En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tanzania, ruta clave para el tráfico de personas
...leer más...

La oposición senegalesa protesta contra la ley de patrocinio de los partidos políticos
...leer más...

Celebrado en Bahir Dar, Etiopía, el VII Foro Tana de Alto Nivel sobre Seguridad en África
...leer más...

Acuerdo en la R. D. Congo para los funerales de líder opositor Tshisekedi
...leer más...

Matan en Darfur Sur a un padre y a su hijo y les roban 180 camellos
...leer más...

Tanzania quiere crear industrias textiles para generar empleo
...leer más...

Sudán presenta una solicitud para la adopción de goma arábiga como fibra alimenticia saludable
...leer más...

El ejército de Nigeria insta a los políticos a no politizar la seguridad
...leer más...

El rey Mswati III cambia el nombre de Suazilandia a eSwatini
...leer más...

Por primera vez una mujer dirigirá el Parlamento de Etiopía
...leer más...

El director de ONUSIDA bajo sospecha
...leer más...

La disputa de Halayeb debe resolverse mediante conversaciones directas o arbitraje internacional
...leer más...

Parte de los 41 detenidos en Kordofán por las medidas de emergencia padecen una "enfermedad alérgica"
...leer más...

El Ministerio de Agricultura del sursudanés estado de Yei advierte a las ONG que suministran semillas de baja calidad
...leer más...

Las enfermeras de Zimbabue en huelga no se moverán de sus puestos de trabajo
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Bakwa magazine: desde Camerún al mundo, por Literafricas
...leer más...
Fallece Max Liniger-Goumaz, reconocido como máximo investigador mundial de Guinea Ecuatorial
...leer más...
South african Quijote (I), por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
La ayuda al desarrollo no frena las migraciones, por Bartolomé Burgos
...leer más...
África narrada por españoles que han vivido allí décadas, por Chema Caballero
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cartas >

Porque sin nosotras no se mueve el mundo…
06/03/2009 -

Me llamo Latifa. Tengo 26 años. Nací en Marruecos, me gusta mi país y estoy orgullosa de haber nacido en él y de ser musulmana pero en mi país yo sentía que no tenía futuro: no tenía trabajo, no tenía salud, no tenía reconocimiento como mujer.

El mayor cambio que se ha dado en mí con la emigración a España ha sido que veo más horizontes a la vida. Un cambio psicológico muy grande: Hoy sé que soy capaz de muchas más cosas. Que puedo intentar conseguir lo que quiero.

En Marruecos soñaba con cosas que nunca podía conseguir. Quiero cambiar mi vida y la vida de las mujeres, para que sea mejor. Quiero ser una mujer libre, quiero autonomía y libertad para ir haciendo mi vida poco a poco, al modo en que yo vaya decidiendo.

En Lavapiés luchando poco a poco voy consiguiendo algunos de esos sueños, aunque las leyes lo ponen muy difícil.

Mis mayores dificultades como inmigrante en España no ha sido el cambio de cultura, aprender otras costumbres, sino no tener papeles. Yo me siento integrada, tengo un trabajo, aunque no sea bueno, tengo amigos españoles y de todo el mundo. Conozco las costumbres de aquí y las respeto sin abandonar las mías. Mi mayor dificultad es la ley de extranjería y la policía, ser tratada como una delincuente por no tener papeles. Vivir siempre con el miedo a que puedan cogerme y llevarme al CIE y la comisaría, como ya han hecho 2 veces.

No poder trabajar más que como domestica por no tener papeles. Es mucho trabajo, pagan muy mal y se tienen pocos derechos.

Lo que más me ha ayudado ha sido la amistad con gente española y de otros países del mundo y luchar juntos por los derechos humanos. Hay mucha gente que no creemos en las fronteras y en España he descubierto la fuerza de estar unidos para cambiar las cosas injustas y hacernos fuertes. Desde que llegue a España estoy en tres grupos que para mi son muy importantes:

El Centro San Lorenzo, donde aprendí español y me reúno con otras mujeres, para darnos fuerza y aprender de la vida de otras mujeres, nos informamos sobre derechos y también nos lo pasamos bien.
Ferrocarril Clandestino. Una red de apoyo donde luchamos contras las fronteras y por los derecho humanos de los inmigrantes y de los sin papeles porque “ningún ser humano es ilegal” y “queremos futuro para todos”.

Y el TALLER DE DOMESTICAS (SEDOAC) donde nos reunimos empleadas de hogar luchando por nuestros derechos. Marroquíes somos pocas .Yo llevo muchas mujeres al grupo porque el grupo me ha ayudado mucho.

Mi primer trabajo fue como interna en Toledo. Yo tenía muchas ganas de aprenderlo todo, pero mi jefa me trataba muy mal. Al tercer mes me despidió, me dijo que había roto una cama y no me quería pagar el mes: 550€. Pero yo no me hundí sino que fui valiente. Hablando con las mujeres de Ferrocarril me animé a denunciarla y le dije a mi jefa que “aunque no tenia papeles tenia “derechos humanos”, que no quería hacerle nada malo pero que si no me pagaba la iba a denunciar. Ella se rio de mí y me dijo que yo no era nadie, que era una extranjera sin papeles, que quién me iba a creer. Ella me puso en la calle sin darme tiempo a buscar nada, me hizo sentir mucha vergüenza. Yo no había hecho nada malo. Con la ayuda de las mujeres de Ferrocarril la denuncié y gane el juicio. Ella estaba muy enfadada me insultó mucho.
Yo no quería hacerla mal sólo quería mi dinero, los 550€ de mi trabajo. Por fin tuvo que pagar, porque ganamos el juicio.

Yo me sentí muy bien, aunque me había quedado sin trabajo. Esta lucha me dio mucha confianza en mí misma. Sin confianza en una misma no podemos hacer nada. Yo en España he aprendió a luchar con gente de muchos países: Senegal, Rumania, Bangladesh, Egipto, Mali, Paquistán, Brasil, no importa que tengamos distintas costumbres o religiones, que seamos de distintos colores o hablemos distintas lenguas todos somos humanos y tenemos derechos. Ser humanos es lo que nos une, nos hace luchar y sentirnos con fuerza juntos. Ahora trabajo en una casa con niños. Es muy cansado y no es fácil, porque estás con ellos muchas horas y les tienes que educar. Gano poco pero me tratan bien y me respetan.

El trabajo de empleada de hogar es muy importante porque “sin nosotras no se mueve el mundo”, pero la sociedad no lo reconoce ni con el sueldo ni con condiciones dignas. Se que hasta que no tenga papeles no puedo tener otro trabajo. Por eso tenemos que luchar para que mejoren las condiciones de este trabajo.

Mi primer sueño es tener papeles para poder conseguir otras muchos sueños que tengo: otro trabajo, estudiar, etc y para ello los sin papeles tenemos que luchar. Por eso yo estoy también en la asociación sin papeles.

La primera vez que leí en mi lengua un comunicado por los derechos de los sin papeles lloré mucho. Lo hice por mí y por todas las sin papeles de España y del mundo. Sé que no hablo bien español, pero hay que hablar y decir lo que pensamos. No vale de nada llorar y quedarte encerrada en casa, por miedo a que te coja la policía. Hay que actuar.

Latifa Baali


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios