En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El sincretismo religioso en la población afroamericana ¿un medio de liberación?. por Khady Diouf
...leer más...
"Ciudadanos, apátridas, exiliados y migrantes: la diáspora ecuatoguineana de la Comunidad de Madrid",
...leer más...
La migración maliense en España: retornos «no asistidos» y movilidad transnacional, por Annalisa Maitilasso
...leer más...
El actual saqueo sistemático de los recursos africanos delata la más cruel esclavitud jamás impuesta sobre los pueblos de África, por Lázaro Bustince
...leer más...
El deseo de emigrar en África Subsahariana, por Mark Hugo Lopez
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Líderes rebeldes nombrados "asesores militares" por el gobierno centroafricano
...leer más...

Absuelto un policia estadounidense acusado de matar a un adolescente
...leer más...

Una delegación del parlamento de Uganda viaja al Reino Unido a un seminario sobre esclavitudes modernas
...leer más...

Se esperan nuevas inversiones en Sudán del Sur
...leer más...

RwandAir conectará con Kinshasa
...leer más...

Prosigue el proceso de elección de gobernadores en Nigeria
...leer más...

La sequía en Kenia empeora
...leer más...

El Papa reactiva plan de viaje a Sudán del Sur
...leer más...

Mozambique, Zimbabue y Malaui intentan recuperarse tras el paso del Ciclón Idai
...leer más...

Francia registra nuevas manifestaciones a favor del cambio político en Argelia
...leer más...

Se derrumba la coalición C 14 de la oposición de Togo
...leer más...

Comienzan los Actos SAME 2019: “Defendemos la Educación SOStenemos el mundo”
...leer más...

Sale de prisión José Filomeno dos Santos, hijo del expresidente de Angola
...leer más...

Al Shabab vuelve a reivindicar un ataque en el que han muerto quince civiles y un ministro
...leer más...

¿Qué es Dan Nan Ambassagou, el grupo disuelto acusado de la matanza de peuls en Ogossagou (Malí) ?
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El posible principio del fin del régimen de Al-Bashir, por Iván Navarro
...leer más...
Juan Valbuena en el país que no existen los periódicos , por Roge Blasco
...leer más...
Harmatán: nace el primer festival multidisciplinar nómada de cultura africana en España, por Afribuku
...leer más...
Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 17 de Marzo de 2019. (Alguien duerme), por José Antonio Barra
...leer más...
Radiografía de la Sudáfrica insurgente , por Omer Freixa
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

-

Velloso Santisteban, Agustín

Agustín Velloso es profesor del Dpto. de Historia de la Educación y Educación Comparada de la Facultad de Educación de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

Ver más artículos del autor

Un mundo oculto: La red global del comercio de armas (1ª parte)
09/01/2019 -

Las Navidades son fechas propicias para los estrenos de cine. Éstas de 2018-19 han traído además un documental de inmundicia y horror con un título peliculero, típico de publicistas y medios de comunicación: "Un mundo oculto: la Red Global del Comercio de Armas. Investigación sobre la industria global de armas que cuenta sus beneficios en miles de millones y sus pérdidas en vidas humanas".

De todos modos, el documental merece la pena pues aparecen algunos de los principales asesinos en serie del mundo a sueldo de las multinacionales más poderosas, habitualmente conocidos como jefes de Estado, presidentes de gobierno, secretarios de Estado, príncipes, etc.

Uno de los participantes en este enorme negocio (en el argot un fixer: intermediario, correveidile, conseguidor) que habla en el documental sobre esos políticos con la soltura de un sumiller, los describe así: “son como las putas, con la diferencia de que ganan muchísimo más”. Llamo la atención sobre esta comparación, no por su mal gusto, lógico en un degenerado, como él no parece caer en la cuenta de que aquellas no asesinan, sino porque a lo largo de los 46 minutos de narración, como ya se aprecia en el subtítulo, todo se reduce a obtener dinero por cualquier medio, cuanto más mejor, sin límite, continuamente. Lo demás es circo, trucos de magia, teatro sangriento del absurdo, espiritismo.

En la cinta aparecen aviones de guerra, víctimas, analistas políticos, sesiones parlamentarias, declaraciones altisonantes, escenas de represión, palacios, lujos, etc., miles de fotogramas muy diferentes unos de otros, pero la trama es siempre la misma: cómo conseguir más y más dinero.

Una de las conclusiones que se extraen es que no existe ninguna otra razón para este magnífico negocio. Ni la defensa nacional, ni el control del mundo, ni la guerra contra el terror, ni la escasez de materias primas, ni la naturaleza humana, ni la teoría de la conspiración… Todo esto y más se convierte en un medio para ese fin: personas, recursos, la política, la empresa, el mundo entero en definitiva.

Tanto es así que otro participante declara que “da igual que perdamos la guerra en Afganistán, es bueno para el negocio”. Este punto de vista resulta del todo razonable, lo mismo diría el entrevistado si la hubieran ganado, ya que lo único imprescindible para el negocio es querer hacerlo.

Con eso basta porque todo lo demás se confabulará para que prospere: un fabricante de armas por allá, allí un gobernante incómodo de un país pequeño o mediano del tercer mundo, mejor si es con petróleo, aquí dos o tres editoriales por los que éste pasa a ser dictador en unas semanas, a mano siempre hay un político preocupado por las mujeres musulmanas, otro por los terroristas, acullá aparecen armas biológicas y en el momento adecuado surgen los telediarios emitidos desde playas turísticas en las que aparecen niños muertos y desde hospitales remotos donde incubadoras vacías son la prueba definitiva de que alguien maligno los ha sacado para estrellar sus sesos contra las paredes.

El pueblo y el populacho se apiada y se excita respectivamente ante su televisor y empieza la carnicería, seguida por el envío de ONGs sin fronteras, donativos, firmas y tuits; luego es el turno de la huida de refugiados y de nuevas medidas para proteger a aquellos de las invasiones que causan, es decir, nuevas armas, nuevas intervenciones, nuevas reuniones de alto nivel y sus correspondientes comunicados, nuevas víctimas.

Nada nuevo, se dirá. Desde luego que es así, más aún, es el sino de la historia de la humanidad, sólo que ahora se conoce a través de la televisión e Internet. Ocurre además que en la actualidad ya no se trata de grandes penalidades sino del riesgo de Armagedón, por su capacidad destructiva, de consumo de energía y de contaminación. Además por su efecto pervertidor y deshumanizador.

El ser humano individual, impotente y temeroso ante esa fuerza, se acostumbra para seguir viviendo, aunque sea mal, y se resigna a su destino. La gente, especialmente si está lejos de las bombas, hace como que no ve lo que ocurre. Por supuesto a algunos anormales les parece necesario y a otros hasta bueno.

Entre los que ven y saben hay una tendencia a olvidar lo fundamental y a enredarse en lo demás: legalidad, legitimidad, intervención humanitaria, derecho a proteger, atacar para no tener que defendernos y otras gilipolleces. Esta alucinación impide cambiar este estado de cosas antes de que una nueva guerra –que ya anticipa el documental para los próximos años- acabe con todo definitivamente.

El documental está en inglés y se puede ver en la web de Aljazeera. (Nota: no me parece oportuno en estas líneas salir del documental para entrar en las razones de Aljazeera para emitirlo en estas fechas y soltar unas cuantas coces a Arabia Saudí, el Reino Unido, Estados Unidos, etc.).

A continuación sigue un extracto del texto de la presentación del documental:


El negocio del comercio internacional de armas asciende a cien mil millones de dólares por año, según Pieter Wezemen, investigador principal del Stockholm International Peace Research Institute (Sipri)*. El volumen del negocio ha crecido paulatinamente en los últimos 15 años.

Basado en el libro de Andrew Feinstein, The Shadow World: Inside the Global Arms Trade, el documental revela algunas de las operaciones de venta de armas más corruptas de la historia.

El acuerdo más notable entre el Reino Unido (el principal productor de armas de Europa Occidental) y Arabia Saudí (su principal país de exportación) es el acuerdo de Al-Yamamah con la empresa británica BAE Systems (British Aerospace). Las primeras ventas tuvieron lugar en septiembre de 1985.

Arabia Saudita encargó armas por valor de 54 mil millones de dólares. Una corrupción masiva aseguró el contrato a BAE. La Oficina Británica de Fraude a Gran Escala identificó pagos corruptos por valor de siete mil millones.

Para allanar el camino hacia el príncipe Bandar Bin Sultan Al Saud, embajador saudí en Estados Unidos entre 1983 y 2005, BAE le regaló un enorme avión comercial para él solo y mil millones de libras durante años.

Según el editor de The Guardian David Leigh, Mark Thatcher, el hijo de la primera ministra Margaret Thatcher, se llevó más de 15 millones de dólares en efectivo como intermediario del acuerdo de Al-Yamamah.

El negocio internacional de armas ha llevado al mundo a un estado de guerra perpetua.

Lawrence Wilkerson, coronel retirado y Jefe del Gabinete del Secretario de Estado Colin Powell, afirma que la muestra definitiva de la voluntad de un estado de seguridad nacional es hacer lo que sea preciso para crear una situación de guerra perpetua.

“La élite de la seguridad nacional hoy se compone principalmente de gente que usa una y otra vez las puertas giratorias”. Dick Cheney, secretario de defensa y vicepresidente de Estados Unidos, es un ejemplo de libro (se refiere a su etapa de director de la Compañía Halliburton entre 1995 y 2000).

Wilkerson añade que este sistema giratorio entre empresas privadas y gobierno “da como resultado que la seguridad nacional esté formada por una élite muy reducida y muy rica".

Estados Unidos es también el principal suministrador de ayuda militar a Israel. El economista israelí Shir Hever dice: “cada dos años más o menos Israel ataca a la Franja de Gaza y justo después hay una feria comercial en la que las compañías de armas israelíes exponen sus tecnologías. La primera publicidad que realizan es: Las hemos probado ya sobre seres humanos”.

A través del comercio mundial de armas se deteriora la democracia, mientras disminuyen las oportunidades de trabajar por la paz global.

Agustín Velloso

* Nota de José Manuel Samos: 398.200 millones de dólares según los datos ofrecidos por el Sipri, que no incluyen a China.

Fuente: Grupo Tortuga

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- La violencia y el tráfico de armas para controlar los minerales de gran valor en África Subsahariana

- Egipto inaugura la exposición de armas EDEX 2018

- Bajan las importaciones de armas en el conjunto de África

- Cabo Verde ratifica un tratado de comercio de armas con la ONU

- Actua en la firma del tratado de Armas ligeras

- Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA) ATT (Arms Trade Treaty)

- Exportación y transferencias de armas desde Europa a África

- Exportaciones y transferencia de armas: desde África Subsahariana a África Subsahariana

- África: Comercio de armas en la región de los Grandes Lagos

- Mozambique ya forma parte del Tratado sobre el comercio de armas

- Los países de África que optan por las armas rusas

- Egipto apoya con armas y munición al gobierno de Sudán del Sur


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



- - - - - - - - -
pilar blanco prieto comentó de Un mundo oculto: La red global del comercio de armas...

Lo que he leído me reconfirma una vez más lo que más o menos ya sé: el negocio de armas produce más y más beneficios a unos cuantos. Y a cambio un montón de sufrimiento y muertes a muchísimos seres humanos.
Y yo me digo: Esto me afecta profundamente. ¿ cómo puedo seguir viviendo sabiendo que ésto existe?. Cómo hacéis los demás para que ésto no os afecte. a mí me produce mucho enfado y mucha tristeza. Me quita mucho de mi alegría.




Agregar un comentario