En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Ruanda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Burundi
...leer más...
Panorámica histórica y etnográfica del Sahel, Documento de seguridad y defensa nº. 78
...leer más...
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Consejo de Seguridad de la ONU levanta las sanciones contra Eritrea
...leer más...

Sudán invita a empresas rusas a participar en la licitación para proyectos petroleros
...leer más...

Encuentro en Ankorondrano: se dieron a conocer las anomalías de la primera ronda de las presidenciales de Madagascar
...leer más...

Doce muertos en enfrentamientos étnicos entre oromos y somalíes en Moyale al sur de Etiopía
...leer más...

Nigeria trata que Alison-Madueke sea extraditada del Reino Unido para enfrentarse a cargos de corrupción
...leer más...

Turquía, "excluida", se retira de las conversaciones sobre la crisis de Libia
...leer más...

Más de 300.000 refugiados congoleños obligados a abandonar Angola
...leer más...

Dimite el ministro de Interior sudafricano
...leer más...

Etiopía y USAID lanzan un proyecto de 86 millones de dólares para mejorar el nivel de lectura y escritura
...leer más...

Sentimientos variados respecto a la Conferencia en Italia sobre la crisis de Libia
...leer más...

¿Por qué Bouteflika no respondió a la llamada de Mohammed VI?
...leer más...

La Unión Africana insta a los estados miembros a unirse al Mercado Único de Transporte Aéreo (Saatm),
...leer más...

La ONU encuentra arbitraria la detención del General Mokoko en Congo Brazza
...leer más...

Etiopía detiene a 36 espías por corrupción y violación de derechos humanos
...leer más...

Tanzania intenta justificar la detención de las periodistas del Comité para la Protección de los Periodistas
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
“La República fantástica de Annobón” o la imposición de una utopía, por Literafricas
...leer más...
Chema Caballero informa como actúa Boko Haran en los montes Mandara en Camerún, por Roge Blasco
...leer más...
Presencia africana en la Champions, por Pancho Jaúregui
...leer más...
Por qué hoy se celebra el Día de la Afroargentinidad, por Omer Freixa
...leer más...
Pesca ilegal, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Ser negro en Colombia es ser muy de malas
03/09/2018 -

En Colombia, miramos a los afros y a los indígenas por encima del hombro. Los “negros” (palabra que en la mayoría de los casos usamos para ofender a alguien) son pobres y según algunos, tienen un “olor fuerte”, por no decir, dementemente, que huelen feo. Los indígenas, por su parte, “son ignorantes y feos”, juzgados por no creer en Dios y resistirse a hacer parte del sistema que tiene en declive a la humanidad. En nuestro país, los afros y los indígenas son diferentes al resto de los colombianos; ellos se quieren entre ellos, se gustan entre ellos, se casan entre ellos. Es algo que va en la sangre: el que es negro gusta de negro y el que es indio gusta de indio, y esta es una pequeña recopilación de los IMAGINARIOS RACISTAS que tenemos en nuestro país.

Los negros y los indígenas siempre han sido menos; ellos vienen de los esclavos, son buenos para los trabajos rústicos y no necesitan tanto como los “blancos”. Por eso, en Colombia, sus comunidades viven abandonadas y discriminadas; tienen sus propias ciudades, o mejor dicho, sus propios asentamientos, sin acceso a agua potable, sin salud, ni educación. Eso sí, son buenos para las campañas políticas; qué mejor que el candidato presidente, gobernador, alcalde o senador se tome fotos con los “negritos pobres” o los indígenas a medio vestir. Eso quiere decir que van a trabajar por sus necesidades y sus derechos. Si a punta de fotos midiéramos las intenciones de nuestros gobernantes, de seguro no tendríamos el índice más alto de mortalidad infantil en el Chocó y más de 1.200 niños padeciendo graves problemas de desnutrición. *Cifras, “optimistas”, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Somos racistas porque vemos con malos ojos que nuestros hijos, sobrinos, familiares o amigos se relacionen con negros o indígenas. De los negros pueden aprender mañas y “no está bien visto” andar con ellos; de los indígenas, rituales, por no decir “brujería”, que no hacen parte de la “gente normal”. Somos racistas porque es más fácil ignorar, vernos mejores que los demás y anular a nuestro prójimo con nuestra “verdad absoluta”. COLOMBIANOS RACISTAS porque así nos criaron, así nos enseñaron a sentirnos bien, discriminando y pasando por encima de los demás.

Sin embargo, también somos unos RACISTAS HIPÓCRITAS. Lloramos en el cine con películas como ‘El Mayordomo’ o ‘Historias Cruzadas’; nos miramos aterrados de lo que ocurría en Estados Unidos en la década de los 50, cuando los negros no podían sentarse al lado de los blancos y los únicos trabajos a los que tenían derecho eran los de la servidumbre. “¡Pobrecitos, qué injusticia!”, decían algunos en el cine, pero en la calle, se nos olvida que nuestros afros no tienen oportunidades, están abandonados, se mueren de hambre en sus pueblos y migran a las principales ciudades del país para pedir ayuda en los semáforos, vender salpicón o cocadas, hacer trenzas en Santa Marta o en Cartagena y, en el peor de los casos, ser tildados de delincuentes.

Son contadas las veces en que sacamos pecho por nuestros afros. Solo cuando ellos triunfan en el exterior es que reconocemos que hacen parte de nosotros. ¡Ahí sí son de Colombia! ¡Ahí sí los apoyamos y merecen nuestro respeto! De lo contrario, no son más que una minoría, un pequeño porcentaje, el 10.6% de nuestra población, marginado y despreciado.

Somos una sociedad racista y ELEGIMOS GOBERNANTES RACISTAS. Nos gusta que nuestras negritudes y nuestros indígenas estén aislados o que tengan trabajos de segunda; que no tengan acceso a la educación ni a la protección social, para que no puedan levantarse contra un país de “blancos”; y si por acaso les ocurre protestar, los acusamos de terroristas.

No nos importan, no sabemos cómo viven; son seres invisibles. Los datos estadísticos sobre su situación son paupérrimos y esto dificulta establecer la dimensión de sus problemáticas, diseñar políticas y llevar a cabo acciones eficaces para que lleven la vida digna a la que todo ser humano tiene derecho.

Tenemos una gran responsabilidad: educar a las nuevas generaciones, denunciar y judicializar sin temor a los que han querido y quieren ver humillados a nuestros afros y a nuestros indígenas. El racismo no cabe, NUNCA, en una democracia.

Al lector: Pido disculpas a mis hermanos afrocolombianos e indígenas, como ser humano y como periodista, por citar aquellos imaginarios ofensivos y racistas; pero estoy convencido que para reivindicar todos los abusos e injusticias que se han cometido hacia ustedes, es necesario comenzar por reconocerlos. La historia les devolverá lo que con demencia y soberbia se les ha quitado.

Andrés Gutiérrez

Fuente: Antes del fin - Blogs de El Tiempo

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Indignación en la comunidad afrocolombiana por las declaraciones racistas del alcalde de Cali y del bloguero Daniel Vivas

- Acusan a una cadena colombiana de despedir a una periodista por su activismo en contra del racismo y la inclusión de la cultura afrocolombiana e indígena

- Una coyuntura muy crítica: Colombia, sus poblaciones afro y el movimiento

- Asesinado el líder afrodescendiente colombiano Bernardo Cuero Bravo

- Los Afrocolombianos merecen tener una mayor participación en el Estado


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios