama, la que la cautivó. Recuerda haber disfrutado de Michael Jackson y Whitney Houston, y colgado posters de MC Hammer. "Realmente me imaginé Estados Unidos como la tierra de la libertad y el hogar de los valientes", dijo. "Tenía una idea falsa de diversidad e inclusión."

Okoumou dejó la República del Congo en 1994 con un visado temporal, y se convirtió en "indocumentada" cuando expiró. En 2010, obtuvo una greencard bajo el estatus de no inmigrante U-1 y se naturalizó como ciudadana estadounidense en 2016.

En los años pre-Trump, vivió una vida tranquila y apolítica como entrenadora personal de fitness. Pero desde la victoria presidencial de Trump en noviembre de 2016, Okoumou ha salido a las calles a protestar, a menudo en solitario. Una de sus demostraciones en solitario fue documentada por el presentador de The Young Turks, Cenk Uygur, frente a la Trump Tower en Manhattan. En abril de 2017, ya se había unido al grupo activista con sede en Nueva York, Rise and Resist (en español levántate y resiste).

"Me encanta ser independiente y tener mi propia forma de pensar", dijo Okoumou, luciendo su emblemático vestido verde cobalto adornado con las palabras: "Buscar asilo NO es un crimen". Fue ese espíritu libre el que la impulsó a encaramarse a las faldas de la "Madre de los Exiliados" en el 242º cumpleaños de Estados Unidos.

Ese mismo día, había participado en una protesta con Rise and Resist en la Estatua de la Libertad. A los pies del monumento, diez miembros del RAR desplegaron una pancarta que leía: "Abolir la ICE", refiriéndose a la ley de inmigración bajo el nombre de "Immigration and Customs Enformcement". Mientras los agentes de la policía de Nueva York arrestaban a algunos de los manifestantes, Okoumou se escabulló y escaló más de 20 pies hasta alcanzar la parte superior del pedestal. Tres horas después fue rescatada por las fuerzas del orden.

Desde que realizó su hazaña, Okoumou ha recibido una amplia cobertura por parte de los medios de comunicación. La revista ELLE lo reconoció como "uno de los acontecimientos más importantes para las mujeres en 2018", ha sido fotografiada para Teen Vogue e incluso inmortalizada en arte callejero.

Según uno de los abogados de Okoumou, Ron Kuby, la protesta de Okoumou se asemeja a las de una generación anterior de personas que participaron en actos de desobediencia civil cuyas acciones tenían el potencial de tener un impacto real, como las marchas por los derechos civiles o las protestas contra la guerra.

“Hoy en día, en la ciudad de Nueva York, las protestas son a menudo una forma más elaborada de coreografía", dijo Kuby, "donde todo el mundo conoce su papel y actúa sin que haya ninguna consecuencia real". Pero Patricia forma parte de a una tradición mucho más antigua de protesta".

La protesta de Okoumou recuerda a un acontecimiento ocurrido en noviembre de 2000, cuando el activista puertorriqueño Tito Kayak izó, junto a otros cinco manifestantes, la bandera puertorriqueña desde la corona de las Estatua de la Libertad.

"Los federales sólo remitieron a Kayak al tribunal estatal para que se le procesara por alteración del orden público, de lo que fue declarado inocente", dijo Kuby. "Podrían haber hecho lo mismo con Patricia, pero decidieron no hacerlo. Eso ha sido una decisión de la administración de Trump".

El verano pasado, una orden ejecutiva revocó la política de separar a los niños de sus padres cuando cruzaran la frontera ilegalmente, pero la administración de Trump sigue haciéndolo discretamente. Incluso hay casos en los que los niños son alojados en hogares de acogida temporales y en refugios sin que quede constancia de que llegaron a la frontera acompañados por sus padres.

Es demasiado pronto para determinar si la hazaña de Okoumou ha tenido algún impacto, pero "la acción en sí misma ha recibido mucha atención", dijo Kuby. "Aunque la gente no sepa su nombre, recuerdan la protesta."

Okoumou se declaró inocente de los cargos de delito menor. La sentencia se conocerá el 5 de marzo.

Fuente: Quartz

[Traducción y edición, Mariana Entrecanales]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- La activista congoleña Patricia Okoumou condenada por escalar la Estatua de la Libertad como protesta contra Trump

- Los líderes afroamericanos más influyentes de todos los tiempos (5/6) : Los 25 líderes afroamericanos más influyentes de todos los tiempos (del 1º al 15º)

- 10 mujeres afroamericanas que cambiaron la historia de los Estados Unidos

- Una activista afroamericana de 12 años se rapó su cabeza para alentar a las mujeres afroamericanas a votar

- Bob Dylan y los derechos de los afroamericanos

- Ayanna Pressley se convierte en la primera mujer negra en representar a Massachusetts en el Congreso de los Estados Unidos

- La republicana afroamericana Mia Love ataca duramente a Donald Trump


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios