En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
La evolución de la utilización de los niños soldado en el continente africano
...leer más...
25 de Mayo Día de África algo más que un día, por Liliana A. Negrín
...leer más...

Blog Académico

Noticias
139 víctimas de la trata de personas, liberadas en Kassala (Sudán)
...leer más...

La Pastoral Afroamericana y Caribeña se da cita en Colombia
...leer más...

Los refugiados namibios en el campo de Dukwi en Botsuana no serán deportados de inmediato
...leer más...

Se reafirman las relaciones entre Angola y Francia
...leer más...

La tasa de subempleo en Benín se sitúa en el 72%
...leer más...

El bloguero argelino Merzoug Touati reanuda la huelga de hambre
...leer más...

Gabón duplicará el impuesto de las remesas de dinero
...leer más...

La universidad de Bgayet es la más prestigiosa de Argelia
...leer más...

Lucha contra la malaria en Malí
...leer más...

El Gobierno de Costa de Marfil prohíbe la venta de tarjetas SIM a menores de 16 años
...leer más...

Nombrado Togbui Joel Kwassi Menssah MLAPA VI, nuevo jefe de Togoville
...leer más...

Uganda revisará la ley sobre impuestos a redes sociales
...leer más...

Cerca de 30 partidos de la oposición nigeriana se alían contra Buhari
...leer más...

Fatumah Ahmed, primera mujer General de Brigada de Kenia
...leer más...

Paul Biya anuncia su candidatura a la presidencia de Camerún
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Y nos cansamos de enriquecer a nuestros opresores, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
Los eslabones del cinturón verde, por Ana Henriquez
...leer más...
Desde Soweto llegan cantando , por Literafricas
...leer más...
Ana Palacios documenta la reinserción de los niños esclavos, por Roge Blasco
...leer más...
‘Our Africa’: oda a la utopía soviética, por Sebastián Ruiz
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Después de huir de Boko Haram niñas camerunesas venden sexo para sobrevivir
14/05/2018 -

Djamila baja los ojos y nerviosamente juguetea con el velo que cubre parte de su rostro. Se ha bañado, se ha puesto su mejor ropa y se dirige a una concurrida encrucijada llamada "Old Manor" en Maroua, capital del extremo norte de Camerún. Aquí es donde la joven de 16 años se encuentra con sus amigas la mayoría de las noches, no por diversión, sino para caminar por las calles. Desde que Boko Haram las sacó de sus aldeas, las chicas recurrieron al trabajo sexual para sobrevivir. "Voy a buscar dinero para alimentarme", dijo Djamila en la tranquilidad de un edificio de oficinas cercano, con los ojos fijos en el suelo. Ella vaciló antes de continuar. "Duermo con hombres y me dan dinero".

Hace tres años, era una feliz estudiante de secundaria en el pueblo de Amchide en la frontera con Nigeria. Cuando los militantes islamistas atacaron en 2015, ella fue separada de sus padres y la llevaron al bosque. Ahora se ha sumado a lo que los trabajadores sociales dicen que son un número creciente de trabajadoras sexuales infantiles en Maroua y ciudades cercanas, conducidas allí por la violencia y a las que se ofrece poco apoyo.

"Debido a la pobreza y Boko Haram, las niñas de 10 a 16 años se prostituyen en las calles de Maroua", declara Ezechiel Marvizia, coordinador nacional de la Asociación para la Protección de Niños Separados de sus Familias en Camerún (APEEFC). Marvizia estima que hay alrededor de 150 trabajadores sexuales menores de edad en Maroua, y más en ciudades como Mora, Mokolo y Kousseri, aunque no hay cifras oficiales. "Es difícil (ayudar) porque Boko Haram sigue atacando y los jóvenes siguen huyendo de sus aldeas", afirmó.

Djamila y un hermano menor caminaron durante días, sin llevar nada, después de que huyeron de Boko Haram. "Quemaron, violaron y mataron a todos", dijo Djamila. "Tres años después, no sé qué pasó con mis padres". Encontró una tía en Maroua pero no les ofreció refugio, la familia ya tenía demasiadas bocas para alimentarse.

Boko Haram ha matado a decenas de miles de personas durante su insurgencia de nueve años para forjar un califato islámico en la región del Lago Chad, expandiéndose desde su base en el noreste de Nigeria. Más de 240.000 personas están actualmente desplazadas dentro de Camerún, según la agencia de migración de la ONU.

Las trabajadoras sexuales menores en el extremo norte provienen principalmente de esta población desarraigada que habitaba la zona fronteriza frecuentemente atacada por Boko Haram, dijo Marvizia. Muchas fueron separadas de sus familias, pero algunas chicas entrevistadas por la Fundación Thomson Reuters vivían con sus padres y aún se veían obligadas a vender sus cuerpos. "Es gracias a este dinero que podemos comer y comprar cosas pequeñas", dijo Leslie, una adolescente tímida en Maroua que recurrió al trabajo sexual después de huir de una ciudad fronteriza nigeriana con su familia.

Fuente: All Africa

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- El sufrimiento de la personas desplazadas en Nigeria, Chad y Camerún

- Cómo Boko Haram ha cambiado a Camerún

- La ayuda que necesitan las víctimas de Boko Haram es psicológica

- Francia ofrece a Camerún 400.000 euros para asistir a los refugiados

- Prostitución infantil en Uganda: los "servicios" de una niña no llegan a los cincuenta centavos

- Prostitución de niñas en Sierra Leona a cambio de teléfonos móviles.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios