En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...
La política partidista obstaculiza la gestión ética de recursos para el Bien Común, y el sistema económico capitalista es contrario al Desarrollo Sostenible y Ecológico
...leer más...
La Segunda Guerra del Congo: evolución y consecuencias de un conflicto que sigue sin resolverse, por Álvaro García López
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Cinco muertos tras dos atentados en Burkina Faso
...leer más...

El precio del pan aumenta un 60% en cuestión de horas en Zimbabue
...leer más...

Ciudad nigeriana celebra ser "capital mundial de los gemelos"
...leer más...

Acusan a la Comisión de Comunicación de Uganda de controlar los medios de comunicación
...leer más...

La Primera Dama de Nigeria niega los rumores sobre una nueva esposa para su marido
...leer más...

Ardua batalla contra las mordeduras de serpientes en las zonas rurales de Kenia
...leer más...

Un estudio de la ONU acota las razones por las que los africanos emigran a Europa
...leer más...

Un académico de Tanzania con tres doctorados, tres maestrías, dos diplomas superiores y el título básico anhela todavía más
...leer más...

La oposición promete un gobierno más firme en Namibia
...leer más...

Cyril Ramaphosa asistirá a la primera Cumbre Rusia-África
...leer más...

31 muertos en un accidente de autobús en la República Democrática del Congo
...leer más...

El presidente de Botsuana consuela a las familias en Kalamare y Rakops
...leer más...

ONU Mujeres visita Senegal para fortalecer a la mujer
...leer más...

UNICEF envía un suministro de vacunas a Eritrea
...leer más...

Cooperación entre Etiopía y Turquía
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, actualmente escribe en el blog "En clave de África" en el Periódico de Catalunya" y en Periodista Digital y trabaja en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Ver más artículos del autor


Los creyentes en la Ley del Talión, por José Carlos Rodríguez Soto

7 de febrero de 2019.

Me telefonearon para acudir a un entierro. “Es en la iglesia de San Matías”, me dijo la persona que me llamó. Los muertos, dos, eran el conductor de un camión que transportaba ganado y su ayudante, ambos musulmanes. Los habían matado unas horas antes a pocos kilómetros de Bangui y la policía había traído sus cuerpos para entregárselos a sus familiares, en el barrio musulmán de la capital centroafricana.

Cuando ocurren incidentes así no es fácil abrirse paso en medio de una maraña de versiones contradictorias y rumores hasta llegar a saber con claridad que ocurrió. Lo supe al día siguiente: el camión se dirigía al mercado de ganado que abastece el matadero cuando se detuvo en un control de la gendarmería. Mientras estaban parados, un hombre del pueblo cercano se metió debajo, con un bidón, para robar combustible del depósito. El chofer, al terminar sus papeleos y sin tener ni idea de lo que pasaba entre las ruedas de su camión, arranco y se llevó por delante al ladronzuelo, que murió aplastado. Cuando la gente se dio cuenta, le pararon y la muchedumbre enfurecida mataron a los dos ocupantes de la cabina del camión.

Cualquiera que haya vivido algún tiempo en prácticamente cualquier país africano sabe perfectamente que si tienes la mala suerte de atropellar a una persona, es muy imprudente detenerte en la carretera porque te expones a que te den una paliza o incluso te maten en el acto sin que nadie se pregunte de quien ha sido la culpa. En el caso que nos ocupa, es muy probable que eso fuera la que ocurrió: conduces un camión que acaba de atropellar y matar a un hombre. Lo mismo da si era un ladrón, lo mismo da si te percataste o no de su existencia. “Aquí somos todos cristianos y seguimos la ley de Moisés, ojo por ojo y diente por diente”, me dijo una vez un hombre que acababa de participar en la lapidación de un conductor, tan orgulloso el de su supuesto cristianismo.

Pero cuando los dos cadáveres llegaron al barrio musulmán y sus familiares les amortajaron, la versión que corrió en pocos minutos fue algo distinta: “les han matado por ser musulmanes”. En poco tiempo un grupito de jóvenes de su clan salió a la avenida principal en busca de cristianos. El primero con el que se toparon era un chico que transportaba mercancías con su carretilla. Sin mediar palabra le tiraron al suelo y le degollaron. Más adelante, se encontraron con otro que llevaba pasajeros con su moto-taxi y le apuñalaron hasta que se desangro Cuando estaba casi muerto, uno de los vengadores le reconoció: “que hemos hecho, este chico no era cristiano sino musulmán”. En fin, un fallo lo tiene cualquiera, y más en un momento de ofuscación.

Yo llegue poco después, cuando me llamaron para el entierro. Me sorprendió poco ver el barrio bastante vacío, sin su bullicio habitual, y las tiendas cerradas. No sabía que acababan de vengarse matando a los dos jóvenes. Fui directo a la iglesia de San Matías. En realidad, allí no hay ninguna iglesia. Hubo una parroquia que fue abandonada en 2014 durante el peor momento de la crisis y en 2015 se convirtió en una base de una milicia musulmana. En 2017, cuando el jefe de esta banda fue muerto a tiros por la policía centroafricana, sus seguidores incendiaron la iglesia y convirtieron su recinto en un cementerio musulmán. Allí pase algún tiempo hablando con sus familiares, mientras picaban el duro suelo para hacer las tumbas.

Nada de esta locura es exclusiva de África, aunque he de decir que en los conflictos que me ha tocado vivir en varios países uno se encuentra hasta la saciedad con la repulsión de la venganza. Si un musulmán ha matado a un cristiano, buscamos a un musulmán o dos y los matamos, aunque ellos no hayan tenido la culpa de nada, que para eso somos buenos cristianos y seguimos la ley de Moisés, como me dijo aquel hombre. Y si unos cristianos han matado a mi hermano musulmán, buscamos a uno o dos cristianos (aunque a veces podamos tener algún fallo) y los degollamos en plena calle.

Sé que no todo el mundo tiene esta mentalidad, aunque si me preocupa que cuando sucedan estos casos sean muy pocos, líderes religiosos incluidos, los que reaccionen y se opongan abiertamente. Pocas cosas me dan más rabia, y más pena, en este lugar donde vivo.

Origial en :En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios