En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Burundi
...leer más...
Panorámica histórica y etnográfica del Sahel, Documento de seguridad y defensa nº. 78
...leer más...
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Frelimo vence las municipales de Mozambique en 44 de los 53 municipios
...leer más...

La Unión Africana analiza oportunidades y retos relacionados con nuevas tecnologías
...leer más...

El Consejo Constitucional de Camerún desestima las impugnaciones a las elecciones
...leer más...

Ethiopian Airlines reanudará los vuelos a Mogadiscio después de 41 años de interrupción
...leer más...

La OMS urge a tomar medidas sobre los trastornos mentales que afectan a los jóvenes africanos
...leer más...

La falta de fondos retrasa las conferencias de diálogo regional
...leer más...

Crisis en la educación en Guinea, el diálogo de sordos continúa entre el Estado y el sindicato de docentes
...leer más...

Violentos enfrentamientos entre el ejército y manifestantes en Comoras
...leer más...

Las diecisiete apelaciones presentadas a las presidenciales de Camerún se estudiarán hoy 16 de octubre
...leer más...

Angola justifica la expulsión de inmigrantes por minería e inmigración ilegal
...leer más...

Sierra Leona descarta un aeropuerto de construcción china
...leer más...

Una madre de trillizos en Sudán del Sur pide ayuda
...leer más...

Zahra Iyane Thiam firma un acuerdo de atención para las mujeres en Senegal
...leer más...

200.000 congoleños expulsados de Angola
...leer más...

Burundi culpa a Bélgica del asesinato de un héroe nacional
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Guinea Ecuatorial: medio siglo de desesperanza, por Omer Freixa
...leer más...
Ola de calor “tropical”, o cuando se llaman las cosas por su nombre, por Nestor Nongo
...leer más...
Ecos, por Ushindi
...leer más...
Nueva savia de las letras ecuatoguineanas, por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...
El gran cuerno, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

El acercamiento entre Etiopía y Eritrea ¿un modelo para la reconciliación regional?, por Semungus H. Gebrehiwot
14/09/2018 -

Se está produciendo un cambio histórico de paradigma en el Cuerno de África tras el reciente acercamiento entre Etiopía y Eritrea que puso fin a uno de los conflictos de larga duración en África. Pocos meses atrás, nadie podía ni remotamente haber anticipado que los dos países terminarían con su hostilidad y normalizarían sus relaciones con una velocidad de progreso sin precedentes. La reapertura de los cruces fronterizos entre Bure y Zalambesa durante el Año Nuevo etíope fue otro acontecimiento dramático más reciente que trajo un júbilo extraordinario para la gente de los dos países.

En los últimos veinte años, la comunidad internacional ha intentado utilizar la mayoría de las técnicas convencionales de gestión y resolución de conflictos para abordar el conflicto entre Etiopía y Eritrea. Sin embargo, ninguno logró un progreso tangible, incluidos los esfuerzos realizados a través de los buenos oficios de la ONU y la UA, los esfuerzos de mediación de naciones amigas, el despliegue de misiones de mantenimiento de la paz, la decisión arbitral o incluso la aplicación de medidas coercitivas como el embargo de armas. Por lo tanto, no es de extrañar por qué muchos aplaudieron los logros, mientras que otros también encomiaron que la forma en que se resolvió la disputa podría replicarse como un modelo para otras situaciones de conflicto en África y más allá. Sin embargo, no hay claridad sobre cómo se pueden extraer lecciones de esta experiencia de resolución de conflictos de Etiopía y Eritrea, y si esto es de hecho sui generis y es difícil tener confianza en su aplicabilidad en otros lugares.

Aunque se requieren estudios más profundos para desbloquear completamente cómo se está produciendo tal avance, un hecho que es evidente es el acercamiento que tuvo lugar después de la audaz llamada de reconciliación del primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, al presidente de Eritrea, Isaias Afwerki. Desde que asumió el cargo en abril de 2018, el Primer Ministro Abiy ha transmitido consistentemente el mensaje de reconciliación, que incluye el perdón, la unión, el amor y la tolerancia en la mayoría de sus encuentros con el pueblo etíope y durante sus visitas al extranjero. Las reformas políticas que el Primer Ministro emprendió a través de tales enfoques en el país han establecido bases sólidas para el consenso nacional, que no tiene precedentes en la historia moderna del país. No cabe duda de que este mismo enfoque ha funcionado en el cálculo de la política exterior del Primer Ministro Abiy, que también es responsable de este cambio de paradigma en la relación entre Etiopía y Eritrea y el Cuerno de África en general.

¿Podría la reconciliación elevarse más allá de los límites nacionales?

Ciertamente, la reconciliación es fundamental para construir la visión común de la sociedad, como se establece claramente en las resoluciones gemelas del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la Asamblea General sobre la consolidación de la paz y el mantenimiento de la paz (A / RES / 70/262 y S / RES / 2282). También es uno de los instrumentos conocidos para resolver conflictos a nivel local o nacional. Sin embargo, su aplicación más allá de las fronteras nacionales, incluso al abordar los conflictos entre Estados, ha permanecido en gran parte sin abordar. La definición de la ONU de "Mantener la paz" también limita el alcance de la reconciliación solo a nivel nacional. Por lo tanto, uno podría preguntarse si intentar o no elevar la reconciliación más allá del dominio nacional podría ser un ejercicio que valga la pena explorar. Algunos académicos como Tim Murithi intentaron ampliar el alcance de la reconciliación desde el nivel nacional hasta el regional, argumentando que abordaría de manera significativa los conflictos que tienen dimensiones regionales.

Según él, la reconciliación regional requiere tres pilares importantes para ser funcional: diálogo entre líderes ; el desarrollo e implementación conjunta de políticas de gobierno a gobierno; y las relaciones entre personas. No hay duda de que el marco de reconciliación regional de tres pilares es un enfoque de resolución de conflictos fuera de la caja. Tampoco es necesario aplicar dicho método innovador de reconciliación en el contexto del Cuerno de África. Sin embargo, uno puede ver su relevancia al poner en perspectiva la importancia estratégica y geopolítica del acercamiento de Etio-Eritrea a la región y más allá. Obviamente, el modelo no puede ser la única receta para solucionar todos los conflictos. Sin embargo, su contribución para complementar los métodos convencionales de resolución de conflictos o servir como una opción alternativa no puede subestimarse; más aún en el momento en que los conflictos de hoy muestran una tendencia creciente en la regionalización y la internalización.

¿Podría aplicarse el marco de reconciliación regional de tres pilares al contexto del Cuerno de África?

Lo que se ha logrado en el Cuerno de África tras la reconciliación entre Etiopía y Eritrea hace que el marco tenga una relevancia particular. A pesar de la interdependencia económica, de seguridad y cultural entre los países del Cuerno de África, rara vez existía una estrategia regional efectiva que podría haber evitado muchos de los conflictos de décadas que se vivieron en la subregión. Obviamente, la aplicación del marco en el Cuerno de África requiere forjar la sinergia necesaria entre el papel del liderazgo, las instituciones y el enfoque centrado en las personas en todos los miembros de la región. Con respecto a la medida en que el enfoque utilizado por Etiopía y Eritrea para emprender la normalización de las relaciones sería aplicable al Cuerno y a otras situaciones, tal vez se planteen las siguientes cuestiones.

El primero está relacionado con el papel de los líderes. Pero aquí hay una advertencia con respecto a la necesidad de que los líderes tengan credibilidad, lo que les permite ser seguidos cuando toman iniciativas. No hay duda de que el Primer Ministro Abiy Ahmed merece el debido reconocimiento por tomar una audaz iniciativa de reconciliación con Eritrea. Sin embargo, como dice el refrán, se necesitan dos para llegar al tango para llegar a un entendimiento mutuo. Muchos de los avances, incluida la firma de la declaración conjunta, la reapertura de embajadas, el intercambio de visitas directas, el diálogo cara a cara y la reapertura de sus pasos fronterizos no habrían tenido lugar si no hubiera compromisos por parte de los líderes en Asmara. Más allá de los dos países, un compromiso de alto nivel entre los líderes de Eritrea, Somalia, Sudán del Sur y, últimamente, Djibouti, son bases cruciales para crear la confianza necesaria para promover el diálogo genuino y la solución pacífica de las disputas en el Cuerno de África.

En segundo lugar, el liderazgo es fundamental en el proceso de reconciliación, pero la implementación solo se puede realizar de forma sostenible a través de una institucionalización efectiva. Después de los acuerdos alcanzados por los dos líderes, Etiopía y Eritrea establecieron una Comisión Conjunta encabezada por sus respectivos Ministros de Relaciones Exteriores. Estructuraron la Comisión Conjunta con diferentes subcomités que son delegados para supervisar la implementación de los cinco puntos acordados en la Declaración Conjunta. El comité tripartito conjunto de alto nivel Etiopía-Eritrea-Somalia que ayudó recientemente a reparar los vínculos entre Djibouti y Eritrea también fue una extensión de una estructura similar que tiene como objetivo fomentar la estabilidad y el desarrollo regional. Sin embargo, es esencial que estos diversos comités conjuntos se institucionalicen de manera integrada, holística y global en el marco de organizaciones subregionales como la IGAD. Por supuesto, la credibilidad, la pertinencia y la eficacia de la IGAD deberían reforzarse aún más con la eventual pero inevitable readmisión de Eritrea, que se anunciará en la 33ª cumbre de jefes de estado y gobierno de la IGAD que tendrá lugar en Addis Abeba.

En tercer lugar, y la dimensión más crucial del acercamiento se relaciona con el énfasis puesto en el fortalecimiento de las relaciones entre personas. Obviamente, uno no puede garantizar una paz duradera y lograr una reconciliación efectiva sin seguir un enfoque de resolución de conflictos centrado en las personas.

Históricamente, la gente de Etiopía y Eritrea han estado muy unidas, ya que han sido parte del mismo país. Sin embargo, han sufrido más como resultado de la guerra. Por lo tanto, hubo disposición de parte de ambos pueblos para restaurar su cercanía, cuya ausencia se ha sentido dolorosamente en ambos países. Eso explica por qué hubo júbilo en ambos países después de la reanudación de los vuelos comerciales y la restauración de las líneas de telecomunicaciones que permitieron la reunión de las familias que estuvieron separadas por más de 20 años.

Por supuesto, hay una serie de cuestiones relacionadas con los aspectos prácticos con respecto a la implementación de lo que Etiopía y Eritrea han logrado, pero esto por ahora no es el enfoque de este artículo. No obstante, hay lecciones importantes que podrían extraerse del acercamiento entre Etiopía y Eritrea. La llamada de reconciliación que fue iniciada por el Primer Ministro Abiy Ahmed hace unos meses está transformando a toda la región del Cuerno de África para siempre. El avance también está ocurriendo en el momento en que la Unión Africana está haciendo todos sus esfuerzos para silenciar a las Armas en 2020 e implementar importantes proyectos emblemáticos continentales a fin de cumplir con la Agenda 2063.

¿Podría ser hora de que algunos de los conflictos más antiguos y en curso del mundo en la Península de Corea, los Grandes Lagos, Chipre, los Balcanes, el Sahel, Sudán del Sur, entre otros, intenten establecer mecanismos innovadores de resolución de conflictos? ¿Podría extraerse alguna lección de la experiencia de resolución de conflictos entre Etiopía y Eritrea en el Cuerno de África? El tiempo dirá.

Semungus H. Gebrehiwot, Ministro Consejero de la Misión Permanente de Etiopía ante las Naciones Unidas, Nueva York.l puede ser contactado en semu.ethunsc@gmail.com

Fuente: Addis Stsandard

Artículos relacionados:

- Etíopes y eritreos celebran la reapertura de la frontera

- La Unión Africana celebra la reanudación de relaciones entre Etiopía y Eritrea

- - Reunión en Addis Abeba por la paz entre Etiopía y Eritrea

- Ethiopian Airlines reanudará los vuelos a Eritrea en septiembre

- Eritrea enviará una delegación de paz a Etiopía

- Un paso hacia la paz entre Etiopía y Eritrea

- Eritrea y la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos

- Eritrea da la espalda a la llamada de entendimiento de Etiopía

- Eritrea celebra el aniversario de la victoria sobre Etiopía

- Eritrea emite una queja formal al Consejo de Seguridad por la agresión militar de Etiopía

- Asmara culpa a Washington del choque fronterizo de Eritrea con Etiopía

- Recordando el caso de Eritrea y Etiopía

- Etiopía-Eritrea: la apatridia y la sucesión de Estados

- 1 de septiembre de 1961: comienza la Guerra de Independencia Eritrea

- China, el petróleo y la limpieza étnica en el Cuerno de África


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios