En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Suben los impuestos a la industria del cemento en Congo Brazza
...leer más...

Renamo se conforma con la exclusión de Venâncio Mondlane en las elecciones locales de Mozambique y lo sustituye por Hermínio Morais
...leer más...

Juicio al expresidente Gbagbo previo a las elecciones en Costa de Marfil
...leer más...

Kagame advierte a Victoire Ingabire que puede regresar a prisión
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2018-09-01 / 2018-09-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

Sudán del Sur pagará a Jartum 1.200 millones de dólares en deuda petrolera
...leer más...

Un mozambiqueño es detenido al tratar de vender 29 colmillos de marfil de elefante
...leer más...

Marruecos propone una identificación de FAN para los hinchas fanáticos
...leer más...

La UNAMID completa la construcción de una nueva base en Jebel Marra
...leer más...

El opositor ugandés , Bobi Wine, regresa a casa después de ser curado en los Estado Unidos
...leer más...

Portugal quiere relaciones equilibradas con Angola
...leer más...

Secuestrado en Níger el misionero italiano Pier Luigi Macalli
...leer más...

Chad recibirá casi 25 millones de dólares del Banco Africano de Desarrollo para agua y saneamiento
...leer más...

El Parlamento tanzano prohíbe el uso de uñas y pestañas postizas en el interior de la institución
...leer más...

La Asociación de Automóviles de Sudáfrica espera un gran aumento en los precios del combustible el próximo mes
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Nuevo comercio de esclavos en África, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Día 15 de septiembre, Día Internacional de la Democracia
...leer más...
Mendicidad prohibida por culpa de Boko Haram , por Chema Caballero
...leer más...
El volcán de Camerún (parte1), por Gaetan Kabasha
...leer más...
Ellas escogen la vida, por Maurice Oudet
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 4/6)
03/05/2018 -

4. Elecciones para no cambiar nada

Esta tensa situación, de junio a agosto de 2017, con sus protestas contra el borrador de la revisión constitucional, llevó a algunas figuras políticas a discutir abiertamente el caso en el cual el gobierno no podría completar las elecciones presidenciales. Todo el mundo sabe perfectamente que estas elecciones se pueden organizar mejor en el 40% del territorio (las únicas regiones de Sikasso, Kayes, Koulikoro y Ségou, con excepción de las partes septentrionales de las dos últimas) e incluso si los grupos armados lo desean o si su acuerdo fue comprado al precio de nuevos favores. Y organizar las elecciones no significa que se llevarán a cabo en condiciones satisfactorias, y que el resultado será aceptado por los votantes con serenidad. Sin embargo, si un Presidente de la República no se instala antes del 3 de septiembre de 2018, el país estará en una situación que la Constitución no prevé, en un vacío legal total. Los constitucionalistas que siguieron el desarrollo de esta constitución fueron unánimes en la opinión de que la sección 36 se aplicaba solo a los incidentes que pudieran ocurrir durante el mandato, el punto de vista contrario ha aparecido recientemente en la prensa. ¿No sería imprudente esperar a la fecha fatídica para pensar en una solución que permita mantener la barra del esquife Malíense en un mar completamente desmontado por el fracaso, de una forma u otra, de la elección presidencial?

En un contexto tan incierto, parece sensato considerar todas las contingencias y planificar qué se puede hacer en cada una de ellas. El ministro Ousmane Sy y el decano Seydou Badian Kouyaté han solicitado a los políticos de Malí que admitan la posibilidad de un vacío legal, y teniendo en cuenta cómo tratar con él. La idea ahora se menciona muy a menudo en la prensa, pero su reflexión parece no progresar. Seydou Badian Kouyaté propuso, hace unos meses, la suspensión de la elección presidencial, dejando al presidente IBK en el poder, organizando una transición que sería un período de unión sagrada para tratar de sacar a Malí del callejón sin salida. Pero obviamente esa extensión del período presidencial tampoco está prevista en la Constitución. Ousmane Sy hace referencia a una gran "toguna nacional" organizada para aprender de las experiencias anteriores (Conferencia Nacional en 1992, la Conferencia de Acuerdo Nacional de 2017, etc.) para dibujar "los contornos de un nuevo Malí común a todos". Estas experiencias son muy diferentes: Con la primera se logró la entrada de Malí en la democracia, mientras que la segunda, bajo el Acuerdo de Argel, convocada sin objetivo político específico y organizada por la administración, en la mayor indiferencia popular, ha quedado en nada.

Obviamente un período de transición sería difícil, y algunos creen que ofrecería una gran oportunidad para los grupos armados para garantizar su permanencia en el país. Pero esta opción no puede ser excluida. La "comunidad internacional" podría resultar útil, si acepta comprometerse a ayudar a Malí para hacer frente a sus verdaderos demonios, los problemas que no ha sido capaz de resolver durante décadas.

La reflexión sobre estas eventualidades no avanza porque la preparación de las elecciones ofrece a la clase política una nueva plataforma temporal para sus juegos favoritos. Los políticos que tienen una maquinaria electoral son muy pocos y aquellos que no la tienen se divierten contando los votos de sus clientes para venderlos al probable ganador de la segunda ronda a cambio de un puesto ministerial. Malí contaría con cerca de 200 partidos, más asociaciones que están alrededor de cualquier personalidad que declare su ambición política. Fue así como se constituyó la mayoría que ha parecido apoyar a IBK: mientras que 17 partidos habían llamado a votar por él en la primera ronda en 2013, la Convención de la Mayoría Presidencial ha llegado a contar con el apoyo de sesenta. Las diferencias que han surgido entre los diferentes partidos, por ejemplo sobre el nombramiento de los primeros ministros, malogró este reagrupamiento pese a que la presidencia fue confiada a una figura leal a IBK, como el debate sobre la reforma constitucional, en el verano de 2017, mostró que esta coalición no tenía proyecto político ni unidad de pensamiento. El enfoque de las elecciones 2018 comenzó a desmoronarse en 2016 debido a que los líderes de los partidos, después de haber sido ministros, quieren que jugar en la primera vuelta propio juego con su clientela electoral. Hoy en día, algunos de los líderes de los partidos liliputienses miembros de la mayoría presidencial evitar hablar de la elección presidencial y del nombramiento de IBK. Muchos candidatos ya declarados se contentan con, la mayoría de veces, evocar los votos prometidos. Y algunos candidatos aún no declarados están haciendo campaña como IBK, que abre muchos nuevos sitios y distribuye subsidios a las personas que visitan.

Para evaluar adecuadamente la situación, hay que recordar los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en 2013. Los líderes políticos que ocupan el centro del escenario obtuvieron respectivamente: Ibrahim Boubacar Keita (39,79% de los votos en la primera ronda) Soumaila Cisse (19,70%), Dramane Dembélé (9,71%), Modibo Sidibe (4,97%) y Husseini Amion Guindo (4,75%). Después van tres candidatos con entre 2 y 3% de votos (Umar Mariko, Choguel kokalla Maïga y Modibo Diarra) seguidos de cuatro candidatos con entre 1 y 2% de los votos (Jamille Bittar, Mountaga Tall, Moussa Mara Mamadou y Bakary Sangare), y finalmente 15 candidatos con menos del 1% de los votos (Soumana Sacko, Oumar Ibrahima Touré Haidara Aichata Alassane Cissé, Sí Samake, Konimba Sidibé, Hamed Sow, Racine Seydou Thiam, Oumar Touré Boury Ousmane Ben Traoré Cheick Keita, Diarra Siaka Youssouf Cisse, Cheick Alhousseini Maiga, Cheick Traore Boucadary y Sibiri Coumare).

Sin embargo, esta dramática dispersión de los votos no ha llevado a los posibles candidatos a ser cautelosos, ni a los estrategas de los partidos que afirman estar en la oposición a preparar una alianza en la primera ronda dentro de un programa explícito. Los candidatos que obtuvieron menos del 5% de los votos en 2013 ahora están haciendo campaña, especialmente en París, y solo Tiebile Drama ha tomado una posición clara para una sola candidatura de la oposición. Modibo Sidibe, Aliou Boubacar Diallo y Moussa Mara dicen que son los tres partidarios de un cambio del equipo dirigente, pero todos quieren ante todo contar con sus seguidores, dos de ellos haciéndose pasar por miembros de una agrupación, el otro se comporta como un "campeón de la teoría de la oposición plural". Nadie habla de posponer las elecciones, la oposición, como la mayoría, quiere fingir que las elecciones pueden organizarse, que pueden conducir a la elección de un presidente, que son la mejor solución para salir de la crisis política. El argumento oficial es, obviamente, que solo las elecciones permiten la expresión de la voluntad popular: ¡por supuesto! ¡en teoría ! Pero, ¿qué pasa en la práctica?

En la práctica, estos posicionamientos significan la negativa a ver que, en la situación de falta de preparación política en la que se encuentran los partidos, en la situación de inseguridad y conflictos interétnicos abiertos o latentes que es la de los votantes, el único resultado a esperar en las elecciones es la renovación de una coalición puramente oportunista en torno a un hombre que será prisionero de los compromisos que contraerá con aquellos políticos que le serán leales sólo por interés personal. La ausencia de un programa político, la falta de campañas sobre programas políticos, conduce inevitablemente a esta situación. Además, los periodistas ya se están divirtiendo al imaginar como se reparten los cargos electos, y algunos otros, en el seno de las coaliciones. Abogamos por el respeto del calendario electoral, por la buena organización de las elecciones, sabiendo muy bien que no van a cambiar nada los defectos del sistema político malíense, ni al estado del país: es comportarse como si no conociéramos los males que pudrieron a Malí hasta que lo dejamos caer en el lamentable y humillante estado en que se encuentra hoy.

En otras palabras, la división de la oposición es tal que el éxito de las elecciones solo puede conducir al resultado que experimentamos en 2013, el acceso a la presidencia de un hombre que sabría hablar lo menos posible, pero que se ha comprometido con los líderes de las clientelas, lo que le permite reunir los votos de este último. Esto dará como resultado una gobernanza dividida sobre todos los asuntos importantes, pusilánime pero deseosa de enriquecerse tanto como sea posible durante su tiempo en el poder. En cuanto al fracaso del proceso electoral, que debe temerse, inevitablemente llevará a Malí a un período de gran fragilidad, sin una institución legítima con la que los socios externos puedan trabajar respetando las formas, y posiblemente bajo la influencia de unas calles agitadas, como vimos en ciertos días de 2012. Los observadores imaginan sin embargo que este período de todos los peligros podría ser que "se inventara, a falta de una base legal para liderar el Malí, una nueva legitimidad política que prefigura otro contrato social para nuestro país”. En todos los casos, el final del proceso electoral o su fracaso, la estrategia actual de los partidos que dicen ser de la oposición, esta estrategia de apoyar la organización de elecciones, mientras obstinadamente fallan en unir a las fuerzas de la oposición en torno a una agenda gubernamental, esta estrategia de la erradicación obstinada no puede tener éxito en la resolución de la crisis política en Malí. Al igual que la estrategia de la mayoría actual, solo conducirá a una coalición flexible en torno a un presidente vinculado por los compromisos asumidos con sus partidarios por un día, y a un estado abúlico manipulado por la corriente en el transcurso del tiempo. ¿La "comunidad internacional" no ve esta situación? ¿No tendría ningún papel que jugar para evitar este riesgo?

Joseph Brunet Jailly

Fuente: Le Republicain – Malíjet

[Traducción, Jesús Esteibarlanda]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 3/6)

- La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 2/6)

- La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 1/6)

- Malí se ha convertido en un Estado fallido con Ibrahim Boubacar Keïta

- Es necesario que termine el régimen del presidente IBK en Malí

- Malí retrasa el referendum Constitucional

- No al proyecto de reforma constitucional en Malí: ¡ No saque tanto músculo ! (Carta abierta a IBK)

- Cumbre en Malí entre Francia y los paises del G -5 del Sahel

- El petróleo de Malí , ¿mito o relalidad?

- Tariq Ramadan y la crisis de Mali

- La fuerza antiyihadista del Sahel necesita mayor financiación

- Europa militariza el Sahel

- El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel

- Comienza la segunda misión de la fuerza antiterrorista del Sahel ’G5’

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 6/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 5/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 4/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 3/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 1/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 2/6)

- ¿El Yihad en un Magreb-Sahel reunificado por nuevos Almorávides?

- El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel

- Las tropas del G-5 podrían atacar a los yihadistas "sin antagonizar a las comunidades"

- El Sahel

- Cumbre en Malí entre Francia y los paises del G -5 del Sahel


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios