En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Las enfermeras de Zimbabue en huelga no se moverán de sus puestos de trabajo
...leer más...

La provincia de Copperbelt en Zambia se convertirá en uno de los mayores centros africanos de distribución de calzado después de la inversión prometida por la empresa china Huajian
...leer más...

Julius Malema denuncia una conspiración para asesinarlo
...leer más...

Sudán envía a cientos de reclutas de Darfur a los Emiratos Árabes Unidos con destino a la guerra de Yemen
...leer más...

Se celebra en Senegal la conferencia panafricana sobre la malaria, un flagelo que sigue en aumento
...leer más...

Necesidad del diálogo islamo-cristiano en Burkina Faso
...leer más...

El presidente de Namibia se niega a dar a los negros el 25% de las acciones de las empresas de propiedad de blancos
...leer más...

Sudán del Sur cierra las estaciones repetidoras de la BBC
...leer más...

Sudán pide garantizar los derechos de las mujeres en África
...leer más...

La máquinas de votación serán una fuente de conflictos postelectorales en la República Democrática del Congo
...leer más...

Se insta a los trabajadores de Namibia a observar el “Primero de Mayo”
...leer más...

Se agita el tema del divorcio de Mohamed VI con su esposa Lalla Salma tras su regreso a Marruecos
...leer más...

Sin compensación por ataques de cocodrilos mientras te bañas en Namibia
...leer más...

Los obispos de la República Democrática del Congo solicitan una certificación independiente de las maquinas para el voto electrónico
...leer más...

Revocación de "falsos" magistrados por el presidente de la República Democrática del Congo
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Fallece Max Liniger-Goumaz, reconocido como máximo investigador mundial de Guinea Ecuatorial
...leer más...
South african Quijote (I), por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
La ayuda al desarrollo no frena las migraciones, por Bartolomé Burgos
...leer más...
África narrada por españoles que han vivido allí décadas, por Chema Caballero
...leer más...
Blade Runner, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura >

El Gagá llegó para quedarse en Dominicana
05/04/2018 -

Cuando el culto socio-religioso Gagá llegó a la República Dominicana procedente de Haití, seguramente pocos pensaron sería para quedarse y formar parte de las tradiciones culturales de esta nación.

Pero la realidad es que echó raíces y hoy, cuando la polémica alrededor de esa manifestación cultural está en la palestra al pretender disminuir su presencia con la justificación de que alteran el orden, vale la pena revisar su trayectoria dentro del territorio dominicano.

Aquí en estas tierras se encuentra el culto, sus seguidores y todo cuanto este trae aparejado. Su tiempo de vida en esta parte de la isla le garantiza continuidad gústele a quien le guste y pésele a quien le pese.

Llegada y vida del Gagá en tierras dominicanas

El Gagá llegó a República Dominicana a través de la migración haitiana relacionada al principio con los cortes de caña por lo que se posicionó en los bateyes.

Por su propia naturaleza es dominico-haitiano, no solo porque una parte de sus integrantes son dominicanos y el batey es una comunidad integrada por pobladores de ambas nacionalidades, sino también por el hecho de que los naturales de esta tierra practicantes, adquieren los mismos compromisos de los haitianos.

Incluye una serie de ceremonias y actividades que son más conocidas y vistosas en tiempos de cuaresma y Semana Santa, también hace presencia en los carnavales dominicanos.

Mayores, reinas, músicos, presidente, padrinos y bailadores, personajes propios del rito haitiano-dominicano van ataviados con prendas coloridas.

La música, procedente de instrumentos artesanales de percusión y viento, marca la pauta en todos los rituales y recorridos donde ellos participan.

Según estudiosos del tema, todas sus ceremonias se hacen Biblia en mano, rezando oraciones como el Ave María o el Padre Nuestro y se le rinde especial devoción a la Virgen de la Altagracia, madre espiritual de los dominicanos.

En los rituales algunos de sus protagonistas llegan al trance, gracias en parte a la ingesta de ron, cuestión esta que anima a los asistentes a caminar por el fuego, o a jugar y golpearse con afilados machetes entre baile y baile.

La Semana Santa es el colofón de sus fiestas. Las celebraciones comienzan el jueves Santo a la medianoche con el bautizo de la vestimenta que usarán los mayores y las reinas, y concluye el Domingo de Resurrección.

Esto es así porque en la época de la esclavitud, solo se les permitía salir en Semana Santa a hacer sus fiestas, por lo que centraban todas sus actividades en ese momento, explicó la folclorista Xiomara Fortuna.

Diversas fuentes consultadas por Prensa Latina señalan que el Gagá es organizado por una cofradía o un Rey individual, y su esencia es básicamente dual: carnavalesca y religiosa.

Cuando los grupos salen a las calles van comandados por un jefe espiritual, el Rey o dueño y la Reyna quien baila permanentemente, razón por la cual ha de ser una jovencita y los secundan los músicos y treinta acompañantes que son miembros comunes.

La Reina debe comprometerse a participar, de tres a siete años consecutivos, pero esto es muy difícil de cumplir por la movilidad de la familia moderna, por ello, las reinas no duran más de dos o tres temporadas.

El Rey o jefe del Gagá es por lo general una personalidad y no puede bailar mucho por la edad, eso hace que el acompañante de la Reina sea un hombre joven.

El jefe espiritual marcha -escoba en mano-, limpiando los caminos y alejando los malos espíritus (no olvidemos que es una fiesta mágico-religiosa) y será él quien se encuentre con el jefe del grupo que viene en dirección contraria.

Expertos manifiestan que cuando dos grupos se encuentran, pueden suceder dos cosas, o los jefes espirituales conversan e intercambian oraciones, resguardos y maldiciones para finalmente terminar de amigos o se pelean porque no les interesa la unificación.

Pero todos coinciden en que generalmente ocurre lo primero y las peleas aunque han existido, no son frecuentes.

La unión de los grupos hace se fortalezcan y crezcan, tienen más de una reina, de jefes espirituales, más músicos y bailarines y desde luego, doble el alcohol que no falta en esas celebraciones.

Una vez juntos marcharán por el rumbo decidido entre ellos y regresarán a sus puntos de salidas donde terminarán la fiesta.

Diversas formas del culto

Desde sus primeras manifestaciones, el culto se ha desarrollado a pesar del declive de la industria azucarera y existen modalidades que no están vinculadas precisamente al azúcar, aunque como dice Fortuna, donde hay un batey hay Gagá.

Existe un rito más dramatizado y teatral que es el practicado en la fronteriza provincia de Elías Piña y otro en Polo, provincia de Barahona, el cual agrega a los rituales la Máscara del diablo y a Dambala como personaje y dios principal.

De esta forma y mediante la cultura que viene de sus ancestros, es como haitianos y dominicanos sobrevivieron de época en época compartiendo miserias en los bateyes, e intercambiando idioma, costumbres, música, valores y hasta familia.

Por eso cuando se hable de este culto no debe considerarse como algo absolutamente haitiano en esta nación, aunque si es notoria su presencia y fue la raíz nutricia, sino como una expresión cultural que con los años cobró cuerpo y forma parte de la rica cultura dominicana.

Los conflictos surgidos o las polémicas generadas por el Gagá, deben atenderse como ocurre con diversas manifestaciones pero sin obviar que se está frente a una manifestación de la cultura tan haitiana como dominicana.

Edilberto F. Méndez

*Corresponsal Jefe de Prensa Latina en la República Dominicana.

Fuente: Prensa Latina

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Des-precio y re-valoración de la negritud dominicana en el siglo XXI

- Los Papas en los inicios de la Trata Negrera

- Aproximación ideológica sobre lo afrovenezolano en la historiografía venezolana : una mirada antropológica por Meyby Ugueto-Ponce

- El macrocosmo de la música afrovenezolana

- Entrevista a la feminista afrovenezolana Esther Pineda

- Racismo y reconciliación: lecciones de Cuba (1/3)

- Racismo y reconciliación: lecciones de Cuba (2/3)

- Racismo y reconciliación: lecciones de Cuba (3/3)

- El genio cultural bantú en los cuentos negros de Cuba: de la política a la antropología

- Fidel, África y los Afrocubanos


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios