En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Transiciones posconflicto y justicia transicional en Uganda, por Lázaro Bustince
...leer más...
Visión de UNITA del estado de Angola
...leer más...
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Reunión de la Internacional Socialista en Cabo Verde
...leer más...

La empresa Saipem se adjudica un contrato de gasoducto de 100 millones de dólares en Guinea Ecuatorial
...leer más...

Incendio en el hospital de Mombasa tras la explosión de una botella de gas
...leer más...

Nueva ginebra sudafricana aromatizada con excremento de elefante
...leer más...

La sequía amenaza al ganado en la zona oeste de Zimbabue
...leer más...

La seguridad alimentaria en Sudáfrica se ve amenazada por la falta de lluvia
...leer más...

Gabón solicitará al FIDA un préstamo de 35.000 millones de francos CFA para financiar el desarrollo agrícola y rural
...leer más...

El cantante marfileño Bebi Philip insta a sus fans a protegerse contra los ciberataques
...leer más...

Strictly Silk, el festival exclusivo para mujeres en Nairobi
...leer más...

Dos ministros namibios dimiten por presunta corrupción en la industria pesquera
...leer más...

La modificación de la ley orgánica argelina crea polémica
...leer más...

Mueren seis campesinos en una emboscada en la frontera entre Tanzania y Mozambique
...leer más...

Senegal debuta con victoria frente al Congo
...leer más...

Llamamiento del Papa Francisco ante la situación en Burkina Faso
...leer más...

El reembolso de los eurobonos con valor de 400 millones de dólares pondrá a prueba los límites de la economía ruandesa
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Lucía Asué Mbomio Rubio. Hija del camino., por Roge Blasco
...leer más...
¿Habrá agua para todos y para todo?, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Publicado el libro «Pedro Páez y las Fuentes del Nilo Azul». por Mario Lozano Alonso
...leer más...
África tras la Guerra Fría, por Omer Freixa
...leer más...
La pesadilla del pueblo de Obi, por Carlos Luján Aldana
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

La violencia sexual como arma de guerra: por qué el Premio Nobel de la Paz es importante
12/12/2018 -

Para las mujeres y los hombres comunes y corrientes, la paz es vital, tan esencial como el aire mismo. Denis Mukwege y Nadia Murad, ganadoras del Premio Nobel de la Paz de 2018, lo saben.

Mukwege es el "ayudante" que ha brindado atención médica y cirugía a miles de supervivientes de violencia sexual en su país, la República Democrática del Congo (RDC). En 1999, fundó el Hospital Panzi, que se hizo conocido por su apoyo integral a más de 48.482 supervivientes de violencia sexual.

La respuesta de Mukwege al Comité Nobel fue tanto una llamada a la acción como una promesa a todos los supervivientes de violencia sexual de que el mundo se va a negar a sentarse ociosamente ante su sufrimiento.

Por su parte, Murad es "la testigo". Una joven de la comunidad Yazidi en el norte de Irak, que fue secuestrada y mantenida cautiva por el Estado Islámico hace poco más de 4 años. Ahora es una voz global contra la violencia sexual, la trata de personas y el genocidio. Murad muestra un coraje implacable como autora, activista de derechos humanos y narradora de historias. Como superviviente de la trata de personas y de la violencia sexual, ha desafiado a la ONU, a los gobiernos nacionales y a las organizaciones internacionales a tomar medidas para asegurarse de que realmente es "la última chica" en experimentar tales horrores.

El reconocimiento del papel desempeñado por estas dos personas es muy importante para fortalecer la campaña contra el uso de la violencia sexual como arma de guerra. No es un concepto nuevo pero, sin embargo, ha necesitado toda una eternidad para ser reconocido.

Patrones

Las formas de violencia sexual relacionada con el conflicto incluyen, entre otras, violaciones, embarazos forzosos, esclavitud y tortura.

La violencia sexual puede servir al propósito de la humillación, recompensar a los reclutas, inculcar el miedo o como un mecanismo de limpieza étnica. Como tal, puede llegar a ser generalizada, sistemática y organizada; o dirigida, indiscriminada, oportunistas y meramente tolerada; O una combinación de ambas.

Los patrones de violencia sexual en tiempos de guerra son extraordinariamente variados y complejos. A menudo son perpetrados por unos pocos actores armados, en lugar de todos ellos. El conjunto de datos de violencia sexual en los conflictos armados muestra que no todos los grupos armados cometen esta violencia.

Mi propia investigación ha proporcionado ideas adicionales. Revisé informes de violencia sexual de la posguerra entre 1989 y 2011 de 23 actores armados en el África Subsahariana. 5 no tuvieron ningún evento de violencia sexual que se les haya atribuido después del acuerdo. Solo 8 fueron reportados como responsables del 68% de los abusos y agresiones.

Confiar en los beneficios materiales es una explicación del comportamiento brutal contra civiles desarmados. Vivir en un área con bienes valiosos y recursos naturales a menudo se ha asociado con la prevalencia de la violencia sexual en tiempos de guerra. Por ejemplo, en el este de la República Democrática del Congo, la presencia de minerales ha contribuido a la violencia armada organizada, la violación en tiempos de guerra y otras formas de violencia sexual.

Este hecho está respaldado por una investigación que ha encontrado un mayor riesgo de sufrir violencia sexual fuera de las relaciones domésticas, cerca de minas y actores armados. Un factor parece ser que el fácil acceso a las armas, los recursos saqueables y el financiamiento parecen hacer que los grupos armados sean más incoherentes a nivel organizativo. Esto significa que son propensos a invertir poco en disciplina. A su vez, esto conduce al reclutamiento forzado y a otros medios baratos y coercitivos para la movilización. Los líderes que no necesitan apoyo civil o que han secuestrado a sus soldados de infantería, sorprendentemente, parecen permitir la violación en grupo como una forma de socialización dentro de las filas.

La carga

Otras formas de violencia en tiempos de guerra pueden persistir en los cuerpos y psiques de hombres y mujeres durante mucho tiempo. Sin embargo, mientras que los soldados son reconocidos por su heroísmo o valor, recompensados ​​con una pensión o integrados en un nuevo ejército, las supervivientes de violencia sexual son silenciadas e ignoradas.

Además, muchas no pueden tener hijos y son expulsadas ​​de sus comunidades como "contaminadas" o "inapelables". Sufren de enfermedades crónicas y problemas de salud sexual y reproductiva complicados. Deben soportar la depresión y la ansiedad recurrentes a largo plazo, entre muchos costos psico-sociales-espirituales. Se les hace sentir que carecen de valor, que son desechables en la sociedad, marginales. A menudo son más pobres, menos capaces o tienen más probabilidades de acceder a la educación, la capacitación y las oportunidades.

Estas consecuencias se cruzan con las limitaciones sociales y familiares (estigma, empobrecimiento, alienación, fragmentación) que pueden acompañar a la guerra y la crisis humanitaria, y tienen consecuencias particularmente negativas para las supervivientes de violencia sexual.

Abordar los costos

En ausencia de estructuras, instituciones y procesos para abordar estas consecuencias, Mukwege y Murad se esfuerzan por alejar el estigma y la vergüenza de las supervivientes, y pedir a todos que respondan con justicia social.

El trabajo de Mukwege en el Hospital Panzi en Bukavu, en Kivu del Sur, está cada vez más enfocado en la medicina general. La fundación que surgió de esta instalación ahora también brinda asistencia social, económica, judicial y psicológica.

Por su parte, la Iniciativa Nadia trabaja con herramientas de promoción para hacer posible la vida en la provincia de Sinjar, en el norte de Irak de la comunidad Yazidi, además de buscar justicia para las supervivientes de violencia sexual.

Ambos ganadores del premio Nobel están resaltando la necesidad de hacer más. Las supervivientes y sus comunidades merecen reconocimiento por las atrocidades cometidas contra ellas. Sin embargo, también necesitan apoyo material en forma de servicios y derechos humanos fundamentales y en forma de justicia.

Un Premio Nobel por este trabajo significa reconocer la violencia sexual como un arma de guerra. Pero Mukwege y Murad probablemente no quieren que nos detengamos allí. Después de todo, ellos, y las mujeres y hombres que abogan por este acto de justicia, necesitan recursos para la atención médica, la educación y la asistencia jurídica y la reconstrucción posterior al conflicto. Así como sus cuerpos y espíritus necesitan curación, también lo requieren sus países y comunidades.

Christiana Lang y Chiara Tulp

Fuente: The South African y The Conversation

[Traducción y edición, Sara Gil Martín-Serrano]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Declaraciones del doctor Mukwege tras recibir la noticia de la concesión del Nobel

- Denis Mukwege: el paradójico Nobel de la República Democrática del Congo

- Denis Mukwege, "no existe el fatalismo africano"

- Mukwege: “Nuestras mujeres llevan África en sus hombros”

- Mujeres comprometidas con víctimas de la violencia sexual en RDC

- Informe sobre violencia sexual en Kivu sur

- Escalada masiva de la violencia sexual en Sudán del Sur

- Emigrantes subsaharianas y violencia sexual

- Naciones Unidas solicita a Sudán que castigue los crímenes de violación en Darfur

- Multitudinaria marcha de mujeres en Kivu Norte contra la violencia sexual en los Grandes Lagos

- Las policías de Sierra Leona ayudan a las mujeres víctimas de violencia sexual de Darfur

- La justicia ugandesa acelera las audiencias de las víctimas de violación

- Todo abuso de menores es un drama y desafío en África y en todo el mundo

- Miles de niños talibés en Senegal son objeto de abuso

- «Se divertían con mi cuerpo»: Los varones supervivientes de abusos sexuales permanecen en silencio en Centroáfrica

- El matrimonio infantil, violencia silenciada


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios