En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El presidente de Zimbabue anunciará la fecha de las elecciones a finales de mayo
...leer más...

Dos pacientes con ébola recuperados y fuera de peligro
...leer más...

El Fiscal general de Etiopía demandará a la compañía holandesa HPFI por la patente del grano de teff
...leer más...

Cumbre del Congreso Nacional Africano sobre la propiedad de la tierra en Sudáfrica
...leer más...

El presidente de Ghana recibirá a la oposición de Togo
...leer más...

Aumenta a 46 el número de los casos del ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

Las trenzas, identidad y rebeldía afro en Panamá
...leer más...

Sudán y Qatar analizan la implementación del proyecto del puerto de Suakin
...leer más...

El BMCE Bank of Africa galardonado por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo
...leer más...

El gobierno de Uganda todavía no aprueba el reclutamiento de médicos cubanos
...leer más...

Los obispos piden diálogo para solucionar la crisis humanitaria en la zona anglófona de Camerún
...leer más...

Las asociaciones LGBT de Cabo Verde lanzan una petición a favor del matrimonio homosexual
...leer más...

Una línea de crédito española financia proyectos de salud en Angola
...leer más...

Se señalan algunas irregularidades en la jornada de votación del Referendum de Burundi
...leer más...

Eritrea renueva las acusaciones a Sudán, Etiopía y Qatar de apoyar a los grupos yihadistas
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Frank Westerman “El valle asesino” y el origen de los mitos, por Roge Blasco
...leer más...
Portugal y su periplo africano, por Omer Freixa
...leer más...
El fotógrafo Mário Macilau explora nuevos lenguajes, por Wiriko
...leer más...
Extranjeros en su propia tierra, por Nestor Nongo
...leer más...
Inapropiados e inapropiables: ¿Puede el arte seguir siendo crítico?, por Literafricas
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

-

Sampie Terreblanche

Profesor emérito de Stellenbosch University. Enseñó también en Harvard y en la University of the Free State. Su trabajo como economista político y analista público durante más de 60 años estuvo marcado por cortantes y controvertidos cambios hacia la izquierda de sus raíces nacionalistas Afrikaner. Terreblanche sirvio en varias comisiones publicas y como vicepresidente de SABC. Es autor de 13 libros y cientos de artículos y conferencias públicas en relación a la temática de la distribución de la riqueza. Entre otros muchos premios ha recibido tres doctorados Honoris Causa.

Ver más artículos del autor

La cooptación del Congreso Nacional Africano: la captura del Estado sudafricano
05/02/2018 -

Después del ascenso de Cyril Ramaphosa a la presidencia del Congreso Nacional Africano (ANC) el mes pasado, es vital comprender las profundas barreras estructurales que impiden que Sudáfrica logre la justicia socioeconómica que tanto se necesita.

Los cambios ideológicos que tuvieron lugar en los puntos de vista económicos del ANC desde 1990 solo pueden describirse como impresionantes: desde un enfoque redistributivo explícitamente socialista hasta la adopción de las ideologías estadounidenses de globalismo neoliberal y el fundamentalismo del mercado.

Desde 1990 Nelson Mandela y Harry Oppenheimer se reunían regularmente para almorzar o cenar y las principales corporaciones del Minerals Energy Complex (MEC) se reunían regularmente con un núcleo de liderazgo del ANC en Little Brenthurst, estado de Oppenheimer. Cuando otros líderes corporativos se unieron a las negociaciones secretas sobre el futuro de la política económica de Sudáfrica, las reuniones se trasladaron al Banco de Desarrollo de África del Sur durante la noche.

Aunque estuve involucrado en las ’conversaciones sobre conversaciones’ desde 1987 hasta 1989, no participé en el proceso de negociación de 1990-94. Me han dicho que, en ese momento, personas de altos cargos vinculadas al grupo de corporaciones Sanlam estaban muy en contra de mi participación debido a mi preferencia por el capitalismo socialdemócrata.

Durante estas reuniones, gradualmente surgió un compromiso de elite entre políticos blancos y capitalistas bajo el liderazgo del MEC, un núcleo de liderazgo del ANC y grupos de presión estadounidenses y británicos.

Desde febrero de 1990 hasta principios de 1992, todos los documentos de política de ANC enfatizaron la necesidad de ’crecimiento a través de la redistribución’. Pero cuando en mayo de 1992 se publicó un documento económico revisado del CNA titulado "Listo para gobernar", la frase "crecimiento a través de la redistribución" se omitió de manera llamativa. Desde entonces, el ANC nunca volvió a enfatizar la necesidad de una política de redistribución.integral

Las negociaciones secretas alcanzaron su clímax en noviembre de 1993. En esa etapa, Sudáfrica se estaba preparando para un gobierno interino por el Consejo Ejecutivo de Transición (TEC), que decidió que Sudáfrica necesitaba un préstamo de 850 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI). La ’declaración sobre políticas económicas’ en el acuerdo del FMI comprometió al TEC con el neoliberalismo y el fundamentalismo del mercado.

No cabe duda de que las negociaciones secretas entre el MEC y un núcleo de liderazgo del ANC fueron las principales responsables del salto mortal ideológico del partido. Sin embargo, no fue solo la influencia del MEC. Hubo también presión y persuasión por parte de gobiernos occidentales, del FMI, del Banco Mundial, y de corporaciones globales. Un gran grupo de figuras líderes de ANC recibió capacitación ideológica en universidades estadounidenses y bancos internacionales.

En los años posteriores a la implosión de la Unión Soviética en 1991, reinaba una atmósfera de triunfalismo en círculos políticos y económicos estadounidenses: el «modelo económico estadounidense» triunfaba y todos los países del mundo solo podrían sobrevivir y prosperar si se adaptaban, lo más rápido y completamente posible al antiestatismo, desregulación, privatización, austeridad fiscal, fundamentalismo de mercado y libre comercio.

Se hicieron promesas al ANC de que tan pronto como el nuevo gobierno implementara este modelo, las condiciones conducirían a una gran afluencia de inversión extranjera directa, mayores tasas de crecimiento, mayor empleo y un efecto de goteo continuo para aliviar la pobreza. Sin embargo, el papel del grupo de presión estadounidense no se limitaba a promesas exageradas, sino que incluía también sutiles amenazas de que Estados Unidos tenía la capacidad (y la inclinación) de perturbar la economía sudafricana si el ANC fuera recalcitrante y no estuviera dispuesto a cooperar.

Con la adopción del programa de Crecimiento, Empleo y Redistribución (GEAR) en 1996, el ANC y el grupo de presión estadounidense lograron americanizar la economía sudafricana. En lenguaje bíblico, tenemos todos los motivos para lamentar el hecho de que el ANC fue engañado en una escala tan masiva por falsos profetas que condujeron a Sudáfrica, no a la tierra prometida, sino a un desierto en el que la parte más pobre de la población estaba condenada a vivir permanentemente en una condición sistémica de abyecta pobreza.

El 11 de febrero de 1990, el mismo día de su liberación Nelson Mandela, hizo la siguiente declaración: "El monopolio blanco de poder político debe terminar, y necesitamos una reestructuración fundamental de nuestros sistemas políticos y económicos para abordar las desigualdades del apartheid y crear una auténtica Sudáfrica democrática”.

Pero el nuevo sistema político-económico resultó ser altamente disfuncional. Un sistema político-económico neoliberal fue institucionalizado para servir a los estrechos intereses de la vieja elite blanca y la emergente elite negra. Las condiciones favorables del nuevo sistema fueron moldeadas de tal manera que las aspiraciones del imperio neoliberal liderado por Estados Unidos quedarían satisfechas.

El quid pro quo entre los sectores corporativos y el núcleo de liderazgo del ANC era que se crearían oportunidades lucrativas para que la élite emergente del ANC se uniera a la élite capitalista blanca para hacerse lo suficientemente rica como para mantener el mismo estilo de vida consumista que la elite blanca.

El compromiso de élite excluía enfáticamente la posibilidad de una política de redistribución integral, que se consideraba inalcanzable después de dar preferencia a los intereses de la vieja elite corporativa blanca y de la élite negra emergente, y después de que las condicionalidades prescritas por el imperio neoliberal liderado por Estados Unidos. fueran aceptadas El hecho de que impuestos y gastos fueran fijados por el compromiso de élite privó al gobierno del ANC de la capacidad para implementar una política redistributiva integral.

La consecuencia más dañina ha sido la desindustrialización a través de la obligación de Sudáfrica de implementar una política de libre comercio. Esto ha tenido un efecto devastador en muchas industrias que operaron durante décadas sin barreras arancelarias. Ropa, textiles y el calzado fueron casi destruidos por la importación de productos baratos. Pero si bien la política de libre comercio era perjudicial para la industria manufacturera, era ventajosa para el MEC. Posteriormente, estas empresas recibieron el privilegio adicional de cambiar sus listados principales a Londres y Nueva York, y de convertirse en corporaciones transnacionales independientes.

Mientras que el ANC operó en la cúspide moral durante la lucha contra el apartheid, desde 1994 se han deslizado en un sórdido submundo donde la corrupción, el nepotismo y el derroche de dinero están a la orden del día, por lo que Sudáfrica podría convertirse en un satélite neocolonial del imperio neoliberal liderado por los estadounidenses Aunque el ANC ha sido el gobierno de Sudáfrica desde 1994, podríamos alegar que aún no está "listo para gobernar".

Es muy dudoso que, dado este conexto, el proyecto sudafricano siga siendo viable. Es posible que los peligrosos niveles de corrupción, “captura del estado”, desigualdad, pobreza e ineficiencia bajo la presidencia de Jacob Zuma puedan cambiar bajo un nuevo liderazgo fuerte. Pero estructuralmente, ha surgido un triángulo peligroso entre tres grupos en Sudáfrica: la vieja elite blanca, la nueva elite negra y el 40% de la base empobrecida. Este conflicto puede llevar a una implosión del país. Por lo tanto, es vital revisar la decisión tomada hace veinte años por las élites neoliberales dentro del gobierno del ANC de rechazar la propuesta de un impuesto al patrimonio para fines redistributivos.

Sampie Terreblanche

Fuente: Pambazuka News

[Fundación Sur]


Artículos Relacionados:

- En Sudáfrica, Ramaphosa resucita mientras Lonmin expira

- Primera reunión del nuevo Comité Ejecutivo del Congreso Nacional Africano (ANC)

- Ramaphosa se enfrenta a nuevas batallas como jefe del ANC

- Cyril Ramaphosa elegido presidente del Congreso Nacional Africano

- Nada definido en la carrera hacia la presidencia del ANC en Sudáfrica

- El vicepresidente de Sudáfrica Cyril Ramaphosa en campaña para liderar el partido del Congreso Nacional Africano

- Sólo el ANC puede arreglar el "desastre Zuma"

- ¿Un verdadero partido socialista en Sudáfrica?

- Zuma se enfrenta a oposición desde el mismo núcleo de la ANC

- Zuma : la oposición carece de políticas para derrocar al ANC en las elecciones en Sudáfrica

- Dentro del ANC, los críticos a Zuma se muestran. Pero, ¿harán algo?

- Sudáfrica: crisis al interior del Congreso Nacional Africano

- Ronnie Kasrils: las dos caras de Zuma ya existían en los días del exilio

- Zuma denuncia en Sudáfrica la corrupción y los errores del ANC


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios