En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Situación de los afrocolombianos. Una simple mirada , por Licenia Salazar
...leer más...
Reflexión sobre la situación de la enseñanza del español en África subsahariana y los factores que impulsan su expansión, por Leyre Alejaldre Biel
...leer más...
Ruanda, creación africana del tratado de Versalles (1919), por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Adónde migran los africanos, por Pablo Moral
...leer más...
Resistencia política y creación literaria en Guinea Ecuatorial, por Joseph Desiré Otabela
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Tribunal Supremo de Kenia rechaza la petición de legalizar el sexo homosexual
...leer más...

Zambia recibe 100 millones de dólares del Banco Mundial para mejorar la gestión de los recursos naturales
...leer más...

Las negociaciones entre la junta militar y las fuerzas de la libertad y el cambio en Sudán no llegan a un acuerdo
...leer más...

El presidente Mutharika encabeza el recuento electoral en las elecciones de Malaui
...leer más...

Protestas en Bamako contra el cuartel de la G5 Sahel
...leer más...

El ejército argelino dice "no" a las principales demandas de la protesta.
...leer más...

El Banco Central de Sudán recibe un depósito saudí de 250 millones de dólares
...leer más...

El Consejo de Seguridad de la ONU extiende otros seis meses el mandato de la MINURSO
...leer más...

El crecimiento económico de Túnez alcanza el 1,1% en el primer trimestre de 2019
...leer más...

El FMI llega a un principio de acuerdo con Egipto para un prestamo de 2.000 millones de dólares
...leer más...

Una religiosa española asesinada en la República Centroafricana
...leer más...

La agroforestería crece en varias regiones africanas
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo aprueba una estrategia de integración económica para África Central
...leer más...

Médicos sudaneses en huelga en el Nilo Azul
...leer más...

La sociedad civil se implica en la crisis de las regiones anglófonas de Camerún
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Guinea Ecuatorial: impasible, imposible, hacia el ismo, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
Jóvenes africanos en países "inhabitables", por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Sin tambores para despedir a Binyavanga, por Chema Caballero
...leer más...
CAN 2019: Apodos del Grupo A, por Pancho Jaúregui
...leer más...
La UE se afianza en Somaliland por Pablo Arconada Ledesma
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Una buena asistencia médica en salud mental debería ser parte de la construcción de la paz
09/11/2018 -

El impacto negativo de los conflictos armados en la salud mental de los combatientes está muy bien documentada. Sin embargo, no fue hasta hace 2 décadas que la literatura sobre el efecto del conflicto en civiles empezó a emerger. Entre un 1% y un 3% de cualquier población en el mundo tiene trastornos psiquiátricos donde el conflicto está presente: Esto podría incrementar debido al Trastorno por Estrés Pos-Traumático (TEPT, PTSD en inglés), o debido al alcoholismo, abuso de drogas y/o depresión, causados por el estrés proveniente del conflicto.

Un reportaje hecho en 2003 por el Banco Mundial, llamado "Mental Health and Conflict" (Conflicto y Salud Mental), demostró que en Uganda, por ejemplo, el 71% de la población afectada por el conflicto estaba sufriendo un trastorno depresivo grave. En Sudán del Sur, alrededor de un tercio de la gente cumplía con el criterio de TEPT, y alrededor del 50% mostraba indicios de depresión. El reportaje indicaba que entre el 40% y 70% de los refugiados tenía depresión clínica aguda y TEPT.

La OMS (Organización Mundial de la Salud), a través de su Mental Health Atlas Project (Proyecto Atlas sobre la Salud Mental), reconoce la necesidad de promover la concienciación sobre la salud mental, no sólo por sus efectos en la productividad de una nación a largo plazo, sino como un asunto de derechos humanos.

La salud y bienestar en general de una sociedad depende en parte de la estabilidad de sus sistemas sociales y políticos. Mientras que los asuntos de salud mental son vistos frecuentemente como un problema personal del individuo, suelen ser las presiones socio-políticas, incluyendo el conflicto, las que los producen.

Con el aumento de eventos de conflicto registrados y el subsiguiente incremento en el número de refugiados y gente desplazada, el índice de condiciones de salud mental entre las poblaciones afectadas tiene bastante probabilidad de subir también. Los conflictos, además, tienen efectos multigeneracionales a largo plazo. El impacto de la guerra en niños es significativo y duradero.

En respuesta a la necesidad de integrar la salud mental como parte de los programas de salud y bienestar social de la OMS, 177 países han reforzado sus esfuerzos en salud mental y asistencia social. Sin embargo, los países de bajos ingresos no tienen los recursos humanos ni financieros, mucho menos profesionales de la salud o infraestructuras básicas para abordar el problema con suficiencia.

Se estima que en 2017 sólo había alrededor de 2 proveedores de asistencia en la salud mental por cada 100.000 personas en países de bajos ingresos, en comparación con 70 en países con altos ingresos. Los gastos del gobierno en asistencia en la salud mental están en menos de 1 dolar por persona al año en países de bajos ingresos, comparado con los más de 80 por persona al año en países de alto ingreso.

Crear una distinción entre los efectos del conflicto y otras presiones sociales coexistentes también puede ser problemático. Por ejemplo, en una región como es el Sahel, ¿cómo cuantificamos la extensión del trauma causado por conflicto armado y el sufrimiento causado por pobreza crónica? Muchos expertos coinciden en que no hay una sola panacea para sociedades afectadas por múltiples emergencias socio-políticas, aunque sí es cierto que una infraestructura psicológica es requerida.

En términos de asistencia sanitaria, los países occidentales han provisto estructuras de apoyo a los refugiados. Sin embargo, la profunda perturbación de vidas trastornadas, alienación en una extraña cultura y la pérdida de estatus son potencialmente dilemas más allá de los rápidos remedios médicos.

Entonces, ¿cómo debería África lidiar con la salud mental? África debería implementar una salud más inclusiva y con sistemas educativos para afrontar enfermedades mentales causadas por el conflicto, así como eliminar el estigma sobre la enfermedad mental en general.

Las normas locales o normas psicológicas específicas de una cultura y las creencias podrían ser adheridas a las infraestructuras de salud mental. Esto podría ofrecer una alternativa a los métodos occidentales de psiquiatría, los cuales enmarcan el sufrimiento como un problema científico que necesita ser resuelto sin reconocimiento o aceptación tradicional, cultural o religioso, todos pertinentes a las culturas de los refugiados. Por ejemplo, sistemas antiguos como ayurveda o la medicina china ven el cuerpo y la mente como una única cosa en su enfoque a la salud y a las enfermedades, e intenta examinar asuntos dentro de sus entornos sociales, económicos y culturales.

La identidad local y el entendimiento pueden ser importantes para aliviar el sufrimiento de la gente que ha perdido mucho, si no todo, de sus mundo. Esto puede ayudar a lidiar con el estigma circundante en discusiones sobre la salud mental y al buscar ayuda profesional.

Estudios conducidos en Zimbabue y en Nigeria revelan que la mayoría de la gente cree que la enfermedad mental es causada por espíritus sobrenaturales. Es por esto que debería haber programas de salud mental apropiados que desvíen las necesidades culturales y espirituales de la gente para optimizar las terapias de salud mental en África. Afortunadamente, ya existen metodologías al respecto que están ganando impulso por medio del uso de mecanismos a nivel comunitario con el objetivo de promover la salud psicosocial.

Las reformas sociales y políticas deberían esforzarse en distribuir justicia y reconocimiento público para las víctimas de guerra y conflicto. Una búsqueda más a fondo es requerida en este ámbito, pero la evidencia muestra que la angustia mental es preponderante en regiones afectadas por el conflicto.

La salud mental es un asunto público importante en el ámbito de la salud y debe incorporarse al desarrollar infraestructuras y estrategias de recuperación postconflicto. De otra manera, reconstruir sociedades y economías afectadas por el conflicto será una lucha cuesta arriba.

Fuente: Africa Portal

[Traducción, Sara Gil Martín-Serrano]

[Fundación Sur]


Artículos Relacionados

- La OMS urge a tomar medidas sobre los trastornos mentales que afectan a los jóvenes africanos

- El proyecto del obispo de Wa en Ghana un talk show para educar sobre salud mental y no aislar a los enfermos

- El silencio es mortal: Salud Mental y la Comunidad Negra

- Se revisan en Sudáfrica licencias de ONGs tras la muerte de enfermos mentales

- La Línea de Ayuda para Suicidas de Ghana ya está operativa

- La ayuda que necesitan las víctimas de Boko Haram es psicológica

- La radio está cambiando la vida de los granjeros africanos de estas 8 formas


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios