En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...
La política partidista obstaculiza la gestión ética de recursos para el Bien Común, y el sistema económico capitalista es contrario al Desarrollo Sostenible y Ecológico
...leer más...
La Segunda Guerra del Congo: evolución y consecuencias de un conflicto que sigue sin resolverse, por Álvaro García López
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Cinco muertos tras dos atentados en Burkina Faso
...leer más...

El precio del pan aumenta un 60% en cuestión de horas en Zimbabue
...leer más...

Ciudad nigeriana celebra ser "capital mundial de los gemelos"
...leer más...

Acusan a la Comisión de Comunicación de Uganda de controlar los medios de comunicación
...leer más...

La Primera Dama de Nigeria niega los rumores sobre una nueva esposa para su marido
...leer más...

Ardua batalla contra las mordeduras de serpientes en las zonas rurales de Kenia
...leer más...

Un estudio de la ONU acota las razones por las que los africanos emigran a Europa
...leer más...

Un académico de Tanzania con tres doctorados, tres maestrías, dos diplomas superiores y el título básico anhela todavía más
...leer más...

La oposición promete un gobierno más firme en Namibia
...leer más...

Cyril Ramaphosa asistirá a la primera Cumbre Rusia-África
...leer más...

31 muertos en un accidente de autobús en la República Democrática del Congo
...leer más...

El presidente de Botsuana consuela a las familias en Kalamare y Rakops
...leer más...

ONU Mujeres visita Senegal para fortalecer a la mujer
...leer más...

UNICEF envía un suministro de vacunas a Eritrea
...leer más...

Cooperación entre Etiopía y Turquía
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
La chimenea de la avaricia, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Sankara, la Revolución y la juventud, por Omer Freixa
...leer más...
Patxi Otaegi Garmendia: herramientas de labranza para el Sahara, por Roge Blasco
...leer más...
El grano de Quetzalcóatl que se apoderó de las tierras de Ghana y Costa de Marfil.. por Carlos Luján Aldana
...leer más...
Un cardenal de dialogo para tener puentes, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

La difícil lucha contra la trata de niños en Gabón
12/07/2018 -

Comprados en África Occidental, cientos de niños víctimas del tráfico humano llegan a Gabón, un país petrolero relativamente rico de África Central que lucha contra las redes de traficantes.

A los 15 años, Adama (nombre cambiado), un joven de Togo, ha sido explotado en el servicio doméstico en Nigeria antes de ser llevado a Gabón, a casa de una mujer que le enviaba a vender comida en la calle sin pagarle nada.

Sénami (nombre cambiado), de 13 años, fue comprada en Benin. "Mi padre no quería, pero fue mi tío quien me embrujó y convenció a mi padre para que me vendiera" a un traficante. Con una mezcla de rabia reprimida y tristeza recuerda su experiencia como esclava y vendedora de cacahuetes para una "malvada" beninesa de Libreville. "Le lavaba la ropa, le hacía todo (...), pero cuando vio que habían desaparecido 100 FCFA (0,15 céntimos de euro), me golpeó con las zapatillas", recuerda Sénami que dormía en la sala de estar en una estera y comía "después de todos".

Niñeras, vendedores ambulantes, guardias nocturnos, asistentes de ciegos, incluso esclavas sexuales: son las historias de niñas y niños víctimas de este tráfico en Gabón, que habitualmente están obligados a trabajar sin paga. Estos niños llegan con otros inmigrantes clandestinos, la mayoría de las veces en un barco improvisado desde las costas de África Occidental.

"6 personas murieron durante el viaje de 4 días en canoa", recuerda Sénami, quien llegó a Gabón a principios de 2018 y que está ansiosa por regresar a Benin para "encontrar a su familia y trabajar por sí misma".

Como casi 80 niños, Adama y Sénami viven hoy en un centro de tránsito financiado por las autoridades gabonesas con el apoyo de Unicef. Pronto deberían reenviarlos a sus respectivos países, donde irán a otro centro antes de regresar con sus familias.

Melanie Mbadinga Matsanga, miembro del Comité Nacional para supervisar la lucha contra el tráfico de niños en Gabón, explica que se trata de "crimen transnacional organizado", es "una red completa, que tiene su origen en África Occidental" y sucede incluso que los niños vuelven a ser víctimas del tráfico después de reunirse con sus familiares.

Una pequeña "niñera" en Gabón produciría entre 100.000 francos CFA (unos 150 euros), y 150.000 francos CFA (unos 230 euros) por mes a un traficante según las pruebas recogidas por UNICEF, dice su representante en Gabón, Michel Ikamba.
"Al niño no se le paga, él trabaja para la red y nada va a su pueblo natal", dice.

Ikamba explica que la red incluye generalmente, el traficante del barco, o pasador fronterizo en los países de tránsito (principalmente Nigeria), el traficante del país de destino, el alojador, que paga a los traficantes, y la persona que coloca al niño en el hogar en Gabón.

Cuando un traficante está preocupado a causa de la justicia, "hay intentos de corromper a los jueces", a quienes los traficantes ofrecen dinero para liberar a su "amigo", explica bajo anonimato un magistrado que dice haber vivido esta situación.
"Algunos jueces, por lo tanto, hacen un negocio de la lucha contra el tráfico de niños", se lamenta. También sucede que la justicia considera ciertas prácticas como "culturales", olvidando que se trata de un "acto criminal", explica este mismo magistrado. Este es el caso del matrimonio infantil.

Comprada por 500.000 francos CFA (760 euros) en 2012 a una "red en expansión" por un maliense residente en Gabón, Niakaté Tene, de 12 años, venida de Malí, iba a ser forzada a casarse con él. Encontrada por la policía cuando estaba encadenada y llorando en casa de su "esposo", la niña fue liberada. El hombre solo estuvo un mes en prisión antes de ser liberado bajo fianza, se lamenta el magistrado.

En Gabón, el fenómeno ha disminuido desde principios de la década de 2000 gracias a una ley de 2004 que penaliza la trata de niños, según Unicef, pero que sin embargo no tiene cifras precisas. Sylvianne Moussavou, teniente coronel del ejército gabonés, especialista en la lucha contra la explotación infantil, comoentó que se había "remitido la cuestión a varias personas y esto causó revuelo y hubo una toma de conciencia. Muchas personas ahora están prestando atención a la edad", pero sucede que la edad se cambia en documentos falsos, se lamenta.

Según el magistrado, el tráfico de niños también ha tomado formas más ocultas como sucede con los trabajadores a domicilio. "Conozco a muchas personas que tienen niños en casa, saben que es ilegal, pero un niño es más barato", dice un camerunés de Libreville.

Fuente: SlateAfrique

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Lucha contra la trata de seres humanos en Marruecos

- “Que se combata el tráfico de seres humanos y la fuga de cerebros de África”: llamamiento conjunto de los obispos africanos y europeos

- La "fuga de cerebros" está socavando el África subsahariana

- La pesadilla de la trata de personas en Sudáfrica

- Tráfico de personas en Angola

- Senegal, mala posición en el Informe Anual de Trata de Personas

- Fuga de cerebros: África frente a su propio destino, por Mohamed Boundi Boundi

- El Banco Mundial es uno de los máximos responsables de la fuga de cerebros de África, según algunos expertos africanos

- La amenaza de la fuga de cerebros es más grave de lo que parece en África


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios