En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...
Inversión empresarial española en África subsahariana, por José María Mella [et al.]
...leer más...
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Arte y neocolonialismo. Un repaso a los museos históricos de la República del Congo, por Joan López Alterachs
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Sudán del Sur y Burundi corren el riesgo de ser expulsados del bloque de África Oriental
...leer más...

El presidente de Libia participa en la apertura del Centro de coordinación de la inmigración en Malta
...leer más...

Un nuevo informe policial genera nuevas preguntas sobre la muerte del estudiante Tegu
...leer más...

Comerciantes locales de Somalia aplican medidas para frenar la covid-19 en el mercado
...leer más...

El presidente de Mozambique contacta telefónicamente con el nuevo presidente de Malaui
...leer más...

Pequeños agricultores gambianos se beneficiarán de un apoyo económico
...leer más...

Paneles solares y nuevos negocios en Somalia
...leer más...

Enfermeras son arrestadas en Zimbabue mientras protestaban en una huelga
...leer más...

Bruselas no reconoce la marroquinidad del Sahara Occidental
...leer más...

Buhari condena el ataque de Boko Haram contra un helicóptero de la ONU
...leer más...

Tala abusiva en Guinea
...leer más...

Universitarios de Zimbabue desarrollan una aplicación de rastreo de contactos para la covid-19
...leer más...

La eliminación del articulo 52 (4) no promueve el interés del presidente Edgar Lungu
...leer más...

Nuevas reuniones para acordar el llenado de la Gran Presa del Renacimiento
...leer más...

Los partidos de la oposición de Somalia en contra de posponer las elecciones de 2020
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Uxue Eraso enfermera en Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Ébola en la República Democrática del Congo: se da por concluida la epidemia de Kivu mientras comienza otra en Mbandaka, por José Antonio Barra
...leer más...
El Brexit y África, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Un nuevo presidente para Burundi, por Gaetan Kabasha
...leer más...
El discurso que mató a Lumumba, por Fernando Díaz
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

La ciénaga del desarrollo político en Sudán (parte 2)
21/06/2018 -

Aquellos alineados con el régimen, y ocasionales participantes en mesas redondas, no tenían interés en eliminarlo y los alienados no tenían medios para confrontarlo. Los grupos del medio del espectro tienen los medios y ni el interés de eliminar al régimen. No están atados a ninguna ideología (izquierda o derecha), ni se han limitado a medios tradicionales de cambio, como los utilizados para eliminar los regímenes dictatoriales en octubre de 1964 y abril de 1985, que eran más un "acto comunal de zar" que revoluciones reales, para usar las palabras del destacado intelectual sudanés Tigani Al Mahi. Romper el círculo vicioso de democracia religiosa y regímenes autocráticos, orquestados por líderes tradicionales y modernistas, respectivamente, sigue siendo un desafío que constituye dimensiones estructurales, institucionales y de comportamiento.

Para desarrollar una respuesta apropiada a un desafío tan importante, los grupos no definidos del medio espectro planean ir más allá de la retórica adoptando una política de reforma que dará a Sudán la oportunidad de diseñar políticas que concentren recursos y acciones; superando así dificultades y prometiendo equilibrio sobre el resultado. Principalmente, mediante la defensa de un curso moderado que combina entre medios de retribución y reparación de justicia, desmilitarizando la cultura política, cooptando líderes de milicias, dando voz a la mayoría silenciosa, principalmente a los jóvenes y grupos de la periferia, y apelando a las comunidades regionales e internacionales a través de un discurso de principios, aunque no comprometedor, para ayudar a influir el discurso público de paz y economía sostenible.

El estado de las organizaciones de la sociedad civil de Sudán se parece más o menos a Joungli o, por este caso, a los pantanos de Florida, cuyas aguas están desconectadas, dispersas y carecen de propósito. Necesita ser canalizado, recolectado y dirigido deliberadamente antes de que pueda crear energía positiva. Mientras los esfuerzos de la sociedad civil (tanto en el centro como en la periferia) permanezcan descoordinados, corren el riesgo de enfrentar una mayor marginalización, lo que conducirá a excluirlos del foro político, debates culturales y ciclo económico privando así a la sociedad de cualquier herramienta que podría haber adquirido, o de las habilidades que podría haber obtenido para superar la polarización étnica/tribal llevada a cabo por el estado, o la manipulación ejercida por sus agentes para silenciar a la mayoría de la población. Los intentos deliberados del régimen sudanés de aniquilar totalmente a la sociedad civil y política, en el curso de un cuarto de siglo, sitúan a Sudán en la línea de Libia en caso de que se produzca un vacío de poder. Además, la anarquía en Sudán tendrá efectos perjudiciales en la estabilidad de todo el cinturón de Sudán, no solo en la nación sudanesa.

El pueblo sudanés permanece en cautividad mientras el régimen continúa tratando de destruir su nación y aniquilar su patrimonio utilizando herramientas blandas y duras. Las herramientas suaves incluyen propaganda, diálogo nacional, cooptación de élites locales, censo crédulo, elecciones vergonzosas, sistema federal disfuncional y arreglos administrativos diseñados intencionalmente para fragmentar la periferia, principalmente Darfur, Blue Nile y Kordofan del Sur, y castrar su capacidad de consolidar una identidad común. Las herramientas duras van desde el bombardeo aéreo constante, es decir, todo es objeto en movimiento, saqueos extensos de pueblos, destrucción de propiedades civiles, continuidad del crimen constante de violación y participación activa en el asesinato de la población indígena negra (conocida como Ahl-AdDar). ) y la participación pasiva en la aniquilación de los Árabes (grupos pastoralistas en Darfur), es decir, proporcionándoles armas y municiones para que se maten unos a otros.

Se ha hecho evidente que el NFP utiliza la guerra como un objetivo y la ideología como un imperativo. A través de un proceso articulado de fragmentación, tanto política como administrativa, el gobierno obstaculiza cualquier esfuerzo de la sociedad para resolver sus diferencias de una manera cívica o política. Un buen ejemplo de ello es el anunciado "diálogo nacional", que no es más que un intento de satisfacer el ego de un grupo de aduladores, que durante mucho tiempo se han estado alimentando de la depresión de las masas. Por lo general, un dialogo se lleva a cabo para debatir cuestiones que, de otro modo, habrían sido polémicas, no diseñadas para tratar de privar a pueblos de sus derechos. El gobierno no necesita un "diálogo nacional" para detener su campaña de limpieza étnica contra los negros de Sudán, necesita el coraje para admitir su crimen y anunciar su determinación de corregir tal maldad. No necesita un diálogo para reintegrar a hombres y mujeres cualificados en el ejército nacional o la administración pública; no necesita mediar para tratar de resolver conflictos que crea el mismo. Todo lo que necesita es eliminar los obstáculos puestos por la junta del régimen y las medidas administrativas tomadas para fragmentar aún más la periferia de Sudán. Declarar una agenda de "softlanding" es un intento no deliberado, aunque ingenuo, de dar a líderes de mínimo peso histórico y social, sin necesidad de decir criminales, mano libre para hostigar a una ya devastada sociedad.

Waleed Adam Mousa

*El autor doctor en Gobernanza y Desarrollo Internacional y fundador y presidente de Sudán Policy Forum

Fuente: Sudan Tribune

[Traducción, Jesús Esteibarlanda]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- La ciénaga del desarrollo político en Sudán (parte 1)

- Ha muerto el gobernador del Banco Central de Sudán

- La UE proporcionará asistencia técnica para la economía de Sudán

- Sudán se compromete con los Derechos Humanos

- Un experto de Naciones Unidas visitará Sudán para evaluar los derechos humanos

- Fuerzas rebeldes en Darfur piden ayuda humanitaria a los civiles de Jebel Marra

- ¿Qué está pasando entre Egipto y Sudán?

- El tratado sobre el Nilo peligra

- Se eleva la tensión entre Sudán y Egipto

- Egipto, Etiopia y Sudan estrechan relaciones

- Sudán y Etiopía mantienen nuevas reuniones militares

- Etiopía y Sudán se comprometen a mejorar la cooperación fronteriza


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios