En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El gobierno de Uganda todavía no aprueba el reclutamiento de médicos cubanos
...leer más...

Los obispos piden diálogo para solucionar la crisis humanitaria en la zona anglófona de Camerún
...leer más...

Las asociaciones LGBT de Cabo Verde lanzan una petición a favor del matrimonio homosexual
...leer más...

Una línea de crédito española financia proyectos de salud en Angola
...leer más...

Se señalan algunas irregularidades en la jornada de votación del Referendum de Burundi
...leer más...

Eritrea renueva las acusaciones a Sudán, Etiopía y Qatar de apoyar a los grupos yihadistas
...leer más...

Naciones Unidas convoca un comité de emergencia sobre el ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

La falta de combustible en Sudán provoca el aumento del costo y la escasez de agua y comida
...leer más...

Ha muerto la periodista marroquí María Latifi
...leer más...

Una facción rebelde de Sudán del Sur condena las amenazas de muerte del presidente contra el exjefe del ejército
...leer más...

El Real Fórum de Alta Dirección de España otorga el Master de oro al Presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang Nguema
...leer más...

Rebrote del turismo en Túnez
...leer más...

Los elevados impuestos ponen en peligro la continuidad de las radios locales y católicas en Sudán del Sur
...leer más...

Nuevos enfrentamientos entre estudiantes y fuerzas del orden en universidades de Senegal
...leer más...

Se celebra en Venezuela el Primer Encuentro Formativo sobre los Derechos Humanos de las y los Afrodescendientes.
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El fotógrafo Mário Macilau explora nuevos lenguajes, por Wiriko
...leer más...
Extranjeros en su propia tierra, por Nestor Nongo
...leer más...
Inapropiados e inapropiables: ¿Puede el arte seguir siendo crítico?, por Literafricas
...leer más...
El mundo del despropósito, por Gaetan kabasha
...leer más...
Fisioterapia como alternativa a la mendicidad, por Chema Caballero
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura >

Diálogo con mi abuela, un documental de Gloria Rolando
26/01/2018 -

A mi madre,

A mi abuela,

A Santiago Villafuerte quien me inició en el amor al mundo del cine.

En el año 1993 grabé la conversación que tuve con mi abuela Inocencia, sin imaginar que esto sería la base de un diálogo muy particular. Mi abuela se llamó Inocencia Leonarda Armas y Abreu. Nació en el año 1906 en La Ciudad de Santa Clara. Se sentía muy orgullosa de que sus nietos habían podido estudiar. Ella, negra y pobre, alguna vez quiso ser enfermera.

“Diálogo con mi abuela” es un audiovisual donde mezclo el documental y algunos momentos de ficción. Un diálogo entre la realidad y la imaginación en el que participa la poesía de la vida cotidiana. La naturaleza (las flores, el bosque, las raíces de los árboles, la frondosa Ceiba, el mar, el cielo, el sol) también se integra al lenguaje de “Diálogo con mi abuela” porque cada elemento, juega su papel en la narración visual.

Una foto de los años 20 donde aparecen Inocencia (en el póster a la izquierda) y su primera hija (Olga América Casamayor Armas, mi madre) es la imagen de la evocación espiritual que viene representada a través de las voces del Grupo Vocal Baobab. La música, al igual que en otras obras realizadas por mí, forma parte del relato. El Grupo Vocal Baobab (“Los ojos del arcoiris”, “Raíces de mi corazón”, “1912, Voces para un silencio”) pone su sello de identidad cuando interpreta los cantos tradicionales del espiritismo cubano, llenos de energía y sobretodo, mucho sentimiento. Sus integrantes son los que “llaman” y “reciben” – al pie de La Bóveda Espiritual – aquellas imágenes que representan a los antepasados que vienen a dialogar a través de estos pasajes de la memoria: los africanos , las madres, abuelas y abuelos, y en general aquellas mujeres negras cuyas prodigiosas manos fueron el sustento de muchas familias. Vocal Baobab también “despide” el diálogo con la conocida canción “Silencio” del autor Rafael Hernández Marín.

En realidad no sé como catalogar “Diálogo con mi abuela”. Lo dejo a consideración de la crítica especializada. Queda abierta la denominación de esta experiencia donde se escucha la voz original de mi abuela Inocencia. También están, como parte de ese diálogo, mis preguntas y comentarios. Fue algo espontáneo, en la casa, con una grabadora de cassette, pequeña. Y esta conversación está acompañada de fotos familiares, unas mejores que otras, a color o en blanco y negro. Pero la voz de mi abuela Inocencia representa la de muchas mujeres negras cubanas y creo que más allá de las referencias a la historia familiar, ”Diálogo con mi abuela” puede ayudar a que el espectador imagine algunos rasgos de la vida social de La Ciudad de Santa Clara , lugar de nacimiento de Inocencia. Una ciudad que al igual que otros lugares de La Isla de Cuba, vivió las páginas de los conflictos raciales en los inicios del siglo XX. Por ejemplo, los sucesos del Parque “Leoncio Vidal” en el año 1925.

Mi abuela, al igual que muchos descendientes de africanos en Cuba, llevaba el apellido de los antiguos amos: Abreu. Representa su testimonio, una pequeña parte de ese inmenso ejército de la “gente sin historia”. Por ese pasado de tanto dolor, por el presente y el futuro de esa población cubana descendientes de esclavos; por esos 130 años de la abolición de la esclavitud en Cuba en este año 2016. Por esas razones y muchas otras, se hace esta obra de 40 minutos de duración donde el diálogo permite darle voz también a aquellos que no estamos de acuerdo con las representaciones de la población negra en Cuba, y otras partes del mundo. Esos estereotipos coloniales que llenan los ojos de los turistas. Esas artesanías vulgares, baratas e irrespetuosas que ignoran la verdadera historia y la contribución social de los negros y las negras. Es evidente que ignoran las verdaderas imágenes que con pasión, respeto y ternura se muestran en “Diálogo con mi abuela”.

Ojalá que esta obra pueda poner un granito de arena en la movilización de la conciencia. Ayudar a pensar y darle más valor a nuestros pequeños y humildes espacios de la vida cotidiana; a dialogar con los miembros de nuestras familias más allá de sus creencias religiosas, profesiones, ideas políticas, beneficios materiales, lugar donde se encuentren. Al final, sólo ese diálogo profundo, real, contradictorio, sincero, lleno de amor y lágrimas puede ayudarnos a sentirnos un poco más dichosos como seres humanos.

Gloria Rolando


Entrevista de Tony Romero con Gloria Rolando hablando sobre “Diálogo con mi abuela”:


Diálogo con mi abuela, por Bienvenido Rojas Silva

Salí en compañía de mi esposa. Era miércoles 25 de mayo. No quería perderme la premier de la película Diálogo con mi abuela, de la cineasta Gloria Rolando, en el cine Chaplin. Mi preocupación era encontrar un mínimo espacio para parquear mi pequeño y añejado automóvil. Transcurrían los minutos, pero en mi mente emergía la inquietud por la concurrencia de autos en la calle 23, en las cercanías del cine. A dos cuadras del lugar no veo ni un solo vehículo en el entorno y dije para mis adentros, suspendieron la función a última hora, o es demasiado temprano y no ha llegado nadie todavía. Al fin me parqueé sin ningún problema en 8 y 23, solo había un auto junto al mío. Después cruzamos la calle y entramos al Chaplin. Los miembros de la agrupación Vocal Baobab estaban tocando y cantando en el vestíbulo. Las buenas vibras, la alegría y una energía nos penetraba el cuerpo por todos sus poros. Se me acercó Lucila, una amiga y me dijo que me apresurara que apenas había asiento. No le creí ni una sola palabra y fui a corroborarlo con mis propios ojos. No podíamos creer lo que estaba presenciando. Lleno total, el Chaplin estaba, de bote en bote, como solemos decir los cubanos. El noventa y nueve por ciento de los asistentes eran del color púrpura, como dice Alice Walker. Y yo seguía sin entender cómo era posible que afuera no hubiera ni un solo vehículo parqueado, que las calles estuvieran tan despejadas de automóviles. A Gisela Arandia le pasó algo parecido y llegó a las mismas conclusiones: œNo te asombres, -me dijo- aquí están los de a pie, los que vienen desde las diferentes barriadas, los que están acostumbrados a montar los P repletos de gente, los obreros, los que realizan los oficios más variados, también están los entendidos, los que han estudiado y tienen una profesión pero no han podido obtener un vehículo.

Disculpen la digresión y hablemos de la película: todos estábamos metidos en el monte, sagrado monte, como suele llamarle Gloria Rolando. La música salía de allí, así como los cantos y las danzas del espiritismo cubano. También pudimos disfrutar a pantalla grande los danzones y boleros de la época, que al igual que los cantos y las danzas están llenos de sabor y cubanía. En la música se notaba la mano y el corazón de Magaly Rolando. Mientras tanto, Gloria seguía en su diálogo con su abuela, quien hablaba de las cosas que ya casi nadie habla. De cómo era la vida de los negros en la República, de los trabajos que pasaban para criar a sus hijos, de lo difícil que era la subsistencia y de los prejuicios de aquella sociedad machista, racista y discriminadora; aquellas sociedades de negros, blancos y mulatos que marcaron una época; aquel parque Leoncio Vidal de Villa Clara, que tantas huellas de sufrimiento, dolor y humillación dejó en la población villaclareña; pero no solo salieron esos asuntos a relucir, también el diálogo habla de la familia, del amor con que se criaban y educaban a los hijos y también con rectitud, de las costumbres hogareñas, de los dulces caseros que se hacán como el arroz con leche, de la importancia y la seriedad de las prácticas religiosas ancestrales, que tenían la salud de los seres humanos en el centro de sus preocupaciones y no el dinero para engordar los bolsillos.

Gladys Egüe fue la presentadora de la película e hizo un repaso de la vida y obra de la autora, así como de su madre y abuela que tanto amaba. La premier de la película Diálogo con mi abuela, de la realizadora Gloria Rolando, más allá de los criterios estrictamente cinematográficos, fue una fiesta de afrodescendientes, que asistieron en masa porque se veían representados en la pantalla, estaban allí sus amigos, sus parientes, sus iguales, de a pie también. Esta fue la otra lección que este reportero sacó del evento. Allí se veía, se palpaba la avidez que tienen estas personas de verse reflejadas en los medios audiovisuales, que en su mayoría no muestran la composición étnica de este pueblo. Es muy difícil ver un protagónico hecho por personas de piel oscura o que aparezca aunque sea un diez por ciento de los personajes del color púrpura. Esa película de Gloria, además de hacernos vivir y vibrar, al compás de aquella historia contada a través de un diálogo, nos hace reflexionar acerca del país que somos y la nación que queremos para el disfrute y el bien de todos, sin distinción de colores. Diálogo con mi abuela fue también una conversación con todos nosotros y nos indica lo que nos falta por hacer y construir en el sentido del ser humano que queremos para nuestra sociedad.

Quiero hacer un aparte con los rostros que vi en la película. Siempre he oído hablar de las dificultades que tienen algunos camarógrafos para obtener buenas imágenes de los rostros de los negros. Muchos nos quieren hacer ver que es muy difícil obtener una buena fotografía con personas de color oscuro. Que si la luz o los lentes, que si no son fotogénicos, que esto o lo otro. Bueno, existe un estereotipo de que todos los negros somos feos por tanto mejor no retratarlos, llegaría alguien a esa conclusión. Y yo me pregunto, cómo se las arregla Gloria Rolando en sus películas para regalarnos esos rostros tan bellos y atractivos, que no solo muestran una piel impecable, sino una expresividad, un mensaje de amor, dulzura, bondad, ternura y dignidad. Esos rostros también los vimos y nos extasiamos con ellos en Voces para un silencio. Niñas y niños preciosos. Jóvenes y adultos bellos. Ahora me viene a la mente aquella frase de Stokely Carmichael: Somos bellos. Lejos de ningún chovinismo es verdad que somos tan bellos como los que más, contraponiéndonos de esta manera al eurocentrismo.

Fue una fiesta bella, en una atmósfera de dulcificación, paz y unión, reafirmando de esa manera el orgullo de la descendencia que tenemos. Y puedo decir, sin temor a equivocarme, que en aquella sala emanaba una energía, pocas veces sentida en eventos como éste. Tal vez hasta los ancestros africanos se pusieron de acuerdo para bendecir aquel acontecimiento trascendental. Festejábamos el Día de África. Allí estaban invitados afroamericanos, estudiantes de la ELAM, sociedades espiritistas, el movimiento danzonero, los bailadores de Yazz del barrio de Santa Amalia y grupos de Taichí. Asistió el presidente del ICAIC, Roberto Smith, quien hizo la observación de que ninguna de las películas de La Semana del Cine Francés llenó la sala como Diálogo con mi abuela. Pero allí ocurrieron otras cosas interesantes: la delicadeza de Gloria de subir al estrado a cada una de las personas que trabajó y contribuyó con la película; el recibimiento con música al público en el vestíbulo del recinto; la entrega de ramos de flores a todos los que trabajaron en el filme. Había allí un ambiente cautivador y emocionante. Allí había mucho amor y cada uno de los asistentes lo sintió y lo disfrutó a su manera. Ahora, después de haber visto la película, viene el diálogo interno en cada uno de nosotros. La película de Gloria Rolando es también un diálogo con los de a pie.

Fuente: AfroCubaweb

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Racismo y reconciliación: lecciones de Cuba (1/3)

- Racismo y reconciliación: lecciones de Cuba (2/3)

- Racismo y reconciliación: lecciones de Cuba (3/3)

- El genio cultural bantú en los cuentos negros de Cuba: de la política a la antropología

- Fidel, África y los Afrocubanos


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios