En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El presidente de Zimbabue anunciará la fecha de las elecciones a finales de mayo
...leer más...

Dos pacientes con ébola recuperados y fuera de peligro
...leer más...

El Fiscal general de Etiopía demandará a la compañía holandesa HPFI por la patente del grano de teff
...leer más...

Cumbre del Congreso Nacional Africano sobre la propiedad de la tierra en Sudáfrica
...leer más...

El presidente de Ghana recibirá a la oposición de Togo
...leer más...

Aumenta a 46 el número de los casos del ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

Las trenzas, identidad y rebeldía afro en Panamá
...leer más...

Sudán y Qatar analizan la implementación del proyecto del puerto de Suakin
...leer más...

El BMCE Bank of Africa galardonado por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo
...leer más...

El gobierno de Uganda todavía no aprueba el reclutamiento de médicos cubanos
...leer más...

Los obispos piden diálogo para solucionar la crisis humanitaria en la zona anglófona de Camerún
...leer más...

Las asociaciones LGBT de Cabo Verde lanzan una petición a favor del matrimonio homosexual
...leer más...

Una línea de crédito española financia proyectos de salud en Angola
...leer más...

Se señalan algunas irregularidades en la jornada de votación del Referendum de Burundi
...leer más...

Eritrea renueva las acusaciones a Sudán, Etiopía y Qatar de apoyar a los grupos yihadistas
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Frank Westerman “El valle asesino” y el origen de los mitos, por Roge Blasco
...leer más...
Portugal y su periplo africano, por Omer Freixa
...leer más...
El fotógrafo Mário Macilau explora nuevos lenguajes, por Wiriko
...leer más...
Extranjeros en su propia tierra, por Nestor Nongo
...leer más...
Inapropiados e inapropiables: ¿Puede el arte seguir siendo crítico?, por Literafricas
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

ONG: Bendición o Maldición
13/12/2017 -

Cuando el Parlamento de Etiopía aprobó una ley en enero de 2009 para aumentar la transparencia y la rendición de cuentas de las organizaciones de la sociedad civil, la reacción violenta de los grupos internacionales de derechos humanos comenzó de inmediato. "El gobierno está llevando a cabo un asalto total contra cualquier tipo de crítica independiente", dijo Georgette Gagnon, directora de África de Human Rights Watch en ese momento.

La ley aprobada en Addis Abeba estipula que las organizaciones no gubernamentales (ONG) solo pueden recibir un máximo del 10% de su financiación del exterior. El gobierno, que es extremadamente sospechoso de la influencia extranjera, dijo que la ley garantizaría una mayor apertura. De un plumazo, Etiopía se convirtió en uno de los entornos más duros para las ONG en el continente. Hoy, Egipto está haciendo lo mismo y el gobierno nigeriano está considerando nuevas restricciones estrictas a las ONG.

"Muchos gobiernos pueden haber visto y están tratando de evitar desarrollos que ocurrieron hace un par de años en la Primavera Árabe", dijo Wolfgang Jamann, director ejecutivo de CARE International, a The Africa Report. "La sociedad civil, por supuesto, jugó un papel crucial en el derrocamiento de muchos gobiernos democráticos, así que supongo que podría ser parte de la percepción general".

Mientras tanto, en Kenia, se puede encontrar una postura completamente diferente. Kenia es uno de los centros más activos del continente para el dinero de ayuda extranjera. El número de organizaciones de ayuda con sede en el país creció en más del 400% entre 1997 y 2006. Kenia es ahora el hogar de más de 12.000 ONG que trabajan en atención médica, educación, derechos humanos y compromiso cívico.

En noviembre, Oxfam International, una de las agencias de ayuda más grandes del mundo, completará la reubicación de su sede mundial desde Oxford, Reino Unido, a Nairobi.

Presión sobre las élites

Una de las mayores críticas de las ONG es que rompen la línea de transmisión que históricamente ha impulsado el progreso en todo el mundo: la presión popular sobre los líderes nacionales; ya que en muchos países africanos, las personas recurren a las ONG en lugar de a los gobiernos para proporcionar servicios.

Los críticos argumentan que recortar la presión popular sobre las élites hace que los líderes estén menos comprometidos con la elevación fundamental de las economías de África. Etiopía, con su oposición a las ONG, parece estar más cerca de proporcionar empleos para la gran ola demográfica que está a punto de azotar el continente de lo que lo está Kenia.

Según el grupo de expertos del Centro para el Desarrollo Global (CGD), Etiopía es el país africano más probable para atraer a fabricantes de países asiáticos. Etiopía es uno de los pocos países africanos que se promociona com provedor de mano de obra barata. La elite política del país, a pesar de todas sus fallas, proporcionó la energía y la logística económica para atraer el trabajo manufacturero de bajos salarios.

Como la región más pobre del mundo, el África Subsahariana es un objetivo natural para las agencias de ayuda. Durante décadas, estas organizaciones han estado utilizando dinero extranjero para impulsar el acceso a la educación y la atención médica, tratar de prevenir hambrunas y desastres naturales y promover los derechos humanos y el compromiso democrático.

Kenia y Sudáfrica han adoptado el trabajo de las ONG. Por ejemplo, Nairobi está trabajando con One Acre Fund para educar y financiar a los pequeños agricultores. Sudáfrica ha trabajado estrechamente con el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria.

Washington dice y Africa hace

Jeffrey Sachs, profesor de la Universidad de Columbia y autor de El fin de la pobreza, es quizás el defensor más destacado de las ONG. Sachs señala un gran éxito en China e India en la erradicación de la pobreza en las últimas dos décadas como evidencia de que las ONG pueden desempeñar un papel efectivo en el fomento de los medios de subsistencia.

Sachs en Foreign Policy en 2014 escribió "La ayuda es necesaria y puede ser muy exitosa. El problema es cómo entregar ayuda de alta calidad a las personas más pobres y vulnerables del mundo ".

Después de la independencia, muchos gobiernos europeos establecieron agencias de ayuda bilateral responsables de mejorar vidas y erradicar la pobreza en las antiguas colonias. El papel de estos grupos se intensificó durante los años ochenta y noventa, cuando el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional estaban imponiendo programas de ajuste estructural en todo el continente. Estas instituciones financieras multilaterales instaron a los gobiernos africanos a implementar medidas de austeridad y recurrir a las ONG extranjeras para mitigar los daños socioeconómicos que resultan del menor gasto público en áreas clave como la salud y la educación.

Uno de los críticos africanos más expresivos de este enfoque fue el ex primer ministro de Etiopía, Meles Zenawi. Después de que el parlamento del país aprobara las restricciones al financiamiento de las ONG, Meles alabó la medida. "Estas ONG fueron vistas inicialmente como un antídoto contra lo que era visto como el principal problema en África: el estado inflado", dijo en ese momento. "Se suponía que esta era una alternativa. Se reduce la función del estado, incluidos los servicios sociales, y se alienta a las ONG a proporcionar la mayor cantidad posible de servicios públicos. Al final, argumentamos que las ONG han resultado ser redes alternativas de mecenazgo. Las ONG no han proporcionado una red alternativa de buen gobierno ".
Gran parte de la financiación de estas agencias estatales, como el Departamento de Desarrollo Internacional (DfID) del Reino Unido, ahora se canaliza hacia ONG multinacionales. Por ejemplo, el director ejecutivo de Oxfam Great Britain, Mark Goldring, dijo en 2016 que DfID proporcionaba hasta el 15% del presupuesto de la organización.

El panorama de la ayuda externa en África está compuesto por agencias nacionales de desarrollo, donantes multilaterales y ONG. En 2015, los 30 miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD), incluidos la Unión Europea, el Reino Unido, los EE. UU., Canadá, Japón y Australia, gastaron un total combinado de 31.500 millones en programas de desarrollo.

Pero es difícil saber exactamente cuánto dinero han gastado las ONG y a dónde va. Una de las mayores críticas de estas organizaciones es que su financiación es opaca y su impacto es difícil de medir.

Ayuda cooptativa

Linda Polman, periodista holandesa y autora de The Crisis Caravan, dijo que el objetivo principal de las ONG más grandes del mundo es asegurar el financiamiento. Polman sostiene que las organizaciones de ayuda han desencadenado involuntariamente conflictos en Etiopía y Ruanda al proporcionar asistencia humanitaria que es capturada por los combatientes.

La hambruna de Etiopía entre 1983 y 1985 convirtió al país de África oriental en un símbolo de ayuda extranjera. Meles, al mando de un movimiento rebelde que intentaba derrocar al gobierno, interceptó la ayuda extranjera destinada al gobierno central en ese momento. El frenesí mediático que rodeaba la hambruna, que dejó a más de un millón de personas muertas de inanición o desnutrición, convirtió a Oxfam y CARE en nombres familiares. Pero, al mismo tiempo, le enseñó a Meles una lección valiosa: la ayuda puede usarse para derrocar a los gobiernos.

Los opositores al gobierno de Etiopía dicen que la campaña de Meles para eliminar el financiamiento extranjero a las organizaciones locales ha puesto al país en un camino peligroso. Si bien el gobierno todavía acepta felizmente la ayuda de gobiernos extranjeros, la reducción del espacio civil en el país sigue causando problemas. Los medios independientes y las organizaciones en favor de la democracia han sido vencidos hace mucho tiempo. Como resultado, muchos grupos se sienten excluidos del poder. Las protestas de la comunidad Oromo, el grupo más poblado del país, han profundizado las divisiones étnicas hasta casi un punto de ruptura.

Socios locales

Wolfgang Jamann de CARE Internacional dice que las agencias de ayuda exterior han estado lidiando con esta cuestión durante décadas, pero la respuesta está en ceder poder a los actores locales. Pero, ¿cómo proteger a estos grupos locales de los gobiernos hostiles que a menudo los ven como representantes de las agendas extranjeras? La respuesta no es fácil de encontrar. "A veces, un paraguas internacional como CARE International puede ayudar a proteger el espacio que requieren nuestras entidades locales", dice Jamann. "Pero también tenemos que tener cuidado de no delegar el riesgo de nuestros socios, porque el compromiso político y hablar claro, por supuesto, implica riesgos, y, dependiendo del contexto, debe haber un inteligente enfoque colectivo para tratar de mantener o ampliar el espacio para nuestros socios".

Las ONG tienen un papel valioso que desempeñar en el continente. Cuidado de la salud, educación, compromiso cívico son todas áreas donde pueden contribuir. Pero deben ser más responsables ante las personas a las que pretenden ayudar.

Las agencias de desarrollo y las ONG enmarcan a África en términos de subdesarrollo o necesidad de modernización, dice Manji, exdirector de Amnistía. Manji señala a Shack Dwellers International como un ejemplo de la ONG ideal porque se controla de abajo arriba. Fundada en Sudáfrica e India con fondos de base, ahora trabaja en 32 países de todo el mundo con el objetivo de ayudar a los pobres urbanos. En África, la mayor parte de los fondos aportados a las ONG proviene de donantes gubernamentales extranjeros. Si se establecieran más ONG con fondos de base, Manji cree que servirían mejor a los intereses de las bases.

Pero sin financiamiento, las ONG tendrán dificultades para escalar hasta el tamaño necesario para tener un impacto. Los críticos dicen que esto deja a las ONG locales dependiendo de los fondos de las ONG internacionales y nacionales, que juegan viejas relaciones de la era colonial. Para que las ONG conserven su relevancia en los próximos años, se necesita un nuevo modelo de financiamiento.

Fuente: The African report

[ Traducción, Muriel Balda Aspiazu]

[Fundación Sur]


Artículos Relacionados:

- Desarrollo en África: El papel de las ONG, por Lázaro Bustince , Director de Fundación Sur

- ¿Dónde van nuestros donativos para África?

- La complicidad de muchas ONG en África y en el mundo.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios