En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Situación de los afrocolombianos. Una simple mirada , por Licenia Salazar
...leer más...
Reflexión sobre la situación de la enseñanza del español en África subsahariana y los factores que impulsan su expansión, por Leyre Alejaldre Biel
...leer más...
Ruanda, creación africana del tratado de Versalles (1919), por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Adónde migran los africanos, por Pablo Moral
...leer más...
Resistencia política y creación literaria en Guinea Ecuatorial, por Joseph Desiré Otabela
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Tribunal Supremo de Kenia rechaza la petición de legalizar el sexo homosexual
...leer más...

Zambia recibe 100 millones de dólares del Banco Mundial para mejorar la gestión de los recursos naturales
...leer más...

Las negociaciones entre la junta militar y las fuerzas de la libertad y el cambio en Sudán no llegan a un acuerdo
...leer más...

El presidente Mutharika encabeza el recuento electoral en las elecciones de Malaui
...leer más...

Protestas en Bamako contra el cuartel de la G5 Sahel
...leer más...

El ejército argelino dice "no" a las principales demandas de la protesta.
...leer más...

El Banco Central de Sudán recibe un depósito saudí de 250 millones de dólares
...leer más...

El Consejo de Seguridad de la ONU extiende otros seis meses el mandato de la MINURSO
...leer más...

El crecimiento económico de Túnez alcanza el 1,1% en el primer trimestre de 2019
...leer más...

El FMI llega a un principio de acuerdo con Egipto para un prestamo de 2.000 millones de dólares
...leer más...

Una religiosa española asesinada en la República Centroafricana
...leer más...

La agroforestería crece en varias regiones africanas
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo aprueba una estrategia de integración económica para África Central
...leer más...

Médicos sudaneses en huelga en el Nilo Azul
...leer más...

La sociedad civil se implica en la crisis de las regiones anglófonas de Camerún
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


¿Cómo se llega al cayuco? , por Rafael Muñoz Abad

30 de enero de 2018.

Detrás de la arribada de un cayuco a nuestras playas se esconde un sinfín de dramas personales germinados todos en un punto común: la desesperación por lograr una vida mejor. Las políticas de la Union Europea para evitar la inmigración irregular por vía marítima tienen la credibilidad de una meretriz que jura ser virgen. Hace años ya que Europa perdió su identidad y decencia tornándose en un asilo de viejos agrios que, con las horas contadas, irá a peor bajo una bomba de relojería social; tiempo al tiempo. Un arrabal moral cuya política de inmigración va poco más allá de sobornar a los dirigentes de Mauritania, Marruecos o Senegal, para que eviten la salida de barquillas cargadas de huidos rumbo al sur de Italia, Almería o Canarias. Después tenemos un polvorín a escasas horas de Sicilia del que no se quiere hablar. La OTAN desestabilizó Libia y convirtió la ex provincia romana en un santuario para las mafias de la inmigración, que también son las del tráfico de armas y drogas que igualmente son las facciones islamistas que subsisten gracias al apoyo financiero de Arabia Saudí y sus sultanatos vecinos. Estados financiadores del integrismo islámico que atenta hoy en Barcelona y mañana en París; así que ya saben a dónde va parte del dinero de los billetes de algunas compañías con las que muchos vuelan.

¿Pero cómo se llega a poner los dos pies dentro de este ataúd flotante cuya aventura rara vez gana buen puerto? Se lo explicaré de primera mano bajo una ficción que no lo es tanto y sé de lo que hablo. A Ibrahim le contaron que nació en 1999 y se declara ya como adulto para poder trabajar. Cuestión irrelevante en Niamey, capital de Níger. Un estado frágil y sin medios que ocupa buena parte del Sahel en el corazón del Sahara y que es clave en la ruta del tráfico de personas cuyos afluentes humanos llegan de aún más al sur. Mientras vaga de aquí para ya buscándose la vida, remienda alpargatas o reparte lo que sea ahorrando para pagar los cuatro mil dólares que le pide un contacto por subirse a la trasera de una camioneta Toyota que, sobrecargada, cruzará la primera etapa hacia las aún lejanas playas de Libia a más de dos mil kilómetros hacia el norte. Un cayuco de la arena que circula por pistas discretas y realiza paradas para esconder su cargamento de carne que poco a poco va perdiendo peso y dignidad por el hacinamiento, la sed y el hambre. Tan pronto se subió, le quitaron su documentación y la quemaron; el chofer registra las caras y las entrega al siguiente contacto, que le espera en unas coordenadas secretas a más de quinientos kilómetros de Niamey en el Níger más profundo y anónimo donde el vacío del desierto es el único testigo del tráfico de almas.

Griteríos, un baile de linternas y zarandeos, revelan a Ibrahim y sus compañeros de viaje al infierno que acaban de entrar en Libia. Tierra sin ley más allá que la del kalashnikov y el dinero en metálico. Allí, sus compañeras de viaje son violadas y vejadas por sus guardianes y, posiblemente, él también será forzado para terminar de destruir su dignidad y que sea una simple mercancía dócil de manejar. Si están embarazadas, perderán sus vientres y muchas, producto de los abusos, saldrán de allí en cinta o morirán de hemorragias e infecciones. Sus cuerpos, simplemente se arrojan a la cuneta donde son alimento de perros famélicos y aves de rapiña. La ausencia de estado en Libia, más allá del contrabando aceptado y la cepa local de aquellos viejos señores de la guerra africana como autoridad local, dan marco “legal” a cualquier tipo de abuso. Ibrahim ya es un zombi. Tiritante y hambriento, se aplaude con los hombros en su famélica delgadez pues lleva tres días con una pelota de arroz aguado. Su destino es un edificio abandonado en algún suburbio de alguna localidad costera libia donde se hacina con cientos de desgraciados llegados de media Africa a la espera de que lo vengan a buscar para subirlo en algo que flote con lo que quizás llegue a Lampedusa y lo asista la Guardia Costiera italiana. Una espera donde el maltrato físico y las violaciones son la antesala de una apuesta en la que las cartas de morir ahogado son mayoría. La historia de Ibrahim dista de ser ficción pues aquellos que han sobrevivido al cruce del mediterráneo, así les relatarán sus meses de mano en mano de los nuevos tratantes de la carne hasta que finalmente son embarcados en un cascaron rumbo a un centro de internamiento en España o Italia. Ibrahim sueña con ver la silueta naranja o blanca del salvamento marítimo, pero también sabe que hay un ataúd con la inscripción varón anónimo que le espera en un almacén.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios