En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Kassory Fofana nombrado Primer Ministro de Guinea por Alpha Condé
...leer más...

17 personas muertas y otra gravemente herida en un ataque en Níger cerca de la frontera con Malí
...leer más...

Día de la Afrocolombianidad, 167 años de abolición de la esclavitud en Colombia
...leer más...

El cantante PilAto liberado bajo fianza en Zambia
...leer más...

El “sí” gana el referéndum constitucional de Burundi con más del 70%
...leer más...

Continúa la carestía de combustible en Sudán
...leer más...

El Gobierno de la República Democrática del Congo administra una vacuna experimental contra el ébola
...leer más...

Burundi aprueba el referéndum que extiende el poder de Nkurunziza hasta 2034
...leer más...

La plataforma "Ensemble" denuncia la prohibición de sus manifestaciones en la República Democrática del Congo
...leer más...

Un nuevo aliento para las viejas medinas de Marruecos
...leer más...

El presidente de Zimbabue anunciará la fecha de las elecciones a finales de mayo
...leer más...

Dos pacientes con ébola recuperados y fuera de peligro
...leer más...

El Fiscal general de Etiopía demandará a la compañía holandesa HPFI por la patente del grano de teff
...leer más...

Cumbre del Congreso Nacional Africano sobre la propiedad de la tierra en Sudáfrica
...leer más...

El presidente de Ghana recibirá a la oposición de Togo
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


South african Quijote (II) , por Rafael Muñoz Abad

23 de abril de 2018.

Los británicos son como las cortesanas, dignos en su indecencia e indignos de su decencia. Prohibieron la esclavitud en la provincia de El Cabo pero en su esplendor victoriano no tardarían en promulgar actas sobre la propiedad de la tierra. Semilla del posterior apartheid que privaba de la propiedad a los medio negros o coloureds y que [no] decir ya de los que eran azul marino. Y así los que hablaban aquel holandés, que en afrikaans se convertiría gracias a las insolaciones, a golpe de carromato se echaron a caminar hacia el polvoriento interior dejando tras de sí las leyes inglesas y las fértiles colinas de El Cabo para adentrarse en el desolado Karoo. Valles Marineris en la tierra. Resumiéndose así la historia más reciente de la colonización de Africa del sur.

Aventureros, busca vidas, campesinos y todo un abanico de gente sin formación alguna que fue poblando y dando forma a la actual vasija social de Sudáfrica. Un tropel de barbudos de mal carácter con la puntería del diablo y un corsé mental que les impedía ver más allá de los pasajes de sus biblias allende de las cueles, solo moraba la inmoralidad. Afrikaners y demás gente del erial; menuda tropa. Aun así, antes ellos que los británicos; sin duda alguna. El espacio vacío entre Johannesburgo y Cape Town es estepario y ocre. Monótono. Tierra de camioneros alejado del glamour urbano que destila la presumida costa del país llena de gente guapa.

Psicópata de la ruta, tenía especial interés por llegar a Beaufort West, que recuerda un poco a esas medianías o travesías del sur de la isla, peladas y llenas de velillos, toyotas y escopetas; ambas. Lugares donde es posible que tu padre también pudiera ser tu tío…Pero tiene su glamour Beaufort West pues en él vino al mundo un tal Christiaan Barnard; más recordado por ser el responsable del primer trasplante de corazón con éxito. Hijo de un pastor calvinista, no podía ser de otra manera, supuso la muerte de su hermano, a causa de una afección cardiaca, quizás el catalizador que le precipitó a estudiar medicina. Su éxito le catapultaría de los quirófanos a las portadas del TIME, LIFE o PARIS MATCH. Recibido por el Papa e incluso atribuyéndosele algún restregón con la “picuda” Gina Lollobrigida, la Sofia Loren de bolsillo, se convirtió en todo un personaje mediático; quizás tras Nelson Mandela, el más prolífico de los sudafricanos.

En Beaufort West poco o nada se puede hacer pues como genuina encrucijada que es, vive del agotamiento de los conductores y a las cuatro de la tarde no hay un alma en la calle y si eres blanco y deambulas por ahí, las miradas de cortinas te crucifican. La proliferación de Bottle stores deja claro que el alcoholismo campa a sus anchas. Un coctel perfecto que define algo la cruda Sudáfrica interior donde una devoción religiosa preñada en el miedo al castigo divino, la violencia sexual y la cultura de las armas, de la mano del más auténtico y afilado racismo Made in Suidafrika, escenifican un Walking dead inmejorable. Y es que la vieja Africa del Sur aún goza de una salud racial excelentísimamente cruel. Alguna fulana coloured con un ramal de hijos que se asemejan a una familia de suricatos, te silva y el viento arrastra las ramas así que es hora de volverte a la granja de huéspedes donde vas a dormir. Evidentemente en la “ciudad” hay un pequeño museo dedicado a su hijo prodigo; el resto son talleres de camiones, criaderos de corderos y una preciosa colección de casas coloniales convertidas en hospedajes para los que machacan él cuenta millas.

La venta de alcohol se clausura el sábado desde el medio dia hasta el lunes. La razón reside en prevenir escándalos y altercados en los oficios religiosos del domingo a los que no acudir en un lugar como Beaufort West, casi roza la herejía. Así que la cola en el Bottle store a al borde del mediodía del sábado para reunir munición con la que ver el rugby y hacer el braai – asar carne – es de proporciones bíblicas. Ni que decir tiene que me puse ciego de cordero y cerveza Castle y que dormí como un ceporro en un camastro de 1904 contando los corderitos. Si alguna vez caen por aquí camino de dios sabe dónde, les recomiendo el Beaufort Manor Country Lodge. Una hacienda idílica donde descansar y comer.

Con Beaufort en el retrovisor y en una mañana helada pues en invierno te congelas y en verano es un microondas, entras en el verdadero corazón del Karoo donde apenas vive gente y los cruces se anestesian en casas abandonadas cuyos huéspedes hace tiempo que se marcharon. Aunque a mí lo que me pone mucho es pararme en la encrucijada de la N1 con la R328 hacia Prince Albert donde todo se asemeja a un extrarradio de Chernóbil. Me sale la vena apocalíptica y me paro a sacar fotos y curiosear.

Según te vas acercando a Ciudad del Cabo, las poblaciones empiezan a ser más consistentes y todo empieza a ser un poco más creíble. Y de repente De Doorns. Una municipalidad desastre que parece sacada de El Congo y que ostenta uno de los mayores grados de desnutrición del país. Su población es eminentemente negra y trabaja en función de las cosechas estacionales. Es paradójico que la fértil provincia de El Cabo, la despensa de todo el país, ostente estos problemas de hambre. El alcohol, la prostitución y el sida, que aquí deambula por las aceras, son la carta de presentación de este arrabal. Las chabolas o Townships en el argot local, escoltan ambos lindes de la autovía y atravesarla supone esquivar peatones, borrachos, macacos, cabras y camionetas sobrecargadas de aparceros en los arcenes; un lugar envidiable para tener una avería siendo culo pálido al atardecer. Insisto, no deja de ser paradójico pensar que en apenas tres horas estarás en la coqueta y diáfana Ciudad del Cabo. Así es Sudáfrica; un precioso cajón desastre que nunca sabes lo que te va a ofrecer al abrirlo.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios