En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El deseo de emigrar en África Subsahariana, por Mark Hugo Lopez
...leer más...
África Subsahariana, “se compra y se vende”, marginando a sus Pueblos, por Lázaro Bustince
...leer más...
Aprendiendo para Enseñar - Caso de estudio Guinea Bissau , por Mª Auxiliadora Blázquez Rojas
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Uganda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Ruanda
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La dirección del Museo de Robben Island acusada de corrupción y nepotismo
...leer más...

Anunciadas las nominaciones al premio de la juventud africana "2018 Africa Youth Awards"
...leer más...

Jean Ping quiere tomar las riendas de Gabón
...leer más...

El embajador ruso menciona la posibilidad de ventas militares a Marruecos
...leer más...

Somalia concede a China 31 licencias de pesca
...leer más...

Kenia estrena monedas con imágenes de la fauna local
...leer más...

Una reunión de la ONU adopta un pacto migratorio a pesar de las ausencias
...leer más...

Un incendio destruye 7.000 mil máquinas de votación en el Congo
...leer más...

Julius Malema de nuevo en los tribunales por llamar a la apropiación ilegal de tierras en Sudáfrica
...leer más...

El ministro italiano de Finanzas y Economía declaró que “el futuro de Europa está en África”
...leer más...

El presidente de Uganda anuncia el inicio de su renovada guerra contra la corrupción
...leer más...

La UE renueva las sanciones contra el candidato del partido gobernante en la República Democrática del Congo
...leer más...

Pual Kagame afirma que ningún enemigo puede derrotar a sus fuerzas armadas
...leer más...

El presidente de Egipto declara que "la juventud africana es el futuro de la economía mundial"
...leer más...

Los "Chalecos Naranja" de Costa de Marfil convocan a una manifestación el 19 de diciembre
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El colonialismo francés en retirada, por Omer Freixa
...leer más...
Luca Fontana combate el brote de ébola en Kivu Norte, por Roge Blasco
...leer más...
Y Camerún se desangra, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
África es el mercado de cerveza con mayor crecimiento, por Bartolomé Burgos
...leer más...
El problema de las migraciones es el sedentarismo, por Liliana A. Negrín
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura >

Nyege Nyege: la nueva ola musical de África Oriental (parte 2/3)
15/12/2017 -

En una tarde de agosto, visité el Boutiq Studio, una villa amarillenta cerca del lago Victoria con espacios de grabación, una cocina y alojamiento. En el interior encontré una colmena de actividad. En la cocina se preparaba un gran lote de matoke stew para la docena de personas que estaban usando el estudio ese día. En una habitación estaba Kasakwi Samuel, también conocido como Zilla, un hombre meloso y de pensamiento profundo que ahora es el ingeniero de Boutiq Studio. Empezó como músico autodidacta, tocó en una banda, pero se metió a la música electrónica haciendo canciones en los cibercafés. Ahora divide su tiempo entre trabajar con otros artistas, perfeccionar sus habilidades de masterización y en crear sus propios ritmos.

El enfoque abierto de Zilla se adapta a la filosofía de Nyege Nyege. "No me importa si viene de India, China, Uganda, Kenia, Congo; es todo música, un lenguaje universal", dice mientras nos sentamos frente a su computadora en el estudio. "Y cada día aprendo más sobre ese idioma".

Me senté en un pequeño estudio con Rey, que hace música como Sapiens. Dejó atrás la turbulencia de la vida en Bunia, en el este del Congo, hace cuatro años, para empezar de nuevo en Kampala. Comenzó a producir música hace solo tres meses, primero con FruityLoops y luego con Ableton, que todavía es algo bastante raro en esta parte del mundo. Él comenzó a hacer lo que él llama "tecno congoleño", a menudo pasando hasta 15 horas por día en el estudio.

"Soy nuevo en esto y quiero aprender", me dice Rey. "Me gustaría terminar este proyecto en el que estoy trabajando, creo que es un nuevo estilo, y luego me gustaría trabajar con artistas de diferentes partes del mundo".

Cuando se inauguró el estudio en 2015, se enfocó inicialmente para el cine, tanto Dilsizian como Debru tenían experiencia en el cine, pero pronto se volvió hacia la producción musical, y en los últimos años se ha visto una lenta acumulación de hardware y software musical. En aquel entonces, solía estar vacío durante semanas seguidas; ahora se utiliza todo el año. Es un lugar para colaboraciones regionales e internacionales, que fomenta el intercambio de conocimientos musicales, ideas y talento. Toda la operación de Nyege Nyege alienta el diálogo entre artistas de África Oriental y personas con ideas afines de otros lugares, pero es en el estudio Boutiq donde uno tiene una idea de lo que es realmente posible.

Boutiq Studio ha acogido residencias de artistas africanos como Mamman Sani, de Níger, pionero de la música electrónica africana en la década de 1970; el rapero Joey Les Soldat, de Burkina Faso; el legendario cineasta e intelectual camerunés Jean-Pierre Bekolo; el artista visual ruandeses Pou Pout, el violinista ugandés Ocien; Bampa Pana y Makaveli de Tanzania; Kenia MC Yallah; e invitados internacionales como la artista de sonido irlandesa Alyssa Moxley y el rapero y productor de Los Ángeles Riddlore, que se quedaron en Uganda durante tres meses. El miembro de Gorillaz Jesse Hackett era otro residente: trabajó con el instrumentista y cantante Albert Ssempeke (un músico de la corte real del rey Buganda) y otros artistas ugandeses, usando un arpa de hace 200 años y un xilófono de 3 metros en un álbum llamado Ennanga. Vision, que salió en el sello británico Soundway Records a principios de este año.

"La gente está emocionada por tocar aquí, de quedarse, y también un poco temerosa, porque es un paso hacia lo desconocido", dijo Debru.

Una de las primeras cosas que artistas internacionales notan en el este de África, dijo Dilsizian, es la integración natural de la música y el rendimiento en la vida cotidiana. "Hay más fluidez entre el intérprete y la audiencia, y entre la música y el baile", dijo. "En África, el baile está mucho menos determinado por la naturaleza del espacio, mientras que en Europa el club nocturno fue para el baile lo mismo que White Cube para el arte".

El día que visité Boutiq Studio, había una colaboración internacional. Abrí una pesada cortina y vi a Nilotica Drum Ensemble grabar un álbum en vivo junto al artista de Blip Discs Spooky J (tocando la batería), Ben Beheshty (un ingeniero) y Pete Jones (a los sintetizadores). El proyecto, llamado Nihiloxica, debutó en la última noche del Festival Nyege Nyege de este año, y su álbum salió en Nyege Nyege Tapes en noviembre de 2017.

Cuando empezó a llover y un trueno se quebró en la distancia, todos se sentaron en el patio del estudio, mientras Jaja, el carismático líder de Nilotica Drum Ensemble, tomaba las riendas. Jaja es un médium espiritual y un consumado practicante de artes marciales. A los jóvenes percusionistas que se unen a su conjunto se les enseñan no solo habilidades de percusión sino también sastrería. "Estos muchachos son nuestros hermanos", dijo Jaja, gesticulando hacia Debru y Dilsizian. "Para nosotros, es un intercambio cultural, cuando tienes electrónica que se mezcla con percusión indígena, sonidos auténticos", dijo. "Nos enseñamos unos a otros".

Una de las claves de estas colaboraciones es que todo, desde las ganancias hasta la toma de decisiones creativa, se divide a medias. "Hemos grabado con muchas compañías locales de música en Uganda y las historias son a menudo las mismas", dijo Dilsizian. "Algunos etnomusicólogos toman grabaciones y luego se van, y nunca les dan las grabaciones. Por lo tanto, hay cierta desconfianza entre los músicos tradicionales locales en Uganda, porque el intercambio no siempre es justo".

El futuro del Boutiq Studio, sin embargo, se encuentra lejos de su hogar actual. Debru y Dilsizian descubrieron recientemente que les quieren remplezar por un parking. "Actualmente estamos buscando otras opciones, y sopesando la posibilidad de una campaña de recaudación de fondos para apoyar el cambio a un nuevo espacio", dijo Dilsizian.

Un viernes por la noche, una semana antes del Festival Nyege Nyege de este año, Dilsizian condujo su 4WD a lo largo de un tramo lleno de baches del Ggaba Road bordeando mercados, salas de juego, y bares. Sentada en el asiento del pasajero estaba Camille, una amiga que dirige el festival Afro Bass Culture en Burkina Faso. Estaban de camino a por unas cervezas antes de ir a una fiesta en un almacén abandonado a las afueras de Kampala. Los charcos poco profundos de agua habían llenado baches en el camino después de un fuerte aguacero, pero el aire de la tarde era seco. Dilsizian comentaba los desafíos de organizar un festival de música en el este de África.

"Hay tres pares de CDJ en Uganda", dijo, al vislumbrar su espejo retrovisor. "Y solo dos de ellos están disponibles para contratar". Hay aproximadamente el mismo número tocadiscos (un gran obstáculo para cualquiera que organice un festival en el que al menos la mitad de los artistas sean DJ).

Camille soltó una risita irónica. "En Burkina Faso incluso nos cuesta conseguir un par de CDJ", dijo.

Antes del festival Nyege Nyege, Dilsizian se parecía en gran medida a cualquier promotor de festivales, y su teléfono móvil sonaba constantemente. Ese mismo día visitó el estudio cinematográfico Wakaliwood, donde habló con el fundador del estudio, Isaac Nabwana, acerca de traer un equipo de rodaje para rodar escenas improvisadas en el festival, como lo hicieron en 2015 y 2016. Juntos acordaron un plan para traer un equipo de cámara a la edición de 2017 para una noche.

Dilsizian, ha aprendido que organizar un festival en Uganda, es coquetear con el desastre. Este año, el propietario del sitio del festival aparentemente se enteró de la creciente popularidad de Nyege Nyege, y amenazaba con retirarse de su acuerdo a menos que pagasen más dinero. Como no había un contrato por escrito, Dilsizian y Debru han decidido esperar a ver qué pasa. (Eventualmente consiguieron calmar al propietario, aunque el regateo continuó durante varios días).

"Aquí todo es fluido", comenta Dilsizian.

Dilsizian bajó de su coche, corrió a una tienda a comprar cervezas, luego regresó y cerró la puerta del automóvil detrás de él. "Digamos que quieres instalar 500 tiendas de campaña", dijo mientras metía la llave en el contacto. "No hay nadie en Uganda que pueda suministrar tantas tiendas de campaña. Estamos lidiando con 30 o 40 proveedores diferentes, lo que significa 30 o 40 posibilidades adicionales de que las cosas salgan mal". Los baños portátiles, un preciado bien en cualquier festival de música, es extremadamente raro en Uganda. "Hay muy pocos aquí, y son terriblemente caros".

Mientras nos dirigíamos en dirección a la fiesta, Dilsizian comenzó a discutir los aspectos más duros de Kampala. "En general, es un lugar muy amigable y de mente abierta, pero también es un lugar difícil. Mucha gente se rompe la espalda aquí para sobrevivir".

Un segundo después, Dilsizian giró bruscamente el volante hacia la izquierda y tiró a un lado de la carretera.

"No quieres problemas con ellos", dijo, señalando con la cabeza hacia un convoy de tres vehículos que pasaba a nuestra derecha. Un 4WD blanco pasó, custodiado en la parte delantera y trasera por dos vehículos oscuros con hombres sentados en la parte posterior, mirando impasibles con ametralladoras colgadas sobre sus hombros.

La primera edición del Festival Nyege Nyege, en 2015, fue concebida y ejecutada en solo seis semanas. Entonces y ahora, el festival sucede gracias a los esfuerzos monumentales de un pequeño grupo de personas. En 2017, los voluntarios viajaron desde lugares tan lejanos como México y Escocia. Muchos de los artistas también están involucrados, como el productor mexicano Emiliano Motta, que trabajó las 24 horas como técnico de sonido del escenario principal, o Kampire, que, además de tocar dos sets de DJ, también trabajó como enlace de prensa. y gerente de comunicaciones.

El festival tiene lugar cerca de Jinja, una ciudad de la época colonial a pocas horas de Kampala. Los asistentes que se hospedaban en alojamientos cercanos fueron trasladados desde y hacia el sitio del festival en boda-boda una especie de moto taxi . El lugar del festival es el Nile Discovery Beach Resort, un complejo desmoronado y cubierto que se construyó pero nunca se abrió. Tiene una sensación mágica de mundo perdido, sus sinuosos caminos serpentean a través de la espesa jungla, con vistas a una central hidroeléctrica en desuso en el Nilo. Los asistentes al festival beben cerveza del Nilo y cócteles especiales; los vendedores vendían pollo, currys, una especialidad ugandesa con huevos y aguacate enrollados dentro de un chapati aceitoso.

La más impresionante de las cuatro etapas del festival fue la Eternal Disco, supervisada por el colectivo escocés Samedia Shebeen. Tenía un sistema de sonido Funktion-One, traido desde Kenia, y un lugar privilegiado: una pista de baile con azulejos de mosaico que daba directamente al Nilo. Fue aquí donde encontré un set de DJ Rachael, un artista ugandés pionero que dirige Femme Electronic, un programa de mentores para DJs femeninas en el este de África. Mientras tocaba, su hijo, Cruz, me superó bailando. Muy cerca estaba el Umojah Sound System, un gigantesco equipo dub reggae, también traido de Kenia, y probablemente el más grande de su tipo en África, dirigido por Sheel Dread, también conocido como Dread Steppa. La gente se acercaba al soundsystem para absorber las bajas frecuencias.

Aaron Coultate

Fuente: Resident Advisor

[Traducción, Juan Vacas]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Nyege Nyege: la nueva ola musical de África Oriental (parte 1/3)

- Los creativos más impactantes de África del Sur

- Los creativos visuales más impactantes de África del Norte

- Los creativos visuales más impactantes de África del Este

- La perspectiva de una artista sobre África en la expo Armory: Una entrevista con Ato Malinda (parte I)

- La perspectiva de una artista sobre África en la expo Armory: Una entrevista con Ato Malinda (parte II)

- Hacia una cultura popular, arte y resistencia bajo el apartheid :Arte en estado de sitio

- Así es como el afropunk se convirtió en un gran movimiento

- 10 ritmos que hacen vibrar África


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios