En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Burundi
...leer más...
Panorámica histórica y etnográfica del Sahel, Documento de seguridad y defensa nº. 78
...leer más...
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El RHDP del presidente Ouattara vence en las elecciones locales de Costa de Marfil
...leer más...

Frelimo vence las municipales de Mozambique en 44 de los 53 municipios
...leer más...

La Unión Africana analiza oportunidades y retos relacionados con nuevas tecnologías
...leer más...

El Consejo Constitucional de Camerún desestima las impugnaciones a las elecciones
...leer más...

Ethiopian Airlines reanudará los vuelos a Mogadiscio después de 41 años de interrupción
...leer más...

La OMS urge a tomar medidas sobre los trastornos mentales que afectan a los jóvenes africanos
...leer más...

La falta de fondos retrasa las conferencias de diálogo regional
...leer más...

Crisis en la educación en Guinea, el diálogo de sordos continúa entre el Estado y el sindicato de docentes
...leer más...

Violentos enfrentamientos entre el ejército y manifestantes en Comoras
...leer más...

Las diecisiete apelaciones presentadas a las presidenciales de Camerún se estudiarán hoy 16 de octubre
...leer más...

Angola justifica la expulsión de inmigrantes por minería e inmigración ilegal
...leer más...

Sierra Leona descarta un aeropuerto de construcción china
...leer más...

Una madre de trillizos en Sudán del Sur pide ayuda
...leer más...

Zahra Iyane Thiam firma un acuerdo de atención para las mujeres en Senegal
...leer más...

200.000 congoleños expulsados de Angola
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
CAN 2019: Los primeros clasificados, por Pancho Jaúregui
...leer más...
Guinea Ecuatorial: medio siglo de desesperanza, por Omer Freixa
...leer más...
Ola de calor “tropical”, o cuando se llaman las cosas por su nombre, por Nestor Nongo
...leer más...
Ecos, por Ushindi
...leer más...
Nueva savia de las letras ecuatoguineanas, por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 3/6)
30/04/2018 -

3. Una sociedad angustiada y angustiada

El equipo Afrobarómetro en Malí, dirigido por el Grupo de Investigación en Economía Aplicada y Teórica (GRAN), entrevistó a 1.200 adultos Malienses en enero de 2017, al parecer en todas las regiones. Los resultados de esta encuesta muestran la profundidad de los efectos y rastros de la crisis que apareció en 2012 y aún está en curso.

Según la encuesta, el 6% de la población de Malí abandonó este país como resultado de los acontecimientos en el norte y el 12% de la población emigró al interior de Malí. Las ciudades de Gao y Tombuctú habrían perdido el 40% de su población en beneficio del sur. En Kidal, la mitad de sus habitantes habría marchado al extranjero.

El 88% de los encuestados de Kidal dijo que su negocio había sido destruido, 78% en Gao, 55% en Timbuktu, en comparación con Kayes 16%, Bamako 13%, Segou 11%, Mopti 10%, Koulikoro 3%, Sikasso 1%. Se obtiene casi los mismos números si le preguntas a las personas si han perdido su trabajo o si han cambiado su ocupación. Por lo tanto, es claro que los efectos de la crisis se sienten en el centro del país (regiones de Mopti y Ségou), pero también, es más sorprendente, en la primera región (Kayes).

Las declaraciones de los encuestados sobre intimidaciones y amenazas pueden sorprender: que el 75% de la población de Kidal se queje de ello puede parecer plausible (porque allí todos fueron al menos una vez testigos de heridas o muertes), como 66% en Timbuktu, pero esta proporción es de sólo el 39% en Gao, que no era tan tranquilo, como 39% en Kayes, todavía lejos del teatro de hostilidades; y todavía se mantiene alrededor del 20% en Segou, Mopti, Bamako, Sikasso... De nuevo, ciertas situaciones (Gao, Kayes) merecen una explicación. Pero en general, la preocupación está en todas partes.

La sensación de inseguridad está totalmente confirmada por la encuesta Malí-mètre9 llevada a cabo en Bamako y las capitales regionales: 8 de cada 10 de los encuestados declaran no sentirse seguros cuando viajan entre pueblos cercanos, o en reuniones en lugares públicos. La encuesta también muestra que al menos la mitad de los encuestados dijeron que no tenían información sobre cuestiones tales como el Acuerdo de Argel (83%), la reforma constitucional (54%), el G5 (49%), la existencia de una Comisión de Verdad, Justicia y Reconciliación (63%), la Conferencia del Acuerdo Nacional (63%). Esto da una idea del nivel de información política de la población.

Y, de acuerdo con Afrobarómetro, aquí las opiniones de los encuestados sobre el futuro: el 38% de ellos piensan que Malí perderá parte de su territorio y el 25% que Malí aún no conoce los conflictos étnicos. En la región de Gao, que tiene el más alto porcentaje de encuestados, se cree que Malí será “amputado” (77%), pero este punto de vista es ampliamente compartido en las regiones de Kidal y Tombuctú (la mitad de los encuestados), también en las regiones de Bamako, Kayes y Ségou (entre 40 y 50%). La población de Malí parece muy pesimista sobre la perspectiva de una verdadera salida a la crisis. Otras perspectivas inquietantes: Malí pierde su unidad nacional (20%), Malí pierde significativamente su independencia (15%), Malí estallará en varios estados independientes (5%).

La opinión, por lo tanto, está muy preocupada por el futuro de la nación y, en primer lugar, por su unidad territorial. ¿Es esta la explicación de la aparente calma que prevalece en el país, a pesar de los ataques indiscriminados, a pesar de las minas, a pesar de los asesinatos selectivos de civiles, a pesar de la muerte de soldados en los enfrentamientos?

Tal vez deberíamos tener cuidado con el agua que duerme. Lo que sabemos sobre la atmósfera que prevaleció en Bamako en agosto de 2017, después de tres meses de manifestaciones organizadas por el movimiento An tè Abana, es que, aunque la violencia pudiera ser contenida día tras día, es ella quien hace que el gobierno se doblegue: clima preinsurreccional, movilización excepcional de la población, suficientes activistas listos para luchar con toda autoridad. Esta es probablemente la única excusa que se le puede dar a la búsqueda de un consenso que parece ser la única línea política de los líderes: Malí, tan acogedor, tan feliz, tan amistoso es capaz de pagar rápidamente la barbarie, como han mostrado los eventos de 1991, siempre presentes en todos los recuerdos. ¿Cuántas víctimas hubo de los hombres con los brazos caídos por Moussa Traore sobre la multitud con las manos desnudas, y cuántas víctimas del siniestro artículo 321? Y, más recientemente, ¿cómo se comportaron los secuaces del Capitán Sanogo, a quienes algunos desearían absolver hoy en nombre de la reconciliación?

La sociedad malíense está profundamente preocupada, ha sido profundamente desmoralizada y humillada por los acontecimientos de 2012, no ha encontrado consuelo en los cuatro años que han pasado bajo el mandato de IBK, está ansiosa ya que su futuro se le escapa y las intenciones de las fuerzas que intervienen en su territorio son oscuras. Sin embargo, incluso antes de la apertura de la campaña electoral, muchos políticos ya han tomado una posición sobre el tema de la alternancia necesaria: no se trata de cambiar al presidente, hace falta cambiar el equipo, hace falta cambiar el gobierno, debemos "cambiar profundamente el sistema político, económico y judicial de nuestro país". Estas elecciones, que se esperan, ¿cómo se están preparando?

Joseph Brunet Jailly

Fuente: Le Republicain – Malíjet

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 2/6)

- La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 1/6)

- Malí se ha convertido en un Estado fallido con Ibrahim Boubacar Keïta

- Es necesario que termine el régimen del presidente IBK en Malí

- Malí retrasa el referendum Constitucional

- No al proyecto de reforma constitucional en Malí: ¡ No saque tanto músculo ! (Carta abierta a IBK)

- Cumbre en Malí entre Francia y los paises del G -5 del Sahel

- El petróleo de Malí , ¿mito o relalidad?

- Tariq Ramadan y la crisis de Mali

- La fuerza antiyihadista del Sahel necesita mayor financiación

- Europa militariza el Sahel

- El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel

- Comienza la segunda misión de la fuerza antiterrorista del Sahel ’G5’

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 6/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 5/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 4/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 3/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 1/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 2/6)

- ¿El Yihad en un Magreb-Sahel reunificado por nuevos Almorávides?

- El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel

- Las tropas del G-5 podrían atacar a los yihadistas "sin antagonizar a las comunidades"

- El Sahel

- Cumbre en Malí entre Francia y los paises del G -5 del Sahel


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios