En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Transiciones posconflicto y justicia transicional en Uganda, por Lázaro Bustince
...leer más...
Visión de UNITA del estado de Angola
...leer más...
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...

Blog Académico

Noticias
¿Está gravemente enfermo el expresidente del Chad Hissène Habre?
...leer más...

Seis meses de cárcel en Argelia por portar una bandera amazigh en una manifestación
...leer más...

El embarazo adolescente como forma de discriminación en África
...leer más...

Los impagos se le acumulan a la compañía sudafricana Eskom
...leer más...

Yibuti celebra la Conferencia sobre Recursos Naturales
...leer más...

Nuevo monumento en Nueva York honrará a una familia afroamericana abolicionista
...leer más...

Pasan a disposición judicial en Burundi cuatro periodistas de iwacu y su conductor detenidos el mes pasado.
...leer más...

Dos ugandeses asesinados por las fuerzas de seguridad de Ruanda
...leer más...

El presidente de Angola premia a dos activistas considerados "enemigos" del Estado por su predecesor
...leer más...

Nombrado un nuevo embajador de los EE.UU. en Tanzania
...leer más...

El Ejército Nacional de Zimbabue condena al soldado que asesinó a su mujer
...leer más...

Seis jefes de estado de la Cedeao son esperados el sábado 16 de noviembre en Bissau
...leer más...

La labor de UNICEF contra la baja escolarización en la región anglófona de Camerún
...leer más...

Presidente de Botsuana nomina a cuatro mujeres parlamentarias
...leer más...

Se mantienen bajos los niveles de inflación alimentaria en Uganda a pesar de las malas cosechas
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Publicado el libro «Pedro Páez y las Fuentes del Nilo Azul». por Mario Lozano Alonso
...leer más...
África tras la Guerra Fría, por Omer Freixa
...leer más...
La pesadilla del pueblo de Obi, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
Ordenacion de "viri probati". En Africa hay situaciones similares a las de la Amazonia, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Cultivos con agua de mar ¿Sería esto factible en África?, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Revisión de la constitución en Burundi: la democracia se deshace en pedazos
05/04/2018 -


El gobierno de Burundi aprobó a finales de octubre de 2017, en circunstancias inverosímiles, un proyecto de revisión de la Constitución que se someterá a referéndum en mayo de 2018. Un proyecto antidemocrático marcado por el rechazo de la transferencia de poder, una ausencia de la oposición (cuyos líderes están casi todos en exilio) y un "alistamiento forzoso" de votantes. Tal proyecto ¿no conlleva riesgo de crear un efecto boomerang dañino para el país?

Un proyecto de constitución antidemocrática

La constitución futura debe, en primer lugar romper el cerrojo del Artículo 96 que limita los mandatos a dos quinquenios, de conformidad con el Acuerdo de Paz de Arusha del 28 de agosto de 2000. El levantamiento de esta disposición permite al Presidente de la República un cuarto mandato de siete (7) años renovable. Esta medida, de facto, coloca al actual presidente como su propio sucesor y cierra cualquier posibilidad de que la oposición pueda postularse para el cargo antes de 2034.

Por lo tanto, el verdadero problema que ha sumido a Burundi en la crisis sigue siendo: la intención de Nkurunziza de permanecer en el poder más de diez años. Este último, a pesar de la crisis, prefiere adoptar una actitud de fuga hacia adelante, queriendo, a cualquier costo, quitar el bloqueo de la limitación de mandatos. Para eso, necesita legalidad y legitimidad. La legalidad de su régimen se basará sobre una constitución hecha a medida, dejándole campo libre para cualquier interpretación y cualquier posibilidad de representación. Su "legitimidad", se basará en la organización de un simulacro de elección para mostrar a la opinión nacional e internacional que, una vez más, es elegido por el pueblo. Sin embargo, este no es el caso si se basa en las prácticas forzadas de reclutamiento de votantes. Esta estrategia tiene, por el contrario, posibilidades de desacreditar los diversos escrutinios y por lo tanto dar un golpe fatal a la búsqueda de la legalidad y de la legitimidad de un régimen en decadencia. Además, el ejemplo de un tal enfoque anti alternancia de este tipo podría alentar a otros presidentes a alterar sus constituciones para mantenerse en el poder el mayor tiempo posible.

Una violencia estructural perjudicial al régimen.

Las operaciones de alistamiento de electores son dignas de un régimen autoritario. De hecho, varios analistas informan de prácticas surrealistas cuyo propósito es obligar a los votantes a inscribirse en las listas electorales. Entre estas prácticas se incluyen la intimidación y mayores presiones sobre la población, el chantaje y las amenazas, la presión del aparato estatal de represión, el alistamiento forzado de votantes menores de 18 años. Estas prácticas antidemocráticas presagian escrutinios próximos que no son creíbles e ilegítimos. De hecho, las maniobras surrealistas del régimen que pisotea los principios democráticos básicos podrían volverse contra él. Estas elecciones, organizadas en ausencia de la oposición, en el exilio, tienen como objetivo dar legitimidad al régimen a los ojos de la población y la comunidad internacional, pero los métodos que utiliza para lograr sus objetivos lo desacreditarán. Peor aún, estos métodos contribuirán a radicalizar a parte de la oposición que se verá obligada a pasar a una forma de lucha armada. Recordemos el terror que prevaleció en el punto álgido de la última crisis. Individuos no identificados atacaron las casas de figuras políticas cercanas al régimen y / o los eliminaron según un enfoque de guerrilla urbana. Otros arrojaban granadas en lugares públicos causando bajas civiles.

El uso de Imbonerakure, miembros de la juventud del partido en el poder, calificados por la ONU de “milicia", es un signo preocupante. Ciertamente, sus miembros no son homogéneos, pero cuando se los coloque en una situación en la que tendrán que elegir su lado, la mayoría se inclinara hacia su origen étnico. Los métodos de estos jóvenes son criticados por su brutalidad y violencia y no está excluido ver, en respuesta, a las poblaciones establecer comités de autodefensa. Así, seríamos testigos de una escalada de la violencia étnico-tribal.

Un riesgo de deslizamiento de la crisis hacia un conflicto étnico-tribal.

Recordemos que los Acuerdos de Arusha se obtuvieron después de una guerra civil. Los principales puntos obtenidos fueron: la representatividad de los grupos minoritarios dentro del aparato estatal a través de un sistema de cuotas, la limitación del número de mandatos, la constitución de un gobierno de unidad nacional y la búsqueda de un consenso nacional para decisiones importantes. Sin embargo, el proyecto de constitución entierra la esperanza de una alternancia cercana. La dimensión étnica y tribal que prevalecía en la crisis de los 90 corre riesgo de resurgir, especialmente en un contexto en el que los extremistas de ambas partes (hutu y tutsi) se preparan para la batalla. La oposición no se dejará hacer. Jugará a todas las cartas, incluido el extremismo violento. Parafraseaando a François-Xavier Verschave: cuando el camino de las urnas está obstruido, el único camino que queda es el de las armas.

Un golpe de estado es difícilmente evitable

En una situación donde la alternancia está bloqueada por las maniobras antidemocráticas de Nkurinziza, el riesgo de resistencia armada es alto. Además, el régimen de Bujumbura acusa continuamente a sus vecinos, especialmente Ruanda, de injerencia y apoyo a la oposición armada. Por lo tanto, un golpe militar es una gran posibilidad en ese contexto. Cuando uno se agarra al poder, la única salida para los otros pretendientes es la fuerza con un impacto nocivo sobre la agonizante democracia en un gobierno militar.

Dado que existe una continuación etnolingüística entre Burundi y Ruanda, ambos muy relacionados, es necesario evitar a toda costa un resbalón en el terreno étnico-tribal. Una situación de crisis en un país afectará necesariamente al otro, especialmente dado que ambos países han experimentado la guerra en el pasado. Además, un conflicto abierto en Burundi incendiaría toda la región de los Grandes Lagos.

Adoumadji Madjastan Magloire

* Adoumadji Madjastan Magloire, consultor, especialista en temas de paz y seguridad.

Fuente: Afriki Press - Artículo publicado en colaboración con Libre Afrique.

[Fundación Sur]


Artículos Relacionados:

- Impuesto "voluntario" en Burundi para financiar las elecciones de 2020

- La situación de Burundi, según el arzobispo Joachim Ntahondereye

- Una situación explosiva en Burundi

- Octubre, el mes de la hipocresía en Burundi

- El Gobierno de Burundi dispuesto a aplazar las elecciones

- Crónica política de Burundi 2015-2016, por Stef Vandeginste

- Burundi acusa a la ONU de inflar los números de refugiados

- En Burundi esperan el retorno de más de 6.000 refugiados antes de diciembre

- Acnur sin fondos para enfrentar la grave crisis de refugiados en Burundi

- El Presidente de Burundi viaja a Tanzania para reforzar la cooperación

- Los refugiados solo buscan lo que les pertenece

- 34 refugiados burundeses asesinados por las fuerzas de seguridad de la RD Congo


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios