En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El sospechoso alarmismo terrorista de Exteriores y la credibilidad del Gobierno español, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : Ruanda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : Uganda
...leer más...
Impacto de la ayuda oficial para el “desarrollo” en África: ¿Habrá luz al final del túnel?, por Jesús Carabali
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : República Democrática del Congo
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tropas de Nigeria destruyen una base logística de Boko Haram
...leer más...

Etiopía pospone las elecciones legislativas a causa del COVID-19
...leer más...

Se encuentran cadaveres en las calles de la capital de Madagascar
...leer más...

Los propietarios de bicitaxis de Madagascar protestan por no tener nada que comer tras las medidas contra el COVID-19
...leer más...

Un ataque terrorista en Malí se salda con siete soldados heridos
...leer más...

Alergias al polen y el COVID-19: no hay razón para preocuparse
...leer más...

Los ataques contra civiles en Trípoli continúan mientras Haftar recibe más apoyo de los Emiratos Árabes Unidos
...leer más...

Kwibuka26 continuará el programa de conmemoración en Ruanda
...leer más...

La CAF se reunirá en abril para programar las nuevas fechas del fútbol africano
...leer más...

El Primer ministro de Sudán visitará El Cairo y Addis Abeba para reanudar las conversaciones sobre la Presa del Renacimiento
...leer más...

Se presenta en Gabón una nueva plataforma para emprendedores
...leer más...

Por la discriminación positiva de la juventud rural en Costa de Marfil
...leer más...

Burundi bloquea el paso de los camiones que provienen de la Comunidad del Africa Oriental
...leer más...

El grupo de resistencia de Darfur acepta los llamamientos de la ONU para el cese del fuego por el Covid-19
...leer más...

El crecimiento en África será revisado a la baja debido al COVID-19
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
La tradición reciclada en arte, por Wiriko
...leer más...
África frente al coronavirus, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Las amazonas de Dahomey y el papel de la mujer en las sociedades africanas actuales.por Carlos Luján Aldana
...leer más...
Manu Dibango: 7 álbumes imprescindibles, por Afribuku
...leer más...
Adiós al panafricanista musical Manu Dibango por Eva Feito Casado
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

-

Alejandro Nadal Egea

economista mexicano, doctor en Economía por la Universidad de París X, actualmente es profesor e investigador de economía en el Centro de Estudios Económicos de El Colegio de México en las áreas de teoría económica comparada y economía del cambio técnico. Publica semanalmente en el periódico La Jornada de México, sus publicaciones también pueden encontrarse, entre otras, en la revista en papel y online Sin permiso. (Fuente: Wikipedia)

@anadaloficial

Ver más artículos del autor

Sudáfrica: del apartheid al neoliberalismo
21/09/2018 -

La transición en Sudáfrica de un régimen de racismo institucionalizado a una democracia electoral es un acontecimiento de gran relevancia. Desgraciadamente, este giro no se reflejó en la situación económica. En un tiempo récord el Congreso Nacional Africano (CNA), el partido que había liderado la lucha contra la opresión racista, abrazó y consagró las políticas del neoliberalismo que habían cimentado el sistema de explotación y desigualdad del apartheid. El análisis de la economía política de este proceso de transición es una lección importante para cualquier gobierno que aspire a un cambio social y económico real.

A finales de la década de 1980 la situación en Sudáfrica había llegado a un callejón sin salida. Los enfrentamientos habían drenado la energía de ambos bandos y los militantes del CNA sabían que el aparato represivo de la minoría blanca estaba agotado y rebasado. Pero aun así, una insurrección final con tintes violentos conduciría a un baño de sangre.

La minoría blanca confiaba en su formidable arsenal policiaco-militar. Pero el régimen estaba en plena bancarrota política y su aislamiento internacional lo llevaría al fracaso en caso de escoger el camino de la represión. Además, el apartheid chocaba con la lógica de la acumulación capitalista al impedir la libre movilidad del trabajo. Toda la industria en Sudáfrica estaba sufriendo los inconvenientes. Había llegado el tiempo de negociar para asegurar un acuerdo de transición ventajoso.

Durante la segunda mitad de los años 1980 las reuniones secretas entre la élite económica y los altos mandos del CNA se multiplicaron. Cuando Nelson Mandela fue liberado en 1990, los contactos se hicieron más frecuentes. Mandela y Harry Oppenheimer, el magnate de la industria minera y de diamantes, se reunían para comer en Little Brenthurst, la casa de campo del industrial. Para la minoría blanca el objetivo era crear condiciones que permitieran la transición política sin sacrificar los privilegios económicos adquiridos durante el apartheid.

En el acuerdo final de transición negociado entre el CNA y la minoría blanca, el ingrediente sobresaliente fue el de la democracia electoral: una persona, un voto. Pero esta paridad política escondía la desigualdad económica: la nueva constitución garantizó los derechos de propiedad de la minoría sobre tierras, minas, fábricas, bancos y telecomunicaciones. La ley suprema consolidó la profunda desigualdad que siempre había prevalecido en Sudáfrica.

El programa de los años de lucha del Congreso Nacional Africano incluía un fuerte proceso de nacionalizaciones de industrias (especialmente en la minería) y una robusta reforma agraria. Todo eso quedó en el olvido con la nueva Constitución. Además, el CNA aceptó el pago de la deuda acumulada durante los años del apartheid y el nuevo gobierno acabó pagando más de 2 mil millones de dólares anuales por concepto de intereses de deuda odiosa acumulada antes de 1994. Es decir, aceptó pagar por los créditos que habían sido utilizados para oprimir a la mayoría de la población. Hasta la autonomía del banco central fue ratificada como parte del paquete de organización económica (al mando del instituto monetario quedó el funcionario que lo había dirigido durante los años del apartheid). Los principios de austeridad y finanzas públicas sanas también fueron incorporados como elemento esencial de la nueva estrategia económica.

Es decir, el gobierno de unidad nacional abrazó los principios del neoliberalismo. Los instrumentos utilizados para convencer a los mandos del CNA incluyeron numerosas promesas de nuevas inversiones incumplidas, la corrupción, el engaño, la intimidación y hasta el asesinato (como en el caso de Chris Hani).

En última instancia, el Congreso Nacional Africano adoptó la idea de que la economía de Sudáfrica era un mecanismo delicado que sólo los expertos de la minoría blanca podían manejar con eficiencia. Solamente los peritos versados en la ortodoxia neoliberal podrían guiar la política macroeconómica. Los dictados neoliberales en materia de estabilidad de precios y recortes presupuestales serían la brújula del nuevo gobierno.

Hoy sabemos que estabilidad de precios no es sinónimo de estabilidad macroeconómica y que el manejo correcto de la deuda pública mediante el superávit primario conduce al desastre. Pero en 1994 el gobierno sudafricano prefirió las migajas para el gasto social y algo de inversiones en obras públicas sobre los cambios medulares en la estrategia económica heredada del apartheid.

El resultado para Sudáfrica no sorprende: estancamiento, desempleo de 27%, desigualdad y pobreza cada vez más intensa. Los niveles de violencia y criminalidad no se quedan atrás, porque es imposible combatir la criminalidad sin abandonar el neoliberalismo. La lección es clara y en México no debemos ignorarla: no tocar nada para mejor administrar el modelo neoliberal y pretender que los beneficios lleguen por goteo a la mayoría no es una buena estrategia.

Alejandro Nadal

Fuente: Other News - La Jornada

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- La cooptación del Congreso Nacional Africano: la captura del Estado sudafricano

- Sudáfrica entra en recesión

- El ministerio de Salud sudafricano inicia una investigación sobre alimentos fuera de la ley

- El Tesoro Nacional de Sudáfrica asegura recortes presupuestarios

- Caos en el hospital sudafricano Charlotte Maxeke

- El derecho a cantar canciones de lucha a debate en el Tribunal Constitucional de Sudáfrica

- Los funcionaros de la Universidad sudafricana Walter Sisulu en huelga por demandas de aumento salarial

- En Sudáfrica, Ramaphosa resucita mientras Lonmin expira

- Primera reunión del nuevo Comité Ejecutivo del Congreso Nacional Africano (ANC)

- Ramaphosa se enfrenta a nuevas batallas como jefe del ANC

- Cyril Ramaphosa elegido presidente del Congreso Nacional Africano

- Nada definido en la carrera hacia la presidencia del ANC en Sudáfrica

- El vicepresidente de Sudáfrica Cyril Ramaphosa en campaña para liderar el partido del Congreso Nacional Africano

- Sólo el ANC puede arreglar el "desastre Zuma"

- ¿Un verdadero partido socialista en Sudáfrica?

- Zuma se enfrenta a oposición desde el mismo núcleo de la ANC

- Zuma : la oposición carece de políticas para derrocar al ANC en las elecciones en Sudáfrica

- Dentro del ANC, los críticos a Zuma se muestran. Pero, ¿harán algo?

- Sudáfrica: crisis al interior del Congreso Nacional Africano

- Ronnie Kasrils: las dos caras de Zuma ya existían en los días del exilio

- Zuma denuncia en Sudáfrica la corrupción y los errores del ANC


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios